Cómo dejar una relación tóxica

cómo dejar una relación tóxica

Es importante saber cómo dejar una relación tóxica, no solo porque necesitas cortar con aquello que no te aporta, sino porque te conviene hacerlo de la mejor manera. Recordamos que las relaciones tóxicas son el polo opuesto de las saludables, es decir, que destruyen más que construyen.

Las relaciones negativas o tóxicas son muy perjudiciales para tu salud emocional, con lo que es importante que aprendas a detectarlas a tiempo y a cortar con ellas. Sin embargo, antes de entrar de lleno en los pasos a seguir para romper el vínculo, te explicamos cómo son estas relaciones para que puedas identificar las señales de alarma. Si eres capaz de identificarlas, ya sabes que lo mejor es dejar esta relación.

¿Cómo sé si estoy en una relación tóxica?

En este tipo de uniones se confunde el amor con todo aquello que no lo es, como puede ser posesión o dependencia. Recuerda que amor no es sufrimiento, sino que es respeto, libertad, acompañamiento, unión, atención, afecto, apoyo… El amor está formado por un sinfín de cualidades positivas. Así que no te confundas, y no dejes que te confundan.

Y por supuesto recuerda que aunque hablamos de relaciones tóxicas en el ámbito de pareja, también puedes vivir una relación tóxica en el trabajo o en cualquier otro contexto.

Señales de alarma a tener en cuenta

Los celos y el control suelen estar presentes en las relaciones no saludables. Apartarte de tu círculo familiar y de amistades, controlar tus movimientos o vigilar tu teléfono móvil son actitudes comunes en estos casos. Llega un punto en el que quizás sientas miedo al abandono lo cual puede provocar que no quieras expresar tu opinión en público para no discutir o para que no te menosprecie. El chantaje emocional es una constante, así que no te extrañes si además te sientes culpable tú.

También es común que acabes haciendo cosas que no te apetecen por el simple hecho de complacer al otro, o que te recuerde tus fallos o te trate de malos modos. En definitiva, este tipo de uniones acaban con tu amor propio, con tu confianza y con tu seguridad. Te anulan como persona y a veces ni siquiera te das cuenta. No lo permitas y, si te identificas, es el momento de finalizar esta relación. Leva anclas y zarpa de ese puerto sin sentirte culpable porque eso no es lo que necesitas en tu vida.

Por otra parte, conviene señalar que no todas las relaciones tóxicas atentan contra la dignidad del otro. Hay veces en las que simplemente son una fuente de amargura constante por la negatividad de uno de las dos partes. Una negatividad que se contagia. Así que si has intentado recuperar la ilusión y motivar a tu pareja, pero lo que acabas sintiendo es que su tristeza se ha instalado en ti y ya no disfrutas de nada, lo mejor es que pienses en dejar esa relación. No te sientas culpable por querer adueñarte de tu vida.

Consejos sobre cómo dejar una relación tóxica

Lo más probable es que descubras que estás en una relación tóxica más tarde que el resto de personas de tu entorno. Suele pasar porque no eres consciente de lo que te pasa y la otra persona lo justifica todo en nombre del amor. Sin embargo, lo importante es asimilar lo que te pasa, porque ese es el primer paso hacia tu libertad. Aprende cómo salir de una relación tóxica.

1. Piensa y traza una estrategia

Ten en cuenta que tu pareja es manipuladora, así que necesitas pensar y trazar una estrategia para romper de la mejor manera posible. No es el momento de funcionar por impulso, sino de meditar y reflexionar sobre el tipo de relación en la que te encuentras.

Si está atacando tu dignidad porque te humilla o menosprecia, la decisión será unilateral. En cuanto la hayas tomado, empieza a comportarte como una persona soltera. En cambio, si la otra persona no te ha hecho nada pero no quieres seguir con ella porque su negatividad te arrastra a ti, entonces es mejor que optes por un camino más pausado de comunicación y de apoyo.

2. Fíjate una fecha para finalizar la relación

Busca un día, una hora y un lugar para mantener la conversación en la que vas a decirle a tu pareja que la dejas. Prepárate un pequeño guión, aunque sea mental, de lo que vas a decir y las respuestas que le darás ante sus hipotéticas preguntas o la actitud que mantendrás frente a su previsible reacción. La planificación es fundamental a la hora de aprender cómo dejar una relación tóxica.

Si sientes nervios, céntrate en lo que estás diciendo y en nada más. Lo importante es que el mensaje se entienda y que comuniques bien lo que quieres, sin dramas y sin divagaciones para que no haya lugar a malentendidos.

3. Muestra apoyo, pero mantén la distancia

Puedes mostrar tu apoyo a la otra persona, pero siempre dejando claro que tu decisión no es negociable para evitar la creación de falsas esperanzas y reproches posteriores. La fase que sigue a la ruptura es difícil y complicada, y es posible que tu ex pareja lo pase mal. Puedes ofrecerle tu apoyo, pero también debes estar alerta a los síntomas del chantaje emocional. Lo más probable es que lo utilice para llamar tu atención o hacerte sentir culpable. No dejes que te manipule ahora que ya sabes cómo dejar una relación tóxica.

Por otra parte, también puedes sugerirle a la otra persona que busque ayuda si así lo necesita, pero no asumas tú el rol de psicólogo porque solo conseguirás que se cree más dependencia. Es importante que tu ya ex pareja desarrolle herramientas para gestionar sus emociones y convertirse en una persona más positiva.

¿Es bueno mantener el contacto después?

Muchas personas rompen y siguen manteniendo contacto. ¿Es bueno hacerlo? La verdad es que la respuesta podría depender del tipo de relación que tenías y de cómo hayáis quedado tras la ruptura. Sin embargo, lo mejor es alejarse y evitar ese contacto, sobre todo durante los primeros meses. Ya no sois pareja, de manera que ambas personas debéis seguir con vuestras vidas.

Es posible que al cabo de un tiempo volváis a recuperar el contacto, o incluso que podáis mantener una amistad, pero al principio lo aconsejable es marcar distancia para evitar segundas partes, recaídas, discusiones, reproches y malentendidos. En estos casos, puede ocurrir que se produzcan episodios de chantaje que os atrapen a ambas partes y entréis en una especie de círculo vicioso.

Ahora tienes la oportunidad de romper con tu pasado y seguir con tu vida. Es el momento de que la aproveches. Sal con tus amigos, socializa y conoce gente nueva, recupera antiguas amistades, practica una afición y mantén la cabeza ocupada para que te resulte más sencillo el proceso. Recuerda cómo era tu vida antes de empezar con la persona que acabas de dejar y recupérala.

Cuando hablamos de romper el contacto, nos referimos a todo lo relacionado con esa personal. Antes, cuando cortabas una relación si no querías saber nada de la otra persona, no lo sabías. Ahora es diferente. Las redes sociales nos mantienen puntualmente informados de los movimientos de los demás, así que puede ser más complicado pasar página. Borra, bloquea y pon tierra de por medio. Es importante que lo hagas no solo para evitar el contacto, sino para no caer en la tentación de consultar sus perfiles sociales y hacer un seguimiento de su vida.

Aprende a poner límites

Has cortado con la relación tras aprender cómo dejar una relación tóxica y has decidido mantener distancia, sin embargo, es posible que tu ex pareja no esté de acuerdo con ninguna de las dos decisiones. Es el momento de que aprendas a poner límites para no sentir pena, ni tampoco culpa, ni obediencia, ni nada de lo que sentías cuando erais pareja.

En este punto es fundamental que trabajes tu autoestima. Las relaciones tóxicas nos pasan factura. Con el tiempo verás que te conviertes en una persona diferente. Ahora no eres ni la sombra de lo que podrás llegar a ser cuando te recuperes, así que toca ponerte manos a la obra.

Ten en cuenta que todas las rupturas tienen sus fases. Hay personas a las que les cuesta más que a otras, pero todas pasan por un torrente emocional que es importante aprender a gestionar. Igual sientes que te has liberado o notas que pasas unos días más nostálgicos porque los recuerdos van y vienen a tu mente. También necesitas un tiempo para ti, para encontrarte de nuevo y saber qué es lo que quieres. Lo que no quieres ya lo tienes claro, y ese paso es importante para tu amor propio.

Así que ahora es el momento de pasar ese duelo que para ti es positivo. Has salido a la luz y te has desprendido de una relación que no te dejaba avanzar y te anulaba como persona. Has tomado una decisión con la que has de ser consecuente y tu salud emocional te lo agradecerá.

Ahora ya sabes cómo dejar una relación tóxica. Como te hemos explicado, lo primero es saber que estás en una, tomar conciencia. Una vez eres consciente, es el momento de que traces un plan y te mantengas firme en tu decisión de dejar atrás para poder seguir con tu vida.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Cómo dejar una relación tóxica
Scroll hacia arriba