Divorcio. Consejos para superarlo y sentirte bien

Divorcio, cómo superarlo y sentirte bien

Un divorcio es una experiencia que, por lo general, implica dolor. Esta forma de desamor produce una herida en el ánimo de aquella persona que se siente vulnerable porque cierra un capítulo e inicia otro marcado por la incertidumbre.

Es decir, comienza el duelo necesario para elaborar la despedida sentimental y cerrar el capítulo de esta historia. Si te encuentras en este punto, ahora continúas pero en un nuevo escenario. Y este punto es especialmente significativo, ya que para superar la tristeza de ese momento es recomendable que te posiciones en el lugar en el que estás para concentrarte en este mapa nuevo.

Cuanto antes asumas que algo ha cambiado en tu vida y que ya no estás con tu pareja, antes empezarás a invertir tu tiempo de manera proactiva para construir tu nueva realidad. Eso no significa que sea fácil. Sin embargo, un concepto tan genérico como el olvido se vuelve más concreto cuando aplicas la filosofía práctica de vivir sabiendo que cada día que pasa te encuentras un poco más cerca de la recuperación emocional. Llegará un momento en el que este episodio no suponga un motivo de sufrimiento para ti porque hayas aprendido cómo afrontar una separación.

¿Cómo superar el divorcio? 10 consejos prácticos

#1.- Analiza la causa del divorcio

Identifica cuál es la razón por la que este ha sido el punto definitivo de la relación. Las cosas pasan por algo. De hecho, la ruptura definitiva suele producirse como consecuencia de la acumulación de desencanto. Llega un día en el que dos personas deciden que ya no pueden seguir por el mismo rumbo. El hecho de quien haya dado el paso definitivo en la separación, no es lo significativo en lo que supone el adiós en sí mismo, ya que el amor es un tema de dos.

#2.- La vida sigue

Este hecho es un aspecto de tu vida, pero debes continuar. Igual que sucede en el enamoramiento, cuando la persona puede quedar eclipsada por esa nube de idealismo inicial, el riesgo de una ruptura de estas características es que se puede contaminar toda la realidad como consecuencia del efecto del rencor, la rabia y el resentimiento. El poder de la emoción es muy intenso en este momento. Sin embargo, racionaliza tu situación para recordar que tu vida es mucho más que esta circunstancia: amistad, ocio, sueños, proyectos, expectativas, trabajo, familia, presente y futuro. En lugar de poner tu atención en el lado de la balanza en el que se sitúa el dolor del divorcio, es recomendable que coloques en este otro lado todo aquello que puede ser un motivo de ilusión para ti.

#3.- Evita las conclusiones dramáticas

Para saber cómo superar un divorcio, debes tener cuidado con las interpretaciones que realizas de este hecho, que te hayas divorciado no significa que esto sea un fracaso. Puedes extraer una lectura enriquecedora de esta situación si agradeces los momentos vividos, las experiencias acumuladas, las ilusiones y todo aquello que te hizo feliz en algún momento.

Esta historia ha sido importante y valiosa porque ha sido verdadera. Por tanto, intenta dar el cierre a este momento desde la consideración de saber que esta historia de amor exige que estés a la altura de aquel comienzo en el que pensaste que este sería un amor eterno. Que no lo sea en la forma en la que imaginaste no significa que no puedas cerrar este capítulo con amor.

#4.- Cuida el lenguaje

El lenguaje es rico en matices y, sin embargo, también puede producir confusiones que afectan a nivel emocional, porque existe una constante relación entre el pensamiento y la palabra. Por ejemplo, recuerda que no eres una mujer divorciada, simplemente, lo estás. El verbo ser conecta con tu identidad, define tu núcleo personal. Esta situación sentimental no es eterna sino que puede cambiar en algún momento. Por tanto, no lleves al plano de tu identidad esta cuestión, entre otros motivos, para no verte a ti misma de una manera reduccionista cuando puedes incrementar todo tu potencial.

#5.- Oportunidad para ser feliz

Cuando una relación no tiene futuro por un motivo específico, lo mejor que puede pasar es que los protagonistas decidan hacer algo al respecto para actuar de manera coherente con esa relación. La ruptura es terapéutica en este tipo de situación.

La ruptura de ese amor que ya no tiene futuro te permite alimentar desde la inteligencia emocional tu presente. Y no existe vida más feliz que aquella que se mide por el poder del ahora. Evidentemente, estás inmersa en un proceso de cambios. Algunos de estos cambios pueden ser costosos a nivel anímico. Sin embargo, con un plan de acción y un tiempo establecido te resultará más sencillo afrontar este momento.

#6.- La resiliencia de la amistad

La amistad es uno de los grandes legados de la vida, esto es algo que conviene sentir y descubrir en cualquier etapa. Sin embargo, algunas personas toman especial conciencia de este punto cuando en la soledad del desamor agradecen el abrazo de la amistad, los planes sociales, las conversaciones con las personas queridas, el sentido del humor compartido en grupo y todo aquello que define a la amistad en sí misma. Por tanto, disfruta de este patrimonio personal que es el placer de estar con las personas que aprecias y que te aprecian del mismo modo.

A su vez, refuerza las demostraciones de afecto hacia tu entorno. Por ejemplo, fortalece las demostraciones de gratitud, ya que este sentimiento eleva los niveles de felicidad consciente. Si has compartido una tarde de conversación con una persona, al día siguiente puedes escribirle un mensaje para expresar lo bien que te hizo sentir y lo que te ayudó a distraerte de tus preocupaciones.

#7.- Referencias positivas

Actualmente, el número de divorcios ha aumentado considerablemente. De hecho, existen periodos del año que son especialmente críticos en relación con este punto. Por ejemplo, el mes de septiembre es especialmente vulnerable. Estas estadísticas también te ayudan a recordar que no eres la única persona en el mundo que ha pasado por esto.

En ese caso, piensa en alguien de tu entorno que pueda ser un ejemplo de actitud optimista y de superación para ti. No solo puedes buscar estas referencias en tu entorno más cercano sino también en el cine, en el teatro o en la literatura. Esos ejemplos conectan con tu estado de ánimo por medio del poder de la identificación que te produce verte reflejada en esas circunstancias de divorcio.

#8.- Disfruta de tu tiempo

No siempre podrás conciliar tus huecos libres con los de otras personas que pueden quedar para organizar un plan social. Esto significa que ha llegado el momento de tomar las riendas de tu vida para concretar tus planes de ocio de manera individual cuando te apetece aprovechar ese rato con una actividad.

Los planes en compañía no son más felices, simplemente, son distintos. Cada situación tiene su encanto. Este es un buen momento para que te marques el reto de conquistar tu autonomía y hacer en soledad esos planes que hasta ahora siempre hacías en compañía. El lado positivo del divorcio es que también te ofrece la oportunidad de aprender nuevos hábitos.

#9.- Eres una persona libre

Lo más importante es que conectes con tu propio centro vital. Eso significa que no deberías dejarte condicionar por el miedo al qué dirán en este momento de tu vida, cuando en realidad tienes que sentirte orgullosa de ti misma por ser una mujer valiente más allá del divorcio. Existen diferentes circunstancias en el divorcio que pueden afectar a la hora de afrontar lo ocurrido, un ejemplo es la separación con hijos.

#10.- Metas sencillas y a corto plazo

El proceso de divorcio es complejo en sí mismo, por esta razón, es recomendable que no satures tu ánimo con una lista interminable de propósitos y de tareas. Sin embargo, sí es recomendable que definas algunas metas más concretas a corto plazo. Por ejemplo, aprender un idioma, hacer un viaje o asistir a un curso de música. Estos son solo algunos ejemplos que pueden servirte de idea. Reflexiona sobre aquello que quieres hacer tú.

Cómo recuperar la ilusión

La primera creencia limitante para saber cómo superar una ruptura amorosa es la de que una persona rehace su vida cuando tiene una nueva pareja. Tú estás haciendo tu vida ahora mismo. Es decir, eres una persona autónoma. No te dejes condicionar por los estereotipos románticos de las comedias previsibles con final de cuento.

Para recuperar la ilusión, practica la sonrisa como mejor mecanismo de respuesta, porque el día a día te ofrece situaciones sencillas pero bonitas. Es decir, vivir un divorcio no tiene por qué ser un drama cuando recuerdas que más importante que el hecho en sí mismo es aquello que tú te cuentas sobre lo que está pasando. Si te encuentras en este punto recuerda que la felicidad no es una meta sino un aprendizaje diario.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Divorcio. Consejos para superarlo y sentirte bien
Scroll hacia arriba