Cómo sentirse mejor en el día a día

problemas de autoestima

Los problemas de autoestima son mucho más frecuentes de lo que nos imaginamos, por ello nos gustaría hablarte hoy sobre cómo sentirse mejor en el día a día sin necesidad de salir de la rutina. Sigue nuestros consejos y empieza a ser feliz.

Muchas veces, en medio del trabajo, la vida familiar, las prisas, el estrés y la rutina, tenemos la sensación de no ser felices y de que para conseguir serlo necesitaremos grandes cosas. Pero esto no es así en absoluto. Hoy queremos que aprendas cómo sentirse mejor y cómo subir la autoestima en el día a día simplemente cambiando y añadiendo ciertos hábitos muy sencillos a tu día a día. ¿Estás preparada?

Cómo sentirse mejor cambiando la perspectiva

Sabemos que el bienestar no es cuestión de magia y que no cambiará de un día para otro, pero también somos conscientes de que con un pequeño giro en la perspectiva que tenemos hacia la vida pueden cambiar muchas cosas a mejor. Muchas veces la realidad que vemos es fruto de nuestra propia cabeza: no olvides que tú puedes decidir cómo ver la vida y cómo enfrentarte a ella a diario.

Cómo sentirse mejor disfrutando de los pequeños detalles

En primer lugar, debes evitar el pensamiento de que necesitas grandes cosas para ser feliz, porque no es cierto. Céntrate en las pequeñas cosas del día a día y disfruta de ellas: un café con tus amigas, poder dormir y despertarte sin alarma, ver una puesta de sol, que suene la canción que esperabas mientras tienes la lista de reproducción en aleatorio, el olor a café por la mañana, ir de tiendas y ver que el vestido que llevas mirando meses está rebajado, salir a la calle y que haga sol, o simplemente darte cuenta de que tienes muchos más motivos de los que pensabas para ser feliz. Y como estas, muchísimas cosas más que nos suceden cotidianamente y de las que no solemos ser conscientes.

Cómo sentirse mejor aceptando lo que sientes

Lo de «todo tiene un lado positivo» puede ser cierto, y es en eso es en lo que te tienes que fijar para evitar una autoestima baja, incluso de los acontecimientos negativos te llevas un buen aprendizaje que te puede ser útil en otro momento de la vida.

Sin embargo, por mucho que intentes centrarte siempre en las cosas positivas, es inevitable que haya momentos en los que te sientas peor. No los reprimas ni luches contra ellos, permítete sentirte mal en algún momento, el cuerpo y la mente también necesitan descargar. Debes aprender a convivir con ello y a ver estos momentos como una manera de liberación mental, una nueva oportunidad para empezar de nuevo con los conocimientos aprendidos.

Cómo sentirse mejor priorizándote a ti

Por otro lado, uno de los puntos fuertes a la hora de aprender cómo recuperar la autoestima es conocernos a nosotros mismos, cuidarnos y mimarnos. Tú eres la que siempre te acompaña, así que trátate bien, piensa en todas las cualidades que tienes y potencialas, hazte feliz. Es muy importante que guardes un ratito cada día para ti misma, para llevar a cabo las actividades que más te gustan y con las que te sientes a gusto y realizada. Eso te ayudará a sentirte bien. Además, igual que decíamos que tenemos que aprender a convivir con los momentos de tristeza, también debemos hacerlo con nuestros defectos, el truco está en conocernos y aceptarnos tal y como somos.

Cómo sentirse mejor viviendo el aquí y ahora

Por último, recuerda que la única realidad verdadera es el presente, no pierdas el tiempo recordando cosas negativas del pasado ni agobiándote en exceso por lo que vendrá. El pasado ya está hecho y no tenemos el poder de controlar lo que pasará. Lo mejor será que, siempre según tus valores e intereses, te marques unas metas, pero unas metas realistas que comiencen hoy. Ve a por ellas con decisión.

La rutina diaria de la felicidad

Como venimos diciendo, no es necesario salir de nuestra rutina para conseguir ser felices. ¿Cómo sentirse mejor haciendo lo mismo de siempre? te preguntarás. Pues seguramente sea mucho más sencillo de lo que piensas. Sigue esta rutina que te proponemos a continuación y verás cómo cada día eres un poquito más feliz. El objetivo de nuestra rutina es que, cada día, al volver de nuevo a la cama, sientas que ha sido un buen día, a pesar de sus cosas «no tan buenas». ¿Ves? Esto también es cambiar la perspectiva. No te olvides del enorme poder que tiene el lenguaje sobre las cosas, la manera de plantearlas.

Por la mañana…

Para empezar, ponte el despertador un poco antes de lo habitual, así tendrás tiempo para llevar a cabo todos los rituales de belleza y tomar el desayuno más tranquila y sin prisas. Despertarse con poco tiempo produce un estrés innecesario desde por la mañana, que hará que el día empiece peor de lo que debería. Simplemente adelantando un poco el despertador podremos disfrutar con más tranquilidad de cada acción matutina antes de salir de casa de camino al trabajo. ¡No te olvides de sonreír! Parece una tontería, pero hacer un pequeño esfuerzo por sonreír más tiene una enorme repercusión en nuestro estado de ánimo a lo largo del día.

Tras el desayuno, una buena ducha y los rituales de belleza que más nos gustan, toca salir de casa y comenzar el día a tope. Para ello, ponte tu música preferida de camino al trabajo y disfruta de cada canción. También puedes aprovechar para dar los buenos días a tus familiares o amigos más cercanos. Somos seres sociables y estar en contacto con las personas a las que queremos siempre nos viene bien.

Una vez en el trabajo, intenta ser amable con todos y aceptar las cosas tal y como vienen. No te eches encima más responsabilidades de las necesarias y recuerda «vísteme despacio que tengo prisa». Organízate bien y verás como hay tiempo para todo y las cosas te saldrán mejor. También es muy importante, dentro de las posibilidades de cada uno, llevar a cabo un trabajo que nos guste, con el que sentirse realizado.

Otra de las cosas primordiales que debes tener en cuenta para descubrir cómo sentirse mejor es la alimentación. Una alimentación variada y equilibrada hará que tu organismo esté sano y funcione con normalidad, y por consiguiente hará que tú en general también te sientas mejor. Evita las comidas demasiado pesadas que te llevarán a una vida más sedentaria. Aunque comas en el trabajo, intenta llevar comida casera, mucho mejor para tu salud y también para tu bolsillo.

Por la tarde…

Pero no todo es trabajar, también hay que despejarse. Así que, una vez terminada tu jornada laboral, dedícate tiempo a ti misma. Una buena manera de acabar con las tensiones del día es realizar al menos media hora de ejercicio físico diaria. Además, relaciónate con tus amigos, charla y desconecta. Contarles a tus amigos o tus familiares lo que has hecho durante el día, lo que te preocupa, te inquieta o te ilusiona, hará que descargues un poco la presión de tu mente.

Por la noche…

Una vez de vuelta en casa, puedes darte una ducha relajante antes de cenar. Ha llegado el final del día, ¿a que no ha sido tan malo? La cena debe ser ligera, ya que así dormirás mejor y descansarás más, de manera que te despiertes con fuerza para comenzar de nuevo tu rutina. Recuerda que es recomendable dejar pasar al menos una hora entre la cena y el momento de acostarte. Durante ese tiempo, puedes disfrutar de tu serie o película favorita o leer un libro, por ejemplo. Es muy importante que tengas en cuenta los horarios, así podrás organizarte para hacer todo lo que quieres y dormir entre 7 y 8 horas diarias, que es el tiempo que el cuerpo necesita para estar completamente descansado.

Ya en la cama, antes de dormirte, haz un repaso mental de todo lo que ha pasado en el día, siempre centrándote en las cosas positivas y sacando una enseñanza de las que sean un poco más negativas. Un pensamiento positivo antes de dormir influye mucho en la calidad del sueño. Evita pensar en el día siguiente, ya que eso únicamente hará que te agobies por las cosas que tienes que hacer y, en realidad, no tiene sentido. Recuerda que debes «pensar en el presente», y tu presente ahora es tu cama.

Ahora que ya sabes cómo sentirse mejor en el día a día, ¿a que es más sencillo de lo que pensabas? Pon todo esto en práctica y verás como tu autoestima, tu motivación y tu bienestar no dejan de mejorar.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Cómo sentirse mejor en el día a día
Scroll hacia arriba