El cambio en las parejas tras la boda

cambio en las parejas tras la boda

En la actualidad, es muy común que una pareja ya haya pasado un tiempo de convivencia antes de plantearse el matrimonio. En estos casos, viéndolo desde fuera, puede parecer que una boda es un mero trámite, pero no. Es cierto que la convivencia continúa, pero a partir de la ceremonia, la pareja ya se ha presentado en público. A partir de ese momento, es algo «oficial» y se produce un cambio en las parejas tras la boda.

Todas las culturas humanas tienen lo que llamamos «ritos de paso», que son ceremonias en las que se formaliza, delante de la comunidad, un nuevo estatus social de las personas que realizan la ceremonia. Para los antropólogos, la función de estos rituales está muy clara: gracias a ellos podemos hacernos a la idea del lugar que ocupamos en la sociedad y de lo que la sociedad espera de nosotros. Nos ordenan las ideas. Bueno, pues el matrimonio es uno de esos ritos.

¿Qué hace el que matrimonio pueda cambiar una relación de pareja?

Como ya hemos explicado, hace que la relación de pareja sea algo oficial. La pareja cuenta con la aprobación formal de todos los que han acudido y a partir de ese momento, ya son «marido y mujer». Forman una familia. El cambio en las parejas tras la boda se produce aunque ya hayan pasado un tiempo viviendo juntos, ya que el hecho de percibirles como un conjunto refuerza mucho los lazos. Da la sensación de ir en el mismo barco, de una forma que, antes de entrar en el matrimonio, no se puede imaginar.

Aunque puedes pensar que la ceremonia es el acto en que alguien oficializa el hecho de ser marido y mujer, realmente va mucho más allá de la ceremonia. Tendríamos que empezar a contar desde que comienzan los preparativos de la boda, que ya forman parte de todo esto, pasando por las despedidas de soltero, el comienzo del día de tu boda, la ceremonia en sí, el banquete, y el viaje de novios.

La planificación de la boda

Es el momento de las expectativas. Hay que planificar al detalle para que salga todo de la mejor forma posible. Es muy normal que en este momento se estén proyectando todas las ilusiones sobre la futura vida en común.

Las despedidas de soltero

Aunque las hay para todos los gustos, lo que tienen en común todas ellas es que los amigos de los novios deciden estar una noche pasándolo bien con ellos. Como dice el nombre, es una despedida de la vida que se deja atrás. Sin embargo, será fundamental que los grupos no sean excluyentes puesto que el hecho de pertenecer al grupo de amigos aporta cosas diferentes al de pertenecer a la pareja.

La mañana de la boda

Ese día, desde que te levantas de la cama, todo es especial, pero en esta parte, nuestra cultura da una importancia especial a los vestidos de novia. El vestido de la novia es algo a lo que también se ha dado importancia a lo largo de la historia. La tradición, tal y como la conocemos hoy, se remonta a 1840, cuando la reina Victoria de Inglaterra lo utilizó en su boda.

Simbólicamente, aparecer con el vestido supone un «volver a empezar». Es una forma de renovar la relación.

La ceremonia

Durante la ceremonia, además de oficializar la relación, se llevan a cabo una serie de ritos que afianzarán aún más los lazos que os unen.

Los votos suponen una renovación del compromiso, y ponerlo en palabras, en forma de promesa delante de mucha gente, es uno de los momentos más especiales de la celebración.

El intercambio de alianzas ayuda a reforzar el sentimiento de pertenencia de uno a otro. Refuerza esa noción de que ahora lo importante es lo que se está creando en la boda. Llevar las alianzas de boda es un recordatorio de esto, y afianza el vínculo entre los dos.

El banquete

En el banquete se celebra la unión de dos familias y grupos de amigos. Aunque todos los momentos en los que se juntan las familias completas pueden ser focos de tensiones, también suponen la aceptación de los dos miembros de la pareja en las dos familias.

El viaje de novios

El viaje de novios es una experiencia que se recuerda durante toda la vida. Aunque la pareja puede llevar años conviviendo, este viaje tiene una emoción especial y supone el culmen a unos días de muchos nervios y felicidad. Esto no significa que haya sorpresas, sino que, aunque se trate de «un trámite», en realidad, existe un cambio en las parejas tras la boda, una sensación de crecimiento.

Aunque, con lo que hemos dicho, el matrimonio puede parecer un paso necesario para que la pareja siga creciendo, en realidad sólo es una opción más. La felicidad no está necesariamente en el matrimonio, sino en cómo cuidamos los vínculos.

La boda en sí es un proceso que en la mayoría de los casos resulta agradable y lleno de felicidad. Casarse es «fácil». El verdadero reto viene después, cuando una vez consolidados como pareja, tengáis que trabajar en equipo para hacer frente a las adversidades del día a día. En este punto, muchas veces los conflictos se instalan y ponen en peligro la relación.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

El cambio en las parejas tras la boda
Scroll hacia arriba