Cómo salir de la depresión: mi experiencia personal.

Cómo salir de la depresión

Si estás pasando por una etapa difícil y te preguntas cómo salir de la depresión, mi historia puede ayudarte. Sufrí depresión hace cinco años. En mi caso, la tristeza derivó en apatía y abatimiento a partir de un cúmulo de situaciones. Sin embargo, fue el desempleo de larga duración el que me llevó a sufrir baja autoestima y angustia por de la incertidumbre de futuro. Un desempleo producido a los 45 años, en un contexto de crisis.

Síntomas de la depresión y evolución del caso

¿Cuáles fueron los síntomas que experimenté? Mi historia puede servirte de ayuda para comprender cuáles son algunos de los síntomas de la depresión más habituales. Aunque recuerda que, a la hora de crear un plan sobre cómo superar la depresión, cada caso es particular y concreto.

Empecé a sentirme incapaz de hacer cosas que hasta ese momento hacía con total naturalidad. Me sentía totalmente desbordado por los acontecimientos externos, especialmente, por los imprevistos.

Dejé de disfrutar con actividades que antes me encantaban. Por ejemplo, ya no disfrutaba como antes de mi clase de teatro de los martes. Y este sentimiento de desencanto era habitual en muchos de mis planes. De este modo, empecé a reducir mi agenda social porque volvía a casa con la sensación de no haber disfrutado el plan. Comencé a encerrarme en mí mismo, marcando distancia de los demás. Era como si tuviese menos habilidades sociales y hubiese perdido el interés en las relaciones personales.

Las emociones me desbordaban en cualquier momento. Hasta el punto de que no podía reprimir las lágrimas. Este estado de fragilidad emocional me llevaba a vivir constantemente en la cuerda floja de las emociones. Es decir, podía estar aparentemente bien y de pronto ocurría algo que me llevaba a un estado de melancolía. Por ejemplo, una canción podía hacerme romper a llorar.

Cambió mi carácter, mi actitud estaba marcada por dos pensamientos frecuentes: «No puedo» y «tengo miedo». Estos pensamientos negativos eran un freno para mí puesto que experimentaba vértigo ante cualquier nueva iniciativa.

Yo no me di cuenta de que mi carácter había cambiado, pero mis amigos sí habían observado mis cambios de humor. De hecho, fueron ellos los que me animaron a pedir ayuda psicológica. Finalmente, después de tanto comerme la cabeza y agobiarme sin saber cómo curar la depresión, tomé esta decisión y supuso un punto de inflexión en mi proceso de recuperación.

Beneficios de la ayuda psicológica

Si estás pasando por una situación de dolor, pedir ayuda psicológica es la mejor decisión para abrir la puerta de la esperanza. En mi caso aposté por la terapia online y trabajaba mi autoconocimiento por medio del formato de conversación tipo chat. ¿En qué forma me ayudó este tipo de terapia? Mensajes sencillos pero efectivos. A continuación, puedes ver algunos ejemplos.

Una mañana yo escribí este mensaje: «Tengo miedo de hacer la entrevista de trabajo que tengo hoy. Seguro que todo me sale mal».

Respuesta del terapeuta: «Respira profundamente y lleva un botellín de agua contigo para beber pequeños sorbos. Además, concreta qué premio te vas a dar a ti mismo después de la entrevista. Es normal que estés nervioso, pero intenta confiar en ti. En cuanto pases la prueba, te sentirás más tranquilo».

En otra ocasión yo escribí: «Siento que estoy mejor que antes pero me da miedo no poder recuperarme del todo. Me preocupa alejarme de la gente y que vuelva la desgana anterior.»

Respuesta del terapeuta: «Vamos paso por paso. Tenemos que seguir trabajando como hasta ahora y recuperar la actividad que tenías antes. Es un proceso que requiere mucho esfuerzo por tu parte pero lo estás haciendo muy bien. Aleja ese pensamiento de tu mente cuando aparezca tal y como hemos entrenado y relájate con las técnicas que ya conoces. Piensa en el día de hoy. Haz algo bueno por ti esta tarde. Vive el día de hoy sin preocuparte por el futuro porque no puedes controlar el mañana.»

La depresión me hacía sentir a la deriva de mis propias emociones, viviendo con una inseguridad constante. Sin embargo, el apoyo psicológico me dio una mayor seguridad al tener una figura de referencia con quien compartir en un contexto de privacidad y confidencialidad los pensamientos, los sentimientos y las situaciones de malestar que no compartía incluso con mis mejores amigos.

Cómo salir de la depresión definitivamente

Conseguí salir de la depresión al poner en práctica las indicaciones específicas que me daba el psicólogo, pero mi nivel de implicación en la terapia fue determinante.

Empecé a poner en práctica acciones específicas con las que conectar con el presente. Ya que para superar la depresión es fundamental tener una relación positiva con el tiempo. Dejé de estar encerrado en el bucle de culpa de pasado y el miedo de futuro. Comprendí que los miedos de futuro prácticamente nunca se hacen realidad.

Corté esos pensamientos imaginarios de mañana que no están relacionados con una causa objetiva. Pensar es positivo, sin embargo, pensar demasiado y no canalizar esas ideas de forma adecuada puede hacer que una persona sufra en exceso un desgaste psicológico. Esto es lo que se conoce como el efecto del disco rayado tan propio de la depresión. Es decir, la persona termina agotada por sus propios pensamientos, pero no encuentra una solución a lo que le ocurre, especialmente por que la mayoría de estos pensamientos son negativos, del tipo «no sé cómo vencer la depresión, nunca voy a dejar de estar mal». Por esta razón, empecé a tener menos tendencia hacia estos pensamientos repetidos gracias al feedback y la retroalimentación constructiva de la terapia.

Conseguí salir de mi propio universo emocional, al tener el apoyo y el proceso de acompañamiento de un especialista con el que estaba en comunicación permanente. Y esta compañía fue la que me dio fuerza emocional para tener una actitud eficaz ante la situación.

Empieza por quererte a ti mismo

Si estás pasando por una situación de este tipo, recuerda que en ti puedes encontrar a tu mejor amigo. Pero también puedes encontrar una influencia poco constructiva por el modo en el que te tratas a ti mismo. Cuando una persona sufre depresión necesita aprender a quererse, gracias a la terapia aprendí a tener este amor propio a través de lecciones sencillas.

Por ejemplo, aprendí a no identificar aspectos concretos como mi situación profesional de desempleo con mi propia valía personal. Además, también empecé a activarme a través de la práctica de aquellas actividades que antes me hacían disfrutar. Si tú estás pasando por una situación de este tipo, intenta hacer lo mismo.

Cuando una persona sufre una depresión llega a creer que no sirve de nada hacer actividades de ocio. Sin embargo, por mi experiencia puedo decirte que practicar tus aficiones aliviará tu pesar. Esto no hace que el dolor desaparezca de golpe, pero sí se mitiga.

Aprendí a cambiar el tono de mis pensamientos y a corregir de una forma consciente aquellos mensajes negativos que me decía a sí misma, dándoles un giro positivo. Si quieres hacerlo, utiliza lápiz y papel para anotar la idea negativa, y escribir a continuación el mensaje constructivo.

Trabaja tu diálogo interior

La terapia para la depresión mejora el diálogo interior porque a lo largo de un solo día pasan por tu mente tantos pensamientos que es imposible recordar todo. Sin embargo, si estás pasando por una depresión, es muy posible que el tono gris de esas ideas te deje literalmente agotado.

Un psicólogo puede ayudarte, al igual que me ayudó a mí, a tomar conciencia de cómo los pensamientos influyen en los sentimientos, y cómo los sentimientos se transforman en carácter. Por tanto, para mejorar la calidad de vida es fundamental empezar a cultivar mensajes de amor por la vida, mantras que son la banda sonora de la felicidad. 

Cómo recuperar la ilusión por la vida

El proceso de recuperación de una depresión es particular en cada caso. A lo largo del mismo pueden existir puntos de bloqueo y posibles retrocesos porque la curación no es una línea recta.

Sin embargo, la ayuda de un psicólogo online es clave para alguien que se pregunta cómo salir de la depresión, porque con mucha frecuencia los consejos de los amigos, aunque dados con muy buena intención, no son efectivos. Por ejemplo, yo estaba cansada de escuchar que «tenía que poner de mi parte», ya que esto me hacía sentir poco comprendida.

La depresión no es una cuestión de voluntad como bien explica la psicología, de hecho, la enfermedad debilita la capacidad de decisión. Por esta razón, si estás en este punto o conoces a alguien que está pasando por ello, debes tener presente que el esfuerzo para realizar la rutina es mayor.

A mí el psicólogo me aportó la clave de la recuperación: el diagnóstico. En el momento que como paciente sabes qué te ocurre, estás más preparado para afrontarlo, ya que la depresión es, con mucha frecuencia, la gran desconocida.

Gracias a la terapia comprenderás cómo salir de la depresión y aprenderás los pasos para avanzar, aunque el malestar en su etapa inicial sea muy intenso. Ahora observo la depresión como algo que me ha permitido descubrir que soy más fuerte de lo que pensaba.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

Cómo salir de la depresión: mi experiencia personal.
Scroll hacia arriba