Autoestima en la jubilación: Trucos para elevarla

autoestima en la jubilación

Cómo elevar la autoestima es una preocupación que estará presente en muchos momentos de tu vida. No obstante, cómo mejorar la autoestima en la jubilación merece especial atención por todos los cambios que se desprenden de esta nueva etapa.

La jubilación es percibida por muchas personas como un tiempo de descanso tras una vida de duro trabajo. En este período de tiempo, la persona jubilada puede dedicarse a descansar y a disfrutar de su tiempo libre. Sin embargo, no todo el mundo percibe la jubilación como algo positivo. Tras pasar toda la vida con una rutina de trabajo diaria, en la que la mayor parte del tiempo de cada día se distribuye entre el trabajo y el hogar, estas personas sienten que no están haciendo nada productivo y que no son útiles.

Si te encuentras en esta situación, es necesario que te plantees cambiar tus pensamientos y descubrir cómo elevar la autoestima, ya que seguir decayendo no es beneficioso para tu salud. Debes comprender que cada etapa de la vida tiene sus aspectos positivos y negativos y que es necesario descansar y disfrutar de todo lo que la vida puede ofrecerte. Debes ver la jubilación como algo positivo y no dejar que este tramo de tu vida te haga sentir que no vales lo suficiente. A continuación, te explicaremos por qué es necesario tener una buena autoestima en la jubilación.

La autoestima es fundamental a cualquier edad

Podríamos definir la autoestima como la percepción que tenemos de nosotros mismos. Se refiere a cómo nos sentimos, al aprecio o consideración que tenemos sobre nuestra persona. Por lo tanto, esta percepción debe ser positiva para tener una alta autoestima.

Es muy frecuente que las personas que se jubilan experimenten un descenso de su autoconcepto y no sepan mejorarlo. Sienten que su vida está en declive e incluso llegando a su fin o bien que ya no tienen nada útil que ofrecer. Esto sucede debido a que experimentan una gran alteración en su rutina diaria; ya no emplean tiempo en ir al trabajo, no ven a sus compañeros de profesión, no utilizan uniforme o ropa específica de trabajo, etc.

Las personas con alta autoestima consiguen hacer frente con una mayor determinación a las nuevas dificultades o retos que les puedan surgir. No porque conozcan la manera de mejorar la autoestima, sino porque ya de por sí han construido un fuerte concepto de sí mismas. Sin embargo, las personas con la autoestima baja tienden a limitarse y ponerse barreras, fracasando en ocasiones. Cuando se producen estos fracasos, la persona alimenta su baja autoestima y, por lo tanto, genera un escaso nivel de confianza hacia sí misma. Conocer cómo elevar la autoestima en la jubilación es muy importante para sentirse bien y poder vivir feliz, ya que una baja autoestima puede desembocar en una profunda depresión.

También es muy común que las mujeres que han trabajado como amas de casa sientan esta sensación de inutilidad cuando, por ejemplo, sus hijos se marchan de casa. Pensar que no tienen nada más que ofrecer les hace sentir inútiles, por lo que sienten que sus vidas están vacías. A esto se le conoce como síndrome del nido vacío y es muy similar a la sensación que tienen las personas que se jubilan, ya que muchas mujeres han trabajado toda su vida como amas de casa, siendo su hogar su lugar de trabajo.

Combatir los pensamientos depresivos y aumentar la autoestima es muy importante para el bienestar de la persona jubilada, por eso, a continuación, te mostramos unos sencillos consejos para elevar la autoestima.

Cómo elevar la autoestima en la jubilación

La edad de jubilación no debe ser un motivo para sentirte deprimido o triste. Es una etapa diferente, en la que se tienen otras necesidades y aspiraciones, por lo que debemos saber gestionar nuestro tiempo y emplearlo en cosas que verdaderamente nos hagan felices. Puede que sea el momento de realizar aquellas cosas que nunca habías probado y dedicarte tiempo a ti mismo para mejorar la autoestima en la jubilación.

#1.- Desarrolla tus destrezas y habilidades

Las personas tenemos diferentes habilidades que pueden ser físicas, intelectuales, creativas, sociales… Quizá sea el momento de desarrollarlas y profundizar en ellas para convertirnos en expertos. Por ejemplo, si te gusta leer, quizás sea buena idea escribir un libro o bien leer aquella novela tan larga que no leías por no tener suficiente tiempo debido al trabajo.

#2.- Busca nuevas aficiones

Intenta mantener ocupada tu mente el mayor tiempo posible. Tener demasiado tiempo libre puede hacerte pensar demasiado, y por lo tanto, puede deprimirte si tienes pensamientos negativos. Busca nuevas aficiones que te entretengan y hagan disfrutar. Seguro que hay infinidad de actividades que te gustaría probar y que no habías hecho anteriormente por diversos motivos, ya sea viajar, tocar un instrumento nuevo, aprender a cocinar…

#3.- Acepta la nueva situación y vive tu vida

La vida tiene diferentes etapas y debes aceptarlas. Vivir en el pasado puede ser perjudicial para ti, por lo que debes intentar cambiar la percepción negativa sobre la situación y cambiarla por una imagen más positiva, de esta forma vivirás plenamente. Por ejemplo, en vez de pensar que no sirves para nada, cambia ese pensamiento y piensa que hay muchas cosas que has superado con éxito a lo largo de tu vida.

#4.- Cuídate por dentro y por fuera

Que los años no sean un impedimento para mantenerte sano. Practica deporte y come de forma equilibrada y saludable. Además, debes mantener tus hábitos de higiene y cuidar tu aspecto físico. Te sentirás mejor si te ves mejor físicamente, por lo que tu autoestima y la percepción que tienes sobre ti será más positiva.

#5.- Aprende a valorarte

Que ahora no trabajes no significa que no seas una persona útil. Eres mucho más que una persona que realizaba un trabajo, es decir, tus cualidades y aspectos positivos siguen formando parte de tu esencia. Puedes trabajar tus cualidades y tus funciones de otra forma, realizando otro tipo de actividades que te hagan sentir bien.

#6.- Apóyate en tu pareja, tu familia y amigos

Si sientes que necesitas un apoyo, habla con tus seres queridos y expresa tus sentimientos, reprimirlos no te ayudará a estar mejor. Si necesitas mejorar tu autoestima, puedes hacer el ejercicio de preguntar a tus personas de confianza lo que piensan de ti. Asimismo, si tienes hijos y nietos, prueba a pasar más tiempo con ellos y a realizar juntos actividades que os hagan felices. Reforzar tu relación con tus seres queridos siempre es bueno.

#7.- Si tienes amigos jubilados, crea rutinas con ellos

Si tienes amigos que se encuentren en la misma situación que tú, proponles realizar actividades juntos. Por ejemplo, crea con ellos una rutina que sea ir a caminar por tu ciudad todas las mañanas, de tal forma que desarrolles tu físico mientras charlas sobre tus inquietudes. Sentir que perteneces a un grupo con el que compartes el momento vital será también importante para mejorar tu autoestima.

#8.- Entabla nuevas amistades

Además de mantener las relaciones con tus amigos, crear nuevas relaciones y sociabilizar con otras personas puede ayudarte a ocupar en mayor medida tu tiempo libre. Conocer gente nueva siempre es algo agradable y una experiencia enriquecedora, nunca sabes lo que puedes aprender de ellos.

#9.- Inicia una terapia de psicología online 

Si sientes que necesitas ayuda profesional, puedes empezar una terapia de psicología online que te ayudará a mejorar la percepción sobre ti y, por lo tanto, a sentirte mejor. De esta forma acelerarás el proceso y adquirirás herramientas y habilidades para aumentar tu autoestima tras la jubilación.

Asimismo, un psicólogo podrá ayudarte a fortalecer la resiliencia, es decir, tu capacidad para superar circunstancias adversas como puede ser, si así lo percibes,  la jubilación. Reforzando la resilicencia se potencia la felicidad de la persona que se jubila.

#10.- No te compares con otras personas 

Compararse con personas que están trabajando o que son más jóvenes no es buena idea. Cada persona tiene unas necesidades y habilidades diferentes y se encuentran en un momento determinado de sus vidas. Debes pensar en ti, en tus fortalezas y en tus circunstancias.

#11.- Ayuda a los demás en lo que puedas

Colabora con organizaciones y asociaciones que lleven a cabo campañas y acciones que beneficien a otras personas. Si haces feliz a personas que lo necesitan, tu autoestima mejorará y te sentirás mejor. Ahora que tienes suficiente tiempo para ti, puedes emplear una parte de él en ayudar a los demás.

#12.- Disfruta de los éxitos conseguidos gracias a tu trabajo 

Piensa en todo aquello bueno que has hecho mientras estabas trabajando. Céntrate en todas las metas que conseguiste y en los éxitos que has cosechado. Seguro que tienes recuerdos y hechos que te hacen sentir orgulloso. Estas en esta etapa de la vida por todo el esfuerzo realizado anteriormente, no debes olvidarlo.

#13.- Practica ejercicios de relajación

La relajación puede beneficiarte para disminuir la ansiedad y pensar de manera más positiva. Puedes probar a practicar meditación, respirar profundamente, etc. Además de combatir la depresión, conseguiremos mejorar nuestra forma física y, por lo tanto, mejorar nuestra autoestima.

#14.- Ten tu propia intimidad y privacidad

Además de fomentar las relaciones con los seres queridos, es bueno que mantengas tu propia intimidad. Esto implica que disfrutes del tiempo y espacio que tienes para ti mismo. Es un buen momento para que trabajes el autoconocimiento, te observes y reflexiones sobre tu vida.

Como hemos mencionado anteriormente, la autoestima es fundamental en cualquier etapa de nuestra vida, pero en concreto incrementar la autoestima en la jubilación puede ser muy beneficioso para mejorar la calidad de vida.

Siempre puedes contar con la ayuda de un profesional que te oriente y facilite el proceso, ya sea de manera online o presencial.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Autoestima en la jubilación: Trucos para elevarla
Scroll hacia arriba