¿Desenamorarse es el fin de la relación?

desenamorarse

Las relaciones están vivas, por eso hay que nutrirlas y alimentarlas cada día. Y así es, porque donde un día ardía fuego puro es posible que otro solo haya escarcha. Hemos abierto este post con una pregunta: ¿desenamorarse es el fin de la relación? Ya sabes que las relaciones son muy complejas y la respuesta a esta pregunta no es un sí o un no, sino que exige ser reflexionada.

Desenamorarse puede suponer el fin de una relación, efectivamente, pero también es verdad que no ocurre de un día para otro. No te acuestas enamorada y te levantas desenamorada, ¿verdad? De ahí lo importante que es prestar atención a todos esos síntomas que poco a poco hacen mella en una relación. Muchas veces lo hacen de forma silenciosa, como una especie de virus que avanza poco a poco, y cuando te quieres dar cuenta, el sentimiento ha cambiado.

Tal vez aún le quieras y le tengas cariño, pero ya no estás enamorada. Esto no tiene que implicar la ruptura sentimental, pero si sientes que ya no quieres compartir tu vida con tu pareja, entonces el fin de la relación ya está sentenciado. Se sentencia en ese momento, pero el anuncio venía de tiempo atrás, del momento en el que aparecieron los primeros síntomas. Tal vez si los hubieses visto, vuestro final habría sido distinto.

Principales síntomas de desenamorarse

Juntos pero ausentes

Es una de las primeras señales de alarma. Te das cuenta de que cuando estás con tu pareja estáis los dos ausentes. Compartís presencia, pero poco más. Ni siquiera le echas de menos cuando no está. Tu interés se está desvaneciendo.

Cambios de actitud

Las risas y la complicidad han dado paso a las discusiones y malas caras. Ya nada es lo que era. Los momentos compartidos cada vez generan más tensión y la gestión de los conflictos, al igual que las reconciliaciones, no son como antes.

Ya no tienes ganas de verlo

Piensas en él, pero no tienes ganas de verle, prefieres echarle de menos porque esa sensación te reconforta más. Aquí puedes leer más sobre las crisis de pareja.

Falta de tiempo

La lista de prioridades ha cambiado y ahora ya no hay tiempo para un vosotros. Ya no os incluís en los planes comunes, ni siquiera hacéis planes por falta de tiempo. Estáis metidos en un círculo vicioso.

Adiós al afecto

Ya no hay beso de buenos días, de despedida o de buenas noches. Las muestras de afecto se han reducido hasta ser nulas. Por ejemplo, sientes que ya no os abrazáis como antes. No os cogéis la mano y los besos son por costumbre. Da igual en la parte de la balanza en la que estés, si te das cuenta de que su actitud hacia ti ha cambiado y ahora se muestra más frío, es el momento de plantearte cambios en la relación. Lo mismo ocurre si eres tú la que te muestras más fría. Piensa si es justo para los dos. Es el momento de reflexionar.

La sexualidad no es satisfactoria

Es una señal indiscutible. Ya no tienes ganas de practicar sexo con tu pareja. Ya no te atrae y buscas excusas para no tener que hacerlo.

No existe comunicación entre vosotros

La comunicación es uno de los pilares de las relaciones de pareja. Ya no os contáis lo que os pasa. Si alguno de los dos aún tiene interés, lo intentará, pero no captará la atención del otro. Puede aparecer sentimiento de soledad aunque se viva en pareja.

¿Qué hacer si te desenamoras?

Ahora ya conoces las principales señales de alarma. Si te sientes identificada es porque algo en tu relación ha cambiado. Qué hacer para evitar desenamorarse sería la siguiente pregunta. Dicen que donde hubo fuego siempre quedan cenizas y que la llama del amor puede reavivarse; sin embargo, dependerá del grado de enfriamiento de lo vuestro.

Como te hemos dicho, no te acuestas completamente enamorada y te levantas desenamorada. Es un proceso que avanza poco a poco, pero que no para si no le pones remedio. Es el momento de analizar y de reflexionar. En estos casos, la terapia de pareja son ideales para que encontréis el camino más adecuado, tal vez sea poner fin a lo vuestro o volverlo a intentar. Lo importante es no llegar a un punto de deterioro en el que no os soportéis. Los dos os merecéis una oportunidad, juntos o separados.

¿Qué pasa si se desenamora de mí?

Tal vez sea la posición más dura si aún le quieres. Con el tiempo empiezas a notar toda esa distancia que os separa, y lo peor es sentir que no puedes hacer nada. Antes de llegar a ese sentimiento de impotencia, lo mejor es que hables con tu pareja. Comunícate con él o con ella para saber si su actitud es fruto de lo vuestro o de otras circunstancias. Escúchale sin reproches para que sienta la confianza suficiente para abrirse a ti. Y lo mismo deberías hacer tú, explicarle cómo te sientes y cómo le sientes.

Muchas veces, una conversación a tiempo es capaz de evitar el desenamoramiento. Una conversación puede haceros reflexionar a los dos. Os puede ayudar a valoraros más y a apreciar lo que tenéis, lo que habéis conseguido. Ten en cuenta que las relaciones pasan por fases que juntos vais superando, no son estáticas sino que están vivas y se adaptan a vuestra propia evolución como personas.

Como puedes ver, el primer paso es hablar y comunicarte con tu pareja, pero no te aferres. Si ha llegado al punto en el que se ha desenamorado de ti y no se plantea seguir con la relación, aunque duela, tienes que aceptarlo. Tienes que dejarle ir porque no es justo ni para ti ni para tu pareja. Seremos sinceros contigo: te va a doler, pero lo vas a superar. Quedarte donde no te quieren o aferrarte a alguien solo te hará sufrir, y ya sabes que no es lo mismo el dolor que el sufrimiento. El primero es inevitable, el segundo duele más y lo puedes evitar. Ármate de valor y da un paso al frente.

¿Se puede evitar el desenamoramiento?

El enamoramiento es un proceso en el que la química tiene un gran protagonismo. No es lo mismo enamorarse que amar. Amar es un sentimiento más profundo, más auténtico. De manera que desenamorarse lleva consigo un cambio en el cerebro. Las hormonas que al principio se liberaban, como pueden ser la oxitocina o la vasopresina, ahora ya no lo hacen.

Las reacciones químicas que experimenta tu cuerpo al inicio de la relación cambian a la par que avanza lo vuestro. Sin embargo, no necesariamente implica el fin de lo vuestro, sino que puede ser una oportunidad para ambos. Una oportunidad en el sentido de que la relación ha pasado a siguientes niveles, ha madurado, con lo que podéis redescubriros mútuamente desde otra perspectiva más transparente, sin los efectos del enamoramiento inicial.

De manera que, aunque lo más probable es que no puedas evitar el desenamoramiento, sí que puedes gestionarlo para que no signifique el fin de una relación. No es lo mismo enamorarse que amar, no lo olvides.

¿Cómo puedes mantener vivo el amor?

En este punto volvemos al inicio del post. Una relación se mantiene viva cuando se alimenta, se trabaja y se nutre cada día. Cuando no la dejas morir y aceptas todas sus fases.

#1.- Evita la monotonía y la rutina

Sí, has de esforzarte para conseguir que lo vuestro funcione, y eso pasa por evitar la monotonía y la rutina. Pon de tu parte cuando sientas que lo vuestro decae y así no caerás en los efectos del aburrimiento.

#2.- Viaja en el tiempo

Recuerda qué es lo que te enamoró de esa persona con la que compartes tu vida. Mira antiguas fotografías y recuerda vuestro inicio. Compartir ese momento con tu pareja puede ayudar a que reflexiones todo lo que habéis vivido.

#3.- Acepta a tu pareja tal y como es

Ni puedes ni debes moldear a tu pareja a tu gusto. Acéptala con sus virtudes y con sus defectos porque así es como se ama. Valórala y respeta su forma de ser para crear un ambiente agradable y positivo entre vosotros. Pídele que haga lo mismo contigo. Aquí puedes leer más sobre cómo solucionar problemas de pareja.

#4.- Mucho afecto

El afecto es importante entre vosotros, así que no lo descuides. No te olvides de los besos de buenos días, de los abrazos y de las sorpresas. A todos nos gusta sentirnos queridos.

#5.- Aviva la pasión entre vosotros

No te conformes con practicar el sexo siempre de la misma manera, al final perderéis el interés. Tenéis muchas opciones que explorar, así que a disfrutar. Descubre en este artículo más información sobre la terapia para parejas.

Como puedes ver, desenamorarse puede ser el fin de una relación, pero lo puedes evitar desde un principio si la alimentas y la mantienes viva. No solo conseguirás evitar el desenamoramiento, sino que conseguirás una relación sana que os ayude a crecer como personas.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

¿Desenamorarse es el fin de la relación?
Scroll hacia arriba