Ansiedad generalizada: Guía práctica

ansiedad generalizada

La ansiedad generalizada es un trastorno en el que prima la preocupación persistente y excesiva durante más de seis meses. Si la padeces o tienes alguna persona cercana que la sufre, entenderás la incapacidad que se siente para explicar lo que está pasando, la falta de concentración y los síntomas fisiológicos que acompañan a los episodios ansiosos.

Pero, ¿qué es la ansiedad? Se trata de una reacción ante situaciones de incertidumbre o estrés. Este mecanismo protege al organismo de peligros o amenazas, haciendo de señal corporal para reaccionar de forma rápida. El problema empieza cuando esa respuesta aparece ante situaciones que no suponen un riesgo real, generando que muchas situaciones generen malestar y que el cuerpo no utilice ese mecanismo de forma eficaz.

El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) es una afección bastante común y cualquier persona puede sufrir una dolencia de este tipo. Lo importante es que conozcas las causas de la ansiedad, sus síntomas y la manera de afrontar la situación para salir de ella.

Por qué se produce la ansiedad generalizada

En realidad no existen causas de la ansiedad que sean completamente responsables de la misma. Es un cúmulo de circunstancias, situaciones y factores los que derivan en un cuadro de ansiedad de este tipo, además de posibles cuestiones genéticas y episodios de estrés.

La ansiedad es un sistema de defensa que los seres humanos hemos desarrollado para protegernos de las amenazas. Ante una situación de peligro o de riesgo, puedes luchar o huir. La lucha o la huida son respuestas de ansiedad. Ahora no nos vemos obligados a luchar contra un león para sobrevivir, sin embargo, el fantasma del peligro sigue presente. Cuando no somos capaces de controlar la situación, nos preocupamos en exceso y nos angustiamos de manera continuada ante cualquier situación o estímulo. Si esto ocurre podemos estar ante un trastorno de ansiedad generalizada.

Existen algunas situaciones que favorecen la aparición de la ansiedad. Si tienes un familiar que padece TAG, sufres alguna adicción a algún tipo de sustancia o tienes menos de 25 años, eres más proclive a sufrir este trastorno. También puede aparecer ansiedad en el embarazo o cuando se acaba de tener un hijo.

Síntomas más comunes de la ansiedad generalizada

Los síntomas de la ansiedad generalizada son similares independientemente del tipo que sea o de su origen. Si en tu día a día se repiten varios, es importante que contactes con un profesional para obtener un diagnóstico y aprender a gestionar este estado de ansiedad.

#1.- Te sientes continuamente preocupada o tensa, incluso sin ningún motivo

En muchas ocasiones tú misma sientes que las preocupaciones son irracionales o desproporcionadas pero no puedes evitar el malestar que te producen.

#2.- Las preocupaciones invaden todas las facetas de tu vida

Son como fantasmas muy vivos que pasan de un problema a otro, empiezan a copar las relaciones con tu familia, con tus amigos, en el trabajo y afectan a tu salud. Es muy normal que los momentos de ocio se vean reducidos porque no te sientas capaz de cumpir con los planes.

#3.- Sientes un miedo intenso

Muchas veces se trata de un miedo que no se puede controlar y que hace que no te sientas segura porque percibes un gran número de situaciones como una amenaza.

En muchas ocasiones ese miedo se agrava porque tras los ataques de pánico se crea miedo a que se repita esa situación desagradable.

#4.- Tienes muchos pensamientos negativos y eres incapaz de controlarlos

El hecho de que te invadan pensamientos negativos afecta de forma directa a cómo te sientes y a cómo te comportas.

#5.- Eres «doña intranquilidad»

Te sientes inquieta, irritable y te preocupas de manera recurrente por todo lo que pasa o lo que está a tú alrededor.

#6.- El insomnio te gobierna

No puedes dormir y cuando lo haces el sueño no es reparador, no descansas. La ansiedad nocturna hace que aparezcan preocupaciones que dificultan que concilies el sueño, lo que afecta al nivel de energía con el que cuentas para afrontar el día.

#7.- Los despistes nunca faltan

Tienes problemas para mantener la atención y la concentración. Esto puede terminar afectando a tu rendimiento o productividad y por tanto también a tu autoestima.

#8. Somatizas

A veces aparecen signos físicos como dolores de cabeza, mareos, dolores musculares, temblores, te falta el aire, sudas, sientes molestias abdominales o un cansancio constante.

¿Qué puedes hacer para curar la ansiedad?

Si presentas varios de los síntomas de ansiedad generalizada, se prolongan durante más de seis meses y no puedes evitar preocuparte aunque lo intentes, es importante que consultes con un profesional de la psicología. Un psicólogo online podrá ofrecerte un diagnóstico y ayudarte a encontrar el origen de tu trastorno, crear las pautas para que lo puedas superar y retomes el control de tu vida.

El hecho de que sufras ansiedad no significa que padezcas una enfermedad incurable, simplemente que ésta se presenta a través signos que te avisan de la necesidad de un cambio. Tienes que dar un giro para recuperar tu estabilidad y bienestar.

Tratar la ansiedad es posible y uno de los puntos fundamentales en la recuperación es la terapia psicológica. Es un profesional quien debe determinar el diagnóstico y el tratamiento más adecuado para ti, aconsejando o no el uso de medicamentos. En cualquier caso, la terapia psicológica es eficaz ya sea como intervención principal o complementaria. Ten en cuenta que puedes llevar una vida completamente normal mientras realizas la terapia. El objetivo es que controles esos episodios para que no te afecten y aprendas a gestionar tus preocupaciones.

Las terapias psicológicas empiezan por centrarse en la cadena de pensamientos que te causan la ansiedad para aprender a reemplazarlos por otros que te ayuden a controlar ese conjunto de sensaciones. Las sesiones con tu psicólogo irán destinadas a modificar el patrón de comportamiento, la manera en la que te enfrentas a las situaciones y tus reacciones ante ellas.

Es posible que el psicólogo te recomiende técnicas de relajación, sobre todo para prevenir la aparición de los cuadros ansiosos. También te ayudará a reconocer sus síntomas para poder tratarlos. Si quieres profundizar en los síntomas que estás sufriendo este test de ansiedad puede resultarte muy útil.

¿Cómo conseguir mejorar a largo plazo?

El tratamiento para el TAG también exige cambios en tu estilo de vida. La terapia te ayuda a cambiar, te ofrece las herramientas para que puedas hacer frente a esos episodios, pero tú tienes que poner de tu parte y eliminar de tu vida aquello que te provoca ansiedad.

Tener información de lo que es la ansiedad y el efecto que puede tener en el día a día te ayudará a sentir que lo estás viviendo es algo normal. A partir de ahí, tu nivel de bienestar aumentará a medida que progrese tu terapia, mientras trabajas el control de los pensamientos negativos, la mejora de la autoestima y consigues centrar toda tu atención en el momento presente.

A largo plazo, gracias a la ayuda de un psicólogo online conseguirás incorporar nuevos hábitos saludables a tu vida, como son la alimentación, el ejercicio o el descanso. El objetivo es que te sientas bien contigo misma para que superes de forma definitiva el trastorno de ansiedad generalizada.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Ansiedad generalizada: Guía práctica
Scroll hacia arriba