Crisis matrimonial. ¿Cómo combatirla?

crisis matrimonial

La experiencia del matrimonio inicia el camino de un nuevo capítulo del amor. Sin embargo, la crisis matrimonial también puede formar parte del proceso y, lejos de observar estos episodios desde una perspectiva negativa, pueden ser una ocasión para el diálogo, la superación y el encuentro. Es decir, una crisis también puede unirte más a tu pareja.

Sin embargo, el proceso de una crisis de pareja es complejo a nivel emocional porque las dudas, la incertidumbre y los sentimientos contradictorios generan confusión. Sin duda, para combatir una crisis matrimonial es necesario que dos personas estén dispuestas a luchar por esa relación con el fin de restaurar los pilares de la confianza.

En caso contrario, si tú deseas hacerlo pero tú pareja no se implica del mismo modo o viceversa, entonces, es difícil alimentar el amor cuando uno de los dos está emocionalmente ausente a pesar de estar presente físicamente.

Para superar una crisis matrimonial, es conveniente observar este tipo de situación como una oportunidad y no como el fin definitivo de la historia de amor.

Puede ocurrir que ese adiós finalmente se produzca, sin embargo, no busques respuestas anticipadas cuando realmente necesitas darte un tiempo para descubrir qué está pasando, qué quieres y dónde te gustaría estar dentro de un tiempo.

Las comedias de amor muestran, en muchos casos, un esquema irreal del amor a través de tramas que terminan justo en ese final feliz que se presenta como eterno y permanente. La verdadera esencia de la pareja es la actualidad. Es decir, la renovación del amor a través de las actitudes, los gestos, el compromiso, el respeto y el crecimiento personal. ¿Te encuentras en una situación de este tipo? A continuación, puedes descubrir las claves para avanzar de manera realista y saber cómo solucionar problemas de pareja.

¿Cómo combatir una crisis matrimonial? 10 consejos

#1.- Piensa por qué merece la pena seguir adelante

Analiza cuáles son los motivos que te han llevado a tomar esta decisión de seguir luchando por esta historia cuando podrías no hacerlo. Es decir, encuentra tus razones para seguir ahí ya que de ello depende buena parte de tu motivación. Puedes enumerar por escrito tu lista de razones. Incluso aunque solo encuentres un motivo para luchar, este motivo es importante si tiene una base sólida para ti.

#2.- No mires a otro lado

Uno de los riesgos en una situación de este tipo es evitar profundizar en la esencia misma de la relación al distraer la mente con ocupaciones constantes que no te dejan tiempo para analizar cuáles son las causas de la crisis y los efectos.

No se trata de estar todo el día dando vueltas al mismo asunto, sin embargo, tampoco se trata de ignorarlo. Por tanto, vive tu realidad presente aceptando que esta circunstancia forma parte de tu historia.

#3.- Habla con personas de tu confianza

Es muy posible que desde la empatía también compartan contigo alguna curiosidad sobre alguna crisis que ellas también vivieron en sus relaciones de pareja. El testimonio de esas personas es distinto al de tu propia vida. La historia de esas personas es distinta a la tuya.

Es decir, eso no significa que porque ellas superasen aquel momento tú también vayas a hacerlo. Sin embargo, su testimonio sí puede ser una buena referencia para ti. A su vez, también puedes recibir consejos interesantes gracias a la amistad.

No deduzcas que, por el hecho de que una persona de tu confianza no te comente nada al respecto de una posible crisis matrimonial que haya vivido en el pasado, no significa que nunca haya experimentado esta situación. También puede ocurrir que prefiera guardar esta información en la intimidad.

#4.- Escucha más

Es posible que tú tengas una enumeración de asuntos que te gustaría exponer ante tu pareja, sin embargo, tan importante como dar ese paso es que aprendas a escuchar de verdad.

Y eso significa que incluso habiendo vivido una misma historia, dos personas pueden tener una visión totalmente diferente de lo que han vivido en común. Por tanto, necesitas escuchar para tener esa visión complementaria y, de este modo, observar en qué puntos tenéis interpretaciones que coinciden y en qué puntos estáis más distanciados.

Escuchar no significa tampoco dar la razón de manera incondicional, sino entender que esta acción es vital para comprender en qué punto se encuentra la otra persona. Solo puedes superar esta crisis con la ayuda de tu pareja porque tenéis que estar en el mismo equipo. Por tanto, el diálogo es vital para afianzar esta alianza del amor.

#5.- Ayuda profesional

Existen situaciones en las que la dificultad por superar una crisis de pareja en soledad puede hacer que dos personas decidan iniciar una terapia de pareja con el fin de evolucionar en la dirección del amor obteniendo lecciones valiosas a partir de esta experiencia. Si dos personas deciden iniciar una terapia, es muy importante que ambas estén de acuerdo en tomar esta decisión de forma libre y responsable.

Es decir, en una terapia tú puedes asumir tu compromiso en la parte que te corresponde, pero no puedes hacerte cargo del trabajo emocional y personal que debe asumir tu pareja como protagonista.

A veces, no es suficiente con querer superar una dificultad para poder hacerlo. Dos personas pueden estar encerradas en su orgullo, por ejemplo. Por esta razón, el apoyo de psicología de pareja puede generar un punto común gracias a la mediación llevada a cabo por un perfil profesional, cualificado y competente.

#6.- Objetivos a corto plazo

Algunas parejas silencian los indicios de una crisis confiando en que después de un tiempo todo se habrá solucionado. Sin embargo, aquellos síntomas que no se escuchan aumentan. Al estar viviendo una crisis matrimonial, es muy posible que la persona afectada observe el futuro desde el prisma de la negatividad que siente en el presente.

Por ello, para influir de manera significativa en el futuro a través del presente es recomendable concretar metas a corto plazo por medio de objetivos sencillos que son significativos en el contexto integral del plan de acción. De este modo, estas acciones sencillas también incrementan la motivación mutua.

#7.- No quieras resultados inmediatos

Necesitas ejercitar esta virtud en tu relación contigo misma, en tu vínculo de pareja y, también, con la propia vida puesto que los ritmos de la realidad no siempre están alineados con los de tu voluntad. Sin embargo, la paciencia conecta con el amor porque es el arte de aprender a esperar.

Eso no significa que la espera tenga que ser eterna e infinita. La espera tiene valor cuando tiene sentido para ti por una razón objetiva. Ninguna crisis matrimonial se supera desde la espera eterna. Esta situación solo puede superarse si es temporal.

#8.- Cuídate

El dolor de una crisis de pareja y el desgaste que produce este episodio pueden afectarte personalmente. Por ello, es importante que pongas una atención especial en recordar que cuidarte es un requisito necesario ahora y siempre.

Hazlo a través de una alimentación saludable, momentos de descanso, espacios de socialización, paseos saludables, descanso reparador y apoyo de personas queridas.

#9-. Recuerda lo vivido

Analiza situaciones previas vividas durante el matrimonio o el noviazgo en torno a momentos que superasteis a pesar de su dificultad. En un momento de tanta distancia y desencuentro puede ser muy importante que traigas a tu mente el recuerdo de esas vivencias.

¿Qué hiciste entonces que también puedes hacer ahora? Intenta observar qué actitudes o gestos de aquel momento también pueden ser útiles en esta situación de crisis.

#10.- Evoluciona

Si esperas a que tu pareja cambie para que toda esta situación se resuelva de manera directa, entonces, te equivocas. Tú también tienes mucho que decir en torno a esta crisis matrimonial. Por tanto, intenta tomar decisiones en aquellas cuestiones que tienen que ver contigo.

Intenta ser tu mejor versión para tu propio bienestar. Y, desde esta visión, también te sentirás más cerca del bien común si tu pareja también tiene esta misma actitud. El perdón es necesario para establecer este vínculo de confianza renovada. No solo se trata de perdonar a tu pareja, sino también a ti misma.

Por tanto, más allá del dolor que puede estar presente en una crisis de pareja es importante observar la esperanza que existe en el propio amor como una motivación para fortalecer el vínculo. Sin embargo, superar una crisis no significa volver al punto exacto en el que estabais antes de la misma.

Esto es imposible porque a nivel humano nadie puede volver al ayer. Esta situación te ha cambiado. Por tanto, la superación de una crisis matrimonial implica avanzar a través de la integración de este episodio en el contexto total de la biografía de la pareja.

No existe una fórmula mágica para superar siempre y en cualquier circunstancia una crisis en el matrimonio. Por tanto, la respuesta definitiva de aquello que va a ocurrir te la dará el tiempo.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Crisis matrimonial. ¿Cómo combatirla?
Scroll hacia arriba