Cómo tratar la ansiedad y evitar el ataque de pánico

tratar la ansiedad

Las condiciones de estrés y nerviosismo a las que, muchas veces, nos vemos sometidas las personas pueden conducir a la ansiedad. La prevalencia de la ansiedad cada vez es mayor puesto que no se sabe controlar el efecto que tiene en el día a día.

Con todo, como especialistas en la materia, sabemos que existe una respuesta adecuada a la pregunta «¿cómo tratar la ansiedad?». Estos mecanismos son de gran valor para evitar que se llegue a producir un ataque de pánico, situación extrema en la que la ansiedad terminará por dominarte.

Qué es el ataque de pánico

Es importante que tengas claro este concepto antes de mostrarte cómo controlar la ansiedad de forma adecuada.

Por regla general, la ansiedad se presenta como un trastorno que se alarga en el tiempo  y se hace presente en numerosas ocasiones del día a día. Los pensamientos recurrentes, centrarse en lo negativo de cualquier situación o los estados de nerviosismo y alarma ante situaciones que, realmente, no conlleva peligro, son características de esa ansiedad que puede estar molestándote.

Sin embargo, hay ocasiones en las que se puede llegar a producir una especie de explosión de miedo y angustia ante determinadas situaciones. Esto no significa que tu estado haya empeorado súbitamente, ya que el ataque de pánico es la consecuencia de esa tensión que has ido acumulando por efecto de la ansiedad.

Es más, el ataque de pánico suele durar entre diez minutos y varias horas. El estado al que lleva a tu organismo no es soportable durante mucho más tiempo. Sensaciones como la taquicardia, los mareos o la hiperventilación pulmonar son bastante frecuentes en estas situaciones.

El desencadenante es, comúnmente, más una valoración personal de una situación que el riesgo o peligro que se corra en un determinado caso concreto. No olvides que, como te hemos dicho, la ansiedad tiene mucho que ver con tus pensamientos sobre determinadas situaciones. Así, debes entender que el ataque de pánico no es algo aislado del resto de tu situación. Con ello, conseguirás disponer de una perspectiva global, que te ayudará a comprender de mejor modo tu situación.

Como, a continuación, verás, tener una idea general de tu estado es clave para que puedas saber cómo tratar la ansiedad, ya que esta y los ataques de pánico no se producen de forma aislada.

Apóyate en tu pensamiento y analiza la situación

Si la ansiedad se genera en el interior de tu mente, es entonces también cuando tienes las herramientas adecuadas para ponerle freno. Como ya te hemos indicado, el ataque de pánico es el punto álgido de un proceso de ansiedad que vienes arrastrando en el tiempo, por lo que debes identificarlo a tiempo, para controlarlo.

Es decir, puedes emplear tu capacidad cognitiva para adelantarte al ataque. A poco que notes que los síntomas de este comienzan a manifestarse, debes tomarte un momento de respiro para poner en claro tus pensamientos y evitar que las tendencias negativas ganen terreno, hasta que terminen por copar toda tu mente.

Algunos trucos sobre cómo tratar la ansiedad

Una de las mejores formas de anticiparte al ataque de pánico es analizar la situación en la que te encuentras. Sopesa aquello que te hace vivir con miedo o angustia en tu interior e intenta valorar su importancia real antes de que tus sentimientos terminen por controlarte.

De igual forma, para saber cómo eliminar la ansiedad debes relativizar al máximo el momento en el que te encuentras. Puede que, si lo que te produce ansiedad es tener que hablar en público o ir a una cena con personas desconocidas, dedicar unos momentos a valorar detenidamente esta situación sirva para comprender que los riesgos que corres no son tan reales como pueden parecerte.

A esto último debes añadir una estrategia para transformar los pensamientos negativos en pensamientos positivos para escapar del problema. Encuentra siempre las cosas buenas que tiene cada situación. Por ejemplo, en la cena conocerás a personas que compartirán contigo muchas cosas; o, al hablar en público, mostrarás todo aquello que te hace un gran profesional.

Relativizar la situación y buscar su lado más positivo son dos caras de una misma moneda y con estas estrategias estarás espantando el fantasma de la ansiedad.

Cómo tratar la ansiedad: comparte tus sentimientos

A la hora de saber cómo vencer la ansiedad, lo peor que puedes hacer es cerrarte y no compartir todo aquello que te está pasando por la cabeza. Como recordarás, el ataque de pánico es el culmen de un proceso mucho más largo y, en ocasiones, silencioso.

Este ataque es la cara visible de un proceso que puede que no estés dejando que nadie comparta contigo. Si a tu pareja, tus amigos o tus familiares les cuentas todo aquello que te preocupa, tendrás una vía de escape que te hará sentir mejor por el simple hecho de verbalizar lo que sientes.

#1.- El desahogo es fundamental

Tanto si decides hacerlo con las personas que te rodean como si consideras que ha llegado el momento de acudir a un terapeuta profesional que te eche una mano con tu problema de ansiedad, el desahogo debe ser visto como una necesidad más de tu organismo.

Compartir las preocupaciones del día a día es parte del tratamiento para la ansiedad, y además, sirve para quitarles importancia en la mayoría de los casos. No lo dudes: son muchas las ocasiones en las que la terapia más efectiva pasa por una conversación que sirva para analizar los problemas reales y darles salida, algo que te permitirá compartir una carga que puede estar siendo demasiado pesada.

#2.- Descansa y disfruta del deporte

No es nada extraño que se pase por alto la importancia que tienen el sueño y el descanso a la hora de saber cómo tratar la ansiedad. Sin embargo, es indispensable, desde cualquier punto de vista, que mantengas unos hábitos de vida saludables y capaces de hacer que tu organismo funcione de forma adecuada.

Tu sistema nervioso, que es el principal afectado por la ansiedad, tiene, en el sueño y el reposo, uno de los remedios más eficaces para curarse de distintas afecciones. Se ha demostrado que dormir un número de horas inferior a seis es un desencadenante de trastornos como la ansiedad.

#3.- La importancia de sentirte en forma

Olvidar el sedentarismo es clave para evitar que tu ansiedad degenere en ataques de pánico. El cuerpo puede llegar a acumular sustancias, como el cortisol, que aumentan las sensaciones de nerviosismo y otras, igualmente, peligrosas.

El ejercicio físico, tomado siempre con moderación, puede convertirse en una de las mejores formas para poner freno a la ansiedad. La actividad deportiva ha demostrado reducir en el organismo los niveles de cortisol.

Además, al practicar ejercicio, tu cuerpo recibirá grandes dosis de endorfinas, sustancia encargada de producir estados de bienestar, que son los que debes buscar para alejar el fantasma de la ansiedad de tu día a día.

Por lo tanto, no hay muchos motivos para no incluir el ejercicio en tu plan de vida. En especial, si padeces ansiedad; ya que, con un poco de deporte, verás cómo la respuesta de tu organismo ante las situaciones que te generan ansiedad es mucho mejor.

#4.- Vigila tu alimentación

La relación entre la comida consumida y el estado mental es otro aspecto de tu problema que puedes estar pasando por alto.

Por ejemplo, hay alimentos que mantienen los problemas de ansiedad bajo control, para que no deriven en ataques de pánico. Esto es algo que tienes que comprender para poder usar el poder que tiene tu dieta sobre tu vida, en general.

Incluir en tu dieta una buena variedad de frutas, verduras y cereales es fundamental. Esto no hace solo que tengas una salud general óptima. Muchos de estos productos contienen minerales y otras sustancias, que actúan sobre el sistema nervioso, favorecen su equilibrio y, por lo tanto, son importantes para evitar la ansiedad.

También hay remedios, en forma de plantas o hierbas medicinales, que pueden mejorar el nerviosismo que sientes. Las infusiones de manzanilla, tila o valeriana tienen propiedades que favorecen un estado de tranquilidad y relajación.

Como recordarás, el ataque de pánico comienza a manifestarse mucho antes de llegar a su momento culmen. Por ello, puedes ponerle freno, si has aprendido a ver con claridad sus síntomas; y, además, conoces algunos remedios que te ayuden.

En definitiva, controlar la ansiedad es posible. Si tu problema deja de ser puntual y se convierte en algo crónico, lo mejor que puedes hacer es recurrir a la ayuda profesional para que el problema desaparezca.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Cómo tratar la ansiedad y evitar el ataque de pánico
Scroll hacia arriba