TherapyChat Content

La psicología online te aporta herramientas y estrategias para conocerte y sentirte mejor. Aquí encontrarás consejos y artículos de nuestro equipo de psicólogos especializados para ayudarte en tus diferentes momentos vitales. Si deseas hablar con un psicólogo, en TherapyChat podemos ayudarte.

Ansiedad

Ansiedad crónica. ¿Cómo afrontarla y sentirse mejor?

La ansiedad crónica puede condicionar la calidad de vida de la persona que la sufre. Esto sucede cuando se convive con episodios recurrentes de ansiedad que pueden darse en un grado de mayor o menor intensidad. En ese momento, la persona también experimenta el miedo al miedo, es decir, el temor a verse sobrepasada por un episodio de estas características en momentos y situaciones de la rutina cotidiana.

En ocasiones puede ocurrir que la persona crea que su situación se ha visto empeorada después de una fase inicial en la que los síntomas no fueron tratados a tiempo. Quien padece ansiedad crónica suele manifestar una sensación de intranquilidad y preocupación generalizada sobre el futuro, que condiciona su presente de manera negativa. Además esto repercute en la capacidad que tiene de concentrarse en las distintas esferas de su vida.

Uno de los efectos negativos que pueden darse como consecuencia de esta situación es una respuesta de evitación que lleva a la persona afectada a no afrontar ciertas situaciones que vincula con el riesgo de poder experimentar un episodio de ansiedad. Sin embargo, esta respuesta de evitación no es positiva porque la ansiedad se hace más fuerte.

Entonces, ¿cómo se puede afrontar la ansiedad crónica para conseguir sentirse mejor? ¿Cómo controlar la ansiedad?

Prevención del estrés y la ansiedad crónica

El estilo de vida actual puede resultar complejo en relación con la tendencia hacia la prisa, la búsqueda de resultados inmediatos y la anticipación. Para saber cómo evitar la ansiedad, es recomendable que de una manera consciente intentes tomarte las cosas con otro ritmo.

Por ejemplo, encuentra momentos y espacios de la semana en los que puedas disfrutar del contacto real con el presente. Un ejercicio tan sencillo como pasear por una zona verde puede ser muy nutritivo a nivel emocional. Identifica qué momentos son especialmente apetecibles para ti y disfrútalos con mayor gratitud.

La importancia de la red de apoyo

Además también puedes crear una red de apoyo. Sentir el cariño de personas de tu entorno más cercano que saben lo que te ocurre puede servirte de ayuda a nivel emocional. El hecho de poder hablar con otras personas sobre cuáles son tus sensaciones, tus dudas y tus miedos puede incrementar tu nivel de resiliencia al sentir que los demás realmente te escuchan.  

Esta verbalización es importante puesto que por medio del poder de la palabra es posible canalizar esa energía interior. Además, sufrir ansiedad crónica no solo puede hacerte sufrir a ti, sino también a tu núcleo más cercano de seres queridos, que puede que no logren comprender exactamente lo que te sucede. De ahí deriva la importancia de apoyaros los unos en los otros para poder salir fortalecidos de esta situación.

La gestión del tiempo también es importante. El tiempo no es una propiedad que alguien posee de manera material. Sin embargo, sí está directamente vinculado con la vida. Organiza tu agenda de manera realista y nunca pierdas de vista qué es lo verdaderamente importante: tu bienestar.

Alimentación sana

En relación con el punto anterior, el estrés profesional puede afectar incluso a tus hábitos de alimentación. Así ocurre, por ejemplo, cuando comes delante del ordenador o realizando alguna tarea que forme parte de tu trabajo. El momento del desayuno, la comida y la cena no solo puede ser una experiencia de sabor, sino también, un aliciente de bienestar emocional. Intenta practicar la filosofía slow life al disfrutar de esos espacios como un premio personal.

Pon especial mimo y cuidado en estos espacios de alimentación. Desde el mismo instante en el que preparas la lista de la compra con los ingredientes necesarios para preparar los menús semanales, hasta el momento en el que acudes al supermercado. Son actos de cuidado personal que te ayudarán a sentirte mejor.

¡Desconecta!

También puedes fomentar el hábito de dejar el teléfono móvil alejado de la mesa. De este modo podrías evitar que “la hora de comer” se vea interrumpida por posibles novedades de llamadas o mensajes que en la mayoría de los casos no son urgentes y pueden esperar. La desconexión tecnológica es un ejercicio de libertad. Te permite decidir en qué instantes quieres estar disponible, únicamente, para ti. Si alguien contacta contigo en esos momentos, ya podrás gestionarlo después.

Cuida los momentos de descanso

Intenta despedir el día de manera tranquila, sin dedicar minutos extra al trabajo, como por ejemplo encendiendo el ordenador para revisar correos u otros asuntos relacionados. Crea una rutina para despedir la jornada en la que el descanso y la tranquilidad sean los objetivos principales. Evita quedarte hasta tarde viendo la televisión como una costumbre habitual, especialmente si a la mañana siguiente tienes que madrugar.

Los pequeños detalles

¿Qué ritual emocional puedes realizar poco antes de acostarte? Puedes cerrar el día con un acto de gratitud. Algo que te lleve a conectar a nivel anímico con aquellas razones que te ilusionan, algo por lo que quieras dar gracias a la vida en esa día en concreto. Pon en valor los detalles más sencillos del día a día porque es allí donde reside el poder de lo extraordinario.

La gratitud es un buen estímulo para alimentar el optimismo y reducir la queja. Disfruta del descanso como un placer apetecible y necesario.

Contacto con la luz natural

En cualquier estación del año es recomendable que intentes aprovechar al máximo la luz natural. Por ejemplo, puedes practicar deporte, caminar, hacer recados por el barrio o quedar con amigos.

Además, también es positivo que potencies la iluminación en el hogar a través del aprovechamiento de las fuentes de luz natural.

Planes de ocio

Aquellos pasatiempos que te encantan e ilusionan merecen tener su propio espacio en tu agenda. A veces ocurre que, ante la urgencia del trabajo y las ocupaciones inmediatas, los planes que nos hacen felices son pospuestos para más adelante. Es recomendable mantener un equilibrio óptimo entre la vida personal y el ámbito profesional. Identifica un plan de ocio al que te gustaría dedicar más tiempo durante los próximos meses.

Busca tu felicidad

Cuando disfrutas de un plan que te gusta, tu mente se concentra en el disfrute inmediato de esa actividad como motivo de satisfacción en sí mismo. La lectura, el cine, el deporte, la fotografía, la pintura, la música o la cocina son solo algunos de los posibles planes de ocio.

No solo debes disfrutar de los fines de semana o de aquellos días libres que tengas en el trabajo. Es recomendable que en tu vida, al margen de que sea lunes o sábado, encuentres algunos instantes diarios para conectar con ese disfrute de hacer algo que te gusta y te haga feliz.

Terapia psicológica

La ayuda psicológica es fundamental para curar la ansiedad dentro del contexto terapéutico. Cuando sientes que no puedes gestionar aquello que te ocurre, es probable que tu nivel de vulnerabilidad aumente ya que parece que la ansiedad controla tu vida. La ayuda profesional es muy importante y conviene que no se retrase este momento. Por medio de una terapia especializada puedes mejorar tu nivel de comprensión en torno a aquello que te ocurre y así poder desarrollar nuevas respuestas.

Por ejemplo, es positivo que seas capaz de identificar cuáles son las ideas y los pensamientos que pasan por tu mente con relativa frecuencia para observar la relación que existe entre el pensamiento y las emociones. Por medio de esta experiencia de autoconocimiento puedes aprender a tratarte como un buen amigo, observando la influencia del diálogo interior en tu vida.

Si te encuentras en una situación de este tipo, implícate en este proceso de terapia psicológica como protagonista y confía en tu especialista. Es muy importante que ese profesional, además de ser un experto en su campo, sea alguien que te inspire confianza y cercanía.

Este proceso terapéutico también es importante porque cada historia individual es única. Por tanto, en este contexto es posible profundizar en la esencia de esa situación individual que te produce sufrimiento y te genera malestar. A pesar de no tratarse de un proceso fácil, la ansiedad se cura.

Respiración consciente

La tendencia hacia la anticipación puede incrementar el vértigo ante el futuro porque son muchos los elementos que pueden estar influyendo en tu vida. Sin embargo, la perspectiva de la realidad cambia cuando te intentas centrar en el presente.  Por medio de un acto tan cotidiano como respirar o a través de la meditación puedes reforzar tu nivel de relajación conectando nuevamente con el ahora.

Refuerzas el contacto con el presente a través de la experiencia de las sensaciones. Por ejemplo, a través del contacto de un abrazo con una persona a la que quieres, puedes experimentar esa sensación de anclaje con el ahora. Cuando te ríes recordando una anécdota divertida o cuando evocas un recuerdo alegre ocurrido en el pasado también conectas con sensaciones agradables de presente a través de la risa.

A su vez, también puedes crear un mantra de presente en tu vida. Es decir, una frase significativa e inspiradora que puedas repetirte en distintos momentos.

Si quieres mejorar tu nivel de bienestar, en TherapyChat podemos ayudarte. Somos el N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.
Pide cita y elige tu psicólogo

Ansiedad