Autocontrol emocional. 5 consejos para mejorarlo

autocontrol emocional

Todos sabemos lo que es el autocontrol emocional, aunque no todos conseguimos sentir que tenemos el control sobre nuestras propias emociones, deseos o actitudes. En muchas ocasiones sucede a la inversa y son nuestras emociones las que nos controlan a nosotros, algo que nos restará tranquilidad y serenidad en nuestro día a día. Sin embargo, y aunque pueda parecerte complicado, es posible ejercer ese dominio sobre nosotros mismos, lo cual facilitará que podamos controlar tanto nuestra forma de pensar como nuestra forma de actuar.

Para conseguir un autocontrol emocional adecuado, es necesario en primer lugar desmontar el mito de que las emociones son incontrolables por su carácter espontáneo y para ello hará falta una buena dosis de inteligencia emocional. Es primordial que tomes consciencia de tus hábitos emocionales inapropiados y que adquieras otros nuevos, esto solo se consigue mediante el autoconocimiento y el aprendizaje desde las propias experiencias. No solo tendrás que potenciar la estabilidad emocional, sino que también será preciso que las emociones se vivan y expresen de la forma más adecuada.

Así pues, entendemos que será básico desarrollar la habilidad de no actuar por el primer impulso ante cualquier situación y hacer una pausa, así como también lo es no dar por hecho que el resto sabe lo que estamos pensando o sintiendo y evitar esa tendencia a omitir nuestros sentimientos. No obstante, es importante aclarar que cada cual puede pensar, sentir, expresar o decir lo que quiera siempre y cuando no perjudique a nadie, para lo que es vital trabajar la conducta asertiva, pudiendo expresar lo que sentimos sin dañar a los demás. Para conseguir todo esto y mucho más desde el autocontrol emocional, te hablaremos de sus beneficios y te daremos algunos consejos para ello.

Los beneficios del autocontrol emocional

Desarrollar esta habilidad presentará diversos beneficios para nuestro bienestar, pues nos permitirá afrontar cada momento de la vida con mayor eficacia y serenidad. Estas son algunas de las ventajas que cabe destacar y de las cuales te podrás beneficiar cuando consigues ejercer ese dominio sobre ti misma.

En primer lugar, se desarrollará tu capacidad de afrontar las situaciones más complicadas con mayor eficiencia, lo cual te supondrá a su vez un importante estado de calma y será clave en la superación personal. Además, tendrás una mayor claridad de pensamiento, lo que te ayudará a tomar mejores decisiones, otra ventaja. Evidentemente, tu bienestar emocional también se verá mejorado y, por ende, mejorará tu autoestima y la forma en la que te relacionas con los demás. Por otro lado, debes saber que te ayudará a controlar el estrés en situaciones de presión y aumentará tu capacidad de concentración.

Como puedes ver, no son pocos los beneficios que presenta esta habilidad que tú también puedes desarrollar, y con estos 5 consejos que te damos a continuación lo tendrás aún más fácil. Presta mucha atención a todos ellos, sé consciente de su importancia y tendrás prácticamente todo el trabajo hecho.

Consejos para mejorar el autocontrol emocional

Mejorar el control sobre ti mismo es posible. Será primordial para afrontar distintas situaciones en diferentes ámbitos de la vida como por ejemplo el laboral, el social o el sentimental. De hecho, algunos estudios afirman que las personas con mayor autocontrol emocional tienen más facilidades a la hora de hacer amigos, obtener mejores resultados en el trabajo o, incluso, llevar una vida más saludable. Para encontrarte entre este grupo de personas toma nota del listado de consejos que te facilitamos a continuación:

#1.- Sé consciente de la importancia de trabajar el autocontrol

El autocontrol emocional puede mejorarse y el primer paso para hacerlo es que dejes atrás la idea de que se trata de una misión imposible, si piensas que no lo podrás conseguir, difícilmente podrás hacerlo. Una actitud positiva, pues, es la clave y el primer paso a dar para regular tanto tus emociones como tu comportamiento.

Para seguir con esta toma de consciencia, obviamente, has de tener muy claro qué es aquello que quieres cambiar o debes mejorar. Así pues, es necesario que sepas qué es lo que estás haciendo mal y conozcas perfectamente tus rutinas o hábitos negativos, los cuales te impiden ser más eficiente. De esta forma serás capaz de detectar y reaccionar a tiempo ante situaciones problemáticas.

#2.- Usa la inteligencia emocional y no la fuerza bruta

La inteligencia emocional también es saber cuándo retirarse para poder recapacitar y no forzarte a aparentar que todo está bajo control. A veces, se nos presenta alguna situación complicada y nos obligamos a mantenernos como si no nos afectara, algo que no es positivo. Tómate tu tiempo para analizar las circunstancias y meditar sobre ellas para así poder volver a la normalidad. Aquí puedes leer más sobre la musicoterapia y el papel de la música en el autocontrol emocional.

Recuerda que ser emocionalmente inteligente implica identificar, entender y regular no solo tus emociones, también las del resto. El autocontrol es un aspecto clave para la inteligencia emocional (IE), aunque también son primordiales otras características como el ya mencionado autoconocimiento o la empatía. A veces nos dejamos llevar por emociones negativas, que también son necesarias, pero si nos dominan, actuaremos de manera impulsiva, lo cual podrá suponer problemas, trabas o sentimientos de culpa, por ejemplo. Aquí puedes leer más sobre la educación emocional.

#3.- Minimiza tu atracción ante las tentaciones

Un estudio llevado a cabo en los años 60 demostró que las personas con mayor autocontrol emocional son después personas con mayor éxito tanto en el campo académico y laboral como en el emocional y social. Este experimento, llamado «la prueba del malvavisco», consistió en ofrecer a niños de 4 años de edad una nube de golosina y desafiarlos a aguantar frente a ella 20 minutos sin comerla. Aquellos que resistieran la tentación recibirían después otra; sin embargo, 2 de cada 3 niños no pudieron aguantar ese tiempo establecido y se comieron la golosina. Efectivamente, aquellos que fueron capaces de resistir la tentación del malvavisco fueron más exitosos que los demás en muchos ámbitos de su vida.

#4.- Modifica el ambiente a tu favor

Tener al alcance estímulos que puedan resultarte negativos puede ser nefasto para tu autocontrol emocional, por lo que es una buena opción evitarlos a toda costa. Por ejemplo, si hay algún tipo de alimento que quieras evitar, lo más apropiado sería no tenerlo a mano, no comprarlo, no tener la posibilidad de acceder a ello.

También a este respecto se ha realizado un estudio, en este caso en 2006, y mediante el cual se demostró que un grupo de secretarias consumía más caramelos cuando estos se encontraban en un cuenco transparente en lugar de opaco y cuando estaban en su mesa de trabajo en vez de estar a más de 6 pies de distancia. Es interesante también que sepas que el color de una habitación puede influir en tu estado de ánimo o en tus impulsos a la hora de comprar. Aquí puedes leer más sobre cómo trabajar el autocontrol emocional al ser padres.

#5.- Mindfullness, aquí y ahora

Hablamos de una práctica muy utilizada actualmente y con grandes resultados en el campo del autocontrol y la gestión emocional. Es una genial forma de sobrellevar situaciones de estrés y se enfoca en la presencia, en el aquí y el ahora. Estamos ante un trabajo interno de las actitudes y la atención, simplemente consiste en estar presente de forma totalmente consciente e intencional. Para llevar a cabo esta práctica habrá que cumplir con unos principios muy básicos y un pensamiento específico: aceptación sin juzgar, compasión y paciencia. Sin duda, el mindfulness es una práctica muy efectiva que te ayudará notablemente a ejercer control sobre ti mismo, ¿aún no lo has practicado? ¿a qué esperas para disfrutar de sus beneficios?

Ahora que ya sabes lo que es el autocontrol emocional, conoces las ventajas que presenta y, además, has descubierto estos 5 consejos que te hemos facilitado, sabrás que es posible tomar el control de tus propias emociones. Recuerda que no solo se trata de tener esa habilidad para detectar y controlar sentimientos negativos y tener el poder de cambiarlos, sino que es también una cuestión de actitud. Además, es importante que trabajes la empatía y seas capaz de ponerte en el lugar de los demás, así como de tener la capacidad de entender que solo desde el reconocimiento de aquello que debes cambiar podrás hacerlo. Aquí puedes leer más sobre la inestabilidad emocional.

Como puedes ver, desarrollar el autocontrol emocional no se trata de negar tus emociones o cambiarlas, sino de todo lo contrario: conocerlas, aceptarlas y adecuarlas a las circunstancias de ese presente de la forma más adecuada tanto para ti como para los demás.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Autocontrol emocional. 5 consejos para mejorarlo
Scroll hacia arriba