Emociones. ¿Qué papel cumplen y cómo trabajarlas?

emociones

Las emociones son fundamentales en nuestra vida. Nos ayudan a sobrevivir preparándonos para el éxito, así como para las situaciones peligrosas. Es decir, tienen un papel adaptativo para las personas. Gracias a tus emociones eres capaz de tomar decisiones de vital importancia para tu existencia. Hoy día, la educación emocional es básica para una mente sana. A continuación, te mostramos cómo trabajar de manera óptima tus sentimientos.

Qué son las emociones

Las emociones son estados psicológicos complejos que implican varios componentes:

  1. Una experiencia subjetiva.
  2. Una respuesta fisiológica.
  3. Una respuesta expresiva o comportamiento.

Gracias a estas reacciones, tú como ser humano, estás preparado para afrontar diferentes tipos de situaciones. Por ejemplo, si no existiera el miedo, las personas serían incapaces de sobrevivir a las amenazas del entorno. Esto es debido a que no tendrían la capacidad de generar respuestas adaptativas de huida o enfrentamiento. Por otro lado, sin el miedo se producirían conductas temerarias que pondrían en riesgo nuestra vida.

Según los expertos, no existen emociones negativas o positivas. Simplemente, existen estímulos que te van a llevar a diferentes clases de reacciones (risa, llanto, ira…). Catalogar las emociones en buenas o malas es una manera de estigmatizarlas: es un concepto negativo para el bienestar psicológico de las personas.

Lo más importante para gestionar correctamente lo que sentimos es aceptarlo tal cual es y sin hacer juicios de valor, porque cada emoción juega un papel muy importante en cada uno de nosotros. Por esto, la educación emocional es uno de los procesos que cada vez tiene más relevancia, dentro y fuera de los colegios.

Tipos de emociones

Las emociones se originan dentro de nuestro sistema límbico, pudiendo clasificarse en ocho clases diferentes:

Emociones primarias

También conocidas como emociones básicas, son aquellas que se experimentan en respuesta a un estímulo. Es decir, miedo, alegría, tristeza y rabia. La reacción que se desencadena depende, claro está, de cómo sea la interpretación del estímulo. Y es que no todas las personas reaccionamos igual ante una situación determinada.

Emociones secundarias

Son aquellos sentimientos relacionados con las emociones primarias. O lo que es lo mismo, cómo nos sentimos ante el miedo, la alegría, la tristeza o la rabia. Estas emociones secundarias están basadas en normas sociales y morales que cambian dependiendo de la educación del individuo. Por ejemplo, en un lugar como la India el miedo a las serpientes no es el mismo que un país europeo.

Emociones saludables

La forma en la que sentimos como individuos puede medirse según su grado. De esta manera, también hay diferencia entre emociones saludables y desagradables. La alegría, la gratitud, la satisfacción, afectan positivamente a nuestro comportamiento. Por lo tanto, generan estados de bienestar muy saludables para las personas.

Emociones desagradables

Por el contrario, existen otras emociones que nos conducen a sentimientos desagradables o de evitación. Las emociones tóxicas suelen estar relacionadas con el miedo y la tristeza. No obstante, y como decíamos anteriormente, estas emociones también son necesarias para nuestra supervivencia. La clave está en saber gestionarlas de manera correcta para que no supongan un obstáculo en tu día a día.

Emociones ambiguas

También llamadas emociones neutras, son aquellas que no producen ningún tipo de sentimiento saludable o tóxico. Aquí podrían entrar muchos matices dependiendo de cada tipo de persona. Y es que nuestra mente es demasiado compleja como para tratarla de una manera colectiva.

Emociones estáticas

Las expresiones artísticas como el arte o la música son algunas de las responsables de este tipo de emociones. Al escuchar nuestra canción favorita podemos sentir alegría o pena. Pero esta emoción está generada dentro de un entorno artístico que desaparece en cuanto termina la pieza. Nada tienen que ver con los sentimientos generados por las experiencias reales.

Emociones sociales

Son aquellas que se producen en presencia de otra persona, por ejemplo, el odio, la venganza, la admiración, etc. No hay que confundirlas con aquellas emociones que son culturalmente aprendidas.

Emociones instrumentales

Esta clase de emoción pretende la manipulación o el propósito de lograr un objetivo. Aunque puedan parecer naturales no lo son, ya que esconden una intención. En ocasiones, los individuos somos sugestionados por medio de emociones instrumentales para actuar voluntariamente de una manera determinada.

Educación e inteligencia emocional

Ambos conceptos van ligados entre sí. Esto es debido a que se ha demostrado que la correcta gestión de las emociones permite a los individuos crecer emocionalmente sanos. Esta estabilidad emocional hace que las personas se conviertan en personas resolutivas y fuertes mentalmente. Es muy habitual confundir con personas fuertes a aquellas que nunca lloran o sienten miedo. Eso es antinatural. Todos los individuos deben aprender a distinguir todos los tipos de emociones para saber cómo actuar ante cada una de ellas.

El principio básico de la educación emocional es que sin emoción no hay aprendizaje. Un niño al que se le regañe por llorar nunca podrá enfrentarse a sus momentos de tristeza de una forma sana. Lo que pretende la inteligencia emocional es la identificación y gestión de todos estos sentimientos, porque para gozar de un bienestar emocional debemos permitirnos, ante todo, ser personas.

Finalmente, la educación emocional también tiene como objetivo la empatía frente a las emociones de los demás. Esta circunstancia te permitirá crecer como individuo en tus relaciones personales, laborales y sentimentales y, además, evitar la inestabilidad emocional.

Cómo trabajar las emociones para vivir mejor

La manera en que interpretamos el mundo que nos rodea tiene múltiples funciones, una de ellas es potenciar la superación personal. Nuestros sentimientos están orientados a hacer que nos adaptemos mejor al entorno en el que nos ha tocado vivir. Todas las emociones tienen un papel:

  • Supervivencia.
  • Motivación.
  • Adaptación.
  • Superación.
  • Exploración.
  • Protección.
  • Evitación.
  • Reproducción.

Con el fin de poder gestionar mejor nuestras emociones lo primero que tenemos que hacer es tratar de entender el mensaje que cada una de ellas nos intenta transmitir. Cada emoción es una pista de que algo sucede. Evitar sentir determinadas emociones como el miedo o la tristeza no es la solución. Estos son algunos consejos para trabajar mejor tu manera de sentir:

#1.- Jamás reprimas lo que sientes ni luches contra ello

Llorar no es malo. Es una necesidad para tu cuerpo en respuesta a un estímulo. Todas las emociones tienen derecho a existir dentro de cada uno de nosotros y bloquearlas solo creará en nosotros malestar. Acéptate y deja que todo fluya como debe.

#2.- Observa cómo sientes y percibes el mundo

La mejor manera para comprender las emociones es observándolas. Si ignoras lo que sientes es imposible que puedas llegar a canalizarlo de manera óptima. Para observar tus sentimientos hazte preguntas del tipo «¿qué estoy experimentando?», «¿cómo me hace sentir?», «¿es miedo, ira, rechazo?». La identificación de tus emociones es otro de los pasos para poder trabajarlas dentro del paradigma de la inteligencia emocional. Aquí puedes leer más sobre el papel de las emociones al ser padres.

#3.- Mantente despierto e interpreta aquello que sientes

Las emociones no siempre tienen un fundamento racional. A veces, están generadas de manera mecánica por nuestro cerebro más primitivo. Párate y piensa si lo que estás sintiendo tiene una razón objetiva de ser. Cuestionar tus sentimientos resulta positivo para no dejarte llevar siempre por ellos, sobre todo, en el caso de las emociones desagradables o tóxicas.

#4.- No te dejes llevar por los impulsos

Tómate tu tiempo antes de reaccionar ante un estímulo. Si es necesario coge aire. Una vez que te hayas relajado expresa tus emociones de manera natural.

#5.- Enfócate en las soluciones y no en el problema

La mayoría de veces, las emociones nos ayudan a tomar decisiones importantes para nuestra vida. Sin ellas, no seríamos capaces de aceptar ese alto cargo o de lanzarnos a la piscina de cabeza. En definitiva, no nos atreveríamos a probar cosas nuevas que nos ayudan a crecer como personas. Recuerda, en los propios problemas se esconde la solución.

#6.- Piensa en el futuro inmediato

Lo que hoy parece muy importante mañana puede que sea una tontería. No te encierres dentro de la emoción a corto plazo. Este es un gran truco para practicar el autocontrol emocional. Por ejemplo, la distracción sobre una emoción desagradable no hace que desaparezca. Sin embargo, su gestión en un futuro puede que te ayude a mitigarla.

Conclusión

Las emociones son necesarias para todo el mundo. Cada persona reacciona de manera diferente ante un mismo estímulo. Por este motivo, no todos somos iguales. Lo que a unos les hace reír a otros les produce tristeza.

La clave para una vida mental sana es el desarrollo de la inteligencia emocional temprana. Una educación en la que se enseñe a los niños a gestionar sus emociones para que en el futuro no sean un obstáculo, potenciando así su autosuperación. Muchos adultos, hoy día, tienen problemas en sus relaciones debido a la falta de educación emocional durante su infancia. Por suerte, existen soluciones para cada alteración del comportamiento producida por una mala gestión de los sentimientos.

Lo más importante para el control de las emociones es su identificación e interpretación correcta. Solo así sabremos qué es lo que nuestra mente está tratando de decirnos y cómo actuar al respecto. Recuerda que debes permitirte sentir y ser persona. Lo que hay que tratar es de impedir que ciertos sentimientos actúen como una barrera que te impida ser tú mismo cada día. Aquí puedes leer más sobre cómo una buena gestión de las emociones te acerca a la felicidad.

La inteligencia emocional te ayudará a ser una persona resiliente capaz de encontrar una solución positiva a cada problema.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Emociones. ¿Qué papel cumplen y cómo trabajarlas?
Scroll hacia arriba