Combatir el estrés. 5 técnicas para conseguirlo

combatir el estrés

Una lucha continua a la que se enfrentan cada vez más personas es la de combatir el estrés. Hoy en día este trastorno se banaliza continuamente, se habla del mismo como si fuera algo normal e inevitable y, por tanto, no se le da la importancia que se debería. Por este motivo, en este artículo vamos a hablar sobre ciertas técnicas para acabar con el estrés.

¿Qué es el estrés?

Antes de aprender a combatirlo, hay que conocerlo a fondo. Por ello, en este apartado vamos a dedicar algunas líneas a explicarte qué es el estrés, cuáles son sus síntomas y sus causas. En ciertas ocasiones puedes verte sometida a periodos transitorios de estrés. No obstante, esto no quiere decir que te tengas que preocupar en exceso.

El verdadero problema aparece cuando esta sensación se vuelve crónica y te sientes incapaz de huir de ella. Así pues, el primer paso es que te analices a ti misma para saber si el nerviosismo que sientes es transitorio o permanente, y en cualquier caso, aprender cómo controlar el estrés.

Pues bien, el estrés implica una serie de reacciones fisiológicas que se manifiestan cuando padeces una sensación de tensión nerviosa. Esta suele ser producida por situaciones laborales o personales, traumas, exceso de trabajo…

Cabe destacar que existen diversos tipos de estrés que creemos importante mencionar.

– Estrés normal: las reacciones que se manifiestan en tu cuerpo son normales. Este suele aparecer para ayudarte a superar aquellas situaciones complicadas que se te pueden presentar.

– Estrés patológico: este se da de forma intensa durante largos periodos de tiempo. Esta tipología es muy peligrosa ya que puede ir acompañado de síntomas tanto físicos como psicológicos que impiden llevar una rutina normal.

– Estrés post-traumático: si has vivido algún suceso aterrador, puede manifestarse este tipo de estrés. Normalmente hace que tengas pensamientos y sentimientos relacionados con la situación que viviste.

– Estrés laboral: cuando te ves superado por el trabajo es normal que sientas esta sensación de nerviosismo continuo. Esta tipología es muy común, ya que actualmente el 28 % de los trabajadores europeos la padecen.

Síntomas que puedes padecer

Los síntomas de este estado de nerviosismo pueden afectar tanto a tu cuerpo como a tu estado de ánimo y, en consecuencia, a tu comportamiento. Así pues, vamos a dividirlos y mencionártelos para que puedas analizarte y saber si los manifiestas.

Efectos en el cuerpo

A nivel corporal podrás experimentar los siguientes síntomas.

– Dolor de cabeza.

– Tensión o dolor muscular.

– Dolor en el pecho.

– Fatiga, cansancio.

– Cambios del deseo sexual.

– Malestar estomacal.

– Problemas para dormir.

Efectos en el estado de ánimo

El estado de ánimo será otro de los afectados por este estado de nerviosismo. Por ello, debes observar si manifiestas alguna de estas sensaciones:

– Ansiedad.

– Agitación.

– Falta de motivación y de concentración.

– Agobio continuo.

– Irritabilidad o ira.

– Tristeza o depresión.

Efectos en el comportamiento

De forma indirecta, todos los efectos en tu estado de ánimo y en tu cuerpo harán que tu comportamiento se vea modificado. Así pues, si te ves alguno de estos síntomas, deberás estar alerta:

– Comer mucho o comer poco

– Arranques de ira.

– Abuso de alcohol o de drogas.

– Aumento en el consumo de tabaco.

– Retraimiento social y problemas de socialización.

– Abandono de la actividad física y deportiva.

¿Cómo combatir el estrés?

Ahora que ya te hemos comentado qué es el estrés, qué tipos existen y cuáles son sus efectos, sabrás si te sientes identificada con lo comentado anteriormente. Si crees que puedes estar sufriendo los efectos del estrés, debes prestar atención y tratar sus síntomas, ya que puede afectarte muy negativamente en tu día a día.

Así pues, te recomendamos que acudas a un psicólogo especialista que pueda estudiar tu caso concreto y orientarte para que puedas acabar con esta sensación. No obstante, vamos a hablarte de cinco técnicas para saber cómo combatir el estrés que te pueden resultar útiles.

#1.- Comienza a hacer ejercicio

Puede que antes de padecer estrés no hicieras deporte o que a causa del mismo hayas disminuido tu actividad física. En cualquier caso, uno de los mejores remedios para acabar con esta desagradable sensación es hacer deporte.

Aunque en un principio lo único de lo que tengas ganas sea de acostarte, lo mejor es que te pongas en acción y empieces a moverte. Por una parte, quemarás la energía que necesita tu cuerpo para hacerte sentir así y, por otra parte, te ayudará a despejar tu mente y focalizarte en los problemas de una forma más concisa.

Además, durante este ejercicio liberarás endorfinas en tu cuerpo. Esta es la hormona de la felicidad, que te ayudará a sentirte mucho mejor y a mejorar el descanso.

#2.- Respira profundamente

Lo sabemos, puedes estar pensando que esto es una tontería. No obstante, a pesar de su simplicidad, esta puede ser la mejor solución para acabar con algunas crisis de estrés. Sobre todo cuando estés enfrentándote a alguna emoción intensa, esta técnica de relajación puede ayudarte enormemente.

En cualquier caso, dale una oportunidad y cuando sientas que estás experimentando un pico alto de nerviosismo, practica lo siguiente:

– Inspira profundamente mientras cuentas de forma mental hasta 4.

– Mantén la respiración y vuelve a contar hasta 4 en tu mente.

– Suelta todo el aire de forma lenta mientras en tu mente cuentas hasta 8.

#3.- Ríete

Reír a carcajadas puede tener un efecto muy positivo sobre ti. De igual forma que ocurre con el deporte, reírte te hará liberar endorfinas y te sentirás mejor.

Además, la risa mejora el ritmo cardíaco, aumenta la irrigación sanguínea y la función pulmonar. De igual manera, tu piel lucirá mucho más luminosa. Así pues, puede resultar eficaz que te pongas monólogos o películas de comedia.

Tras esto, solo tendrás que preocuparte de dejar que tus carcajadas afloren y verás cómo tras este descanso te sentirás completamente renovada.

#4.- Aprende a parar tus pensamientos

En muchas ocasiones, tú serás tu peor enemiga. Tus propios pensamientos serán los que se dediquen a alimentar esa sensación de estrés emocional y malestar continuo que tienes. De poco valdrá que pongas en práctica otras técnicas si no eres capaz de controlar tu mente.

Por ello, lo ideal es que poco a poco comiences a decir «basta» a aquellos pensamientos que acrecienten tu sensación de nerviosismo. Para esto existen muchas técnicas diferentes. No obstante, nosotros vamos a darte unas pautas sencillas para que puedas empezar desde cero y aumentar tu control poco a poco.

– El primer paso será analizarte a ti misma. Cuando comiences a sentirte alterada o nerviosa párate a analizar qué pensamiento está rondando tu mente. Aunque en un principio te parezca que dicho pensamiento no tiene nada que ver, no te conformes. Analízalo en profundidad, párate a comprobar cuáles son sus connotaciones negativas y el tono que tiene. ¿Representa culpa, miedo al fracaso u odio hacia otras personas? Entonces, frénalo y aléjalo de tu mente.

– Para ello, solo tendrás que repetirte a ti misma «¡para ya!». Y, tras esto, deberás reformular el pensamiento de forma que tenga un tono más positivo y connotaciones constructivas para ti.

La principal dificultad que podrás encontrarte cuando comiences a practicar esta técnica para combatir el estrés es que no sepas reconocer bien los pensamientos que te alteran. En cualquier caso, en la práctica está la excelencia y cada paso que des será una gran victoria y avance para combatir el estrés.

#5.- Desconéctate

Ciertamente, el estrés también puede venir provocado por la continua conexión con los demás y con sus problemas. Sobre todo si eres una persona empática y comprometida con tu círculo, la exposición continua puede afectarte muy negativamente.

De igual forma, si tienes problemas en el trabajo o te sientes superada, no puedes estar continuamente conectada, debes parar y darte un respiro.

Por tanto, cuando te sientas sobrepasada por todo, lo ideal es que pienses primero en tu bienestar. Olvídate de quien te tenía que contar algo muy importante y de quien iba a llamarte para ultimar unos detalles de un proyecto. Olvídate de todo y date el tiempo que necesitas.

Esto no será más que una inversión a largo plazo, ya que de lo contrario solo harás renquear y arrastrar el estrés de ayer a hoy y el de hoy a mañana. Así pues, date un descanso cuando lo necesites. Esto te ayudará a saber cómo controlar el estrés y los nervios en el día a día.

Acude a profesionales

Por último, no queríamos terminar el post sin trasladarte un mensaje muy importante. Ante cualquier tipo de problema relacionado con el estrés o con la ansiedad, lo ideal es acudir a un experto.

En muchas ocasiones no le damos la suficiente importancia a los problemas psicológicos, pero es muy necesario que lo hagas, ya que, si no, estos pueden derivar en patologías más serias. De esta manera, si sientes que verdaderamente estás teniendo un problema, no lo dejes pasar y ponte en manos de profesionales experimentados.

Ellos podrán estudiar tu caso concreto, analizar cómo es tu día a día, explicarte las causas del estrés y darte unas pautas personalizadas para combatir el estrés de forma más eficaz.

Las cinco técnicas que te hemos mencionado anteriormente son completamente válidas. Pero, como suele decirse, cada persona es un mundo y puede que tú necesites apoyo psicológico para saber cómo superar el estrés y deshacerte de él de una vez por todas.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Combatir el estrés. 5 técnicas para conseguirlo
Scroll hacia arriba