¿Cómo controlar los celos en una relación de pareja?

controlar los celos

Los celos son una emoción, o más bien una respuesta emocional, que sientes ante una amenaza. Te sientes celoso porque crees que puedes perder algo que consideras que es tuyo. ¿Cómo controlar los celos en tu relación? Te enseñamos cómo.

Los celos se convierten en un problema cuando son patológicos, incontrolables por tu parte o si te hacen reaccionar con conductas negativas para tu relación de pareja. Esto genera una situación desagradable para tu relación de pareja y para ti mismo, ya que los celos producen mucho nerviosismo e inseguridad.

Antes de explicarte cómo controlar los celos, queremos explicarte qué son, cuál puede ser su origen y por qué los sientes. Ten en cuenta que en ocasiones los celos tienen un fundamento, pero en otras muchas no lo tienen.

¿Qué son los celos y cuándo se convierten en patológicos?

El punto de partida es comprender qué son los celos, podemos definirlos como una reacción defensiva a una emoción que sientes. Existen distintas teorías, en concreto, en la teoría evolucionista los científicos consideran que los celos aparecieron hace más de un millón de años.

Durante miles de años, el hombre tenía que cuidar de su mujer para que no se fuera con otro y así no tener que alimentar a un hijo que no fuera el suyo o para asegurarse su propia descendencia. Por otra parte, la mujer tenía que preocuparse de que el hombre se quedara a su lado porque era quien le suministraba los recursos para el cuidado de la prole o cuando estaba embarazada.

Por tanto, el ser humano desarrolló los celos como una medida de defensa propia ante cualquier amenaza. Los hombres para velar por su descendencia genética, ya que no podían saber si los hijos eran suyos o no lo eran, y las mujeres para no quedarse solas con el cuidado de los pequeños.

Ahora estamos en el siglo XXI y las circunstancias de los hombres y de las mujeres han cambiado completamente. Sentir celos en un determinado momento es normal, forma parte de la especie humana, pero no lo es cuando interfieren en tus relaciones y suponen cierto control de los demás. En ese caso, se trata de celos patológicos o celopatía. Los muestran personas con actitudes tiránicas, dominadoras o controladoras. Y lo más difícil, es que en ocasiones ni siquiera se dan cuenta de que los padecen.

Síntomas de que padeces celopatía

Para saber si lo que sientes son celos patológicos, negativos o enfermizos, es importante que conozcas cuáles son sus principales síntomas y si te sientes identificado:

– Piensas de manera constante en lo que hace otra persona.

– No soportas que tu pareja hable con otras personas.

– Sospechas continuamente que te engaña y por eso la espías, miras su móvil, utilizas sus contraseñas y buscas información que te dé pistas sobre tu propia teoría.

– Quieres que tu pareja siempre esté contigo, tienes miedo de perderla y no te gusta que se relacione con otras personas o que salga con su grupo de amigos.

– La vigilas constantemente, la controlas para evitar que tus sospechas se cumplan.

A la hora de saber cómo controlar los celos, es aconsejable que los identifiques, que seas consciente de que los sientes. El hecho de reconocer el problema es el primer paso para poder superarlo, recuperar la confianza en ti mismo y retomar las riendas de tu propia vida para impedir que este tipo de emociones y actitudes tengan consecuencias negativas para ti y para tu relación.

Cómo controlar los celos

Como te hemos comentado, si te sorprendes a ti mismo pensando con frecuencia: «tengo celos cuando…» el primer paso para que la situación mejore es aceptar el problema. A partir de ahí es importante que empieces a controlar esos pensamientos negativos que te atormentan.

#1.- Observa tus pensamientos y mejora la seguridad en ti mismo

Los celos aparecen o se intensifican por la existencia de pensamientos negativos, por eso necesitas aprender a observarlos y a controlarlos. Pueden estar relacionados con una mala imagen de ti mismo o con una baja autoestima que te hace sentir inseguro.

Cuando tengas esos pensamientos, es interesante que los observes y los enfrentes, no dejes que te arrastren con respuestas que son meramente impulsivas o que dañan a los demás. Cuando aprendas a observarlos, también mejorarás tus reacciones para después cambiarlas.

Es fundamental que mejores tu autoestima y la seguridad en ti mismo. Acéptate tal y como eres, no busques la aprobación del resto de personas, empieza a quererte y a valorarte porque será esa seguridad la que mitigará los celos y te ayudará a controlar tus actitudes. Si alguien te engaña, no te merece. Y punto. Aprende a ponerte en tu lugar sin tener que espiar, perseguir ni trazar teorías basadas en sospechas que solo alimentan la duda y la incertidumbre. No puedes controlarlo todas las situaciones ni tampoco a las personas, pero sí  puedes controlarte a ti mismo. Eso es lo importante.

#2.- Centra tu atención en ti mismo, sin reclamar la de los demás

Este punto está completamente relacionado con el anterior. Una cosa es la imagen que tienes de ti mismo, que en el caso de las personas celosas puede ser baja, otra la que tienen los demás de ti y por último está la de la persona que quieres ser. Imagínate lo que nos complicamos la vida. Todo es más sencillo, acéptate tal y como eres. Aspira a mejorar, pero no te plantees la perfección como una meta. No la vas a conseguir y solo serás más infeliz.

Como no te sientes bien con la percepción que tienes de ti mismo, te juzgas continuamente, te sientes inseguro y te obsesionas con esa imagen perfecta e ideal que quieres conseguir. Reclamas la atención del resto de personas o de tu pareja para sentirte aceptado. Cuando no la tienes, entonces surgen los celos. Dejas tu bienestar en la actitud u opinión de los demás, en vez de centrarte en ti mismo.

Las personas celosas en ocasiones no se valoran lo suficiente y por eso sienten ese miedo, esa amenaza que finalmente se convierte en celos. No se puede ser feliz buscando la aprobación de los demás, de ahí que reforzar tu propia imagen y tu amor propio sea la clave del proceso de cómo controlar los celos.

#3.- Cambia las creencias para cambiar tu conducta

El control, el odio o la discusión forman parte del comportamiento celotípico que no responde a la lógica, sino más bien a las creencias. Eres consciente de que controlar a tu pareja no hará que estéis más unidos, sino todo lo contrario, sin embargo, no puedes evitarlo.

Para conseguirlo, tienes que aprender a controlar tus impulsos, a buscar nuevas perspectivas que te permitan analizar las situaciones desde otro punto de vista. Es importante que seas consciente de lo que piensas cada vez que sientes celos, así podrás identificar el conjunto de emociones y pensamientos negativos para poder controlarlos después.

Antes de juzgar, de atacar o de acusar, es importante que aprendas a escuchar y a expresar tus sentimientos. La comunicación es la base más sólida sobre la que debe apoyarse una pareja. Si fluye el diálogo entre vosotros, conseguirás expresar lo que sientes. De la misma manera, escuchar a tu pareja te ayudará a comprenderla, a saber qué le pasa.

También es importante que aprendas a diferenciar los pensamientos de los hechos. Los hechos tienen un fundamento; los pensamientos, no. Cuando aprendes a ver las cosas desde otra perspectiva y mejoras tu autoestima, te sientes más seguro de ti, con lo que evitas ese tipo de bucles negativos en tu mente.

#4.- Deja espacio y ayuda a los demás a crecer

Las relaciones se construyen a lo largo del tiempo, por eso es tan importante que cada uno de los miembros se sienta bien consigo mismo, que crezca como persona, que practique sus aficiones y que se sienta libre. La libertad es, precisamente, respetar al otro como persona y como pareja. En el momento en que los dos crecéis como personas, vuestra relación también se fortalece y además, esto os permite aprender cómo solucionar problemas de pareja. Y lo mismo pasa con las relaciones de amistad o en la familia.

Las personas celosas suelen repetir su comportamiento en diferentes facetas de su vida. A la hora de saber cómo superar los celos, es importante ser consciente de que el problema lo tienes tú y de que afecta a la mayor parte de las relaciones que estableces en tu vida, desde las de pareja, las de amistad, familiares o laborales.

#5.- Busca ayuda profesional

La celopatía parte de una base común, pero cada persona la vive de una manera distinta. Si consideras que no sabes cómo no ser celoso o no puedes controlar tus celos, es importante que busques el apoyo profesional que te ayude a mejorar tu autoestima y la seguridad en ti mismo, y en caso de que fuera necesario, llevar a cabo una terapia de pareja.

Cuando consigues reforzar la percepción de tu imagen personal, ganas confianza en ti mismo y amor propio, no solo logras controlar los celos, sino que te sientes bien como persona. Tú mismo te valoras lo suficiente como para no necesitar la aprobación de nadie, para no necesitar controlar la vida de nadie y para dar lo mejor de ti mismo. Así conseguirás no solo estar bien, sino tener relaciones saludables y evitar crisis de pareja por celos. Y ahí está la clave de cómo controlar los celos.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

¿Cómo controlar los celos en una relación de pareja?
Scroll hacia arriba