Supera la depresión por invalidez permanente

Depresión por invalidez

Un accidente o una enfermedad han cambiado tu vida de repente. La invalidez permanente no entraba en tus planes, pero ahí está. Te has visto obligado a renunciar a la manera de vivir que tenías hasta ahora. El cambio es tan radical que asimilarlo te llevará un tiempo y aunque parezca que te hundes en un foso, no es así. A la rabia inicial le sigue la impotencia, la tristeza y hasta la depresión.

¿Cómo afecta la invalidez permanente?

Es verdad que tu vida cambia, pero es muy importante que aprendas a aceptar la situación para recomponer una nueva vida con un nuevo camino que has de seguir. La montaña rusa de emociones que sientes es normal. También lo es el miedo y el temor. Tu autoestima está en los niveles más bajos porque sabes que ahora dependes de los demás. No quieres ser una carga y en tu búsqueda de culpables te acabarás señalando a ti mismo en el centro de la diana.

Nadie puede restarle importancia a lo que sientes y a la intensidad de tus emociones. Sin embargo, es importante trabajar para aceptar y superar lo que sientes porque la vida te da una nueva oportunidad, no como te hubiese gustado y eso duele, pero es la realidad.

En los casos de invalidez permanente es muy común sufrir el Trastorno de Estrés Postraumático o depresión postraumática. Es lo más habitual por la intensidad y la relevancia de la experiencia, así como de sus consecuencias. Esta patología puede desencadenar en una depresión crónica. Ante casos así, las personas experimentan recuerdos y sueños angustiosos en los que se repiten una y otra vez los hechos o bien evitan ese tipo de recuerdos, tienen comportamientos irritables, creencias negativas sobre sí mismos, pierden el interés, sienten un desapego hacia su entorno o presentan síntomas disociativos, entre otras cuestiones.

Tu mente no puede asimilar lo que te ha pasado y pierdes el control sobre tus pensamientos, incluso sobre tus acciones. No siempre las personas sufren un Trastorno de Estrés Postraumático, a veces no les pasa, pero sí que presentan algunos claros síntomas de la depresión. En este post te los explicaremos y te daremos algunos consejos sobre cómo superar la depresión.

Es muy importante que recibas ayuda psicológica cuanto antes para que un profesional evalúe tu situación y te recomiende la terapia más adecuada. Si las depresiones no se tratan, independientemente del tipo que sean, pueden agravarse considerablemente. Sé consciente de que puedes superar la depresión, volver a reír y a ser feliz.

Síntomas de la depresión tras una invalidez permanente

En el trastorno del estado de ánimo que se produce como consecuencia de una depresión se incluyen síntomas psicológicos y somáticos. Los primeros se refieren al desinterés, la tristeza o la baja autoestima, y los segundos a la pérdida del apetito, de peso o los trastornos del sueño.

En el diagnóstico que realizará un profesional de la psicología, se establecerá si los episodios o síntomas que presentas son pasajeros como consecuencia del trauma que has vivido o bien se han vuelto crónicos si se prolongan en el tiempo, lo que se conoce como una depresión mayor.

En función de los síntomas que presentes y la duración de los mismos, el psicólogo calificará tu depresión de leve, moderada o grave. Independientemente de esa clasificación, los siguientes síntomas suelen ser comunes:

  1. Tristeza y desesperanza

  2. Sentimiento de culpabilidad.

  3. Desinterés por todo lo que te rodea, incluso por actividades que te resultaban placenteras y que a pesar de tu situación aún puedes hacer.

  4. Alteraciones en la alimentación: perder el apetito o no cuidar lo que se come.

  5. Alteraciones en el sueño: no poder dormir, tener pesadillas recurrentes o sentir que las horas de sueño no suponen un descanso real.

  6. Pensamientos negativos que no se van de tu mente.

Si no se toman medidas, todos estos síntomas empeoran con el paso de los días. Tienes derecho a estar triste, angustiado, a no comprender, a sentir rabia e impotencia por lo que te ha pasado. En tu caso, las causas de la depresión se atribuirán al episodio que acabas de vivir. Pero también tienes que aprender a gestionar todas esas emociones para retomar el control de tu mente y de tu vida.

Cómo superar la depresión

Existen tres claves que se repiten en los episodios depresivos: inactividad, emociones negativas y sentimientos negativos. Entras en una especie de laberinto sin apenas ser consciente hasta que te pierdes en él y no sabes cómo salir. Sin embargo, sí hay respuesta a cómo superar la depresión.

#1.- Empieza a hacer terapia psicológica

Si sientes que por ti mismo no puedes cambiar la situación ni salir de esa tristeza que te hunde cada día, necesitas ayuda profesional. Probablemente ni siquiera seas consciente y eches la culpa de tu estado a lo que te ha pasado. Muchas veces son los familiares y los amigos quienes animan a personas como tú a empezar una terapia para salir de donde están de la mano de un profesional. Es la mejor manera para que cierres ese capítulo de tu vida y abras una nueva página en la que empezar de cero.

#2.- Acaba con la inactividad

A pesar de tu situación, seguro que hay algo que te gustaría hacer. Es importante que te mantengas activo en la medida de tus posibilidades, puesto que así te sentirás útil, bien contigo mismo y tendrás la mente ocupada y alejada de los pensamientos negativos. Empieza poco a poco, por lo básico para no frustrarte y así empezar a superar metas. Hay personas que pueden empezar por ver una película o una serie en la televisión que les tenga entretenidos para pasar después a otro tipo de acciones. La acción es uno de las principales respuestas a cómo superar la depresión. 

Poco a poco es importante que busques algo que realmente te guste, porque aunque al principio lo hagas sin entusiasmo y con desgana, al final puede convertirse en una auténtica pasión para ti, que te permitirá desconectar y sentirte bien contigo mismo. Ten en cuenta que en casos como el tuyo, las personas acaban perdiendo la capacidad de disfrutar y es algo que tendrás que aprender de nuevo.

#3.- Debate y cuestiona tus pensamientos negativos

Es cierto que tu vida ha cambiado, pero no por eso es menos valiosa. Es común que tras una invalidez permanente tu mente se inunde de pensamientos negativos que te brinden una visión muy sesgada de la realidad. Lo peor es que ni siquiera los puedes evitar. Sin embargo, esta forma de razonar la puedes cambiar, puedes educar a tu mente para que empiece a cuestionar estos pensamientos que se crean en medio del torrente emocional que estás experimentando.

Una manera de hacerlo es sometiendo a debate todo el conjunto de pensamientos irracionales. Tienes que prestar atención a cada uno de tus pensamientos para empezar a filtrarlos. Empieza por el de la evidencia, plantéate si lo que piensas es real y evidente, piensa si es cierto y qué pruebas tienes de ello. Es muy común que pienses que a partir de ahora nadie te va a querer, pero mira a tu alrededor y analiza la veracidad de ese pensamiento.

Es posible que muchos de tus pensamientos negativos pasen el filtro de la evidencia, pero por eso después has de someterlos al de la gravedad. Haz una valoración objetiva de lo grave que es la idea que te atormenta. Lo más probable es que después de analizarla bien te des cuenta que podría ser peor, que no es tan grave y que puedes sobrevivir.

Si el pensamiento pasa el filtro de la evidencia y también el de la gravedad, el siguiente es el de la utilidad. Cuestionar si te resulta útil pensar así, te permitirá ver las cosas desde otra perspectiva y restarle importancia. Cuando algo no está en tus manos te das cuenta que no tiene sentido seguir dándole vueltas.

#4.- Empieza a generar pensamientos positivos

Una buena manera de ver el lado positivo de las cosas es agradeciendo. Cuando agradeces te das cuenta de que tus preocupaciones no son tan importantes y que tienes razones para dar gracias por lo que tienes. De la mano del agradecimiento llega el de la valoración. Cuando valoras lo que tienes, lo aprecias y empiezas a desarrollar nuevos pensamientos positivos que serán auténticos detonadores para que empieces a salir del bucle depresivo en el que te encuentras. Poco a poco recuperarás el control de tu vida.

Las enfermedades y los accidentes son acontecimientos incontrolables que cambian nuestras vidas y que pueden acabar en una invalidez permanente. Es normal atravesar fases depresivas, sentir emociones negativas, inundar la mente de malos pensamientos, perder el interés y sentirse mal. Necesitas tiempo para asimilar lo que te ha pasado, para procesarlo. Sin embargo, la buena noticia es que puedes superar esa tristeza. La vida te ha dado una nueva oportunidad y tienes que aprovecharla.

Si en el proceso de superación sientes que no eres capaz de hacerlo sin ayuda, no dudes en buscar el apoyo de un psicólogo experto que te guíe y se convierta en el apoyo que necesitas para mejorar.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

Supera la depresión por invalidez permanente
Scroll hacia arriba