Claves para saber cómo salir de una relación tóxica de pareja

salir de una relación tóxica

Una de las situaciones más complicadas que pueden darse cuando comienza una relación amorosa es que esta se vuelva tóxica o siempre lo haya sido pero no te hayas dado cuenta. Por ello, en este artículo vamos a hablar sobre cómo salir de una relación tóxica. 

Ciertamente, este tipo de relaciones pueden ser muy perjudiciales en muchos aspectos. Por ello, lo ideal es que pongas en práctica los consejos que vamos a darte. No obstante, vamos a empezar por el principio, dándote las claves para reconocer las relaciones tóxicas.

¿Cómo reconocer una relación tóxica?

Antes de nada es importante que sepas que aunque en la mayoría de ocasiones al hablar de relaciones tóxicas nos referimos al ámbito de pareja, también puedes vivir una relación tóxica en el trabajo o en cualquier otro contexto. No obstante, desde este momento nos vamos a centrar en las relaciones de pareja.

Si estás leyendo este texto debes abrir tu mente y entender que, en muchas ocasiones, el amor no basta. Es decir, que ni tú puedes aguantar cualquier cosa que tu pareja haga solo porque lo quieres, ni esa persona excusarse siempre diciendo que te quiere mucho.

El amor debe ser de calidad. De lo contrario, no vale para nada. A simple vista puede parecerte fácil reconocer si estás en una relación tóxica de pareja. No obstante, cuando eres tú quien está dentro no resulta tan fácil.

Ante todo, siempre debes exigir respeto, empatía y comprensión. No obstante, vamos a darte algunas pautas más concretas para que te plantees si estás en una relación tóxica.

Hay muros donde antes había puertas

Si antes de tener pareja eras una persona independiente que podía tomar sus propias decisiones sin rendirle cuentas a nadie, debes tener claro que teniendo pareja esa condición debe mantenerse.

Por tanto, si sientes que ya no puedes decidir lo que quieres hacer porque antes tienes que acordarlo con tu pareja o incluso pedirle permiso, la relación no va por buen camino.

De igual forma, puede que te sientas coaccionada a tomar las decisiones que sabes que van a satisfacer a tu pareja porque de lo contrario supondrá un enfado. Independientemente de cómo te afecten a ti estas decisiones.

Otro signo puede ser que veas muchas limitaciones en tus perspectivas de futuro. Puede que tu pareja te entorpezca a la hora de mejorar laboralmente o que te desilusione en este sentido.

Tu equilibrio emocional está manipulado o es atacado continuamente

La manipulación emocional es un clásico en toda relación perjudicial. Si sientes que tu pareja únicamente busca su beneficio aunque esto suponga hacerte daño, no tengas dudas, estás en una relación tóxica.

De igual forma, esta persona tratará de manipularte, y por tanto, hará que tu autoestima se encuentre en niveles bajos. ¿Por qué? Muy sencillo, porque de esta manera podrá manipularte mejor y atarte a él.

Por último, este rasgo también podrás observarlo en un control absoluto de todo lo que haces, así como en la desconfianza sobre ti al pedirte explicaciones continuamente.

La necesidad de control va seguida de celos desmedidos y de demostración de autoridad para tomar las decisiones y coaccionarte a que hagas lo que esta persona quiere en todo momento.

Te sientes más infeliz que antes

Si sientes que cada día que pasas al lado de esa persona eres más infeliz, puede que te encuentres viviendo una relación tóxica. Es decir, si cuando la otra persona no está, te sientes relajada y descansada puede que tu relación de pareja sea perjudicial para ti.

Una de las características fundamentales de una relación sana es poder mantener tu propio espacio para poder crecer como persona y sentir que sigues siendo tú misma. Si sientes que no eres la misma persona que antes  y no tienes la libertad para tomar las decisiones que consideras mejor para ti, probablemente tengas una pareja tóxica. Con el tiempo esto puede producir desgaste psicológico e incluso llevar a padecer problemas emocionales. 

¿Cómo salir de una relación tóxica?

Al contrario de lo que podría parecer, las relaciones tóxicas estadísticamente son las que suelen durar más años. ¿Por qué? Muy sencillo, porque en este tipo de relaciones aparecen situaciones que evitan la finalización de la unión.

– Miedo a las consecuencias de dejar a la otra persona. En muchos casos puedes tener miedo al cambio por su reacción ante la ruptura o por el cambio que supondría en tu vida.

– Te has hecho totalmente dependiente de tu pareja. Esto puede dar lugar a que acabes teniendo tanto miedo al abandono y a la soledad que prefieres arrastrar esa infelicidad.

– Sigue habiendo amor. Esto puede resultar paradójico, pero es cierto. En muchísimas ocasiones las parejas de esta condición siguen estando enamoradas. Se quieren mal y por ello se hacen daño pero no entienden otra forma de querer o de vivir en pareja.

#1.- Ser consciente de lo que sucede

El primer paso para que aprendas cómo dejar una relación tóxica es que sepas que la estás viviendo. Debes reflexionar sobre tu relación de pareja y analizar si verdaderamente es tóxica o no. Y si lo es, comenzar a trabajar para que tu situación mejore, ya sea intentando transformar la relación hacia un camino saludable o para terminarla.

#2.- Libérate del miedo

Una vez que te has concienciado de que tu unión te está haciendo daño, debes trabajar tus miedos y dejarlos atrás. Esta es la barrera más dura pero el trabajo que hagas también te ayudará a establecer relaciones sanas en un futuro.

Por otro lado, no descartes la opción de pedir ayuda. Es posible que no te sientas con la fuerza suficiente para cambiar la situación y por eso es fundamental contar con el apoyo de tu entorno cercano.

En este sentido, hay que destacar que si la situación es demasiado seria, debes ponerte en manos de profesionales. La ayuda de asistentes sociales o psicólogos puede ser clave en tu proceso de mejora.

#3.- Entiende que es mejor estar sola que mal acompañada

Obviamente, cada pareja es un mundo y puede que en los buenos momentos te sientas muy bien. No obstante, esto no tiene por qué compensarse con los malísimos momentos donde tu autoestima e integridad emocional se ven afectadas.

Si estás con alguien es para estar mejor, no para estar mejor a veces. Así pues, debes pensar que es mejor estar sola que continuar con un amor tóxico.

#4.- Invierte tu energía en ti

Si vives una relación tóxica, uno de los pasos principales para el cambio es dejar de orbitar alrededor de ese satélite que es la otra persona en tu vida. Debes comenzar a centrar tus energías en ti y en tu bienestar.

Si los intentos de cambio no han funcionado y has decidido poner fin a la relación los momentos de duda van a aparecer. Es ahí cuando debes pensar lo que te ha aportado y seguir adelante encontrando tu propio camino. Recupera tus antiguos proyectos y aficiones que has dejado de lado por no haber sido tú la prioridad.

#5.- Trabaja tu autoestima

Lo más común cuando se vive una relación tóxica es que la autoestima se vea afectada. En este punto, debes trabajarla para que la percepción que tienes de ti misma mejore y te sientas más capaz. Empieza por pensar en los aspectos positivos que tienes y en las situaciones que has superado con éxito y te han hecho sentirte orgullosa de ti. Es el momento de deshacerte de ese sentimiento negativo potenciado por la relación tóxica. 

#6.- Aceptar tu tristeza

En muchas ocasiones tomar la decisión de acabar con una relación tóxica implica, entre otros sentimientos, tristeza. A fin de cuentas, has vivido una relación de una intensidad grande y cuando se producen cambios importantes es normal sentir nostalgia, pena e incertidumbre. No obstante, debes recordar que esta nuevo camino te lleva a un futuro mejor para ti.

Atravesarás diferentes etapas tras la ruptura, pero el duelo pasará y te sentirás orgullosa de haber terminado con esa relación tóxica.

#7.- Disfruta de tu soledad

Por otro lado, es importante que vuelvas a aprender a disfrutar de tu soledad. Solo con ella podrás disfrutar de ti misma y de todo lo bueno que tienes.

Esta situación te ayudará a reconstruirte, a pensar positivamente y a valorarte de nuevo. Así pues, no temas a la soledad ya que será tu mejor arma para seguir adelante y sentirte más capaz de afrontar dificultades en un futuro.

#8.- Aprende técnicas de relajación

Como última pauta o consejo, queremos hacer hincapié en los beneficios que aportan en el día a día las técnicas de relajación. Una de las características de las relaciones tóxicas es la dependencia que generan en la persona de las vive.

Esto hace que se puedan dar momentos complicados tras la ruptura en los que puede aparecer ansiedad o nerviosismo. Por este motivo, practicar técnicas de relajación y respiración puede ser muy positivo ya que, poco a poco, comenzarás a controlar la situación y conseguir la calma. 

Es posible salir de una relación tóxica

Ante todo, siempre debes tener en mente que podrás superar esta relación. Por muchos años que lleves con esa persona y por mucho que hayas pasado, si la relación es tóxica debes reflexionar sobre tu situación y plantear los cambios que te acerquen a la situación que deseas. 

Así pues, si sigues estos consejos sobre cómo salir de una relación tóxica, con valentía y fuerza de voluntad conseguirás que tu situación mejore.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

Claves para saber cómo salir de una relación tóxica de pareja
Scroll hacia arriba