Distimia. ¿Cuáles son sus síntomas?

distimia

La distimia es un trastorno del estado de ánimo que resulta desconocido para muchas personas. Es por ello que es recomendable saber en qué consiste y cuáles son sus síntomas para poder identificarlo.

Algo de vital importancia es que sepas lo imprescindible que resulta acudir a un especialista en caso de que creas que tú o una persona de tu entorno está sufriendo distimia o cualquiera de los tipos de depresión.

¿Qué es la distimia?

La distimia es un trastorno del estado de ánimo en el que se experimentan síntomas depresivos crónicos que pueden extenderse durante más de dos años. A veces puede confundirse con la depresión crónica.

Ante todo, debes saber que este trastorno tiene síntomas leves o moderados propios de la depresión. No obstante no se considera que tenga la intensidad suficiente para considerarse como tal.

Un dato interesante que merece la pena conocer es que el ESEMeD-España realizó un estudio en el que manifestó que la distimia es el tercer problema mental más frecuente en la población española. En total, afecta a un 1.5 % de los ciudadanos cada año.

En este estudio también se ha descubierto que gracias a esta investigación existen diferencias notables en cuanto a la manifestación de este trastorno dependiendo del género. Suele afectar cinco veces más a las mujeres que a los hombres.

¿Por qué se manifiesta la distimia?

Las causas por las que aparece esta enfermedad no se conocen con certeza. Hasta ahora, se ha determinado que su aparición se debe a la alteración de la serotonina, que es un tipo de neurotransmisor que se encarga del manejo de las emociones y de los juicios de valor.

No obstante, también podría aparecer debido a situaciones de estrés continuas o a las características de la personalidad. En cualquier caso, la opinión general se decanta porque ocurre de manera similar a la depresión y que se manifieste por una confluencia de circunstancias. Algunas de ellas son las siguientes:

– Diferencias biológicas: es decir, que tu cerebro tenga algún tipo de modificación física que te haga tener más predisposición a padecer este tipo de problemáticas.

– Química del cerebro: en la que se hace referencia precisamente a la alteración en la segregación de serotonina que hemos comentado anteriormente. Pero, además, puede que se den otras variaciones en otros neurotransmisores encargados de mantener la estabilidad del estado de ánimo.

– Rasgos heredados: la genética también guarda relación con la propensión a padecer trastornos del estado de ánimo. Los investigadores están tratando de encontrar los genes que causan la depresión, aunque aún no se ha descubierto cuáles son.

– Acontecimientos de la vida: si atraviesas una situación traumática o si te ves expuesto a problemas económicos o altos niveles de estrés de forma continua es más posible que manifiestes este tipo de problemas.

¿Hay factores de riesgo?

Como en cualquier otra enfermedad física o psicológica, para la distimia también existen ciertos factores de riesgo que te harán más vulnerable a padecerla. No obstante, que vivas estos factores de riesgo no hace que automáticamente vayas a sufrirla, pero sí que tendrás un número de posibilidades mayor.

El primer factor de riesgo es que un familiar de primer grado sufra depresión mayor u otras enfermedades de esta índole. En segundo lugar, hay que mencionar las situaciones traumáticas o estresantes ya que estas son un detonante bastante claro de los trastornos depresivos.

En otros casos, tu propia personalidad puede ser un factor de riesgo. Por ejemplo si tienes rasgos negativos como una autoestima baja o una gran dependencia hacia los demás, si eres muy pesimista o presentas una gran autocrítica, son factores que podrían influirte a la hora de padecer algún  trastorno depresivo.

Por último, si ya has sufrido otros trastornos de salud mental, tienes un riesgo mayor de presentar problemas depresivos.

Síntomas de la distimia

Algo que has de tener muy presente es que los síntomas de la distimia aparecen y desaparecen a lo largo de toda la enfermedad. A fin de cuentas, estamos profundizando en un trastorno depresivo que se extiende a lo largo del tiempo.

Por ello, habrá épocas en los que los indicios de la misma sean más intensos, y otros en los que lo sean menos. En cualquier caso si desaparecieran, no sería durante más de un par de meses.

Además, mientras experimentas esta enfermedad o antes de manifestarse cabe la posibilidad de que padezcas otros episodios de depresión. Por ello, no está de más que conozcas la sintomatología de este trastorno para poder detectarla con la mayor brevedad.

#1.- Falta de interés en las actividades diarias

Puede ocurrirte que aquello que antes hacías sin problema y que incluso te gustaba hacer ahora se vuelva pesado y tedioso. Es probable que experimentes este tipo de dificultad como consecuencia del bloqueo emocional.

#2.- Tristeza, sensación de vacío

Si sientes tristeza o sensación de vacío emocional, aunque no te haya pasado nada que lo justifique o si sientes un desconsuelo de manera continuada debes acudir a un especialista. Esto podría estar indicándote que padeces distimia o cualquier otro trastorno depresivo como podría ser la depresión post parto.

#3.- Desesperanza

Hace referencia a tu situación personal; pensar y sentir que nada va a cambiar por mucho que hagas para mejorar la situación. Sientes que no eres capaz de progresar en algún ámbito de tu vida y no tienes la más mínima esperanza de alivio o cambio.

Es normal que de forma puntual te sientas así tras una decepción. Pero si el sentimiento se vuelve continuo podría estar indicándote que algo no va bien.

#4.- Cansancio y falta de energía

Normalmente, tras jornadas duras de trabajo o tras actividades deportivas puedes sentir cansancio y falta de energía al día siguiente. Obviamente, esto solo sería una reacción fisiológica normal.

El problema comienza cuando a pesar de que duermes bien y que no has hecho nada excepcional de igual manera sientes un cansancio y fatiga extremos. Es en este momento cuando deberías acudir a un especialista ya que si no fuera un trastorno depresivo podría deberse a cuestiones físicas.

#5.- Baja autoestima y sentimiento de incapacidad

Otro indicio clave es el descenso de autoestima y la sensación de estar continuamente criticando de manera interna todo lo que haces. Esto te lleva a sentirte incapaz o inútil ya que tu propia mente te impedirá ver tus logros, centrándose únicamente en tus fracasos.

Esto puede traerte graves consecuencias en tu día a día por lo que es un problema que no debes dejar pasar.

#6.- Dificultad para concentrarte y tomar decisiones

Otro de los posibles indicios que puedes sentir si padeces este trastorno es que te cueste demasiado concentrarte en una sola tarea. Si por ejemplo estás en el trabajo o estudiando y sientes que tu mente está dispersa puede que se deba a esta enfermedad. Por otro lado, la capacidad para tomar decisiones se vería mermada también debido al aumento de tu inseguridad.

No obstante, esto puede deberse a muchos factores por lo que este sería un síntoma añadido a los demás y deberías acudir a tu médico de cabecera para descartar posibles causas orgánicas.

#7.- Mayor irritabilidad

Ciertamente, todas las personas tenemos períodos en los que, por cualquier circunstancia, estamos más irritables que de costumbre. Pero si este sentimiento se alarga varios meses lo mejor es que te pongas en manos de un profesional.

No es frecuente estar irritable siempre, puede haber periodos en los que sí te sientas así, pero no puede ser continuo ya que esto denotaría que algo no está bien. Aquí puedes leer más sobre la diferencia entre distimia y ciclotimia.

#8.- Disminución de la eficacia y productividad

Este síntoma está muy relacionado con la incapacidad para concentrarte y tomar decisiones. Sobre todo, si tienes responsabilidades laborales, esto podría afectarte de manera negativa ya que no haría más que alimentar tu baja autoestima.

Por esta razón, si sientes que tu productividad y rendimiento han disminuido y crees que no puedes mantener el ritmo normal de actividad que antes mantenías, acude a un profesional de la psicología ya que podría ser una señal de tu cuerpo de que algo no va como debería.

#9.- Aislamiento

El aislamiento y la evasión de actividades sociales es un indicio muy claro de cualquier trastorno depresivo. Debes tener en cuenta que todos necesitamos estar solos en algún momento  y que respetar nuestro propio espacio es muy sano. Sin embargo, que esto se produzca de manera continua no es positivo para ti ya que en algunas ocasiones soledad y depresión van de la mano.

#10.- Culpabilidad y preocupación por el pasado

Si continuamente te abordan sentimientos de culpabilidad y preocupaciones por todo lo que has hecho en el pasado deberías plantearte si tienes algún problema de índole psicológico. Obviamente, todos podemos sentirnos culpables por algo o preocuparnos por cosas que hemos hecho. Pero si estos sentimientos y pensamientos negativos vienen a tu mente continuamente puede suponer un problema.

#11.- Falta o exceso de apetito

Los cambios en tu rutina alimentaria pueden ser una señal fisiológica que te indica que algo no está bien en tu mente.

#12.- Insomnio

El insomnio es otro síntoma frecuente de los trastornos depresivos. Así pues, este problema en combinación con otros síntomas podría denotar que padeces distimia.

Ponte en manos de profesionales

Antes de terminar este texto, no podemos dejar de hacer hincapié en que solo un profesional podrá asegurarte que padeces distimia. Por ello, lo ideal es que te pongas en contacto con un especialista que estudie tus síntomas de manera más concreta.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Distimia. ¿Cuáles son sus síntomas?
Scroll hacia arriba