Cómo combatir la depresión todo el año

combatir la depresión

La depresión está considerada como el problema mental del siglo XXI, ya que alrededor de un 15% de la población la padece en algún momento de su vida. Cómo combatir la depresión está considerada una de las consultas más frecuentes a los especialistas. Los síntomas de la depresión más habituales son la pérdida de interés por el mundo que nos rodea, una actitud de abatimiento abrumadora y un sentimiento de falta de esperanza.

Puede presentarse en cualquier momento del año, aunque hay determinados estímulos en las diferentes estaciones que pueden desencadenar una depresión o agravar un estado emocional.

La depresión y la falta de luz en invierno

El detonante fundamental en las alteraciones del estado de ánimo que se producen durante el invierno es la falta de luz. Así lo han determinado recientes estudios, como los realizados en la Universidad de Copenhague.

Durante los meses de invierno la actividad de la proteína que se encarga de transportar la serotonina en el organismo aumenta y las personas que no son capaces de controlar de forma efectiva dicha sustancia sufren, con más probabilidad, depresión en esta época del año. La relación es inversamente proporcional a la cantidad de serotonina en el cerebro, lo que desencadena la aparición de la depresión o el agravamiento de la misma. Esto es así porque es la serotonina la encargada de regular los ciclos de sueño, energía y del estado de ánimo.

Actualmente puedes optar por diversos tratamientos para tratar la depresión durante el invierno, como las terapias de luz y las terapias cognitivo-conductuales.

Cómo combatir la depresión en la primavera

Estadísticamente, la primavera es la época del año con mayor número de depresiones, que alcanza su punto álgido entre los meses de abril y junio. Normalmente viene precedida por señales indicativas, como insomnio, dolor de cabeza, falta de apetito y una angustia interior incontrolable.

Estos estados, a menudo, los puedes confundir con los síntomas de la astenia primaveral. Sin embargo, la astenia es un proceso leve y transitorio de adaptación a la nueva temporada, producido por el cambio de luz y temperatura en el ambiente y la depresión sería un nivel superior.

La tristeza, el cansancio generalizado y la alteración del sueño pueden ser síntomas de ambos estados. Pero mientras que las personas que padecen astenia primaveral verán cómo remiten en dos o tres semanas, los pacientes con depresión deberán ser tratados con terapia psicológica y si fuera necesario, con medicación.

La depresión durante los meses de verano

Aunque no es lo más frecuente, también puedes encontrar personas que se deprimen durante los meses de verano. Actualmente apenas un 1 % de las depresiones se produce en esta época del año.
Pero es previsible que, debido al calentamiento global y al aumento de los periodos veraniegos, la cifra aumente con el paso de los años. Este tipo de depresión, además, es más frecuente en las mujeres. Hay varias causas que influyen en la depresión veraniega:

Las altas temperaturas

Son muchas las personas que llevan mal el calor excesivo. Las temperaturas excesivamente altas pueden producir, en las personas que tengan especial rechazo a este clima, malestar físico e, incluso, aislamiento y falta de sociabilización.

La soledad

Estar solo puede ser un motivo de depresión durante todo el año, pero en verano se hace más evidente la falta de compañía para compartir los momentos de ocio. Esto se suma a observar de manera directa como los compañeros de trabajo, familiares o amigos veranean con sus parejas, aumentando ese sentimiento negativo que produce la soledad si no es elegida y se prefiere otra situación. Hazte con una lista de trucos para superar la tristeza en la depresión y, de esta manera, poco a poco te empezarás a encontrar mejor.

La imagen corporal

Con la ropa de verano es más difícil disimular los defectos que nos avergüenzan, y el momento de usar el traje de baño se puede convertir en un problema si nos sentimos inseguros con nuestra imagen corporal. Los complejos pueden hacer que se sufra en determinadas situaciones o que se renuncie a planes por no sentirse a gusto con uno mismo.

La falta de vacaciones

En nuestra sociedad actual, quedarnos sin salir de vacaciones, debido a cualquier motivo, nos puede producir un trastorno de ansiedad que derive en una depresión. El trabajo resulta más costoso cuando hace buen tiempo y te gustaría hacer otros planes, y en ese sentido tener en la cabeza una fecha de vacaciones hace que aumente tu motivación por saber que hay un cambio cercano. No tener vacaciones no solo hace que el ánimo en el trabajo disminuya sino que puede afectar a la productividad y eficacia al no sentir un nivel de energía adaecuado.

La depresión otoñal

La llegada del otoño, con la disminución de las horas de sol, la llegada de la lluvia y la bajada de temperaturas, supone para muchas personas un cambio emocional que puede derivar en una depresión. Además, en otoño se dan cambios corporales ya que se alteran los ritmos vitales por la disminución de la horas de luz y la llegada del frío.

¿Cómo superar la depresión estacional?

Para disminuir la incidencia del cambio estacional puedes llevar a cabo actividades que te ayuden a saber cómo superar la depresión, como las que te contamos a continuación:

Salir a la calle durante las horas de luz

Paseos, compras y otras gestiones las podemos realizar durante las horas de sol. El ejercicio al aire libre durante esas horas también nos ayudará a mejorar el estado de ánimo.

Dormir las horas necesarias

En esta época no es recomendable alterar los ritmos de vigilia y sueño, a menos que sea imprescindible. Cuidar la higiene del sueño hará que el nivel de energía sea suficiente para afrontar el día.

Activar la vida social

Los encuentros con amigos y familia son un antídoto contra el decaimiento y la tristeza. Además, puedes retomar actividades que te gusten y que durante el verano quedan interrumpidas: ciclos de conciertos, festivales de cine y teatro. Rodéate de personas positivas y con ganas de disfrutar la vida. Si puedes, cuéntale a alguien de confianza que tienes depresión, puesto que muchas veces esta enfermedad se oculta y no tiene nada que ver cómo luces a cómo te sientes por dentro. Además, dos cabezas piensan mejor que una: quizá a tu amigo/a se le ocurra alguna idea sobre cómo combatir la depresión. 

Cuida tu salud y tu alimentación

Mantener una dieta sana basada en una alimentación equilibrada tiene efectos positivos para la salud. Cambiar el consumo de alimentos azucarados por fruta, verdura o cereales se notará rápido a nivel físico. Esto te ayudará a preocuparte menos por tu apariencia actual y más por entender lo que estás viviendo.

Introduce cambios en tu rutina diaria

Haz algo de ejercicio, si no estás acostumbrada empieza por pequeños paseos, éstos tienen efectos beneficiosos para cuerpo y mente. Cuida el orden y la limpieza de tu hogar, de esta forma sentirás la tranquilidad de pasar tiempo en un lugar ordenado. Retoma un hobby que hayas dejado de lado por priorizar otras cosas, recuperar momentos para ti te hará sentir especial y mejorará tu estado de ánimo. Todos estos son pequeños pasos para llegar a tu gran propósito, que es saber cómo salir de la depresión.

Recuérdate tus fortalezas

Es importante que valores todo aquello que haces bien, aunque sean cosas que hagas a menudo. Felicítate por tus logros y no seas dura contigo misma en los fracasos. Debes ser paciente y amable contigo, tratarte bien es el primer paso para mejorar tu bienestar y entender cómo combatir la depresión. La clave para encontrarte bien está en ti, y solo tú tienes el poder para cambiar los pensamientos negativos que te invaden por otros que te hagan sentir mejor .

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Cómo combatir la depresión todo el año
Scroll hacia arriba