Cómo gestionar relación con tu pareja a distancia por aislamiento

La situación de aislamiento que estamos viviendo, aunque a priori pueda parecer que afecta más a la convivencia de las personas que pasan el confinamiento juntas, también influye a aquellas relaciones que se viven a distancia.

Las parejas acostumbradas a vivir separadas, aunque no tengan contacto tan continuo mantienen una serie de rutinas que también se ven afectadas por la cuarentena. Las situaciones de crisis tienden a generar alteraciones en el equilibrio emocional, por eso es necesario afrontarlas desde una perspectiva positiva para evitar problemas en la relación. Por este motivo nos gustaría hacer unas recomendaciones a todos aquellos que tienen que afrontar el confinamiento lejos de su pareja.

#1.- Simular situaciones de la vida real

Una cena juntos, una noche de cine, una tarde de juegos de mesa… muchos son los planes que se pueden replicar a distancia gracias a la tecnología. Probablemente ya estéis acostumbrados a llevar a la vida virtual muchas de las actividades que la distancia os impide hacer juntos y este es un buen momento para innovar.

Estos planes son estímulos positivos que, además de generar cercanía en la pareja, ayudan a salir de la rutina del aislamiento y a que el tiempo pase más rápido.

#2.- Evitar reproches

La preocupación, el miedo y la incertidumbre producida por la expansión del virus determinan la emocionalidad de las personas generando en muchos momentos frustración, estrés y tristeza que es fácil expresar en el entorno de confianza. Es por esto por lo que la pareja es la persona con la que, independientemente de la situación, el impacto de las emociones tiene más potencia.

Esto no significa que no se puedan dar discusiones o que no se permita hablar del pasado, sino que es necesario prestar especial atención al tono con el que se comunican, evitando por supuesto el revanchismo.

#3.- Conversaciones no centradas en el virus

A pesar de que comentar ciertos aspectos de la pandemia sea lógico, tales como el tiempo que durará el estado de alarma, en qué momento podrán volver a verse o qué planes quedan cancelados por ella, es necesario no centrar las conversaciones en datos sobre el virus. Los medios de comunicación, las redes sociales o las llamadas con familiares, con mucha probabilidad tienen un alto contenido de información sobre la crisis y resulta fundamental salir del círculo vicioso.

En una relación es clave mantener una comunicación afectiva adecuada y no se puede sustituir el tema central de las llamadas por datos continuos sobre la epidemia.

#4.- Centrar la atención en las emociones positivas

Dentro de la situación de alarma que estamos viviendo también existen datos positivos, por ejemplo, el índice bajo de mortalidad o el trabajo para controlar la propagación. No centrarse en las informaciones y emociones negativas hará que la actitud y la motivación en la comunicación de pareja sea más favorable.

Puede ser útil repasar aquellas épocas difíciles y reflexionar sobre cómo lo gestionasteis y salisteis reforzados. Conseguir que el miedo no domine vuestras emociones, pensamientos y conductas hará que se pueda mantener un nivel de tranquilidad que favorezca la frecuencia de momentos agradables en pareja. Recuerda que el humor es un ingrediente básico y necesario en cualquier relación.

#5.- Potencia la cercanía emocional

Es muy posible que a pesar de no vivir juntos os enfrentéis a una separación más prolongada de lo habitual. En una pareja el contacto físico es una de las bases de la relación ya que implica un gran número de emociones y contribuye a que se lleven a cabo conexiones a nivel cerebral.

Será necesario suplir este contacto corporal con una mayor cercanía emocional. Para ello es fundamental partir de la base de que los mapas sentimentales de ambos pueden ser muy diferentes y por tanto cada uno puede vivir la situación actual de una forma y no será útil juzgar la del otro sino afrontarla.

Otro punto relevante es que, si de forma natural no somos capaces de adivinar lo que la otra persona está pensando o sintiendo, tras un periodo de separación prolongado probablemente cueste más. Por eso, potenciar la comunicación, la expresión de emociones y la empatía en estos días es fundamental para superar con éxito esta separación. No olvides que la distancia emocional produce efectos negativos más potentes que la distancia física, y una de las dos ahora está en vuestra mano.

#6.- Vivir en el día a día

Igual que no resulta positivo centrar las conversaciones en la pandemia, tampoco lo será hacerlo en todo lo que vendrá después. Por supuesto que los planes futuros forman parte de vuestras llamadas, pero convertirlo en el centro de todas ellas puede terminar generando impaciencia y frustración. Por eso, sin dejarlo a un lado de forma rígida, será eficaz vivir en el presente o futuro más inmediato para mantener el equilibrio emocional.

Evitar anticipaciones recurrentes tendrá una importancia mayor si estas son negativas y llevan a ponerse en lo peor ya que no existe la posibilidad de prever lo que ocurrirá. Ser optimistas favorece una adaptación positiva, algo esencial para que los días que quedan para veros sean lo más llevaderos posible.

Cómo gestionar relación con tu pareja a distancia por aislamiento
Scroll hacia arriba