Cómo saber si tengo estrés

Cómo saber si tengo estrés

Si te preguntas: «cómo saber si tengo estrés«, sigue leyendo. El estrés y la ansiedad son dos reacciones que forman parte del repertorio de conductas habituales del ser humano. Como se suelen abordar juntas y tienen rasgos parecidos, muchas personas creen que son lo mismo. De hecho, en el habla cotidiana se mencionan estrés y ansiedad como si fueran la misma cosa. Pero en realidad, verás que hay importantes diferencias que las separan.

El estrés

Una primera definición de qué es el estrés, podría ser la respuesta ante un peligro. Un mecanismo que prepara al cuerpo para luchar o huir. Por lo tanto, parece ser algo beneficioso, ya que sin esa tensión las posibilidades de sobrevivir ante una amenaza vital serían mucho más reducidas.

La biología se sirvió del estrés para la supervivencia, pero hoy nuestros retos no son escapar de un león. En cambio, el estrés aparece en nuestra vida cotidiana creando una respuesta física exagerada ante problemas de los que no depende nuestra existencia, como puede ser el estrés de la convivencia o el estrés ante una boda.

Un factor añadido que agrava la cuestión es que, a veces, la respuesta corporal del estrés puede alargarse después de haber ocurrido el hecho que la desencadenó. Y esto tiene repercusiones para la salud física y psicológica. Por eso es tan importante que sepas controlar tu estrés para indicarle a tu cuerpo que no es necesario.

La ansiedad

La ansiedad, por su parte, es la consecuencia emocional de una situación estresante, real o ficticia. Esto es importante porque en muchos casos se da una ansiedad anticipatoria cuando se prevé un suceso que nos puede dañar. Por ejemplo, si esperamos una nota de suspenso tras un examen importante o sospechamos que alguien nos va a dar una mala noticia. Este recurso también es adaptativo porque nos ayuda a prepararnos mentalmente para pasar un mal trago. Pero muchas veces no es necesario ponerse en lo peor, así que es un sufrimiento gratuito. Aquí puedes realizar un test de ansiedad para reflexionar sobre tu situación actual.

Como en el estrés, la ansiedad no tiene por qué ser siempre negativa. Si esperamos (con ansiedad) iniciar un viaje o que llegue el día de una fiesta, esa tensión puede activar nuestro cerebro de una forma agradable. Nos genera una actitud positiva ante la vida, porque nuestras expectativas son optimistas. El lado negativo es anticipar desastres, enfermedades y sufrimientos sin tener ninguna razón. Esto crea un estado de ánimo negativo, que seguirá alimentando la ansiedad que sentimos. Podemos exponer dos ejemplos, uno de estrés y otro de ansiedad, para entender mejor sus diferencias más destacadas.

Una forma fácil de diferenciar ansiedad y estrés

Aunque no es la forma más ortodoxa desde el punto de vista de la psicología, una forma muy resumida y sencilla de entender la diferencia entre ansiedad y estrés es asociar cada término al momento y características de la amenaza.

Estrés

Se puede decir que tienes estrés cuando tu mente y tu cuerpo generan una reacción de alerta ante una amenaza presente, vigente, tangible. Por ejemplo: una fecha límite para entregar un trabajo, un perro ladrándote y mostrándote los dientes en un callejón, o la turbulencia en un avión. Todo esto existe de verdad, lo ves tú y lo puede ver el resto del mundo y está sucediendo ahora mismo o a punto de suceder en un corto o cortísimo plazo. Aquí puedes leer más información sobre cómo se siente una persona estresada.

Ansiedad

Se puede decir que tienes ansiedad cuando tu mente y tu cuerpo crean una atmósfera de alerta constante ante una amenaza que no existe en el mundo tangible o que podría llegar a existir en el futuro, pero que no está presente ahora mismo. Por ejemplo: el miedo a que tu novio se divorcie de ti en el quinto año de matrimonio; es decir, estás anticipando una situación que está muy lejos de ocurrir puesto que, para empezar, tu novio tiene que casarse contigo primero, ser tu marido durante cinco años y entonces, y sólo entonces, plantear la idea del divorcio. Esto puede que pase, pero no es una amenaza real para tu relación de pareja ahora mismo, te estás agobiando porque estás anticipando.

Cómo saber si tengo estrés o ansiedad: dos ejemplos

Para hacer más fácil la tarea de comprender la diferencia entre ansiedad y estrés y saber cómo controlar los nervios que produce, vamos a tirar de ejemplos.

Marta es una mujer de mediana edad, con dos hijos y un trabajo muy absorbente al que le dedica muchas horas. En su jornada tiene que tomar muchas decisiones y atender a proveedores y clientes. También tiene que atender su casa, recoger a los niños en el cole y llevarlos a distintas actividades durante la semana.

El móvil de Marta no para de sonar, hasta cuando está en casa tiene la cabeza llena de asuntos pendientes. Termina cada día agotada ya veces no logra conciliar el sueño por las preocupaciones. Sin embargo, llega el fin de semana y Marta es capaz de desconectar. Suele aprovechar para salir de la ciudad y se ha acostumbrado a que todo lo pendiente pueda esperar hasta el lunes. Gracias a ese dominio de su tiempo se libera del estrés y las prisas durante el fin de semana.

Elena es una amiga de Marta, pero su situación es muy distinta. No tiene trabajo desde hace años. El estrés de buscar y no encontrar le ha generado un estado de ansiedad permanente. Se pasa el día sin hacer nada y eso le causa angustia. Tiene sentimientos de ser una inútil y unas expectativas muy negativas sobre su futuro. Aunque no deja de buscar, su ánimo ya no es el que era. Ha perdido su antigua vitalidad y empieza a tener problemas de salud. No tiene ganas de salir de casa y ha ganado peso, lo que aún deteriora más su autoestima.

El último fin de semana, Marta invitó a Elena a pasarlo con ella y los niños. Elena no tenía ganas, se sentía mal y se excusó diciendo que tenía que rehacer su currículum otra vez. Elena no es capaz de darse una pausa, aunque no tiene nada que hacer. Se ha instalado en una permanente ansiedad de la que no logra salir.

Superar el estrés y la ansiedad es posible

Ahora que puedes responder a la pregunta: ¿cómo saber si tengo estrés o ansiedad?, si has encontrado coincidencias entre los síntomas mencionados y tu estado actual, debes entender cómo superar el estrés, pues es posible. En algo coinciden la ansiedad y el estrés: si tu cuerpo sigue generando señales de alerta, como la adrenalina y el cortisol, pueden ocasionarte daños en distintos órganos. En el ámbito psicológico, el estrés continuado y la ansiedad también pueden afectar a otras conductas y perjudicar tu estabilidad emocional. Pero puedes actuar, y en este sentido entrenar las técnicas de relajación potenciará tu bienestar y la reducción del estrés o la ansiedad.

La psicología tiene terapias fiables con las que puedes aprender a controlar las situaciones de estrés y la ansiedad, ya se trate de estrés laboral o causado por otra circunstancia. La opción de disponer de un psicólogo online te hará todavía más cómodo acceder a las consultas y es un recurso perfecto para todo tipo de personas.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Cómo saber si tengo estrés
Scroll hacia arriba