Ansiedad en el trabajo: ¿Huir o batallar?

ansiedad en el trabajo

La ansiedad en el trabajo es un problema frecuente. Lamentablemente, la ansiedad laboral se ha normalizado, dado que la mayor parte de las personas dedica ocho horas al día o más a trabajar, es decir, un tercio de su día. El trabajo se ha convertido en una de las principales causas de estrés, que en ocasiones deriva en un cuadro de ansiedad.

¿Por qué nos agobia el trabajo?

Las causas de la ansiedad en el trabajo son muchas y cada persona las vive a su manera. A priori, se puede pensar que si no te gusta lo que haces, te sientes desbordado por las tareas que tienes asignadas o por la responsabilidad que asumes, consideras que no te pagan bien, tus jefes o tus compañeros son tóxicos, te sientes impotente ante la alta competitividad, es probable que la situación derive en un cuadro de ansiedad.

No siempre pasa todo junto. A veces unos pocos indicadores disparan la ansiedad en las personas. Otras veces, la persona aguanta y aguanta hasta que la situación se vuelve completamente insostenible. Ni estallar antes debe hacerte sentir culpable ni aguantar más te otorga ningún mérito. La ansiedad laboral es un problema cuya responsabilidad se debe a diversos factores. Aquí puedes leer más sobre qué es el TAG.

Cuando tu cuerpo te para los pies

Cuando las personas no sabemos resolver las situaciones que nos hacen sentir mal, al final es el cuerpo quien decide poner fin a lo que amenaza su bienestar. La ansiedad es un mecanismo de defensa que tenemos los seres humanos.

Muchas veces, estos síntomas físicos son tan evidentes que se producen cuando el trabajo en sí está a punto de comenzar: personas que vomitan justo antes de entrar a la oficina, otras que tienen cefaleas y dolores musculares durante la semana y se curan el finde para ponerse malos otra vez a la vuelta al trabajo, pesadillas relacionadas con lo laboral, frío y entumecimiento ante la necesidad de hablar con los jefes, entre otros.

Sean tan evidentes o no, si no se atienden, estos síntomas escalan hasta amenazar seriamente la salud. Las consecuencias de la ansiedad laboral son importantes, desde falta de concentración o dificultad en la toma de decisiones hasta necesitar una baja médica por crisis de ansiedad que alcanza un nivel incapacitante. Es allí, cuando tu propio cuerpo te para los pies, cuando decides combatir la ansiedad, pero eso no es lo ideal, lo ideal es ponerse manos a la obra para mejorar cuanto antes.

Tienes dos opciones y ambas son correctas

Cuando te expones a una amenaza, tu cuerpo genera una respuesta instintiva de estrés. Los patrones básicos en este caso son la lucha o la huída. Ante una situación de ansiedad laboral, tienes la opción de dejar tu actual puesto o la de quedarte y hacer frente a lo que te incomoda o causa tu cuadro ansioso. Ambas alternativas son respetables y valientes, lo importante es que tú recuperes el control de tu vida y aprendas a gestionar este tipo de situaciones.

Principales causas y síntomas de ansiedad en el trabajo

Muchas veces se vive para trabajar, cuando debería ser al contrario. Las preocupaciones, el estrés o la existencia de alguna relación tóxica en el trabajo, se han consolidado como una de las principales causas de la ansiedad laboral.

Los síntomas de ansiedad en el trabajo más comunes se manifiestan de manera muy distinta.

#1.- Físicos

Las taquicardias, opresión en el pecho, palpitaciones, falta de aire, sudoración, náuseas, tensión y rigidez en los músculos, mareos, cansancio o molestias digestivas, son síntomas asociados a los cuadros de ansiedad. Es posible que cuando la ansiedad aumente, se pierda la sensación de control y aparezca el ataque de pánico.

Si tienes alguno de los mencionados o dificultades para dormir, para comer o has perdido tu deseo sexual, lo más probable es que estés pasando por una fase de más ansiedad en tu vida. Es importante que cuentes con un diagnóstico para descartar otro tipo de enfermedades. Aquí puedes analizar los síntomas que padeces gracias a este test de ansiedad.

#2.- Psicológicos

Los síntomas psicológicos asociados a cuadros de ansiedad son el agobio, la sensación de inseguridad, inquietud o vacío, el miedo a perder el control, la incertidumbre o la falta de decisión.

Es fundamental que pidas ayuda si presentas alguno de estos síntomas, puesto que en los casos más extremos se manifiesta el miedo a la muerte o a volverse loca.

#3.- Cambios en la conducta

Si tienes ansiedad es probable que te sientas bloqueada, torpe, impulsiva, inquieta o en alerta continuamente. Esto puede hacer que el esfuerzo que implica cumplir con las obligaciones del día a día cada vez sea mayor.

Todos estos síntomas están acompañados de la irritabilidad, de la rigidez y de la crispación.

#4.- Intelectuales

Los episodios ansiosos traen consigo la falta de concentración, el descuido, la preocupación en exceso, los pensamientos distorsionados, las dudas, las confusiones, los pensamientos negativos y las sospechas, entre otras cuestiones cognitivas.

#5.- Sociales

Las personas que sufren ansiedad tienden a aislarse socialmente, a ensimismarse, pueden tener dificultades para conversar o una verborrea excesiva. También es posible que les cueste expresar su opinión y hacerse valer, además de sentir miedo ante cualquier conflicto.

Qué puedes hacer si tienes ansiedad en el trabajo

Ante una situación así, tienes ante ti dos posibilidades: dejar el empleo o seguir trabajando. El primer caso es huir y el segundo es batallar.

Evitas o huyes del origen del problema para recuperar el control de tu vida. Batallas o luchas para superar lo negativo y poder mantener tu puesto actual.

Qué hacer si decides huir

Cuando decides dejar tu puesto de trabajo, estás realizando un cambio importante en tu vida. Ahora tienes tiempo de buscar el origen del problema y aprender a gestionarlo para que no se vuelva a repetir. Eres consciente que, antes o después, tendrás que volver al mercado laboral, pero lo tienes que hacer como una persona renovada.

En este sentido, deberás:

  • 1. Pedir ayuda profesional para conocer la causa que ha derivado en el cuadro de ansiedad y poder afrontarla.
  • 2. Tomarte tu tiempo antes de empezar a trabajar en otro sitio.
  • 3. No temas al futuro, en realidad es un eterno desconocido. Recuerda que vives en el presente y eso es lo importante, no te sumerjas en preocupaciones sobre situaciones que aún no se han presentado.
  • 4. Empieza a estudiar, a formarte para encontrar un empleo que te guste o para mantener la mente ocupada
  • 5. Cuando te sientas preparada, vuelve a trabajar

Qué hacer si decides quedarte

Es muy valiente y legítimo por tu parte decidir seguir en tu puesto de trabajo. Ahora bien, tienes que aprender a superar el cuadro de ansiedad. Para lograrlo:

  • 1. Busca ayuda profesional para averiguar el origen de tu episodio ansioso
  • 2. Enfréntate a lo que te molesta, marca tus propios límites
  • 3. Tómate las cosas con calma, habla y explica cómo te sientes
  • 4. Busca apoyo en tu entorno laboral

Como ves, los cuadros de ansiedad afectan directamente a tu calidad de vida. Solicita ayuda para recuperar el control y sal de tu zona de confort. Recuerda que tratar la ansiedad te ayuda a crecer como persona y como profesional.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Ansiedad en el trabajo: ¿Huir o batallar?
Scroll hacia arriba