¿Autoestima baja? Consejos para potenciarla

autoestima baja

Tener la autoestima baja es una de las principales causas a la hora de desarrollar diferentes problemas psicológicos. Además, es un inconveniente en tu vida diaria, y puede ser un foco de tristeza y de frustración que termine por afectarte directamente en tu día a día. Por ello, se trata de un problema de relevancia psicológica que se debe prevenir. Sin embargo, la terapia no es la única manera de luchar contra este impedimento. También tú, por tu cuenta, puedes complementarla para conseguir dar un giro a la situación. Por eso queremos explicarte en profundidad todos los detalles sobre este asunto y darte algunos consejos.

La autoestima como herramienta en tu día a día

Todas las mañanas te despiertas y sabes que te vas a tener que enfrentar a diferentes retos. Ya sea en casa en tu vida familiar, con tu pareja, tus amigos o en el trabajo. Estar vivo implica tener que medirse con una serie de pruebas y superarlas. Encontrar trabajo, hacerse un hueco, estar cómoda con tu espacio y demás. Y la mejor herramienta que tienes para conseguir tus objetivos y, por lo tanto, una vida plena y feliz, es tu autoestima.

La seguridad en ti misma está muy relacionada con la autoestima. Ambas te permiten estar confiada en tu trabajo, moverte con comodidad, viajar y relacionarte de una manera sana y normal con las personas que te rodean. Por lo tanto, tu equilibrio emocional tiene una evidente relación con la autoestima, ya que ambos son los que garantizan tu correcto desempeño diario. Por eso, una autoestima baja puede ser, efectivamente, un factor que te limite seriamente en tu día a día. Y, por lo tanto, la vía de acceso para sufrir algún otro tipo de problema de mayor relevancia, como puede ser la ansiedad o la depresión.

Qué puede provocar una autoestima baja

Aquí nos metemos en un terreno mucho más complejo, y es que las causas de una autoestima baja pueden ser varias. Un punto muy importante está, evidentemente, en la infancia. Si no has recibido el afecto y el interés necesarios por parte de tus padres es muy probable que tu autoestima en la edad adulta se vea resentida. El motivo es que no habrás comprobado cómo los adultos confían en ti y en tus capacidades. Y, por lo tanto, tampoco tú misma serás capaz de darte ese voto de confianza. También haber tenido unos padres excesivamente estrictos o permisivos, influye en la percepción que tienes de ti mismo.

Otro situación que puede provocar una autoestima baja es la aparición de conflictos en la etapa adolescente, así como algún desengaño o humillación de cierta magnitud. Es cierto que son los problemas en la infancia los que marcan esa baja autoestima como seña en el carácter, siendo los otros más estacionarios o temporales. Pero, en cualquier caso, cabe destacarlos. Un desengaño amoroso, por ejemplo, puede afectar muy negativamente a tu autoestima por largos períodos de tiempo.

Cómo corregir la baja autoestima

Una vez que empiezas a comprender el complejo mundo que envuelve a la carencia de seguridad en una misma, es hora de que empieces a desarrollar estrategias que te permitan entender cómo subir la autoestima. Aquí van algunas:

#1.- Objetivos realistas

Esencial. Muchas veces somos nosotros mismos quienes nos ponemos metas inalcanzables a las que es imposible aproximarnos. Esto solo hace que nos generemos una mayor frustración y que nos volvamos más escépticos respecto a nuestros logros y capacidades. Y esto, evidentemente, termina por afectar a la autoestima y a la seguridad que depositamos en nosotros mismos. Si todos tus objetivos y tus metas están, de entrada, fuera de tu alcance, terminarás por dudar de ti cada vez que te propongas algo. ¿Qué se puede hacer en estos casos? Fácil, para entender cómo mejorar la autoestima, trata de conseguir cosas que, de manera realista, sean asequibles. Es una cura de humildad que te ayudará a mejorar cualitativamente tu autoestima.

#2.- Adiós a la envidia, celos y comparaciones

Hay pensamientos circulares y enfermizos que lo único que harán será construir más barreras en tu vida. Compararse no te va a ayudar nunca a crecer como persona, ni a desarrollar tus habilidades ni a conquistar tus objetivos. Por lo tanto, lo mejor será que dejes de hacerlo. Es mejor que mires por lo tuyo y que trates de perseguir aquello que buscas sin prestar atención a lo que hacen los demás. Este siempre es un foco de frustración importante.

#3.- Quiérete

Tener la autoestima baja se relaciona directamente con un sentimiento de desprecio o de autoexigencia elevado. Piensa que no eres perfecta y que nunca lo serás. Pero que, desde luego, tratar de serlo solo te va a alejar de esa imagen. Por lo tanto, lo mejor que puedes hacer es mostrar amor por ti. ¿Pero, cómo mejorar mi autoestima? Empieza por abandonar todo aquello que te produce algún mal. Por ejemplo, las relaciones tóxicas o aquellas en que notes que se exceden y que se aprovechan de ti. Lo mismo con los abusos de confianza que puede que estén cometiendo muchos. Poca autoestima se relaciona con cierto carácter sumiso del que muchos se benefician. Impide que eso suceda.

#4.- Ejercicio y salud

Es una excelente manera de liberar endorfinas y de sentirte mejor contigo misma. Además, es un espacio en el que poco a poco podrás ir valorando tus progresos, y esto te ayudará, a su vez, a que aprecies lo que vayas completando en tu vida diaria. Si eres capaz de medir los avances que estás alcanzando, te tratarás de otra manera. Y tener una buena dieta ayudará a que te sientas más atractiva, más saludable y con más energía.

#5.- Apréciate

Seguramente conozcas tus defectos a la perfección y no dejes de machacarte por todos ellos. Sin embargo, lo que ya no es tan probable es que hagas lo mismo con tus cualidades. Es decir, que observes tus puntos fuertes y que te felicites por ellos. Un poco de ego te ayudará a salir de ese pozo que genera tener la autoestima baja. Piensa en tus virtudes, en las veces en las que has sabido salir de situaciones complicadas o conseguir lo que querías. Y así, poco a poco, empezarás a entender cómo aumentar la autoestima, y a definirte a ti misma en base a tus puntos fuertes y no en base a tus defectos.

#6.- Trabaja la asertividad

Tener poca autoestima significa que tu mente tiende a pensamientos negativos y dañinos contigo misma. Por lo tanto, lo mejor es buscar siempre el lado contrario. En este caso, decir “sí”. Ya sea en los planes que hagas o en tu vida diaria. Por ejemplo, si te enfrentas a una situación desconocida o una de las que sacan tu lado más pesimista, dale la vuelta y fíjate en lo que está bien. Esto ayudará, precisamente, a que te trates con mayor indulgencia y amor, siendo también asertiva sobre tus posibilidades, tus cualidades y demás.

#7.- Crítica constructiva

Un error fácil de cometer es el de irse al extremo contrario, y pasar de considerar que no tienes virtudes a verte como a un verdadero ángel. Los extremos nunca son buenos, ya que no son reales. Y, por lo tanto, no te permiten ver las cosas tal y como son. Lo que puedes hacer es observar tus verdaderos defectos, que seguro que tienes, como los tenemos todos. Es importante esto porque te ayuda también a tratar como algo negativo aquello que, efectivamente, lo es. Así dejarás de englobar todo bajo el mismo concepto y podrás entenderte de una manera objetiva e imparcial.

El apoyo externo

Finalmente, el último punto es el de asumir la realidad que padeces y hacérselo saber a los más cercanos. Pajera, amigos, familia… Te ayudarán explicándote su punto de vista, y siempre será bueno ver qué piensan con sinceridad de ti. Es una buena manera de empezar a construir de nuevo tu verdadero “yo” sin nublarte por tu negatividad y tu pesimismo.

Finalmente, la ayuda de expertos también te será útil para aprender dinámicas de autoestima. Para empezar, controlarán adecuadamente las estrategias que empieces a desarrollar para guiarte y aconsejarte sobre cómo emplearlas. Y, a la vez, estarán contigo para desentrañar y descifrar las causas que te han llevado a esa situación. Piensa que entender el origen de tus problemas de autoestima baja es una manera excelente de enfrentarte a ellos, ya que así te liberas de buena parte de la culpa que sientes, y puedes empezar a valorar con más objetividad tu propia vida y a ti misma.

En conclusión, la autoestima baja es un problema que afecta a muchas mujeres, por unas causas u otras. Lo importante es que entiendas que esta situación tiene solución y que sepas cómo trabajar la autoestima. Y con la ayuda de los profesionales adecuados la encontrarás.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

¿Autoestima baja? Consejos para potenciarla
Scroll hacia arriba