Celopatía. ¿Cómo afecta a la pareja?

celopatía

La palabra celopatía la podemos definir como una emoción que surge por la idea de que una persona le está siendo desleal o infiel. En muchas ocasiones se trata de celos patológicos, y cuando alguno de los dos miembros los sufre puede llegar a producir una situación altamente destructiva.

Has de tener en cuenta que sufrir celos en algún momento no es algo patológico, incluso puede reforzar los lazos si se saben controlar y se manejan las emociones de manera madura. La forma en la que una persona gestione esos celos es lo que diferencia lo normal de lo patológico. Si se habla y se consigue aclarar, la situación se normaliza, sea para mantener la relación o para romperla, pero no existe obsesión, persecución, acoso o maltrato.

El problema aparece cuando la persona que sufre celopatía comienza una escalada de control, suspicacia, persecución, obsesión e incluso maltrato hacia su pareja. En realidad, para que se considere patológico ha de afectar a la vida de la persona que la sufre y a su pareja de manera que les dañe gravemente impidiéndoles tener una relación normal y sana.

Vamos a profundizar en el concepto de los celos y en las repercusiones que tiene para la pareja.

¿Qué es la celopatía?

No siempre podemos decir que los celos excesivos son provocados dentro de la relación de pareja. Se puede dar en todas aquellas situaciones en las que una persona ve a otra como rival ante el amor, el cariño, el cuidado o el aprecio de alguien.

Por ejemplo, los hermanos pueden sentir celos uno de otro y competir por el amor de los padres. En el trabajo un compañero puede sentir celos de otro si este recibe halagos o prebendas positivas de los jefes.

Por tanto, podríamos decir que evolutivamente es una forma de mantenerse en competencia con otros individuos para obtener el cuidado de los padres, la atención amorosa de la pareja o un ascenso en el trabajo.

Pero cuando esta emoción se convierte en patológica gobierna todo el comportamiento de la persona. ¿Qué ocurre? Que en lugar de ser utilizada para obtener amor, ayuda o amistad se convierten en una traba justamente para poder obtenerlos. Se destruyen las relaciones personales y se daña a la persona amada. Aquí puedes leer más sobre cómo controlar los celos.

El sentimiento que hay detrás de esta emoción

Por tanto, y enlazando con lo anterior, podemos decir que el miedo es realmente el sentimiento que hay detrás de los celos. ¿Pero miedo a qué? A perder a la persona amada. A perder su atención, su compañía, su cariño, porque «suponemos o damos por hecho» que lo ha encontrado en otra persona y nos sustituye por ella.

No es el amor lo que nos lleva a sentir celos, es el miedo. El problema es que si la persona que los sufre, además, es controladora y posesiva, se puede llegar a situaciones que generen mucho malestar a las dos partes.

El estado emocional que deriva de los celos

La tensión por tener que estar alerta continuamente pensando que la pareja es infiel, crea un círculo vicioso de malestar. Además, la persona puede sufrir ansiedad y obsesionarse con los comportamientos de espionaje hacia su pareja para demostrar sus sospechas.

Cada detalle se analiza, cada sospecha se intenta confirmar por comportamientos que pueden ser erróneos como puede ser llegar una hora tarde a casa, hablar por teléfono o por chat, parecer ensimismado o salir a comprar en un momento inusual, entre otros. Este estado de alerta genera mucho estrés en ambos miembros.

La vida de la persona sobre la que se sienten celos se convierte en una pesadilla porque es perseguida y constantemente puesta en duda. Los podemos llamar, si se llega a un punto extremo, celos obsesivos. Aquí puedes leer más sobre qué son los celos.

¿Es lo mismo celos obsesivos y celopatía?

Existen diferencias entre los celos obsesivos o la celopatía, veamos cuáles son:

1. Los celos obsesivos serían una obsesión no delirante acerca de la fidelidad de la pareja, es decir, la persona está constantemente pensando en ello, es un cortocircuito de pensamientos sobre la infidelidad.

2. En la celopatía existe un delirio, es decir, ideas completamente infundadas pero muy asentadas en la persona que las cree firmemente. Es un caso más grave porque la persona tiene una certeza absoluta sin pruebas y no se le puede convencer de que su creencia es falsa.

Es muy significativo que la persona que lo sufre se base en pruebas que son insostenibles o incluso ridículas. Más bien son interpretaciones rebuscadas y erróneas de comportamientos normales de la pareja.

No por ello la persona se deja convencer, muy al contrario, todo lo que se le diga o todo lo que haga la pareja para convencerle es inútil y refuerza aún más su sistema delirante.

Síntomas del celoso patológico

Veamos los síntomas más habituales en una persona que sufre este trastorno:

– Control sobre las actividades y comportamiento de la pareja hasta llegar a ser asfixiante: de horarios, ropa, teléfono, e incluso hay veces que llegan a perseguir o poner cámaras.

– Enfados constantes por cualquier motivo, por ejemplo por no contestar al teléfono.

– Sufrimiento cuando no está con la pareja porque no la puede controlar.

– Actitud maliciosa hacia la pareja, verbalizando o haciéndole ver que «sabe lo que le está haciendo por detrás».

– Interpretaciones erróneas de cualquier comportamiento de la pareja, por ejemplo, si su pareja se tiñe el pelo o se lo corta, «es para gustar a su amante». ¡Que ya se da por hecho!

– Agresiones verbales o físicas hacia la pareja o hacia el supuesto amante.

– Torbellinos de sentimientos como agresividad, rabia, frustración, autocompasión. Son sentimientos que aparecen en el celoso.

– Baja autoestima e inseguridad, buscando que se le quiera o respete constantemente.

Lo que los celos provocan en la pareja

Cuando se mantiene y se llega a estas situaciones tan graves la pareja se ve afectada tanto en la relación en sí misma como en el gran malestar que causa a cada uno de los miembros. Las consecuencias más frecuentes en la pareja son:

– Peleas y conflictos constantes con amenazas o persecución constante.

– Esta conducta puede llegar a provocar que la pareja busque realmente refugio en otra persona y se produzca el efecto contrario al que el celoso querría. La ruptura de la pareja es lo habitual. Esto se dneomina profecía autocumplida.

– Provocan un empobrecimiento de la vida de ambos, problemas de ansiedad y depresión. Estrés continuo en ambos miembros y una gran pérdida de tiempo del celoso, invertido en el acoso y en las demostraciones de la infidelidad.

En conclusión, la repercusión final es normalmente la ruptura de la pareja pero pasando por todo un proceso doloroso, destructivo y perjudicial para la salud de ambos miembros.

Además, se mina la autoestima de ambos provocando malestar más allá de la relación de pareja. En conclusión, los celos patológicos o celopatía no son expresión de amor, sino del miedo

¿Qué hacer si vives esta situación?

Si sientes que los celos invaden tu vida, lo recomendable es hablar con un profesional. A veces las personas que sufren delirios de celos no se dan cuenta de que tienen un problema grave. Se debe intentar que acuda a terapia o tratamiento para mejorar su estado y comprender cómo superar los celos.

Pero si eres consciente de ello, te podemos dar unos consejos prácticos:

#1.- No interpretes las conductas de tu pareja

Con un ejemplo se ve mejor. Si no te contesta al WhatsApp, pero ves que está en línea, tú interpretas que está hablando con alguien que le importa más y comienzas a pensar: «Está ya más de diez minutos y no me contesta, no le importo nada, no me quiere.»

#2.- Evitar los pensamientos rumiativos

Debes hacerlo porque habitualmente son falsos ya que son interpretados desde una emoción negativa, no desde los hechos. Lo que causa celos es pensar «no le importo», no que esté en línea y no conteste. ¡Podría estar hablando de algo de su trabajo o con su madre! Nuestra conclusión es errónea porque no se basa en hechos.

#3.- Tu pareja está contigo por algo

En realidad si la pareja no te quisiera, no estaría contigo. Los pensamientos rumiativos no se deben acompañar de conductas de control. Evita controlar todo lo que hace tu pareja, respetar su espacio es fundamental.

#4. Sé sincera

Si crees que debes hablarlo con tu pareja, plantéaselo como una preocupación tuya y no como una acusación.

Debes saber que lo que hacemos con nuestras emociones va a ser lo realmente importante. Si actuamos con miedo, resentimiento o falta de confianza provocaremos nosotros esas situaciones tan destructivas para nuestra relación.

Acudir a un especialista es aconsejable si el problema se hace grave. En definitiva, buscar ayuda ante una situación de celopatía es lo más conveniente para la pareja, porque se ha de romper el círculo vicioso de sufrimiento.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Celopatía. ¿Cómo afecta a la pareja?
Scroll hacia arriba