Cómo no ser celoso

no ser celoso

Los celos son un sentimiento que puede afectar a cualquier persona. De hecho, no es difícil ver a personas celosas en relaciones tanto de amor como de amistad o familiares. No obstante, estos celos pueden convertirse en un problema grave que acabe erosionando tus relaciones y sea motivo de su ruptura. Por ello, en este artículo vamos a explicarte una serie de mecanismos para que sepas cómo no ser celoso.

¿Qué son los celos?

Lo primero que debes tener claro es que sentir celos no es algo fuera de lo normal. De hecho, es un sentimiento muy humano que incluso los niños pequeños sienten.

Sin embargo, existe una diferencia considerable entre los celos «normales» y los celos patológicos y que, por tanto se vuelven dañinos. También es importante entender que, aunque en ocasiones pueda confundirse, los celos no son como la envidia.

Por el contrario, este sentimiento implica cierto temor a perder algo o a alguien. Así pues, según la Real Academia de la Lengua Española los celos son un interés extremado y activo que puedes sentir por alguien o por algo. Pero también puede implicar ese recelo que puedes sentir cuando alguien muestre afecto o disfrute con otra persona.

Su última definición lo describe como una sospecha, inquietud y recelo de que la persona que amas le dé su cariño a otra. Aquí puedes leer más sobre qué son los celos.

¿Por qué somos celosos?

Si te sorprendes pensando «tengo celos cuando…» en varias ocasiones, has de saber que  ese sentimiento es inherente a la naturaleza de las personas. Tanto en hombres como en mujeres ocurre de la misma manera y se relaciona con el deseo de proteger lo que se quiere.

En el ámbito amoroso, la persona celosa tiene un miedo muy elevado a perder a su pareja y esto hace que se manifiesten los celos. El problema es que, en muchas ocasiones, las relaciones están bien hasta que aparecen los celos y las actitudes que estos conllevan.

Siendo pues el detonante de la ruptura estas actitudes o acciones que llevan a cabo las personas celosas. De nuevo, volvemos a la idea de que los celos son un sentimiento normal pero que hay que saber controlar para no dar lugar a comportamientos fuera de lugar. Aquí puedes leer más sobre qué es la celopatía.

¿Cómo no ser celoso?

Esta es la pregunta del millón. Lo más normal es que las personas, a lo largo de nuestra vida desarrollemos mecanismos que nos permitan modular nuestros celos. Esto es, que aunque se presente este sentimiento, sepamos aplacarlo y racionalizarlo para descartarlo o apaciguarlo de una forma sencilla.

Generalmente, los hermanos tienen un gran papel en esto. Seguro que has visto como en alguna familia, el hermano mayor siente celos del pequeño y entonces le niega su cariño, le quita los juguetes o incluso le pega. Esto ocurre porque el mayor ve cómo los padres prestan mucha atención al nuevo hermano y él pasa a un segundo plano. Esto se siente como una amenaza para él y hasta que los padres no le corrigen, el niño sigue manifestando actitudes negativas con el nuevo miembro de la familia.

Es desde este momento cuando aprendemos a controlar los celos. Cada riña y castigo por un mal comportamiento hace que entendamos que las reacciones más primitivas de los celos están mal. Pero claro, en las relaciones todo se torna algo más complejo.

Muchas veces este sentimiento puede apoderarse de ti y hacer que trates mal a tu pareja, que le grites, le acuses de algo que solo tú has imaginado… También puede llevarte a tener actitudes obsesivas como espiar su teléfono o seguirle para ver si te miente.

Realmente, esto no es más que una manifestación de tu inseguridad la cual debes asumir y afrontar.

#1.- Reconoce que estás sintiendo celos

El primer paso para entender cómo superar los celos es que reconozcas que los estás sintiendo. Esto es primordial para que los consejos que te ayudarán a cambiar tu actitud sean efectivos.

A fin de cuentas, si no reconoces que tienes un problema no puedes encontrarle solución. Por tanto, has de liberarte de cualquier tipo de prejuicio y reconocer que estás sintiendo celos y que no los estás llevando bien.

#2.- Plantéate si verdaderamente quieres cambiar

Aunque en un primer momento esto pueda chirriarte, es algo que debes pararte a pensar. Tienes que valorar si estás dispuesta a cambiar ya que, de lo contrario, no servirá para nada ninguno de los consejos o pautas que apliques en tu día a día.

En definitiva, tienes que reflexionar si vas a tener la voluntad suficiente como para desterrar los celos de tu vida definitivamente y ponerte a ello con energía y determinación. A fin de cuentas, hay que cambiar muchas actitudes y si no estás completamente segura puede que no te sirva para nada el tiempo invertido.

#3.- Aprende a detectar los celos

Y ahora estarás pensado que esto es fácil. Pero te aseguramos que no lo es. Identificar cuándo te estás comportando de forma celosa no es tan fácil como crees. Por el contrario, puede hacerse muy cuesta arriba ya que son maneras y actitudes que has reproducido durante mucho tiempo y que aparecen de forma automática.

Así pues, cuando este miedo a perder a tu pareja aparezca, debes detectarlo y anotar qué lo ha desencadenado. Pero esto no se queda aquí ya que tendrás que dar otro paso más.

Tienes que ser honesta contigo misma y reconocer los momentos en los que pierdes los nervios. Por ejemplo, si te pones a gritar a tu pareja o a revisar su teléfono. Esto es perder los nervios y cuando ocurra tienes que reflexionar sobre si la situación que te ha hecho ponerte así es real o imaginaria. Si no tienes ninguna prueba de que tu pareja te sea infiel, no tienes por qué sentirte de esta manera.

#4.- Sé realista

Es decir, que pienses de manera realista en cuanto a tu relación. Cuando el pensamiento de que tu pareja te está engañando se manifieste en ti, piensa en todas las veces que te ha demostrado cuánto te quiere y en la ausencia de pruebas que tienes acerca de la posible infidelidad.

Esto te ayudará a calmarte y será un mecanismo muy eficaz para sacar los celos de tu cabeza.

#5.- Céntrate y trabaja en ti

Aunque ya lo hemos mencionado anteriormente, no está de más remarcar el hecho de que los celos, en muchas ocasiones, son una manifestación de tu propia inseguridad o baja autoestima. Además, este sentimiento puede llevarte a generar una dependencia emocional muy fuerte, lo cual no es positivo para ti.

Debes aprender a superar el miedo a ser abandonada. De lo contrario, nunca podrás deshacerte completamente de los celos. Así pues, para aprender cómo no ser celoso tienes que centrarte en ti y fortalecerte desde dentro.

#6.- Confía en tu pareja

La confianza es algo muy importante para que los celos abandonen la relación. Si no hay confianza, es normal que este sentimiento aparezca. Por tanto, antes de centrarte en aprender cómo no ser celoso, deberías pensar en tu relación.

A fin de cuentas, para que esta sea sana tiene que estar basada en el respeto y la confianza mutua. Analiza tu relación ya que quizás este sentimiento sea la manifestación de un problema de base que poco tiene que ver con el motivo real de los celos.

Debes dejar que la otra persona haga su vida al igual que la haces tú y no coaccionarle por ello. Si ni tú ni tu pareja tenéis vuestro propio espacio, la relación está destinada al fracaso.

#7.- Mejora la comunicación con tu pareja

La comunicación es una parte vital de cualquier relación. Por ello, si se erosiona, puede dar lugar a la aparición de celos.

Si sientes que ya no te trata como antes o que no habláis tanto, antes que pensar que te está engañando, habla con él o ella y pon las cartas sobre la mesa. A lo mejor esto se debe a que existe un mayor estrés o hay cualquier preocupación ajena a la pareja que le hace estar más distante.

Así pues, la buena comunicación puede ser una forma ideal de evitar conflictos entre los dos.

#8.- Olvídate de tu pasado

El último consejo que vamos a darte está relacionado con tus experiencias amorosas anteriores. En muchos casos, las personas que han sido engañadas comienzan a manifestar celos en su comportamiento como mecanismo de defensa con las demás parejas.

Por tanto, es muy importante que olvides tu pasado amoroso y te centres en lo bueno de tu relación para evitar sentir estos celos.

Acude a un profesional si lo necesitas

Aunque estos consejos pueden serte muy útiles para aprender cómo no ser celoso o cómo controlar los celos, es muy importante que, si te sientes incapaz de cambiar por ti misma, te pongas en manos de un experto.

Hay personas que necesitarán un apoyo extra para poder superar sus comportamientos celosos y reconstruirse a sí mismos. En ocasiones, este sentimiento puede esconder algo mucho más grave relacionado con la autoestima o la confianza en uno mismo y puede ser beneficioso ser tratado por un profesional.

Así pues, pon en marcha estos consejos para saber cómo no ser celoso pero no descartes la opción de ponerte en manos de un psicólogo en caso de que fuera necesario.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Cómo no ser celoso
Scroll hacia arriba