¿Depresión laboral? Aprende cómo superarla

depresión laboral

Evitar la depresión laboral se ha convertido en un tema prioritario de los diferentes gabinetes de seguridad e higiene laboral, por la alta incidencia que presenta.

La depresión en lo profesional es una de las principales causas de bajo rendimiento, al mismo tiempo que un trabajo desmotivador puede ser el detonante de una depresión del trabajador.

Además, las bajas por depresión ocasionan pérdidas a las empresas y gastos a la sanidad pública. Cada año, los índices de baja por depresión parecen aumentar. El estrés cotidiano, la precarización de los puestos de trabajo y el temor a estar en paro son sólo algunos de los factores que aceleran este incremento.

Averiguar cómo evitar la depresión ya no es una cuestión estrictamente sanitaria, sino que debe ser enmarcarla en el contexto amplio de la vida personal de los trabajadores de una empresa u organismo. Es la causa-efecto de un trabajo sin alicientes y la detección y el tratamiento precoz es imprescindible para que no derive en una incapacidad crónica difícil de solucionar.

Motivos que con más frecuencia generan depresión laboral

Cada persona vive la realidad de manera diferente. Lo que para unos es grave, para otros es llevadero, y viceversa. No obstante, hay una serie de casuísticas que llevan a pensar en patrones, en razones frecuentes para que un trabajador se sienta mal en su lugar de trabajo. Esto funciona, a su vez, como una hoja de ruta para determinar el camino para superar la depresión en el ámbito profesional.

Es muy importante que, si te sientes a disgusto en el trabajo, le des importancia a tu malestar. Es posible que si intentas conversarlo con algún compañero, este te diga que estás exagerando y que las cosas no son como tú las ves: quizá tenga razón, quizá esté disimulando para evitarse problemas, pero eso no importa. Lo que importa es cómo te encuentras tú y descubrir la manera de sentirte mejor.

Del mismo modo, hablarlo con tus familiares, amigos o pareja es bueno como desahogo pero es muy probable que estas personas, temiendo por el factor económico, intenten quitarle hierro a la situación y te digan que aguantes, sin más. Tú y solo tú eres la única persona capaz de saber hasta dónde y hasta cuándo quieres y puedes aguantar. Confía en tus sensaciones y en que mereces vivir con plenitud.

A continuación, te contaremos algunos motivos que generan depresión laboral. Si lo que tú vives no está en este listado, no significa que no sea real o que no merezca la pena. Céntrate siempre en ti y confía en tus percepciones.

El trabajo no responde a tus expectativas

Esto sucede, por ejemplo, en el caso de titulados universitarios que, debido a la escasez de puestos de trabajo adecuados a su nivel académico, optan por un trabajo de inferior categoría.

En la situación actual, son muchos los jóvenes, y no tan jóvenes, que, después de años de formación, aceptan un puesto de dependiente, camarero o reponedor en una gran superficie, como única salida. Con esta decisión, ven cómo su desarrollo profesional termina antes, incluso, de haber empezado.

Malas condiciones de trabajo

Muchas horas de trabajo, un local u oficina oscuro y sin ventilación, un sueldo muy bajo son algunas de las condiciones que pueden derivar en una depresión. No solo importa aquello que ocurre a nivel externo, sino también, cómo lo vive el protagonista. Este tipo de situaciones podrían desencadenar una depresión reactiva, haciendo que la suma de diferentes circunstancias interfieran en el estado de ánimo de la persona.

Una exposición prolongada a situaciones incómodas en el trabajo, pueden derivar en bloqueo emocional, problemas de estrés, ansiedad y depresión. Debemos tener en cuenta que no todas las personas reaccionan de la misma forma ante los mismos estímulos, por tanto, debemos estudiar cada caso de forma individual, no en comparación con los compañeros.

Acoso o mobbing laboral

El mobbing laboral se produce cuando te enfrentas a un acoso sistemático en el trabajo, por parte de tu superior o de un compañero. Puede que al principio pienses únicamente en una situación de desencuentro por una opinión o una forma de trabajar. Pero si el acoso se prolonga en el tiempo, especialmente por parte de un superior, puede desembocar en una depresión.

Es importante que, en el caso de que la relación que estableces con un compañero te produzca ansiedad, estrés, humillación o cualquier otro sentimiento negativo, pongas solución antes de que el problema se prolongue.

Cómo evitar la depresión si tu situación laboral no te satisface

Ante las situaciones que hemos comentado en el punto anterior, puedes optar por no hacer nada y obviar los síntomas de la depresión. O, por el contrario, afrontar que tu vida laboral no es satisfactoria y no responde a tus expectativas laborales, buscando una alternativa a ese vacío emocional.

Este es el primer paso para luchar activamente contra la depresión laboral.

Buscar alternativas de trabajo

Ante todo, debes pensar que la situación no se va a resolver por sí sola, que eres tú quien tiene que dar los pasos necesarios para mejorar tu actividad laboral.

Aunque, por motivos económicos, no puedas dejar tu trabajo inmediatamente, sí puedes empezar a hacer otro tipo de actividades que pueden ser rentables.

Fotografía, manualidades o idiomas pueden constituir una fuente de ingresos extras y, con el tiempo, sustituir tu trabajo actual.

Buscar otro trabajo de forma activa y planificada

Si, definitivamente, vas a dejar tu trabajo, organízate para buscar uno nuevo, empezando por definir, claramente, cuál es tu objetivo y cuáles son tus ambiciones laborales.

A partir de ahí, puedes acudir a determinados servicios administrativos, que te ayudarán a hacer una búsqueda activa de empleo o a emprender tu negocio, si esa es tu opción.

¿Y qué pasa si no puedes dejar tu trabajo?

Entonces es necesario que busques una vía de escape a la situación que te estresa en el ámbito laboral.

Mantener la calma y permanecer relajado

Las emociones negativas no te van a ayudar a sobrellevar el estrés del trabajo, así que debes encontrar soluciones que te permitan mantener la calma.

Para ello, puedes acudir a terapias donde te enseñen ejercicios de relajación que podrás hacer al final del día. Y otros, que podrás ejercitar en los momento de mayor tensión laboral.

Los sentimientos de irritabilidad o de ira no van a cambiar la situación, por lo que debes aprender a desterrarlos cuando aparezcan y sustituirlos por otros de calma y tranquilidad.

Realizar ejercicios de meditación

Estos ejercicios te ayudarán a controlar tu mente para evitar, progresivamente, pensamientos negativos.

Hay diferentes centros y asociaciones que te pueden ayudar a encontrar la estabilidad mediante la meditación.

Disfrutar del tiempo libre

De vez en cuando, date un capricho que te haga disfrutar del dinero que ganas con esfuerzo. Una escapada, una prenda de ropa, un tratamiento spa. Y tómate tiempo para disfrutarlo, para que tu mente desconecte y te sientas feliz y a gusto con tu vida.

Si tienes una situación laboral complicada, no te aísles y comparte con tu entorno tu malestar. Aprender cómo evitar la depresión es tu prioridad, hasta que puedas cambiar tus circunstancias laborales.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

¿Depresión laboral? Aprende cómo superarla
Scroll hacia arriba