Curar la ansiedad es posible: te enseñamos cómo

Curar la ansiedad es posible

La ansiedad es uno de los trastornos psicológicos más comunes. La vida en las sociedades modernas es responsable de ello, ya que se tiende a tejer una red de necesidades vitales que genera estrés. Esto, sumado a inseguridades o a otro tipo de problemas previos, facilita la aparición de ansiedad ante situaciones relativamente cotidianas. Sin embargo, curar la ansiedad es posible, aunque nada te garantiza que ese proceso sea rápido ni sencillo.

Lo primero: asumir el problema y las posibilidades

Para saber calmar la ansiedad debes tener en cuenta que un trastorno de ansiedad se produce por algo. Suele tener mucha relación con otros tipos de problemas psicológicos, como por ejemplo la depresión, el insomnio, el estrés o el trastorno obsesivo compulsivo. Por lo tanto, un elemento necesario es comprender las causas, el origen y los condicionantes del propio problema. Además, habrá que estudiar el tipo de ansiedad del que se trata y su intensidad.

El segundo punto que tienes que pensar es que el proceso de tratamiento no es breve. La ansiedad no es algo que se pueda eliminar de un día para otro. Es un problema al que te tienes que enfrentar en diferentes campos de batalla, ya que solo así puedes vencerla en todas sus manifestaciones. En otro orden de cosas, tienes que asumir que, en función de la manifestación que estés sufriendo de esta enfermedad, se buscará realizarte un tratamiento u otro, pero siempre debes ponerte en manos de un profesional. Por lo tanto, nunca existe un esquema cerrado de tratamiento, ya que a veces puede requerir el uso de fármacos y otras no.

Una vez que puedas empezar a comprender la dimensión de lo ocurrido y de cómo esto te determina en tu vida diaria, llega el momento de valorar el tratamiento. Ten en cuenta que es un proceso difícil que exige mucha introspección, algo que no siempre es fácil de asumir ni de realizar. ¿Qué hay que hacer, por lo tanto, en estos casos? Tomar una decisión tajante. Controlar la ansiedad es similar a dejar de fumar en el sentido de que te va a exigir cambiar costumbres, patrones e ideas que tenías. Y eso puede ser difícil. Por lo tanto, lo mejor es que tomes esa decisión de manera unilateral para no echarte atrás en ningún momento y poder completar el tratamiento.

Cómo se puede curar la ansiedad

Hay tres puntos que puedes hacer por tu propia cuenta. Se trata de dinámicas y cambios que poco a poco podrás interiorizar, una vez vayas desarrollando algo de práctica.

#1.- Tú no eres lo que piensas

Este paso es sutil, pero muy necesario. La ansiedad produce un agobio difícil de controlar que no te permite hacer algo o que reprime tus intenciones. Muchas veces lo que sucede es que tu mente se llena de pensamientos negativos sobre tu futuro y tu vida. Por ejemplo, cuando aparece la ansiedad te crees incapaz de hacer nada por ti misma o de superar pruebas u obstáculos vitales que, antes de tener esta sensación, no te habrían supuesto problema alguno.

El caso es que tu mente se bloquea y te impide seguir. Pues bien, debes de comprender que eso que piensas no es lo que eres. Hay un agente externo que te está llenando de pensamientos negativos sobre tu forma de ser y de comportarte. Tienes que identificar esos movimientos viciados de tu cerebro y entender que no son tuyos. Y, que, por lo tanto, no tienen por qué afectarte. Evidentemente, la primera vez no lo conseguirás y, con seguridad, esos pensamientos negativos frenarán tus intenciones. Pero con un poco de práctica y de ayuda lo conseguirás.

#2.- Debes estar convencida de querer cambiar

Muchas veces uno mismo es el responsable de acabar metido en un pozo del que no consigue salir. ¿El motivo? Pues que tiene tendencia a la repetición de ideas fatalistas, por ejemplo, o una cierta afinidad con el pesimismo. Esta clase de tendencias negativas propias que puedas tener te van a impedir vencer la ansiedad, ya que esta dolencia precisamente se nutre de ese tipo de emociones.

¿Qué puedes hacer en estos casos? Bastante fácil. Cada vez que tu mente te diga que no puedes o que no debes, trata de decirte a ti misma que sí que puedes, que te saldrá bien y recordar todos los éxitos que has tenido hasta ese momento. Ten en cuenta que no es solo una cuestión de confianza. Más bien se trata de una manera de librarte de los factores externos e internos que te hagan tender hacia la negatividad. Aquí puedes incluir también las relaciones tóxicas que consiguen restar seguridad en ti misma o ganas de hacer las cosas.

#3.- Entiende por qué te ocurre a ti

Una parte importante de la ansiedad se encuentra en las emociones inconscientes. Hay casos en los que la ansiedad te la puede provocar otro trastorno o un problema fácilmente identificable. Por ejemplo, una situación de agobio muy clara o un problema obsesivo. Sin embargo, otras veces la causa o la raíz de ese malestar está oculta y es necesario bucear en las profundidades de una misma hasta dar con el origen de aquello.

En este caso hay que hacer un rastreo de las emociones inconscientes y llevarlas a la parte consciente, para que puedas enfrentarte con ellas en ese espacio y, por lo tanto, eliminar ese peso y esa opresión que están ejerciendo sobre ti. Puede ser difícil, pero enfrentarte a las causas de tu ansiedad es fundamental para que puedas lidiar contra ella y vencerla.

Pasos para curar la ansiedad

Aquí habrá diferentes puntos que tendrás que cumplir para saber cómo controlar la ansiedad, teniendo en cuenta que es siempre un profesional el que te tiene que orientar. Podemos identificar un total de tres líneas de cambio:

Cambiar tus hábitos diarios

Dormir las horas suficientes, una buena alimentación y el ejercicio tendrán que ser el pan de cada día si quieres poder superar estos problemas. Son los tres medios para que tu cuerpo, cumpla unos horarios estrictos, se alimente con los nutrientes necesarios y que se agote. De esta manera podrás notar un importante descenso en tus niveles de ansiedad diarios, especialmente gracias al ejercicio. En cualquier caso, estas tres líneas tienen que ser prioritarias. La ansiedad se cura cuidando los pequeños detalles del día a día.

Esquemas mentales y malos hábitos

Es necesario analizar tendencias depresivas, relación de pareja tóxica, y demás factores que pueden estar afectando a la situación actual y que se deben cambiar. Por lo general, los profesionales te podemos ofrecer una serie de métodos que te ayudarán a superar y a lidiar con diferentes situaciones en las que tengas que soportar una gran carga de ansiedad. Por ejemplo, cómo reaccionar ante un ataque de pánico, técnicas de respiración que te vendrán bien o maneras de quebrar los esquemas mentales circulares que te hacen escalar en el agobio general que suele producir la ansiedad. Esto es algo que tendrás que hacer tú sola, pero sobre lo que te va a orientar un profesional para que se adapten siempre a las circunstancias de tu caso.

Terapia y análisis del problema

Curar la ansiedad exige algo muy importante: no se trata de que la ansiedad no aparezca nunca más sino de conseguir que te sientas capaz de afrontarla cuando aparezca. Es decir, tienes que enfrentarte a tus miedos o a tus agobios interiores, a tus esquemas mentales y disociar tus problemas de ti misma para poder librarte del estrés que te producen. Sin lugar a dudas, este es el paso más duro y el más personal, ya que no hay dos terapias iguales.

Por ejemplo, mucha gente se pregunta qué enfoque terapéutico es el más efectivo. La respuesta es: depende. No hay dos personas iguales, y aunque los síntomas de la ansiedad se reproduzcan en la mayoría de casos de pacientes, su origen es diferente. Por ello, es importante determinar adecuadamente qué enfoque de terapia se debe de seguir. La mejor manera de ver esto siempre está en manos del profesional que pueda determinar tu caso con calma y con conocimiento.

¿Y los fármacos?

Sin lugar a dudas, es el último punto de todos. Los ansiolíticos son recetados directamente por un psiquiatra, y se consideran una ayuda efectiva para aliviar algunos de los síntomas de ansiedad. Debes tener en cuenta que el tratamiento psicológico es necesario y en caso de que exista tratamiento farmacológico, este debe ser un apoyo.

En conclusión, curar la ansiedad es posible. Pero para hacerlo tendrás que revisar buena parte de tus conductas y de tus procesos mentales. Además, para entender cómo vencer la ansiedad, deberás hacer un análisis interno especialmente crítico. Sin embargo, con la ayuda de profesionales y con tu voluntad de cambio, podrás recuperar tu estabilidad emocional y volver a vivir sin ansiedad.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Curar la ansiedad es posible: te enseñamos cómo
Scroll hacia arriba