Fobias. Supera el malestar que te producen

Fobias

Las fobias influyen en el plano del pensamiento, el comportamiento y la acción. Generan gran incomodidad e incluso bloqueo emocional por la vulnerabilidad que siente la persona que las padece en el momento en el que se expone a lo que genera la angustia.

¿Qué producen las fobias?

Uno de los mecanismos de respuesta que puede adoptar una persona cuando vive una situación de este tipo es el de la evitación. En ese momento, su vida queda condicionada por esta circunstancia.

Es decir, los márgenes de su libertad quedan limitados de manera inevitable hasta que el protagonista toma conciencia de su situación y de aquello que puede hacer para sobreponerse a ella. Además, en este caso, la evitación produce seguridad solo a corto plazo,  incrementando la angustia en un futuro. A su vez, conviene observar todo aquello que la persona pierde por actuar de esta manera, ya que la evitación de esa situación también puede alejarla de la oportunidad de experimentar ciertos momentos.

Si estás pasando por una situación de este tipo, es recomendable que pidas ayuda psicológica para que, con la ayuda de un experto, puedas poner en práctica nuevos recursos de respuesta. El paso más importante en esta situación es el de darte cuenta de que, realmente, algo te ocurre. En ese caso, observa cómo este hecho limita tu bienestar y cómo se ha convertido en uno de tus principales frenos.

El esquema de una fobia permite observar cómo esta circunstancia se ha convertido en el punto débil que produce un nudo emocional que desborda. Y si existe una situación que te desborda, lo mejor que puedes hacer es pedir ayuda. En este caso, y en muchos otros, la humildad es una lección de inteligencia emocional para abrir nuevas puertas de superación.

Las fobias pueden superarse. Este es uno de los primeros principios que puedes tener en cuenta en una situación de este tipo. Por tanto, aunque ahora mismo estés pasándolo mal por esta cuestión, encuentra en esta posibilidad de afrontamiento real el principal estímulo para dejar atrás esta circunstancia y evolucionar hacia el estado deseado. Entre el punto en el que te encuentras y ese futuro potencial, solo existe un camino. Es el camino que vas a recorrer para estar en el lugar que de verdad deseas.

10 consejos para superar el malestar de las fobias

#1.- Conocimiento

Es positivo que incrementes tu nivel de comprensión sobre aquello que te ocurre para que, a partir de la propia observación, puedas comprobar cuál es el proceso habitual que esta situación genera. Es decir, esa sensación de peligro desaparece cuando te alejas del motivo que te causa ese malestar. El miedo de una fobia puede hacer que la persona se sienta indefensa frente a esa causa de malestar.

Sin embargo, analiza tu propia capacidad para que, con la ayuda necesaria, puedas dejar atrás este episodio. Cuando una persona sufre una fobia no se siente libre, es decir, siente que está determinada a reaccionar de una manera a modo de estímulo respuesta. Intenta visualizarte a ti misma reaccionando de modo diferente ante esa situación que te genera ansiedad.

#2.- Analiza tu miedo

En ocasiones, cuando una persona experimenta un temor, puede identificar la razón principal por la que se siente de ese modo. En este caso, la explicación personal es nítida. Por el contrario, ante el temor irracional, es posible que no se pueda identificar concretamente por qué esa situación la hace sentir así. Experimenta un malestar generalizado que, precisamente por ser tan generalizado, parece más difícil de abordar en la práctica.

#3.- Exposición gradual

La exposición gradual a la situación es una de las fórmulas más eficaces para afrontar una fobia específica y dejar de estar condicionada por el dolor y la angustia permanente. A través de esta exposición gradual puedes generar nuevas experiencias y vivencias. Es decir, puedes confrontar tus propias creencias con el plano práctico de la acción dentro de un contexto de seguridad.

#4.- Trabaja los pensamientos negativos

El miedo de una fobia no solo produce el malestar en el presente, cuando eres protagonista de la situación. Incluso cuando no estás directamente en contacto con ese estímulo, si piensas en este miedo e imaginas situaciones vinculadas con esta temática, es posible que el sufrimiento se torne nuevamente presente porque aparecen las mismas sensaciones y malestar que si se estuviese dando ahora.

#5.- Intenta no anticipar

Observa la diferencia que existe entre aquello que es muy posible que ocurra y aquello que, por el contrario, tal vez pueda darse, pero esta probabilidad es pequeña. Algo puede ser posible y, sin embargo, ser bastante improbable. Por ejemplo, puede que tengas miedo al amor porque has vivido una relación de pareja que ha salido mal. Sin embargo eso no implica que en tus futuras relaciones sentimentales eso vuelva a ocurrir.

Por tanto, cuando la alarma de las fobias genere pensamientos de exageración y dramatización y aparezcan preocupaciones, es conveniente relativizar el miedo intentando comprender que es poco probable que esa preocupación suceda. Parte del tratamiento consiste en entrenar a la persona en respuestas de afrontamiento para que sienta la seguridad de que si sucede, es capaz de resolver la situación con éxito.

#6.- Ejemplos cercanos

Tal vez conoces a una persona de tu entorno que ha sufrido algún tipo de fobia y la ha superado con éxito. El ejemplo de esa persona y sus consejos también pueden servirte de apoyo porque puede comprender el punto en el que te encuentras.

Es decir, tiene una posición de empatía contigo y su historia te dará fuerza para superar la tuya. Entre las fobias más comunes se encuentran la fobia social y la agorafobia, puede que recuerdes algún caso cercano.

Aquí puedes leer más sobre la fobia a la gente.

#7.- Registra tus sensaciones

Cada ser humano es único e irrepetible. Eso significa que, en el contexto de una misma situación, cada persona reacciona de manera diferente. Es fundamental que aprendas a reconocer lo que sientes en cada momento, por ejemplo a la hora de identificar los síntomas de la fobia social o de cualquier otro tipo de fobia. Para reforzar tu nivel de introspección en torno a esta cuestión, puedes escribir en un diario emocional datos significativos en relación con este malestar.

Por ejemplo, en qué situaciones lo experimentas, qué ocurre exactamente, qué pensamientos vienen a tu mente, cómo reaccionas, qué emociones aparecen… Anota todo aquello que crees que puede tener valor como información en la terapia y, también, como un medio de información que te permite comprender la situación para observar nuevas alternativas.

Por ejemplo, tal vez puedes intentar reforzar un pensamiento positivo alternativo a aquel mensaje negativo que has identificado que te dices a ti misma de manera habitual. Ese pensamiento optimista puede ser un mantra de superación y resiliencia. En cualquier proceso de superación, el aprendizaje emocional para gestionar esa situación desde un nuevo punto de vista no se materializa en un día. Por ello, puedes marcarte objetivos concretos y específicos que te ayuden a dar pasos significativos en la superación de este temor. Empieza por marcarte un objetivo sencillo y fácil de alcanzar; de lo contrario, puede aparecer la frustración y con ella la desmotivación.

#8.- Apoyo social

Tú eres la persona que como principal implicada tienes que realizar este proceso de superación; pero eso no significa que tengas que hacerlo sola. Puedes tener apoyo social y emocional por parte de algunos amigos o familiares. No importa tanto cuántas sean las personas que formen parte de tu red de apoyo como que cuentes con alguien que te inspire confianza para hablar de ti misma sobre este asunto y para que puedas experimentar su escucha activa y su comprensión.

Si en algún momento compartes aquello que te ocurre con amigos y familiares y sientes que no comprenden lo que te pasa, intenta pensar que han actuado con su mejor intención pero se han equivocado en el modo. Por ejemplo, puede ocurrir que resten importancia a tu miedo porque en realidad desean sobreprotegerte.

#9.- Intenta comprenderte a ti misma

Muchas personas pueden sufrir fobias en algún momento de su vida. No te castigues mentalmente por sentirte vulnerable en relación con este asunto. Tampoco reprimas las emociones que experimentas.

#10.- Busca otro punto de vista

¿Cómo puedes ganar este nivel de objetividad para comprenderte mejor a ti misma? Por ejemplo, intenta exteriorizar la situación para observarla desde una mirada nueva. Imagina que eres la mejor amiga de una persona que está pasando por una situación de este tipo. Imagina el abrazo que darías a tu mejor amiga para darle fuerza. Pues bien, intenta transmitirte a ti misma este mismo nivel de amor propio y comprensión.

Cada situación de ayuda es distinta

Una de las razones por las que es muy importante pedir apoyo psicológico en una situación de este tipo es que existen distintos tipos de fobias y cada caso tiene muchos matices.

Por esta razón, más allá de la información general, es recomendable atender a lo concreto de cada situación para, desde allí, emprender un camino que tiene el propósito de afrontar ese malestar. Las fobias pueden superarse. Es importante recordar este mensaje y tenerlo presente.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Fobias. Supera el malestar que te producen
Scroll hacia arriba