Ansiedad nocturna: las 2 de la madrugada y tú sin dormir

ansiedad nocturna

No sabes qué es la ansiedad nocturna, pero te acuestas con un runrún en la cabeza. Apagas la luz. Sigues pensando, dando vueltas y más vueltas. Pasan las horas: las 2 de la mañana. Tienes que madrugar y mañana necesitas estar a tope. Das más vueltas. Piensas que tienes que dormir o no descansarás, pero cuanto más piensas en dormir menos duermes. Se te acelera la mente y no paras, no paras, no paras…

¿Te suena esta situación? Es bastante normal que te haya pasado algo parecido. Tienes sueño y sientes cansancio, pero eres incapaz de dormir. A veces es cosa de una noche, pero en otras ocasiones es una situación que se alarga durante semanas y puede ser muy nociva para tu salud. Es la ansiedad nocturna.

Causas de la ansiedad nocturna

Algunas causas de la ansiedad nocturna son fáciles de identificar y se pueden solucionar sin mucha dificultad. Por ejemplo, si te cuesta conciliar el sueño al hacer ejercicio a última hora, cambia tus horarios para hacer deporte.

Pero otras causas de la ansiedad son más profundas y es importante conocerlas para corregirlas cuanto antes. No es lo mismo tener un mal día y dormir mal que sufrir un trastorno de ansiedad, un desorden que puede alterar tus hábitos de sueño. Veamos algunas causas de la ansiedad nocturna.

Estrés laboral

La presión del día a día, alguna relación tóxica en el trabajo, la sensación de urgencia y la sobrecarga de tareas son circunstancias que no se olvidan cuando llegas a casa. Las preocupaciones siguen y si has tenido algunos días malos es muy posible que la sensación de agobio y los pensamientos negativos te acompañen a la cama y no te dejen dormir.

Calma nocturna

Durante el día estamos ocupados y las distracciones ayudan a mantener el control de los pensamientos negativos. Pero cuando llega la calma de la noche, los pensamientos aparecen sin barreras y ocupan tu mente negándote el descanso.

Esas horas de calma nos hacen pensar más de la cuenta, pero también nos hacen ser más conscientes de nosotros mismos. ¿Nunca te ha pasado que de pronto estás en la cama y parece que te pica algo? Esa sensación también la has tenido durante el día, pero ni te habías dado cuenta. Durante la noche eres más consciente de tus molestias físicas. Eso te impide desconectar y, por lo tanto, dormir.

Anticipación

La ansiedad genera una sensación de alerta, miedo o incluso terror extremo hacia determinadas situaciones o acontecimientos. En ocasiones, aparece cuando tenemos que enfrentarnos a algo que nos traumatiza, aunque esto no exista o sea la primera vez que nos lo encontramos. Es la ansiedad por anticipación.

Si has sufrido situaciones traumáticas durante la noche, es posible que la hora de dormir se convierta en sí misma en una situación estresante. Llega la oscuridad y te cambia el carácter, tu cuerpo se tensa, te invaden pensamientos negativos y eres incapaz de relajarte para dormir. Esto sucede en ocasiones en el caso de la ansiedad en el embarazo.

Afecciones nocturnas

Por ejemplo, el síndrome de piernas inquietas, cuyos síntomas (molestias y dolores en las piernas) aparecen por la tarde y se hacen más intensos durante la noche. También hay personas que literalmente tienen miedo a dormir, ya que sufren de intensas pesadillas y evitan quedarse dormidos.

¿Cómo solucionar el insomnio?

Es posible obtener ayuda de la psicología, que permite encontrar las causas de la ansiedad para poder tratarla convenientemente. Puedes introducir algunas pautas de comportamiento preventivo para ir calmando tu mente y tu cuerpo a medida que se acerca la hora de acostarse y de dormir. Apunta:

  • Haz ejercicio frecuentemente. Sirve para gastar energía y llegar a la noche con el cuerpo cansado.
  • Mantén la mente ocupada. No dejes que llegue el aburrimiento o el agobio y centra tus pensamientos en cosas entretenidas y poco estresantes.
  • Establece rutinas y objetivos. La incertidumbre activa nuestra mente. Si tienes unas rutinas que repites cada día tendrás todo «mejor atado» y eso permite a tu cabeza relajarse. Tu mente sabe lo que va a pasar en las próximas horas y baja su ritmo. La rutina puede ser cualquier cosa que te agrade: escuchar música por la tarde, leer antes de dormir, cocinar, etc.

Es importante tener actividades y horarios marcados para mantener el orden de tu vida. Respétalos y oblígate a cumplir objetivos («cada noche, debo leer 10 páginas»). Eso ayudará a tu cabeza a ir comprendiendo que se acerca la hora de desconectar.

Conócete y soluciona tu ansiedad

Un psicólogo online puede darte estas y otras pautas para corregir tu ansiedad mientras duermes. Pero es importante ir a la raíz del problema y para eso la terapia es fundamental.

Por ejemplo, si el estrés laboral te impide dormir, la mejor solución es aprender a combatir el primero para conseguir lo segundo. La terapia te llevará al autoconocimiento y al autocontrol. ¿Qué dices? ¿Quieres dormir tranquilamente?

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Ansiedad nocturna: las 2 de la madrugada y tú sin dormir
Scroll hacia arriba