Bloqueo emocional. ¿Qué es y cómo superarlo?

bloqueo emocional

El bloqueo emocional se trata de una barrera psicológica que nos ponemos a nosotros mismos y que consigue que no veamos con claridad ciertas situaciones o aspectos de nuestra vida.

¿Qué es el bloqueo emocional?

Todos somos susceptibles en algún momento de nuestras vidas de sufrir este tipo de obstrucción en nuestros pensamientos. Es muy frecuente que una persona que tiene una vida laboral exitosa, pueda tener problemas en su vida amorosa o viceversa, quizás no lo aprecies, ya que existen personas capaces de ocultar estas inseguridades. También puede ocurrir que una persona sufra depresión reactiva; que viva un acontecimiento estresante negativo que le provoque un sufrimiento extremo.

Es probable que tengas un compañero en el trabajo al que parece que todo le vaya sobre ruedas, pero en realidad no se sienta seguro en el ambiente laboral. A pesar de que para los demás no tiene ningún problema, la realidad es que no se muestra como él realmente es por miedo a críticas, no ser aceptado por su forma de ser, timidez, ausencia de motivación o pesimismo.

Algunas señales de que podemos estar experimentando este problema incluyen el miedo a realizar actividades o eventos por temor a cometer algún error o no saber qué decir y ser juzgados, el recelo a ser rechazados, la falta de motivación, así como sentimientos de envidia o la práctica de juzgar a otros en lugar de mostrar comprensión.

Causas de las barreras emocionales

Estudios han indicado que debido a la actual situación social y económica estamos más predispuestos a sufrir este tipo de problemas psicológicos que nuestros ancestros. La percepción colectiva y la atmósfera social negativa presente en nuestro planeta, nos hace creer que ciertos valores como la competitividad o el pragmatismo son valores fundamentales en nuestra vida.

A menudo estos valores pueden verse enfrentados a otros que sentimos de forma individual como pueden ser el sentirnos queridos, incluidos y apoyados dentro de ciertos grupos sociales. De hecho, si no conseguimos encontrar un espacio en el que sentirnos identificados y representados, tenderemos a sufrir una crisis de identidad que reducirá nuestra autoconfianza, pudiendo incluso crear un complejo de inferioridad, lo que a su vez provocará este bloqueo o barrera en nuestra mente.

Situaciones que lo activan

Las situaciones que ponen en marcha este mecanismo son por norma general negativas en su raíz y pueden producir unos niveles de estrés extremos para la persona que los sufre. Además, esta no cuenta con las herramientas necesarias para hacer frente a esta situación. Puede aparecer tras vivencias como una ruptura sentimental, la muerte repentina de un ser querido, un despido laboral, el diagnóstico de una enfermedad grave, así como otros cambios inesperados que no tiene por qué ser negativos pero son de gran repercusión, como por ejemplo la noticia de un embarazo o de un ascenso en el trabajo.

Todos estos eventos suponen un gran cambio en la vida de cualquier persona, por lo que es necesario para nuestra mente tomarse un tiempo para aceptarlo y asimilar como será nuestra vida a partir de ese cambio. Este tiempo es completamente natural, el problema viene cuando esta disposición se prolonga en el tiempo, pudiendo llegar a afectar otros aspectos de nuestra vida que no tenían relación alguna con el motivo principal del bloqueo. En ocasiones los síntomas que aparecen pueden estar muy relacionados con alguno de los síntomas de depresión.

Consecuencias para nuestra salud

Cuando nos quedamos estancados en esta situación que no nos permite pensar con claridad, limitando nuestra capacidad tanto emocional como cognitiva y comportamental, nuestra salud puede verse perjudicada. En primer lugar pueden aparecer enfermedades psicosomáticas, es decir, dolores físicos y malestar digestivo. A niveles más extremos aparecen úlceras estomacales, problemas de piel, asma y colitis, además de alteraciones en el sistema inmunológico.

Por otra parte, también es posible que surjan adicciones a sustancias como el alcohol, pastillas para la depresión o ansiolíticos. Se observa un incremento de emociones negativas como el enfado o el resentimiento, lo que a su vez conllevará una limitación en nuestras habilidades sociales. Se puede ver afectada la relación con los amigos e incluso producirse un distanciamiento de los familiares, llegando a afectar a la propia autoestima.

¿Cómo superar el bloqueo emocional?

Ahora que comenzamos a comprender cuál es el problema y teniendo en cuenta que es muy probable que nos encontremos con este obstáculo alguna vez en nuestra vida, vamos a ver cuáles son los métodos para solucionar esta traba mental que puede producir vacío emocional.

Para eliminar esta barrera emocional, es necesario percatarnos de que nuestros pensamientos y nuestras emociones son negativas. Es fundamental cambiar esta visión negativa de la situación en concreto y enfocarla desde un punto de vista más positivo.

En una situación imaginaria en la que nos encontramos en el paro desde hace meses y hemos acudido a multitud de entrevistas sin éxito, es muy común comenzar a desanimarnos y perder la motivación por realizar más entrevistas. Debemos evitar pensamientos del estilo «no me cogerán», «ya llevo mucho en el paro», «me voy a poner nervioso», «¿para qué voy a ir?», «habrá otros candidatos mejor cualificados», «fracasaré», etc. Esta visión negativa de la situación, hará que desde el momento que comencemos la conversación con el entrevistador, de forma inconsciente estemos emitiendo una energía de negatividad que este será capaz de percibir.

Es muy importante que abarques tanto este escenario hipotético como cualquier otro, con confianza en ti mismo. Si tú mismo no estás convencido de que lo puedes conseguir, los demás tampoco lo creerán. Piensa en personas que conozcas, seguro que puedes recordar a alguna que te ha transmitido esa sensación de confianza. Es un hecho que nuestra expresión no verbal es un aspecto muy importante durante una conversación y que cómo nos sentimos, es altamente perceptible por otras personas.

¿Cómo combatir el pensamiento negativo?

Las ideas negativas que nos pasan por la mente nos paralizan. Para desbloquearnos, debemos primero ser conscientes de nuestra situación. Tras este análisis, debemos generar un nuevo enfoque para nuestros pensamientos y convertirlos en positivos. Para ello, debes crear ideas alegres, que te produzcan sensación de bienestar, tranquilidad y relax.

Si continuamos con el ejemplo anterior, es necesario que introduzcas en tu mente emociones del tipo «tengo posibilidades», «soy una persona válida», «creo en mi mismo», «mi bienestar no depende de si me cogen o no», «sé que soy capaz y si no es hoy será muy pronto».

Como mencionábamos anteriormente, lo más importante es creer en ti mismo. Si llevas estas ideas en tu mente al presentarte a una entrevista, proyectarás una energía positiva, carismática y de confianza que será percibida por el entrevistador. Cuando uno cree firmemente en una posibilidad y se esfuerza, su lenguaje interior cambiará y los demás podrán notarlo.

Reflexiones científicas

La Ley de Murphy enunciada por un ingeniero aeroespacial estadounidense que dice «Si algo malo puede pasar, pasará» no es indicativa de la mala fortuna que nos acecha. Que la tostada se nos caiga siempre del lado de la mantequilla, no quiere decir que tengamos mala suerte. Cuando llevamos una actitud pesimista a una entrevista, es probable que no nos cojan. Por el contrario, si creemos que estamos capacitados y que lo podemos conseguir, las posibilidades de que suceda lo que pensamos aumentarán asombrosamente.

Por otra parte, tenemos la teoría utilizada en física cuántica conocida como «El gato de Schrödinger». Esta explica que al nivel de la física de partículas, un gato dentro de una caja que se ha tragado una cápsula con veneno está vivo y muerto al mismo tiempo. De tal forma que si nos dejamos llevar por el miedo de que este esté ya muerto y no abrimos la caja, nunca podremos averiguar si hubiésemos podido salvar su vida. Lo mismo ocurre con nuestras metas y el miedo al fracaso.

Ayuda profesional para el bloqueo emocional

Si tras intentarlo por nuestros propios medios no conseguimos salir de ese bloqueo mental, es recomendable acudir a un especialista. El primer paso del proceso terapéutico para solucionar este problema será indagar cuál ha podido ser la causa que lo originó y posteriormente, cuáles fueron las que lo han podido mantener durante tanto tiempo.

A continuación, se realizarán tratamientos a nivel cognitivo. Se trabajarán las distorsiones, ajustando los pensamientos a la realidad, lo cual puede ser doloroso pero funcional. En muchos casos estas distorsiones se encuentran en las propias experiencias emocionales. Como por ejemplo, «Tengo que ser fuerte, las personas fuertes no tienen miedo» es una creencia errónea. Tras el ajuste, el pensamiento debe ser «A pesar de sentir miedo, debo tomar decisiones en determinados momentos y asumir las consecuencias», pues ser fuerte no significa no tener miedo, sino que a pesar de ese miedo, soy capaz de continuar para conseguir mis metas.

En conclusión, cuando sufrimos un bloqueo mental o emocional debemos ser conscientes de él e intentar cambiar nuestro enfoque sobre la forma en que tratamos estos pensamientos. Cuando empleamos un enfoque positivo, nos sentiremos más seguros y trasmitiremos una confianza que es percibida por los demás de forma inconsciente. Por el contrario, si no somos capaces se cambiar estos pensamientos y creencias nosotros solos, debemos buscar ayuda profesional. Estos a través de diversas técnicas te harán comprender que tus creencias no se ajustan de todo a la realidad.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

Bloqueo emocional. ¿Qué es y cómo superarlo?
Scroll hacia arriba