Educación emocional. Clave en el desarrollo personal

educación emocional

Las emociones forman parte de la vida. Por esta razón, el mejor modo de construir una base sólida de felicidad es integrar esta información afectiva, anímica, emocional y sentimental. Es decir, serás más feliz cuando escuches aquello que quieren decirte tus emociones en lugar de reprimir cierta información. Aquí aparece el concepto de educación emocional.

¿Por qué la educación emocional es tan importante?

Todavía existen creencias limitantes que pueden ser un ejemplo de distorsión cognitiva en torno a esta cuestión. Por ejemplo, una persona puede cometer el error de creer que llorar es un síntoma de debilidad y de falta de valentía. Por esta razón, no se permite derramar una lágrima cuando atraviesa una situación que invita al llanto como un desahogo real.

La inteligencia emocional no solo está presente en tu personalidad y en la relación que has tenido y que tienes contigo misma. También es vital en los vínculos que estableces con los demás a lo largo del tiempo. Los vínculos de amistad son más fuertes a partir de este tipo de educación en la que la persona puede poner en práctica la empatía, la generosidad, la escucha activa, la asertividad, el respeto y la colaboración. En tu interacción con los demás experimentas emociones agradables y desagradables.

Al escuchar esta información y analizarla también desde la reflexión de la razón puedes tomar decisiones al respecto. Por ejemplo, tal vez decidas reducir el contacto con una amiga con la que sientes que cuando quedas vuelves a casa con menos energía porque no te deja espacio para hablar de ti misma.

A lo largo de tu vida puedes afrontar situaciones de todo tipo: momentos de alegría (por ejemplo pasar tiempo con tus amigos), superación de decepciones (como cuando dejas atrás un desamor), motivos de ilusión (el hacer algo que llevabas tiempo planeando), la lucha contra enfermedades inesperadas (por ejemplo superar un cáncer), muerte de seres queridos o planes de motivación y rutinas.

Cada situación tiene un color emocional distinto y unos matices particulares. Por esta razón, gracias a este tipo de educación, una persona puede incrementar su bienestar en las distintas situaciones por medio del autoconocimiento. Esto propicia una respuesta adaptada a la situación gracias a la estabilidad emocional.

Cuidar tus emociones es cuidar de ti

Las emociones no se perciben con los ojos del mismo modo que las cosas materiales que tienen unas propiedades observables de forma, tamaño y color. Sin embargo, las emociones sí se sienten a nivel interno como puedes comprobar por tu propia experiencia. Pero está claro que para poder avanzar en esta dirección de educación emocional necesitas encontrar dosis de tiempo para ti misma y para potenciar tu autocontrol emocional. Un tiempo valioso para pararte a pensar y reflexionar sobre cómo te sientes y qué puedes hacer al respecto.

De lo contrario, la tendencia de la ocupación constante tan propia de la era tecnológica en la que el teléfono móvil parece llenar todos los huecos vacíos de la agenda, es silenciar esa información emocional para poner toda la atención en la inmediatez de otras cuestiones que son más superficiales. Sin embargo, darte la espalda a ti misma nunca es una buena idea. La educación emocional es la manera de ser tu mejor amiga hoy y siempre. 

Emociones en el trabajo

Otro de los entornos de socialización más importantes es el trabajo. Un lugar en el que cada trabajador forma parte de un equipo. Existe un error importante en el ámbito profesional; creer que la mejor carta de presentación a nivel laboral es el currículum. Un documento que resume los datos más destacados de la biografía laboral del candidato.

En todos los ámbitos de tu vida, también en el ámbito profesional, tú eres tu mejor carta de presentación. Es decir, en una entrevista de trabajo, por ejemplo, tu educación emocional y tu saber estar son especialmente valiosos. A su vez, el entorno laboral también está condicionado por la influencia de emociones que constantemente te implican como protagonista. Por ejemplo, puedes manifestar ilusión por un nuevo proyecto, sentir el temor ante un fracaso o experimentar la alegría ante las próximas vacaciones.

No obstante también es posible sentir el estrés como consecuencia del esfuerzo de adaptación constante y de la exigencia que es fruto del perfeccionismo. Por ejemplo, una persona con un buen nivel de autoconocimiento intentará encontrar la fórmula para canalizar ese estrés evitando que se torne crónico. O, también, aprenderá a pedir ayuda cuando la necesite.

La educación emocional pone el foco en un tipo de conocimiento que es distinto a aquel que se produce cuando una persona acude a la universidad para estudiar una carrera y el programa está compuesto por materias directamente vinculadas con esa especialidad. La educación emocional, que también debe potenciarse desde los centros académicos, es una educación para la vida. Y no existe mejor inversión que la propia felicidad.

Esta educación en el trabajo es tan importante incluso que los seleccionadores de recursos humanos no solo buscan conocimientos técnicos en los candidatos. También buscan una actitud determinada. Por ejemplo, la disposición para el trabajo en equipo. Las dinámicas de grupo pueden ser propicias para observar estas competencias en los candidatos. Aquí puedes leer más sobre la inestabilidad emocional.

La educación emocional abre puertas

La educación emocional es importante porque te abre puertas allí donde vas. Te ayuda a comprender tu propia naturaleza humana y actuar de forma coherente con los dictados de tu propio ser, a la vez que potencia tu autosuperación. Las emociones están presentes en todas las esferas de la vida como muestra el impacto de los vínculos familiares, los lazos de vecindad, los vínculos de amistad y la relación con conocidos.

Tu rol social está presente en tu propia esencia como ciudadana del mundo. Y en esta era tecnológica, la inteligencia emocional también adquiere significado en la comunicación online. Gracias a esta semilla de la educación en la inteligencia la persona puede evolucionar constantemente.

Es decir, el tiempo se convierte en la materia prima que propicia la reflexión en torno a las vivencias disfrutadas. No todas las vivencias son felices, también existen los fracasos. Sin embargo, esta educación en la inteligencia emocional influye en cómo una persona afronta las circunstancias externas.

Por ejemplo, alguien con un nivel elevado de inteligencia emocional, establecerá la diferencia entre ese hecho externo y su propia valía personal. Medita para no dejar que este resultado exterior condicione su propia autoestima. Las emociones son una fuente de inspiración constante como bien puedes comprobar a través de la literatura, la música o el arte. Formas de expresión que transforman en belleza artística estos estados emocionales que pueden variar en tonalidad y en intensidad.

Entrenar las emociones para apreciar las cosas

La exterioridad forma parte de la realidad. Gracias a este contacto con el ámbito externo puedes apreciar la compañía de otras personas que enriquecen tu vida con sus conversaciones.

Puedes sorprenderte con el espectacular paisaje de cada estación. Puedes practicar turismo y descubrir nuevos lugares. Sin embargo, todo lo exterior adquiere sentido desde la relación contigo misma. Es decir, desde el contacto directo con tu propia interioridad.

Este equilibrio constante entre tú misma y tu entorno es uno de los pilares de la felicidad. Y te sentirás más preparada para experimentar este nivel de felicidad desde el punto de vista de una educación emocional que te acompaña durante toda la vida. Aquí puedes leer más sobre la musicoterapia y el papel de la música en la educación emocional.

Sencillamente, porque aunque desde el punto de vista de la identidad existe una base sólida que permanece en ti a lo largo del tiempo, también existen factores que cambian. Por ejemplo, pueden cambiar tus expectativas ante la vida. Por esta razón, este autoconocimiento requiere de un proceso de actualización constante porque tu realidad de hace diez años no es tu realidad de ahora. Aquí puedes leer más sobre el mindfulness.

Educación emocional desde pequeños

La importancia de esta educación emocional es tan patente que muchos centros educativos ponen una atención prioritaria a esta competencia para impulsar a los alumnos en su evolución como seres humanos. Además se puede impulsar la misma a través de la psicología inversa con el objetivo de conseguir que los niños actúen de la manera más adecuada.  ¿Acaso existe un propósito más importante en la formación que esa felicidad que se materializa en presente?

Si la conquista de la libertad interior es un objetivo determinante en la vida de una persona, para poder tomar conciencia de esa libertad interior y hacer un buen uso de ella, es indispensable alimentar esta educación. Hacer un buen uso de la libertad interior significa entender la responsabilidad que cada persona tiene sobre su propia vida por medio de las decisiones que toma. Aquí puedes leer más sobre la importancia de la educación emocional al ser padres.

Es decir, tu biografía no solo está condicionada por factores del azar con los que tal vez no contabas. Tu vida está principalmente condicionada por las decisiones que has tomado a lo largo del tiempo; el pasado es el camino que te ha traído hasta aquí.

Inteligencia emocional para ser feliz

A veces, esta responsabilidad de ser libre produce cierto vértigo. Sin embargo, es un estímulo creativo porque te ayuda a darte cuenta del poder real que tienes para crear nuevas oportunidades de ilusión y de cambio en tu vida.

La educación de las emociones te ayuda a recordar con más frecuencia algo que a veces olvidas: la felicidad no solo es posible sino que se esconde en los detalles más sencillos. Y mientras que es humano cometer el error de poner la felicidad en un bien externo, esta educación te recuerda que este bien está en ti. Por tanto, no lo busques en otro lugar y escucha con más frecuencia lo que ocurre en tu interior, esto es fundamental para la superación personal.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Educación emocional. Clave en el desarrollo personal
Scroll hacia arriba