Ejercicios para la ansiedad

Ejercicios para la ansiedad

El sentimiento de nerviosismo exacerbado es algo que cada vez afecta a más personas en su día a día. Realmente, esto puede tener consecuencias muy graves que te produzcan decaimiento tanto en tus relaciones personales como en tu vida laboral. Por este motivo, es de vital importancia conocer y practicar ciertos ejercicios para la ansiedad.

Estos podrán ayudarte a vencer la ansiedad cuando aparezca y necesites estar al 100 %. A fin de cuentas, este problema no desaparecerá hasta que tú misma aprendas cómo controlarlo. Así pues, en este artículo vamos a darte una serie de consejos que te ayudarán a sobrellevar la ansiedad.

#1.- Haz más ejercicios para la ansiedad

El ejercicio físico es una manera ideal para conseguir que esta sensación se manifieste con menor frecuencia e intensidad. La actividad deportiva te ayudará a acabar con el exceso de excitación que se da en el sistema nervioso.

Todo es empezar

Puede que esto te resulte un poco confuso. Sobre todo si no eres una persona que suela practicar ejercicio. No obstante, no te preocupes, ya que todo es empezar.

Un consejo que podemos darte a la hora de iniciarte en la realización de ejercicio es que optes por andar. Pasear es una forma muy adecuada de hacerte a la rutina de practicar ejercicio. Además, si lo haces al aire libre el paseo te ayudará a despejar tu mente y a liberarte de las pequeñas frustraciones que se acumulan en tu día a día.

Con una hora al día es suficiente

¿Cuánto tiempo pasas viendo la tele? ¿Y consultando las redes sociales? ¿Qué te aportan estas actividades? Reduce tus pasatiempos vacíos un poco y reserva un momento al día para realizar ejercicio. Como ya te hemos dicho, lo mejor es que comiences caminando, no obstante, cuando sientas que esto se te queda corto puedes optar por el footing o por apuntarte al gimnasio y practicar alguna clase guiada como spinning o zumba.

Lo mejor es que busques el ejercicio que te gusta y que te libera para que esta actividad no se te haga pesada ni constituya otra obligación. Ya verás como al practicar ejercicio tu nivel de ansiedad se reduce y además, te ayuda a dormir mucho mejor.

#2.- Cambia tus hábitos alimenticios y tu sueño

Algo que sí has de tener muy claro es que la forma en la que vivas influirá directamente en tu desasosiego. Por ello, para comprender cómo eliminar la ansiedad debes plantearte si tus hábitos diarios son los más apropiados para combatir este estado.

Comer sano es sentirse bien

Cuando te alimentas de una manera desequilibrada haces que en tu estómago y tus intestinos manifiesten síntomas que se relacionan directamente con la ansiedad. Si mantienes una alimentación equilibrada y sana, esto no ocurrirá y podrá disminuir ese nerviosismo exacerbado

Además, cuando irremediablemente sientas este sentimiento, su intensidad será menor y te será más fácil controlarlo.

Descansada, mucho mejor

Dormir bien es primordial. Si no descansas lo suficiente tu cuerpo y tu mente se verán alterados durante todo el día. Por ello, tienes que tratar de dormir entre siete y ocho horas cada día.

Esto hará que tu estado anímico sea mucho más estable y que tengas la energía necesaria para hacer frente a tu jornada. En caso de que experimentes insomnio, será fundamental aprender a controlar el agobio por no poder dormirte. Por ejemplo, puedes optar por leer algo que te aburra hasta que sientas sueño.

#3.- Modelado y observación

Albert Bandura es un reconocido psicólogo y pedagogo que ha expuesto diferentes teorías para tratar este nerviosismo y otras patologías psicológicas. Pues bien, en este caso queremos hablarte de su técnica denominada modelaje. Esta puede ser realmente útil a la hora de enfrentarte a aquellas situaciones que te producen los ataques de nerviosismo.

De hecho, entre todos los ejercicios para la ansiedad, este es uno de los más útiles. Para llevarlo a cabo, debes centrarte en observar a quienes no padecen este trastorno y ver cómo afrontan aquellas situaciones que sí despiertan en ti esta sensación. De esta manera, podrás tomar una referencia acerca de cómo sería un comportamiento «normal» ante este fenómeno.

Repetir las actuaciones de los demás y centrarte en imitar sus expresiones te ayudará a deshacerte de este sentimiento que aflora cuando más necesitas estar al cien por cien. Por ejemplo, si tienes una reunión importante con tus superiores y sientes que justo antes de entrar la desazón no te deja concentrarte, simplemente observa a quienes están a tu alrededor y compórtate como ellos.

Esto te ayudará a centrarte en otra cosa y en lo que tienes entre manos y el sentimiento de nerviosismo pasará a un segundo plano.

También puede ser de gran ayuda hablar con otras personas que hayan superado este problema, ya que podrán decirte qué ejercicios para la ansiedad les han sido de ayuda a la hora de aprender a controlarla y acabar con ella.

#4.- Ten sentido del humor

Algo muy importante a la hora de saber cómo controlar la ansiedad es que seas capaz de tomarte las cosas con sentido del humor. Cuando te encuentres ante una situación que te provoque nerviosismo, es importante que no te enfades contigo misma, eso solo aumenta el malestar y el sentimiento de culpabilidad.

Debes tener en cuenta que los demás no saben exactamente cómo te sientes así que debes tener paciencia para que lo comprendan. Por ejemplo, si estás en una reunión con amigos y alguno de ellos hace una broma acerca de ti y los demás se ríen, no debes tomártelo demasiado a pecho ya que solo se trata de una broma. Los estados de desasosiego pueden afectar a tu autoestima y cualquier comentario puede sentarte muy mal.

No obstante, debes reaccionar adecuadamente para no apartar a los demás de ti. Y, en caso de que ciertos comentarios te molesten, explica cómo te sientes para que los demás estén abiertos a entenderte.

#5.- Aprende a cambiar tus pensamientos negativos

La insistencia de los pensamientos negativos es uno de los detonantes más comunes del sentimiento de desasosiego. Por ello, aprender a controlarlos es uno de los ejercicios para la ansiedad más importantes.

Estos pensamientos activan el sistema de alarma de tu organismo que, por ende, comienza a crear su disposición para enfrentarse a alguna amenaza. Y esto, a su vez, te generará inseguridad y malestar tanto físico como emocional.

Aprende a identificarlos

El primer paso para frenar este tipo de sentimientos es identificarlos. Y pensarás «qué fácil». Pues de eso nada.

La realidad es que los pensamientos negativos son muy automáticos y, por tanto, muy difíciles de detectar. No obstante, todo es cuestión de práctica y tendrás que esforzarte para lograrlo.

Concienciación

Tras esto, debes concienciarte de que estos no solo no te hacen ningún bien sino que te potencian el malestar, creando más dificultad para salir del bucle de la ansiedad. Lo mejor es escribirlos cuando se producen, si puede ser en el mismo momento, mejor. Si no puedes, trata de hacerlo lo antes posible.

Después de esto, deberás escribir aquellos que sí son racionales y realistas para potenciar esta imagen en tu mente y hacer que los positivos acaben sustituyendo a los negativos.

Lo mejor es que los leas varias veces y en voz alta para que tanto tu mente los considere verdaderos y los interiorice.

#6.- Céntrate en aceptarla y no en combatirla

Es decir, si te centras en combatirla y evitarla, no conseguirás aceptarla. Por ejemplo, si la ansiedad que sientes se manifiesta en las situaciones sociales, lo que harás será evitar estas situaciones para no sentir el malestar.

Pero claro, esto no es un método válido, ya que, aunque la estés combatiendo porque, efectivamente, estás aprendiendo a detectar qué es aquello que la desencadena, no la estás aceptando. Y, si no la aceptas, no podrás superarla.

A fin de cuentas, no puedes estar toda la vida evitando las situaciones sociales (si es que es este el germen de tu desazón), o cualquier otra situación que te genere esta reacción.

Ríndete y siente

He aquí la paradoja de los ejercicios para la ansiedad. Un paso importante para entender cómo combatir la ansiedad es rendirte ante ella y dejar que se manifieste plenamente en tu cuerpo.

Te conviene conocer todos los síntomas que genera en ti esta sensación pero prestándoles atención sin juzgarlos. Debes hacer una observación con detalle y pensar simplemente en lo que está ocurriendo para conocerlo a fondo.

Exponte a las situaciones difíciles

Esto es muy importante, ya que de lo contrario nunca podrás enfrentarte a estas situaciones. Debes aprender a lidiar con los síntomas de tu ansiedad y a controlarlos, pero, para ello, debes conocerlos.

Es fundamental que todo el tratamiento para la ansiedad esté supervisado por un profesional de la psicología que estudie y te oriente en tu situación concreta. En el momento de la exposición es necesario puesto que hay que estar preparado para afrontar las situaciones que producen ese nerviosismo.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Ejercicios para la ansiedad
Scroll hacia arriba