Cómo quitar la depresión. Claves para conseguirlo

quitar la depresión

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que cada vez afecta a más personas. Por ello, es de vital importancia conocer a fondo en qué consiste y abordarlo con la importancia que merece. Así pues, en este artículo vamos a dar una serie de consejos que te ayudarán a saber cómo quitar la depresión de una forma sencilla y progresiva.

¿Qué es la depresión?

Para que entiendas mejor en qué consiste la depresión conviene conocer su etimología. Esta palabra proviene del término latino depressio que es una variación de depressus. Esta última significa «derribado» o «abatido». Así pues, desde el propio significado etimológico del término puedes adivinar a qué hace referencia.

Desde el punto de vista psicológico, la depresión es un trastorno que afecta negativamente a tu estado de ánimo. De esta manera, experimentarás sensaciones desagradables como la infelicidad, culpabilidad, irritabilidad, desánimo y abatimiento. Esto impedirá que puedas disfrutar de los momentos positivos de tu vida cotidiana, lo cual te sumirá aún más en este estado de apatía.

Síntomas de la depresión

Para saber si estás padeciendo este trastorno es necesario que conozcas los síntomas que generará en ti. Por tanto, hemos creído conveniente hacer un listado de estos indicios para que puedas analizar tu situación. Así pues, veamos cuáles son los signos más comunes, que aparecen siempre junto a un estado de ánimo bajo:

  • Irritabilidad: si padeces depresión es muy probable que sientas que te enfadas por cualquier situación de forma injustificada.
  • Alteración del sueño: puede ocurrir que te cueste mucho conciliar el sueño o todo lo contrario, que duermas más horas de lo habitual. Sea el caso que sea, suele aparecer sensación de falta de energía porque a pesar de las horas de sueño el descanso no es reparador.
  • Cambios en el apetito: es normal que se den cambios en el apetito, provocando una exceso de ingesta o una alimentación insuficiente. Esto suele ir acompañado de cambios de peso, pudiendo darse un aumento o disminución brusco en periodos de tiempo relativamente reducidos.
  • Cansancio y falta de energía para hacer las cosas que antes hacías sin ningún problema. Se trata de una desgana generalizada que te inmoviliza impidiéndote el desarrollo normal de tu vida.
  • Sentimientos de odio hacia ti misma. Puede que te sientas culpable por sentirte mal, que te sientas poco útil por no poder hacer lo que antes sí hacías…
  • Falta de concentración: tu mente estará dispersa y pasarás de un pensamiento a otro de forma aleatoria sin que exista una justificación.
  • Abandono de actividades cotidianas debido al mal sentimiento generalizado que sientes.
  • Sentimientos de desesperanza en cuanto a la posibilidad de recuperarse y de abandono por tu parte y la de los demás. En ocasiones, esto puede llevar a tener pensamientos de muerte o suicidio.
  • Pérdida de la libido sexual y desgana para hacer cualquier actividad que antes si te aportaba felicidad.

Consecuencias de padecer depresión

Las consecuencias de la depresión se extienden al ámbito emocional y físico. De hecho, si no se pone remedio a este problema lo más probable es que derive en otras alteraciones que pueden minar notablemente tu salud.

Disminución de la autoestima

Aunque en muchos casos no se valora la autoestima como se merece, esta es la gasolina de tu vida. Sin autoestima no tendrás capacidad para enfrentarte a las vicisitudes que se te presenten. Pero tampoco podrás valorar aquellos detalles que te hacen feliz. Creerás que no vales nada y que no mereces nada, abandonándote y aislándote de lo bueno que te rodea.

Pérdidas personales

Es decir, pérdida de pareja, amigos o familiares. La depresión puede llevarte a ser tremendamente irritable y en ocasiones injusto con la gente que te rodea. Si no pones solución a este problema puedes terminar perdiendo relaciones muy importantes para ti.

Si lo piensas detenidamente, una mala actitud espanta a cualquiera. Pero si, además, a esto se une a la desgana, tristeza y evasión de reuniones sociales no es nada extraño que el entorno se resienta y ponga terreno de por medio.

Pérdida del trabajo

Este estado de ánimo también te afectará en tu puesto de trabajo negativamente. Tu eficiencia y productividad descenderán, faltarás a menudo debido a los problemas para dormir y al cansancio generalizado y tu capacidad de concentración no será la misma.

Esto puede derivar incluso en la pérdida de tu puesto de trabajo. Por lo que es de vital importancia que aprendas cómo superar la depresión.

Problemas físicos

Lo que pasa en la mente repercute en el cuerpo. Por ello, la depresión puede generarte dolores de cabeza, molestias musculares o un cansancio generalizado. De igual forma, también debilitará tu sistema inmunitario y afectará negativamente a tu salud cardiovascular.

¿Cómo quitar la depresión?

Pues bien, lo principal es que sepas cómo combatir la depresión, ya que este estado te impedirá ver el final del túnel. No obstante, te recomendamos que, si crees que esta puede ser tu situación, acudas a profesionales especializados para que estos puedan estudiar tu caso concreto. Solo de esta manera tendrás la seguridad de que estás ante la persona adecuada para mejorar y sentirte mejor.

Aceptar la depresión

El primer requisito que tienes que cumplir para poder superar este problema es asumir que lo tienes. Aceptar que no estás bien y que debes afrontar los sentimientos que produce la depresión para poder salir de ella. Este es el primer paso, pero quizá pueda resultar el más complicado.

Actívate

Por mucho cansancio, desgana y malestar que sientas no debes dejarte llevar por estos sentimientos. Por el contrario lo ideal es que vayas retomando, de forma progresiva y sin prisa, aquellas actividades que te hacían sentir bien.

Desde la lectura hasta salir a pasear o ir al gimnasio. Todo lo que te hacía sentir bien debe volver a tu vida. Sobre todo, pueden ayudarte las actividades al aire libre ya que la paz y tranquilidad que aportan será un soplo de aire fresco para tu estado de ánimo.

Deshazte de los pensamientos negativos

Este paso puede ser también uno de los más complejos. Para conseguir eliminar los malos pensamientos deberás aprender a identificarlos, lo que puede ser complicado porque los tendrás tan interiorizados que apenas los apreciarás.

Estos pensamientos son aquellos que minan tu autoestima como por ejemplo: «no voy a mejorar nunca», «siempre lo hago todo mal»… Esos pequeños comentarios que aparecen en nuestra mente sin que nos demos cuenta y que, poco a poco, nos afectan de forma muy negativa.

Enfréntate a las vicisitudes

Evitar y huir de los problemas es algo muy común cuando se sufre depresión. Sin embargo, esto solo te servirá para, poco a poco, ir sumando gotas en el vaso hasta que este se colme.

Si, en lugar de esto, tomas una postura activa y comienzas a enfrentarte a tus problemas, tu situación mejorará. Esto ayudará a que tu autoestima se vea reforzada y te veas capaz de tomar decisiones y afrontar las dificultades. Cuando vayas consiguiendo objetivos te darás cuenta de que tiene un sentido seguir hacia delante y todo esto te ayudará a restablecer el estado de ánimo.

Ponte metas

Una de las principales causas de la depresión es la ausencia de metas y objetivos. Por tanto, si quieres aprender cómo quitar la depresión tienes que establecerte nuevos objetivos que quieras cumplir.

Si no existe un leitmotiv, no podrás reunir la fuerza necesaria para salir adelante. Así pues, el establecimiento de metas que alcanzar es una forma más que positiva de activar tus buenos sentimientos. Estas metas no tienen que estar relacionadas con la depresión aunque si así lo deseas pueden estarlo. Por tanto, puedes proponerte, por ejemplo, perder peso, comer mejor o hacer más ejercicio.

Pero también podrás establecerte objetivos como retomar la relación con viejos amigos, ser más sociable, o levantarte temprano cada mañana. Pequeños logros que se vuelven grandes para una persona que sufre de depresión. En este sentido es necesario que seas especialmente cuidadosa con la dificultad de dichos objetivos, proponiéndote siempre que sea posible, metas sencillas y próximas en el tiempo. De esta manera conseguirás sentirte bien por haberlo cumplido y evitarás la frustración por no haber sido capaz al tratarse de un objetivo complicado, uno de los pasos principales para entender cómo salir de la depresión.

Aprende técnicas de relajación

La relajación es de vital importancia si quieres perder de vista a la depresión. Como hemos mencionado anteriormente, la depresión puede ir acompañada de estrés y ansiedad. Y estos dos sentimientos no hacen otra cosa que agravar y arraigar en ti el estado de ánimo negativo.

Así pues, aprendiendo a relajarte de forma efectiva y haciéndolo cuando lo necesites podrás ganarle terreno a este trastorno. Además, cuando te relajas, tu estado psicológico se encuentra más sereno y tu forma de pensar se vuelve menos negativa, aprensiva y rígida.

Ganas, empeño y ayuda profesional

Antes de terminar este artículo queremos dejarte claros unos factores muy importantes. El primero de ellos son las ganas. Las alteraciones psicológicas producen dificultades en diferentes ámbitos de la persona, no obstante, si tienes ganas de superarlas y paciencia para mejorar de forma progresiva, podrás superarlas.

Por otro lado, el empeño y el esfuerzo son un pilar básico. Sin ellos, por muchas ganas que tengas de mejorar tu situación, no podrás vencer a este trastorno. Así pues, estos dos factores son imprescindibles para tu recuperación.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Cómo quitar la depresión. Claves para conseguirlo
Scroll hacia arriba