Coaching. ¿Qué es y para qué sirve?

coaching

Si te preguntas qué es el coaching, en este artículo puedes obtener la respuesta. El coaching es un proceso que sirve de ayuda a muchas personas para mejorar en algo, y que tiene una metodología propia. Mediante un número de sesiones determinadas, el cliente protagoniza de principio a fin su propio cambio. Es decir, él es la razón de ser de esa experiencia de evolución.

¿Y qué es el coaching? Un proceso de superación personal

El coaching apela a la superación personal por medio del compromiso con un objetivo que es aquel que impulsa al cliente a solicitar los servicios de un experto en la materia. El cliente desea conseguir un propósito cuya consecución observa como una mejora significativa en algún aspecto de su vida laboral, sentimental o personal.

El coach tiene el conocimiento, la formación y la experiencia que le acredita para trabajar como tal ofreciendo sus servicios. Un coach no tiene competencias para tratar los mismos casos que un psicólogo y su ética profesional debe ser una guía constante en el trabajo. Por ejemplo, puede encontrarse con un caso que debe delegar a un psicólogo. Conviene puntualizar que cada vez más psicólogos tienen también conocimientos sobre qué es el coaching y ofrecen estos servicios. Incluso se trata de uno de los servicios de la psicología online.

¿Cuál es el recurso más utilizado en el coaching? Si comienzas un proceso de coaching con el deseo de que el coach te aconseje desde su experiencia y resuelva todas tus dudas vitales, entonces, este pensamiento está alejado del foco principal de esta disciplina. El coach no asume un rol directivo en las sesiones, es decir, no condiciona al cliente con sus propios valores, percepciones y creencias.

Las preguntas abiertas en el coaching

¿Cómo mantiene esta posición de objetividad durante el proceso de acompañamiento orientado a potenciar la superación personal del cliente? Por medio de la pregunta como el elemento clave de esta experiencia. Es decir, es el coach quien hace las preguntas y es el cliente quien, a partir de estos interrogantes, bucea en su mundo interior para encontrar las claves que está buscando.

Esta perspectiva del coaching busca impulsar al cliente en su propia autonomía para encontrar la felicidad como un viaje interesante. Cuando una persona descubre que solo en su interior puede encontrar las respuestas definitivas a las cuestiones esenciales, entonces, potencia su empoderamiento.

Existen muchos tipos de preguntas. Por tanto, las cuestiones presentes en el coaching tienen una particularidad específica. No nacen del azar, sino que tienen la misión de propiciar esta búsqueda personal. No son preguntas cerradas que solo admiten respuestas breves en forma de monosílabos, sino que propician la reflexión y la argumentación del cliente en torno a factores presentes en el proceso: el nivel de motivación, los plazos para conseguir el objetivo previsto, los miedos y los bloqueos.

Diferencia entre objetivo y deseo

La persona puede tener claro este objetivo desde el principio o, por el contrario, puede tener una idea general que necesita acotar. Durante las primeras sesiones de coaching se produce una aproximación hacia ese objetivo para concretarlo de manera realista.

Muchas veces, las personas confunden los deseos con los objetivos. Es entonces cuando surge un proceso a través del que se establece una meta que cumple con todos los requisitos de un objetivo realista.

Es posible que en algún momento de tu vida te hayan preguntado qué deseas conseguir y tú hayas respondido que ser feliz. Esta respuesta tan universal y tan genérica no válida. Este ejemplo muestra la diferencia entre un deseo y un objetivo.

Plan de acción

Como si se tratase de un viaje en el que el turista recorre una distancia entre dos ciudades distintas, un proceso de coaching puede representarse por medio de la metáfora de un viaje emocional en el que el protagonista camina la distancia que separa su situación presente (escenario actual) de su situación futura (aquella en la que haya cumplido su objetivo). Por esta razón, el coaching se convierte en esa experiencia que hace posible recorrer esta distancia de manera óptima.

Es decir, los pasos que constan en la hoja del plan de acción son aquellos que permiten avanzar de manera significativa en la dirección prevista de la meta.

Debes sentirte cómoda con el plan de acción concretado. De lo contrario, es posible que lo abandones sin llevarlo a término. ¿Y qué ocurre si una persona no cumple con el plan de acción? Como en la vida misma, existe la posibilidad de retomar el camino, pero puede aparecer el sentimiento de frustración por no haberlo conseguido.

Un proceso de coaching es una experiencia de autodescubrimiento personal. La persona no solo encuentra las respuestas a las preguntas en su interior, también descubre que tiene una riqueza interior en forma de recursos que puede poner en práctica para lograr ese propósito.

Que la esencia de este proceso sea un plan de acción no significa que este mapa sea totalmente rígido y cerrado desde la primera sesión. Es un plan flexible en el que puedes integrar cambios si lo crees conveniente.

Motivación durante el proceso de coaching

Para que realmente tenga sentido un proceso de coaching no solo es importante elegir un objetivo realista, sino también elegir una meta con la que realmente tengas un alto nivel de compromiso y de motivación. Imagina que en un nivel de 0 a 3 puedes cuantificar cuál es tu grado de implicación con esa meta.

Cuanto más alta sea tu puntuación, más segura estás de realizar este trabajo de crecimiento personal. Pero, además, también puedes profundizar en aquello que puedes hacer para aumentar tu nivel de motivación o para reforzarla en aquellos momentos en los que las dudas te lleven a la idea de tirar la toalla. El éxito de un proceso de coaching depende, principalmente, de ti misma.

El coach es una figura de apoyo para ti, sin embargo, tu principal apoyo eres tú misma. Sus preguntas son muy importantes ya que además, conectan con tus propias respuestas. Sin embargo, lo verdaderamente importante es tu nivel de sinceridad para aprovechar cada sesión siendo transparente en las contestaciones. Todo aquello que tú expresas durante una sesión de coaching tiene el carácter de ser confidencial.

El coaching desarrolla tu potencial

Eres un ser humano extraordinario con capacidades que también lo son. El coaching te invita a creer en tus sueños vitales y te impulsa en la responsabilidad de ser tu mejor versión de una manera realista en este momento y en el futuro inmediato. Es decir, un proceso de coaching no solo transforma tu vida porque te permite alcanzar un objetivo que es constructivo para ti, sino que también propicia tu evolución interna a través del refuerzo de tu propio potencial, mejorando tu control emocional.

A veces, las personas pueden estar condicionadas por el esquema reducido de un guión de vida previo en el que han repetido patrones similares. Sin embargo, una de las premisas del coaching es que solo pueden obtenerse resultados visiblemente diferentes si la persona también emprende acciones que tienen alguna particularidad distinta.

De lo contrario, si todos los días de tu vida repites exactamente las mismas acciones, permaneces en una zona de confort que no te permite crecer y avanzar. ¿Por qué una persona se conoce mejor a sí misma durante un proceso de coaching? Porque toma conciencia de cuáles son aquellas ideas limitantes que constantemente se interponen en el camino hacia sus metas. Por ejemplo, el pensamiento negativo de «no puedo» o «este no es el mejor momento para intentarlo». ¿Cuántas excusas te pones a ti misma?

Estas ideas desde las que se percibe la realidad influyen en la manera de ser y estar en el mundo. ¿Y qué es el coaching? Presencia plena en el ahora. Sin embargo, a lo largo de un proceso, una persona puede superar este freno en forma de ideas equivocadas y descubrir nuevas oportunidades de desarrollo a través de mensajes optimistas.

Zona de confort

Existen muchos frenos que pueden hacer que una persona se quede estancada en su zona de confort durante más tiempo del deseado. Por ejemplo, el miedo.

De hecho, el miedo puede ser la distancia que te separa de un sueño, ya que el temor a lo desconocido también surge cuando sientes la incertidumbre de aquello que está más allá de la zona de confort, es decir, de ese escenario vital que conoces de memoria. En este caso, a la pregunta qué es el coaching, también puede responderse con esta noción de la zona de confort.

El coaching nace del poder de la libertad consciente cuando una persona recuerda que merece ser feliz y quiere hacerse este regalo. La meta de la felicidad se traduce en la práctica en una finalidad determinada con la que la persona obtiene una ventaja significativa en su experiencia de presente, por ejemplo, la mejora de la salud emocional.

Uno de los errores frecuentes en la vida es el de no poner en orden las expectativas vitales. Sin embargo, por medio del coaching puedes evitar este error al concretar cuál es tu prioridad y centrarte en ella de manera objetiva para ser feliz.

Si te preguntas qué es el coaching, ante todo, se trata de una experiencia. Es decir, es una experiencia que el cliente vive como protagonista y cada historia es única. Es entonces cuando encontrarás tus propias respuestas en torno a qué es el coaching.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Coaching. ¿Qué es y para qué sirve?
Scroll hacia arriba