Desarrollo profesional. ¿Cómo lograrlo?

desarrollo profesional

Tú eres la protagonista de tu propio desarrollo profesional. Es decir, las oportunidades surgen especialmente cuando las buscas por iniciativa propia. Sin embargo, existen muchos frenos que puede ponerse una persona para limitar su propio desarrollo.

Fomenta tu empoderamiento personal para autoconvencerte de que, realmente, puedes transformar tus sueños en realidades.

¿Cómo impulsar tu desarrollo profesional?

#1.- Constancia

Esa es la principal semilla en tu desarrollo profesional, y también en tu crecimiento personalConstancia para seguir formándote, para aprender idiomas, para enviar tu currículum a nuevas empresas y buscar nuevas ofertas en otras bolsas de empleo. Constancia para practicar el networking y para seguir inmersa en tu plan de acción incluso cuando tienes la sensación de que nada cambia a tu alrededor. Por tanto, recuerda cada día cuál es tu meta: tu desarrollo profesional.

#2.- Cuida tu marca personal

Internet se ha convertido en un nuevo escaparate online para conocer información sobre un candidato. Esta información puede ser consultada por los responsables de recursos humanos. Escribe tu nombre en Google y observa qué datos aparecen sobre ti. Estos datos forman parte de tu marca personal. ¿Qué puedes hacer para construir una identidad sólida para afianzar tu desarrollo profesional?

Por ejemplo, crea tu perfil en redes profesionales como LinkedIn, escribe tu blog profesional y escribe en Twitter como especialista en esa temática en la que te has formado.

#3.- Cree en tu vocación

La vocación es un concepto repleto de significado. La vocación es importante porque tienes más opciones de triunfar en ese sector que te encanta, sencillamente, porque la felicidad que te proporciona ese objetivo hace que todo el esfuerzo sea más gratificante. ¿Cuál es tu vocación? ¿Y qué puedes hacer para buscar trabajo a partir de este propósito?

¿Cómo puedes mostrar que esta profesión es vocacional para ti? Por ejemplo, puedes expresarlo claramente en tu carta de presentación. De hecho, esto es algo positivo porque uno de los límites del currículum o de la carta es centrar la atención únicamente en la descripción de los logros personales, académicos y profesionales. Sin embargo, una información tan relevante como tu propia vocación merece ser expresada de manera clara porque es la base de tu desarrollo profesional. Esto tendrá un efecto muy positivo en tu autoconocimiento.

#4.- Aprendizaje autodidacta

La formación no solo nace del hábito de asistir a clases, también puedes alimentar tu pasión por el saber como un hábito real en tu existencia a través de la disposición autodidacta de cultivar tu mente con nuevas ideas.

Por ejemplo, la lectura y el cine son dos buenas herramientas para seguir ampliando tu campo de conocimiento. Por muy completo que sea tu currículum, la curiosidad por el saber es una necesidad real en un momento cambiante. Por ejemplo, actualiza tus competencias tecnológicas porque son el presente y serán el futuro del desarrollo profesional.

#5.- Crea una red de contactos

Te sentirás más motivada si estás rodeada por buenas personas que te inspiran con su punto de vista. Sin embargo, recuerda que una red de contactos no tiene sentido si observas la lista de nombres en términos cuantitativos.

Las redes profesionales son personales. Por esta razón, si no no fomentas la comunicación con esas personas, llega un momento en el que esos lazos carecen de significado. Aquí puedes leer más sobre la inteligencia emocional en el trabajo.

Evidentemente, puedes centrar más el contacto con aquellas personas de tu grupo con las que tienes una mayor conexión o de las que puedes aprender más.

Además, una de las ventajas del momento actual es que, gracias a la cercanía que aportan las nuevas tecnologías, tienes la oportunidad de seguir en las redes sociales a aquellos profesionales que son mentores en tu profesión, voces reconocidas que influyen en la sociedad.

Utiliza las posibilidades que te ofrece la tecnología como un valor que hubiese sido inimaginable hace solo unos años. Lo cierto es que la tecnología te invita a soñar.

Por ejemplo, algunas profesiones te ofrecen la oportunidad de trabajar desde casa con un horario flexible. No se trata de que este sea tu camino, sin embargo, sí es positivo que aprecies el universo de opciones que se presentan ante ti, porque todos esos recursos pueden impulsar tu camino profesional.

#6.- Valora distintas opciones

Por ejemplo, si tienes pensado presentarte a una oposición, te sentirás más comprometida y más motivada con tu meta si, además de esa posibilidad, has valorado otras opciones. Cuando observas otras posibilidades en tu mente, imaginas posibles caminos, otras puertas que también pueden ser interesantes. Y esto es especialmente interesante cuando se trata de potenciar el desarrollo profesional.

Por otra parte, tampoco cierres la puerta al emprendimiento si sientes que dar forma a tu idea de negocio es el paso que quieres dar para definir tu carrera profesional como emprendedora. Los miedos pueden condicionarte en muchos momentos de la vida, sin embargo, los miedos que están asociados a una carrera profesional pueden superarse con planificación previa. Es decir, si tienes una meta, prepárate para afrontarla.

Además, es recomendable tener un plan alternativo si algo no sale tal y como lo habías previsto. Tu vida profesional es una parte muy importante de tu propia felicidad. Por tanto, reflexiona sobre qué es aquello que te hace feliz ahora porque tus preferencias pueden evolucionar y cambiar con la edad.

Por ejemplo, una idea de plan alternativo es tener un empleo que no se ajusta a tu vocación mientras tú sigues centrada en tu búsqueda de una oferta mejor. Ese trabajo te da un sueldo que te permite hacer frente a tus gastos. Y, desde esa perspectiva, ese empleo tiene una gran importancia en tu vida ahora mismo.

Sin embargo, no observas esa situación como eterna sino como temporal. No es tu plan definitivo. Y es importante que tú tomes las riendas de tu vida y te animes a hacer planes sin dejarte condicionar por aquello que crees que la vida determina para ti. Es decir, pon el foco de atención siempre en lo positivo de cada situación para cambiar la queja por la esperanza de ese cambio que está por llegar y que tú misma estás creando a través de tus acciones presentes.

#7.- Alimenta las fortalezas de tu currículum

Algunos requisitos para optar a determinados puestos de empleo son tan exigentes que esto puede hacer que te desanimes al creer que tu currículum no está a la altura de esas exigencias. Tu currículum tiene fortalezas y son esos puntos los que incrementan el valor de tu trayectoria.

Por supuesto, si lo deseas, también puedes seguir formándote para perfeccionar otras competencias. Sin embargo, siéntete orgullosa de ti misma y de lo que has hecho hasta ahora. No dejes que el perfeccionismo te lleve a un estado de insatisfacción constante.

#8.- Películas que inspiran

En la historia del cine puedes seleccionar ejemplos de películas que muestran relatos de personas que tienen dificultades para alcanzar sus sueños pero finalmente lo consiguen porque nunca dejan de perder la fe. La película «La La Land: la ciudad de las estrellas» es un ejemplo de ello.

Déjate impregnar por ese espíritu de magia y de sueños que rodea a sus protagonistas. Dos jóvenes que son un claro ejemplo de vocación y perseverancia más allá de los límites del camino. Elabora tu propia selección de películas que te dan fuerza y esperanza.

#9.- Metas a corto plazo

Así como cuando haces un desplazamiento por un viaje largo en carretera realizas distintas paradas en el camino, puedes aplicar esta metáfora a este camino profesional que vas a recorrer a partir de ahora. Esa meta general de impulsar tu desarrollo profesional tiene que concretarse en metas más cercanas.

Es decir, fija tus propósitos y anota esas ideas en una agenda. Fomenta el hábito de escribir todas aquellas ideas que sean importantes para ti. A su vez, tu desarrollo profesional no solo se compone de trabajo y esfuerzo.

El descanso, el ocio, la amistad y el tiempo libre son igual de determinantes en tu vida puesto que te conviene encontrar el equilibrio de luchar por tus propósitos pero sin dejar que esas metas roben todo el espacio a la felicidad de tu tiempo libre.

Además, también puedes ser flexible con estas metas, es decir, puedes cambiar de opinión y hacer cambios en algunas de tus decisiones previas si consideras que es lo adecuado para ti. No seas víctima de tu propia rigidez mental, esto verá fortalecida tu autoestima.

#10.- Decálogo del éxito

A modo de ejercicio de introspección y autoayuda puedes redactar tu personal decálogo de desarrollo profesional, es decir, escribe cuáles son los ingredientes fundamentales para ti en este camino a trazar. También puedes identificar qué ingredientes posees y cuáles te gustaría desarrollar a partir de ahora. Coloca este decálogo en un lugar visible, por ejemplo, en un cajón de tu escritorio. Aquí puedes leer consejos para potenciar el liderazgo.

Confía en tu talento

Observa todo lo que has conseguido hasta ahora. Pero, además, mira también al futuro y visualízate a ti misma en esa posición que quieres lograr. Vive tu presente, pero mira también al futuro para recordar que el mejor modo de llegar hasta él es por medio de la constancia, el afán de superación, la experiencia, la motivación y la búsqueda que te acompaña ahora.

Tú eres tu principal motor de desarrollo profesional cuando dejas de ponerte excusas y te centras en observar tus sueños como posibles.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Desarrollo profesional. ¿Cómo lograrlo?
Scroll hacia arriba