Ansiedad y embarazo. Consejos para sentirte mejor

ansiedad y embarazo

Llega el momento del test positivo entre las manos. El ansiado momento de las dos rayitas. Tu sueño y el de tu pareja se ha hecho realidad. Da igual si llevas poco o mucho tiempo en la búsqueda de ese embarazo, por fin has conseguido el milagro de la maternidad del que todo el mundo habla maravillas.

Se supone que todo debe ser perfecto y que tienes que sentirte mejor que nunca. Al fin y al cabo, tu cuerpo está lleno de vida. No sabes cuántas veces te has imaginado embarazada, admirando tu barriguita y hablándole a tu futuro hijo como si ya estuviese entre tus brazos…

Pero no siempre es oro todo lo que reluce en el embarazo. Ansiedad y embarazo a veces aparecen a la vez para hacerlo todo más difícil.

El embarazo es un estado en el que se producen cambios profundos a nivel físico y emocional en la mujer. Un momento especial y delicado. Un cóctel de hormonas.

Por eso, no debe asustarte ni sorprenderte si la ansiedad aparece un día. Es mucho más común de lo que piensas. Puede que te sientas desconcertada y no sepas cómo actuar. Quizás pienses que no es normal, pero sucede.

Ansiedad y embarazo, mucho más habitual de lo que imaginas

El embarazo es un momento maravilloso, es cierto. Tú y tu pareja habéis logrado materializar esa nueva vida que crece en tu interior. Sin duda, uno de los mejores momentos de tu vida será este, pero junto con las sensaciones positivas y la magia también se pueden dar episodios más desagradables de los que no todo el mundo se atreve a hablar.

Ansiedad y embarazo están más ligados de lo que puedas imaginar. Este es un momento en el que pueden empezar a surgir dudas y miedos que no te habías planteado.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad se caracteriza por una preocupación intensa que permanece en el tiempo. La ansiedad no es mala, es más, es un mecanismo que ha hecho que podamos sobrevivir a lo largo de la historia. Gracias a la ansiedad se podía reaccionar rápidamente y huir o pelear de forma eficiente ante los depredadores.

La ansiedad desencadena síntomas físicos y gracias a estas reacciones físicas podemos reaccionar más rápidamente y sobrevivir. El problema aparece cuando los síntomas de ansiedad se desencadenan ante situaciones que no suponen un peligro para nuestra vida. Entonces vivimos en un estado de permanente alerta, muy incómodo e hipervigilante, que puede llegar a ser un problema para nuestra salud y para la de nuestro futuro bebé.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

– Insomnio: la ansiedad produce alteraciones en el ciclo del sueño. Podemos no descansar adecuadamente lo que puede afectar negativamente a nuestro embarazo.

– Taquicardias o sensación de presión en el pecho: la ansiedad hace que el corazón lata más rápido y suban las pulsaciones y la tensión, por lo que no es recomendable para tu salud si estás embarazada. También podemos experimentar ligera presión en el pecho que puede asustarnos y resultar muy molesta.

– Temblores o falta de aire: la ansiedad hace que nuestra respiración se acelere y que en ocasiones no respiremos demasiado rápido, lo que puede producir hiperventilación, mareos y desmayos.

– Rubor y sudoración excesiva.

El caso de Ana

Ana está embarazada de tres meses. Está muy ilusionada, aunque tiene los miedos típicos que asaltan a las futuras mamás. ¿Sabré ser una buena madre? ¿Me echarán del trabajo cuando les comunique que estoy embarazada? ¿Le seguiré gustando a mi pareja en los últimos meses de embarazo? ¿Sabré cuidar adecuadamente de mi bebé? ¿Tendré tiempo para comprar todo lo que necesito?

Eran muchas las dudas y preguntas que asaltaban a Ana. Pero lo que más le preocupaba era que tarde o temprano tendría que dar la noticia en su trabajo. Llevaba días sin dormir pensando en ello. Dentro de poco se le empezaría a notar la barriguita, le quedaban un par de meses para pensar en cómo decírselo a sus compañeros y a sus jefes.

Cada vez que pensaba en las consecuencias de decirlo le faltaba el aire. Lo comentó con su pareja y este le aconsejó ir al médico para saber cómo controlar los nervios y que así no afectasen al bebé.

Ana pidió cita con el médico de cabecera en unos días. Cuando fue, su médico le recomendó practicar unas técnicas de respiración y probar el yoga o la meditación. Estas dos últimas son disciplinas muy beneficiosas en el embarazo. Las dos la alejarían de la ansiedad y la mantendrían en calma.

Poco a poco Ana fue haciéndose a la idea de comunicar la noticia en el trabajo. Y gracias a las técnicas de relajación que realizaba cada día calmaba la ansiedad.

No todo el mundo es como Ana y puede controlar la ansiedad. Si no logras superar la ansiedad, puedes ponerte en manos de tu médico de confianza o pedir ayuda psicológica. Encontrarás respuestas a tus preguntas y miedos y te librarás de la ansiedad para vivir un embarazo tranquilo para ti y tu bebé.

La nueva etapa de convertirse en madre: consejos para sentirse mejor

Ansiedad y embarazo pueden ir de la mano, ya que la nueva etapa de convertirse en madre puede hacer que surjan muchas preguntas en tu mente. Es un nuevo comienzo y tú eres la responsable. Tienes que cuidarlo, alimentarlo y educarlo debidamente y todo eso puede generar mucha presión y miedos. Unos miedos que pueden derivar en ansiedad y unos síntomas físicos y psicológicos difíciles de gestionar por ti misma. Por suerte, hay algunas cosas que puedes hacer saber cómo controlar la ansiedad.

– El embarazo es milagroso, pero no deja de ser el fin de una etapa de independencia, que pasa a ser el comienzo de una fase en la que tendrás que estar más pendiente de otro ser que requerirá de tu atención las 24 horas del día. Eso puede generarte incertidumbre y ansiedad, pero aprenderás muchas cosas nuevas y tu bebé pasará a ser el amor de tu vida. El amor te hará sentir mejor y aprenderás a no vivir con miedo, en cuanto veas su carita esos miedos se disiparán. ¡Sé positiva!

– Otro de los miedos que pueden surgirte es el de la salud del bebé. Todas las mamás queremos que nuestros bebés nazcan sanos y sin enfermedades. El momento en el que tenemos que plantearnos pruebas para descartar malformaciones o defectos congénitos pueden surgir síntomas de ansiedad. Tómatelo con calma, las pruebas son necesarias para tu salud y la de tu bebé y aseguran que todo funciona correctamente. Esto te ayudará a controlar la ansiedad.

– El tiempo de búsqueda también genera mucha ansiedad. Esta puede repercutir no solamente en ti sino también en la relación de pareja. Puede que lleves mucho tiempo buscando el embarazo y hayas empezado ya a ponerte nerviosa o que pensaras que no tardaríais tan poco tiempo en conseguirlo y todo ha sido demasiado rápido, pero tener una actitud positiva es fundamental para tu bienestar en esta etapa.

Sea la que sea tu edad, la maternidad te enseñará cosas que nunca olvidarás y que no salen en ningún libro que puedas comprar ni en ningún artículo que busques en la red. El tiempo que hayas esperado valdrá la pena y en la actualidad, si no logras el embarazo de forma natural, puedes acudir a pedir información sobre el tratamiento de fertilidad que mejor se adapte a tus necesidades. La maternidad requiere de paciencia y de fuerza de voluntad… os lo pueden explicar mejor vuestras madres.

– Miedo al parto: uno de los momentos que más ansiedad pueden producirte es el momento del parto. Para estar preparada, física y psicológicamente, acude a las clases de preparación al parto donde te darán todos los consejos que necesitas y donde la matrona resolverá las preguntas sobre los miedos que pueden ir apareciendo. Pide apoyo a tu pareja, sentirle cerca e implicado te tranquilizará y te hará sentir más segura. Aquí puedes leer más sobre cómo tratar la ansiedad.

¿Cuándo debemos preocuparnos por la ansiedad y el embarazo?

1. Alteraciones del sueño: es primordial descansar debidamente en esta etapa tan importante de tu vida así que presta atención a cualquier alteración del sueño que perdure en el tiempo.

2. Inestabilidad emocional: acude a un especialista si sientes que tu estado de ánimo no se encuentra en el punto que debería. Hay soluciones para sentirte mejor.

3. Desórdenes en la alimentación: puede ser comer mucho o demasiado poco, los dos requieren atención en esta etapa en la que crece un ser en tu interior. La alimentación es muy importante para los dos, si crees que tienes un problema puedes consultar al médico o al nutricionista.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Ansiedad y embarazo. Consejos para sentirte mejor
Scroll hacia arriba