¿Ansiedad por el dinero? Controlarla es posible

Ansiedad por el dinero

El dinero nos ayuda a vivir mejor y a acceder a un nivel de vida más confortable, siempre que sepamos controlar la ansiedad por el dinero. Trabajamos a cambio de dinero y por conseguirlo madrugamos cada mañana. Sí, no es bonito pero es necesario y tener una cuenta corriente saneada nos quita muchas preocupaciones. Pero, a pesar de tener un buen sueldo y ahorros suficientes, hay personas que no dejan de pensar en él.

Controlar la ansiedad por el dinero es crucial para evitar que, en lugar de ser una herramienta para vivir, sea un robavidas. Y es que el dinero puede convertirse en una auténtica obsesión para mucha gente. Es un recurso imprescindible, pero debe ser útil, de manera que debemos usar el dinero para vivir, no vivir para ganarlo. El momento en el que una cosa se convierte en la otra es, en ocasiones, difuso y difícil de determinar.

Si te preocupa tu economía, seguramente estés en el mismo grupo que la inmensa mayoría de personas que piensan en cómo ahorrar dinero o cómo ganar algo más. Un deseo razonable ante el que no se puede objetar mucho. Pero si lo que sientes ante el dinero no es un sano interés, sino una obsesión que te impide llevar adelante tu vida normal, que te paraliza y te perjudica, entonces quizá se trate de un caso de ansiedad por el dinero.

Qué es el trastorno de ansiedad por dinero

El trastorno de ansiedad puede presentarse hasta cuando no hay motivos de preocupación. Hay personas que no tienen deudas, tienen un empleo estable bien remunerado y se pueden permitir un vida cómoda y desahogada. Pero, a pesar de eso, no pueden dejar de lado los pensamientos sobre el ahorro, el conseguir más crédito, el coste de la vida y el dinero en sí mismo. Controlar la ansiedad en estos casos es muy importante porque, de lo contrario, la propia ansiedad puede ocasionar un traspié profesional o económico.

No hablamos de que te preocupe tener poco dinero. Nos referimos a relacionarte con el dinero de una manera patológica, de modo que se convierte en lo único en lo que piensas e, incluso, te genera ataques de pánico. En este caso estamos hablando de un verdadero problema. Estas personas sufren los síntomas de la ansiedad.

Preocupación constante

Le dan vueltas al tema y lo ven con negatividad. Temen perder el empleo aunque les vaya bien en su puesto. Pensar en el futuro es doloroso e incluso la idea de retirarse causa estrés.

Confusión

Piensan en el dinero sin claridad ni orden, de manera alborotada. Eso favorece una visión distorsionada y poco realista de la situación real.

Discusiones

El dinero es el tema recurrente en las conversaciones y se discute acaloradamente con amigos y familiares. Las relaciones sociales se resienten.

Alteración del sueño

Dormir se hace difícil y se tiene un sueño ligero. Al despertar por la noche, llegan los pensamientos obsesivos sobre la economía familiar.

Problemas físicos

La tensión y el estrés afectan al organismo. La persona ansiosa está cansada y fatigada. Sufre dolores musculares en el cuello, hombros y espalda. Puede sufrir molestias estomacales y digestivas.

Ataques de pánico

En determinadas circunstancias bajo ansiedad por el dinero, la presión dispara los mecanismos del ataque de pánico. Se sufren episodios de taquicardia, sudoración, malestar estomacal, mareos, desmayos, pensamientos destructivos, etc.

En definitiva, el trastorno termina por convertirse en el protagonista y llega a alterar el bienestar personal, social y laboral de la persona afectada. Todo gira en torno a lo mismo, hasta el punto de que paraliza al afectado y le impide llevar una vida normal, saludable y feliz. Sin duda, controlar la ansiedad en estos casos es imprescindible.

Cómo controlar la ansiedad por el dinero

Evidentemente, la ansiedad por el dinero es un trastorno psicológico que debe ser tratado por profesionales. Los terapeutas disponen de herramientas para controlar la ansiedad y para paliar los efectos de los ataques de pánico. La sanación del trastorno de ansiedad es un camino que requiere experiencia y control. En el caso del dinero, se presenta además la dificultad de que siempre está ahí. Siempre nos relacionamos con el dinero y en casos de deudas, mínimos ingresos o nulos ahorros, estar preocupado es normal, con o sin ansiedad.

Sin embargo, podemos recomendar algunas pautas de comportamiento que se pueden aplicar o entrenar para reducir la visión sesgada y negativa de la situación, llegando a entender cómo controlar la ansiedad. La idea es que la terapia debe ir tanto en el sentido de curar las crisis y la obsesión como en el de modificar el escenario mental del dinero, lo que significa para el afectado.

Y lo cierto es que estas estrategias son válidas para controlar la ansiedad en cualquier caso, se padezca o no un trastorno de ansiedad por el dinero.

#1.- Disfruta del dinero

Existen millonarios que sufren por su dinero y también personas felices con muy poco. El dinero no da la felicidad, como se suele decir. Puedes tener más este año que el anterior y, sin embargo, sentirte menos feliz que entonces. Y también lo contrario, por supuesto.

De lo que estamos hablando es que no se trata de la cantidad de dinero que tengas, sino de la percepción del mismo o de la vida en sí. Los niños no piensan en dinero (y no lo tienen, realmente) y eso no les impide disfrutar de la vida, jugar y sonreír. Ellos viven en un mundo donde la economía se percibe de otra manera.

Por eso, una buena estrategia para poner nuestra obsesión por el dinero en un nivel más razonable es disfrutar de él. No decimos gastarlo sin ton ni son, sino gastarlo para obtener un valor, fijándonos más en lo que conseguimos con él que en la moneda en sí. ¿Qué es más valioso? ¿El par de euros que tienes en el bolsillo, o el momento de estar con los amigos tomando un café?

Disfrutar del dinero es negarle el papel protagonista y dárselo a lo que consigues con él. Valora más las cosas y tu percepción del dinero irá cambiando.

#2.- No gastes más de lo que ingresas

Es una obviedad, pero muchas familias no consiguen aprenderlo. Desangrar la cuenta corriente no es buena estrategia para mantener una economía saneada y llegar a números rojos favorecerá la preocupación y, con ella, la obsesión, haciendo más complicado controlar la ansiedad.

Lo conveniente es mantener un nivel de vida acorde con los ingresos y ahorros. En muchas ocasiones eso implica reducir el número de caprichos. Y esto es muy importante, porque en ellos se va una cantidad importante de dinero. Recuerda que si gastas más de lo que ingresas, muy pronto no podrás ni satisfacer los caprichos ni las necesidades más inmediatas.

¿Cómo ahorrar en casa? Lleva un registro de tus gastos e ingresos que te permita analizar dónde se va más dinero del necesario. Así podrás establecer estrategias de control. La incertidumbre y el desconcierto suelen estar relacionadas con la ansiedad. Si mantienes el control, tu visión del panorama real será más nítida.

#3.- No te obsesiones con ahorrar

Para las personas que sufren de trastorno de ansiedad por dinero, atesorar cada céntimo puede convertirse en el objetivo del día. Ahorrar es necesario y está bien, pero el problema está en considerarlo la prioridad en lo que respecta a la economía personal y familiar. No es la prioridad porque lo importante no es atesorar. Lo importante es que el dinero sirva para conseguir mayor bienestar en la vida. El ahorro no mejora tu vivienda, ni llena la nevera de alimentos saludables, ni paga la calefacción en invierno.

No te obsesiones con el ahorro. El objetivo es poder pagar las necesidades básicas y, si es posible, regalarse un capricho. Esto no puede ir por detrás del acaparamiento de dinero. Disfruta y ahorra, es posible conseguir las dos cosas si controlas los gastos y los ingresos, como ya hemos mencionado.

#4.- No se habla de dinero

Ya sabes lo que decían las abuelas: en la mesa no se habla de dinero, política ni religión. Las preocupaciones económicas son tema de conversación recurrente que, en un estado de recesión como el que sufrimos desde hace años, tiene más protagonismo. Sin embargo, una cosa es comentarlo y otra convertirlo en el único tema de conversación. Esto es muy característico del trastorno de ansiedad por el dinero.

Para controlar la ansiedad es importante que no hables de dinero. Apártate de él como concepto. Cuando lo veas llegar, cuando sientas que necesitas hablar de dinero, detente y medita. Busca otros temas de conversación más interesantes y que te aporten un rato más divertido y agradable con los tuyos. El mundo real te espera ahí fuera y tiene mucho que contarte.

#5.- Apártate de la ostentación

La vida de los famosos parece todo glamour y derroche. Al menos, es la cara bonita que vemos en la prensa y los programas del corazón. No te castigues. No necesitas saber qué bien vive esta o aquella. No necesitas saber cuánto vale el modelito que lleva puesto una famosa. La comparación es dañina porque nos recuerda el dinero que nos falta y la (supuesta) gran vida que te podrías dar si fuera al revés.

Sabemos que el cotilleo es entretenido, pero hazte un favor y apártate de la ostentación. No te hace ningún bien rodearte de mensajes sobre lo que no tienes, cuando lo que deberías hacer es saborear lo que sí tienes. Cierra la revista, cambia de cadena y deja de seguir a esa influencer tan radiante en Instagram. Céntrate en el mundo real y disfrútalo.

En definitiva, corregir el trastorno de ansiedad por el dinero pasa por reconstruir la imagen que tenemos del mismo. Seamos más conscientes de lo que poseemos, controlemos gastos e ingresos y, en resumen, comprendamos que las monedas no son un bien, sino una herramienta.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

¿Ansiedad por el dinero? Controlarla es posible
Scroll hacia arriba