¿Ansiedad por pedida de mano? Gestiónala de forma eficaz

Ansiedad por pedida de mano

Cómo evitar la ansiedad que te genera el hecho de que tu relación ya esté en el punto justo para pasar al otro nivel, ¿parece imposible, verdad? Cuando sientes que ya es hora de deciros “sí quiero”, es normal que empieces a anticipar cosas y los nervios te coman. Veamos juntos cómo evitar la ansiedad por pedida de mano y empezar -o aún no- con calma la nueva etapa de tu relación.

El matrimonio es un paso muy importante en la vida de cualquier persona. Queremos que todo salga perfecto y nos obsesionamos con el control de todos los detalles. Tanto si estás pensando en pedir matrimonio a tu pareja como si crees que ha llegado el momento en el que va a pedírtelo, es posible que sientas angustia. Por eso es muy importante entender cómo evitar la ansiedad y preservar la armonía en la relación.

Cómo vencer la ansiedad si vas a pedir matrimonio a tu pareja

En primer lugar, debes tener la seguridad de que la relación es lo suficientemente fuerte como para dar este gran paso. Así, evitarás posibles reacciones de tu pareja que no sean las deseadas. Ten confianza en ti y da lo mejor de ti, con una actitud positiva que desprenda buen humor, tu pareja lo notará y lo agradecerá.

#1.- Da igual quién se lo pide a quién

En una pareja sólida existe igualdad y la confianza para manifestar tus deseos: si te quieres casar, puedes pedirlo.

Si te preguntas cómo evitar la ansiedad ante un posible “no”, piensa que aunque la respuesta de tu pareja sea que quizá no es el momento, el hecho de haber hablado de esta meta en común y haber llegado a proponerla os puede unir mucho.

Olvida las tradiciones y no pienses en el qué dirán. Si “se supone” que tu pareja debe ser quien haga la petición, pero a ti te apetece hacerla, no lo dudes y da el paso. Cada relación es única y lo que funciona tradicionalmente no tiene por qué condicionar vuestra historia.

#2.- No pienses en lo material

Si la decisión de pedir matrimonio está tomada, debes tener en cuenta los gustos de la otra persona para poder planificar el lugar, la fecha e incluso para elegir el anillo de pedida o cualquier otro regalo que quieras dar en su lugar.

¿Cómo evitar la ansiedad ante ese gran desembolso? Evitando el exceso.

No te ancles en la idea de un anillo enorme que vale muchísimo dinero. No hagas un gasto excesivo a menos que te lo puedas permitir. Piensa en el futuro juntos más que en un gesto material y momentáneo. Quizá te venga mejor un anillo poco ostentoso y reservar presupuesto para el hogar común o para el viaje de novios. Dalo todo, pero sé racional. Tu pareja valorará mucho esa madurez.

#3.- Evita al máximo los percances

Si creas un ambiente en el que tu pareja se sienta a gusto, te asegurarás de que ese momento sea lo más memorable posible. Por ejemplo, puedes escoger su restaurante favorito o incluso ir de viaje a un lugar romántico.
Cerciórate de que hay disponibilidad de hacerlo en dicho lugar y de que tu pareja pueda acudir en el día y hora fijados. La planificación impedirá que te pongas más nervioso ante los posibles imprevistos.

Además, en la medida en que sepas cómo evitar la ansiedad de tu pareja por llegar a la cita, por no saber (y probablemente sospechar) lo que le vas a decir, o por recibir la noticia, acertarás de lleno con el plan. Tómate un respiro y piensa tranquilamente.

#4.- Ensaya tu discurso de pedida de mano

Si te preocupa cómo evitar la ansiedad en el momento de decirte a tu pareja que quieres que os caséis, te recomendamos que previamente pienses qué quieres decirle, por lo que puedes realizar un pequeño discurso y ensayarlo en el espejo para asegurarte de que no se te olvida nada. Pero eso sí, debes hacerlo de la forma más natural posible y dejar fluir tus sentimientos cuando estés con tu pareja.

Por último, no dudes en pedir ayuda a familiares o amigos para no estresarte y que los nervios puedan contigo. A veces es bueno que nos ayuden a organizar y a decidir algunas cuestiones como pueden ser la elección del regalo o el lugar de la pedida.

Cómo combatir la ansiedad si tu pareja te pide matrimonio

Por otro lado, si te encuentras en la situación inversa y es tu pareja la que te pide matrimonio, es posible que te pille de sorpresa y te agobies.

El nerviosismo y la ansiedad son recurrentes cuando nos vemos forzados a tomar decisiones críticas, que marcarán un antes y un después , y no sabemos cómo gestionarlas. Por eso, queremos ayudarte a saber cómo evitar la ansiedad por pedida.

#1.- No hagas de detective

Si piensas que tu pareja va a pedirte matrimonio, no intentes averiguar cuándo y dónde, ya que podrías arruinarle la sorpresa (y arruinártela a ti a la vez).
Deja que surja por sí solo y no presiones. Aunque los nervios sean evidentes, debes intentar relajarte y controlarlos.

#2.- Medita tu decisión

En primer lugar, pregúntate si realmente es la persona adecuada con la que pasar el resto de tu vida. Respira profundamente y toma aire antes de responder. Si piensas en esto antes de que llegue el momento, cuando te encuentres en la situación verás todo con más claridad y podrás centrarte en cómo gestionar la ansiedad en ti y en tu pareja y disfrutar del momento.

Si la respuesta es que sí, debes decírselo sin dudar. Por el contrario, si no estás totalmente segura, no te apresures y no te sientas obligada a aceptar. Debes darte tiempo para afrontar el cambio y considerar si es lo que realmente quieres.

No olvides demostrar tus emociones y comunicárselas a tu pareja. Puedes relajarte teniendo contacto físico con ella, por ejemplo, dándole un abrazo o un beso sentirás que descargas un poco de nerviosismo y ansiedad.

Cómo evitar la ansiedad si tu pareja no te pide matrimonio y lo estás esperando

En ocasiones, nos sentimos preparados para casarnos, pero esperamos a que nos lo propongan, ya sea por costumbre social, por gustos… Si la otra persona no da el paso, puede que nos frustremos y nos sintamos poco valorados. Si es tu caso, es muy importante que descubras cómo evitar la ansiedad por esperar un momento que no llega.

#1.- Respeta sus tiempos

Ten en cuenta que cada persona se toma su tiempo y que quizás tu pareja no te pida matrimonio, no porque no quiera casarse contigo, sino porque no ha tenido el suficiente tiempo para asimilar las implicaciones de dar este paso.
Pedir matrimonio es algo personal y necesita de un proceso, por lo que debes ser paciente y no pensar demasiado en ello.

#2.- Mantén el foco en tu propia vida

Cuando alguien pregunta en la consulta psicológica cómo evitar la ansiedad ante metas comunes a su relación, por lo general se recomienda que el foco esté en su vida y en lo que se puede controlar individualmente.

Así que intenta gestionar tu ansiedad haciendo cosas que te gustan como practicar deporte, ir al cine, leer… realiza actividades que no te hagan pensar y que sí te hagan disfrutar. Procura dormir lo suficiente para estar de buen humor. Si te sientes bien, tu pareja también lo estará.

#3.- Toma la iniciativa

Si ves que la otra persona quiere casarse pero que no da el paso, siempre puedes optar por darlo tú. Puedes ser tú quien lleve la iniciativa y darle así una sorpresa a tu pareja. Eso sí, medita y piensa en cómo evitar la ansiedad de ese momento, tanto si te dice que sí como si te dice que no.

El matrimonio es parte del camino, no la meta

La ansiedad es un problema muy común, que surge ante diferentes situaciones. No tiene por qué ser un problema si interiorizas cómo gestionarla, adquiriendo recursos para relajarte, reservar tiempo para ti y, sobre todo, para trabajar en tu autoestima.

Si te preguntas cómo evitar la ansiedad por pedida, quizá sea porque estás invirtiendo demasiadas emociones en la pedida en sí y no en la relación. Intenta relajarte y tomar distancia.

Estudia cómo es tu relación ahora mismo y valora todo lo bueno y lo bonito que hay en ella. Aunque la consideres perfecta, pregúntate cómo podrías hacerla aún mejor, qué podrías aportar para ser más feliz tú y hacer más feliz a tu pareja.

Es posible que te des cuenta de que os va muy bien y de que no necesitáis casaros para que os siga yendo así. Cuando llegues a ese punto de convencimiento, empezarás a vivir de otra manera la expectativa de un posible matrimonio.

Querrás casarte, claro que sí, pero no te resultará urgente o vital hacerlo. Y tu pareja notará un clima de estabilidad y calma que, posiblemente, le sirva de motivación para dar el paso.

Recuerda que las cosas que las personas esperamos, curiosamente, muchas veces sólo suceden si dejamos de ansiarlas y presionar para conseguirlas. Si sientes que la ansiedad está muy presente y empieza a jugarle malas pasadas a tu relación, busca la ayuda de un psicólogo que te ayude a disfrutar más del presente y a agobiarte menos por el futuro.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

¿Ansiedad por pedida de mano? Gestiónala de forma eficaz
Scroll hacia arriba