Ciclotimia. Síntomas, causas y tratamiento

ciclotimia

La ciclotimia es un trastorno aún bastante desconocido entre la población que pertenece a la familia de los trastornos bipolares.

Es posible que no hayas oído hablar de él. Te sonarán más enfermedades como la bipolaridad, los diferentes tipos de depresión, el trastorno límite de la personalidad o la ansiedad generalizada. El término ciclotimia no hace mucho que ha salido a la luz.

La ciclotimia: esa enfermedad hasta ahora desconocida

Y, te preguntarás, ¿por qué se ha hablado de la bipolaridad o la depresión en las últimas décadas pero no de la ciclotimia?

La ciclotimia al ser un tipo de enfermedad bipolar más leve, a menudo se confunde con otro tipo de enfermedades como la depresión. Los síntomas encajan (ya que se pasa por momentos de depresión y angustia existencial) y los pacientes acuden a las consultas de psicólogos y psiquiatras relatando una serie de síntomas que indican un cuadro depresivo. Por lo que son diagnosticados y tratados como pacientes deprimidos con antidepresivos y terapia psicológica.

Pero… ¿qué sucede? Que pronto el paciente experimenta lo que se denomina hipomanía, días de euforia en los que se siente lleno de energía; se encuentra bien sin ningún motivo aparente ni transición. Ya no está deprimido. Y sin motivo también, vuelve a caer en el pozo de la tristeza y la depresión. A diferencia de un trastorno bipolar, el ciclotímico -en los episodios de hipomanía- puede llevar vida más o menos normal, lo que hace que no se le diagnostique el trastorno y éste se confunda con otro tipo de desórdenes como depresión, distimia, crisis de angustia, estrés o fobia social.

¿Qué es la ciclotimia?

La ciclotimia es un trastorno del estado de ánimo que pertenece al grupo de los trastornos bipolares. En él, aparecen variaciones en el estado de ánimo propias de la bipolaridad pero son menos bruscas y menos intensas.

La palabra ciclotimia proviene del griego «KYKLOS», que significa círculo; y «THYMOS», que significa humor. Por lo tanto, ciclotimia es literalmente «humor circular».

Es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por una energía inestable. También se caracteriza por una búsqueda de intensidad en las emociones.

Síntomas de la ciclotimia

La ciclotimia se caracteriza por periodos de hipomanía (forma atenuada de manía) en los que aparece:

  • Buen humor.
  • Mucha energía.
  • Sensación de ser invencible.
  • Construcción proyectos y planes desmesurados o irrealizables.
  • No se siente falta de energía o de sueño a pesar de llevar un ritmo elevado.
  • Pensamiento acelerado.
  • Verborrea (hablar sin parar).
  • Incapacidad para mantener relaciones estables por la búsqueda de nuevas emociones.
  • Y por periodos de depresión y tristeza en los que son frecuentes:
  • Pensamientos de suicidio.
  • Apatía y cansancio desmesurado.
  • Ganas de llorar sin motivo aparente.
  • Aislamiento de amigos, de pareja o familia.
  • Irritabilidad.
  • Falta de motivación y vacío emocional.
  • Dificultad para tomar decisiones y para manejar conflictos.

La búsqueda de intensidad emocional puede llevar al ciclotímico a una inestabilidad en sus relaciones sociales y sentimentales.Para poder hacer un diagnóstico de ciclotimia los síntomas de cambio de estado de ánimo deben darse durante un periodo mínimo de dos años. Aquí puedes leer más sobre la depresión crónica.

Cambios de estado de ánimo de la ciclotimia

Sí, a todo el mundo le cambia el humor. Podemos estar contentos, irritables, tristes, cansados. Al igual que ocurre en la depresión post parto podemos cambiar de humor de manera repentina. Pero no todos los cambios de humor son iguales. Cuando padeces ciclotimia los cambios de humor se dan de una forma más intensa en un espacio de tiempo más corto.

A modo de ejemplo…

Ana es una persona con un estado de ánimo bastante estable. Puede levantarse un día sin ganas de ir al trabajo. Puede discutir con su marido o enterarse de una mala noticia como que su tía está en el hospital. Y a consecuencia de acontecimientos relevantes, sufrirá variaciones en su estado de ánimo.

Ante un acontecimiento negativo, como la enfermedad, estará triste y preocupada. Ante un acontecimiento feliz, como quedar con sus amigos, estará motivada y contenta.

Raquel sufre ciclotimia. Las circunstancias y acontecimientos diarios y pequeños hacen que su estado de ánimo sufra variaciones grandes entre estar súper motivada y positiva, con ganas de comerse el mundo y una gran autoestima y estar con el ánimo por los suelos, deprimida, con baja autoestima y sin energía.

Por ejemplo, si eres ciclotímica tu ánimo puede ir desde ser la persona más positiva porque has pasado la tarde compras con una amiga a estar de muy mal humor solo por un retraso en el metro. Puedes sufrir cansancio repentino y ataques de cólera o angustia en un día en el que te habías levantado feliz y de buen humor. Los desencadenantes del cambio de humor son muy pequeños y a veces imperceptibles.

¿La ciclotimia se cura?

Nuestra personalidad es la suma de nuestro carácter y de nuestro temperamento.

El temperamento es la parte innata de tu personalidad. Es sobre todo hereditaria, y es difícil de modificar o manipular. Depende de cómo funciona tu cerebro, de tu emotividad y de tu energía.

El carácter es la parte adquirida de tu personalidad. Es el reflejo de tus experiencias y se construye a lo largo de tu vida. Es consecuencia de nuestras decisiones y de las cosas que nos van pasando en la vida.

El 6% de la población tiene un temperamento ciclotímico, lo que no implica que desarrollen ciclotimia a lo largo de su vida.

El temperamento ciclotímico no se cura pero podemos cuidarnos y realizar hábitos saludables para que no se convierta en un problema para nuestra salud emocional.

Los personas que padecen ciclotimia suelen una mente muy creativa, ideas innovadoras e inspiradoras por lo que tienen que trabajar en cuidar al máximo esta ventaja del temperamento y minimizar los cambios de humor.

¿Si tengo ciclotimia soy bipolar?

La ciclotimia forma parte de las enfermedades bipolares y precisa de supervisión profesional. Dentro de estas, podemos distinguir:

  • Bipolaridad tipo 1: el 1% de la población. Las fases de depresión y manía no duran días, sino que pueden durar meses o años. Pueden comprar un coche en un ataque de manía y los episodios depresivos son muy fuertes y pueden acabar en suicidio. Quienes pertenecen a este grupo son aquellos pacientes que han sufrido un episodio maníaco completo, sin que existan episodios depresivos anteriores.
  • Bipolaridad tipo 2: va de la hipomanía a la depresión. No tiene saltos tan grandes como la bipolaridad tipo 1. En este caso se da uno o más episodios de depresión mayor acompañados de al menos un episodio maniaco.
  • Ciclotimia: versión leve del la bipolaridad. La fase de depresión e hipomanía no dura tanto tiempo como en las dos anteriores.

Causas de la ciclotimia

La ciclotimia tiene un factor hereditario muy importante. Pero la genética no lo determina todo. En una persona con ciclotimia el número de neurotrasmisores (serotonina, dopamina, noradrenalina) es muy inestable y la actividad de la dopamina tiende a dispararse en determinados momentos y caer en otros. Este vaivén emocional es característico de la ciclotimia.

Y hay factores que pueden ayudar a disparar esta inestabilidad del estado de ánimo como:

  • Alcohol, drogas, café, estimulantes.
  • Desajustes en el sueño.
  • Estrés.
  • Experiencias traumáticas.

Así, el temperamento ciclotímico se puede transformar en trastorno ciclotímico si le sumamos estos factores.

Tratamiento de la ciclotimia

Para mejorar el nivel de bienestar de la persona con ciclotimia, lo ideal es:

  • Estabilizarla con anticíclicos o eutimizantes (estabilizadores del estado de ánimo).
  • Potenciar hábitos saludables que reduzcan al máximo los episodios de cambio de ánimo.

Es importante apuntar que los tratamientos para la ciclotimia tienen como objetivo primordial estabilizar la enfermedad pero sin que desaparezca la sensibilidad y la creatividad del paciente.

Para ello, los especialistas utilizan los mismos tratamientos que para la bipolaridad en dosis más pequeñas. El tratamiento farmacológico siempre vendrá determinado por un profesional de la medicina.

Hábitos saludables para mantener a raya la ciclotimia

  1. Duerme bien, por lo menos 8 horas diarias e intenta irte a la cama siempre a la misma hora.
  2. Sigue una rutina. Tener una rutina es importante para tu estabilidad emocional.
  3. Escribe en un diario cómo te sientes.
  4. Haz ejercicio. El deporte ayuda a producir endorfinas y te encontrarás más animado y feliz. Además, descansarás mejor.
  5. Di adiós al alcohol y a las drogas. Son desestabilizadores del estado de ánimo y además son perjudiciales para tu salud.
  6. Toma la medicación tal y como te la ha prescrito tu médico.
  7. Infórmate sobre la ciclotimia. Entender el trastorno te hará sentir mucho mejor y ser más comprensivo con tus cambios de estado de ánimo.
  8. Busca apoyo en otras personas que también tengan ciclotimia.
  9. Practica la meditación y la relajación.
  10. Utiliza tu energía y tu fuerza para alimentar tu creatividad. Puedes escribir, bailar, hacer ejercicio, pintar, etc. Cualquier cosa que se te ocurra y te llene de energía positiva.

No tengas miedo de buscar ayuda psicológica o de acudir a tu médico en caso de que creas que puedas estar experimentando síntomas de ciclotimia. No estás solo y buscar ayuda puede ser el principio de tu nueva vida.Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

Ciclotimia. Síntomas, causas y tratamiento
Scroll hacia arriba