Insomnio: Causas, síntomas y tratamiento

 insomnio

Aunque pueda parecerte sorprendente, el insomnio es un problema que afecta cada vez a más personas, estimándose que el 50% de las personas adultas lo padecen. Los problemas de sueño pueden parecer algo transitorio o sin importancia, pero la realidad es que es muy importante que sepas detectarlos y solucionarlos.

De lo contrario, podría tener consecuencias muy negativas sobre tu bienestar y tu rendimiento, tanto laboral como personalmente. Por ello, en este artículo vamos a darte todas las pautas para que sepas cuándo lo padeces, por qué y cómo frenarlo.

¿Qué es el insomnio?

Es un trastorno del sueño que puede tener efectos muy diversos en ti. Estos son bastante negativos, pudiendo perjudicar tu calidad de vida y el desarrollo de tu día a día normal.

Hay que darle importancia a cualquiera de las manifestaciones de este trastorno del descanso, ya que el resultado final siempre será que no habrás recuperado la energía suficiente para afrontar el día. Ante todo, debes tener claro que no tienes por qué aguantar estos problemas para conciliar el sueño.

Por el contrario, debes actuar y ponerle solución. Solo así podrás disfrutar de un bienestar pleno, ya que, si no descansas lo suficiente, puede acabar afectándote en el ámbito físico y emocional.

Tipos de insomnio

Según su duración

Para determinar la tipología, el factor a tener en cuenta es el tiempo durante el que se prolonga este trastorno. El primero de ellos se denomina transitorio y es aquel que dura menos de un mes. Independientemente de si te afecta para quedarte dormido o para mantener el sueño, este solo dura periodos cortos de tiempo de menos de dos o tres semanas.

El segundo tipo es crónico y en este caso la dificultad para descansar se extiende a lo largo de más de seis meses, pudiendo llegar a dilatarse durante años.

Según su manifestación

Este trastorno puede manifestarse de diversas formas y es importante que las conozcas para saber si lo padeces o no.

Si tardas en dormirte más de media hora o te desvelas en repetidas ocasiones durante la noche y no te vuelves a dormir con facilidad, puedes encontrarte ante una situación de insomnio de conciliación.

Si no eres capaz de dormir más de cinco o seis horas seguidas, puedes estar sufriendo el insomnio de mantenimiento. No obstante, dependiendo de tu edad, el número de horas puede variar. Lo importante es que tú sientas que es menos de lo que necesitas.

Por otro lado, también puede que, aunque duermas, te despiertes agotadoEsto se deberá a que tu sueño no es reparador cuando sí debería serlo y esto también se encuentra dentro de este trastorno.

Por último, si te desvelas dos horas antes de tu hora habitual sin poder volver a dormirte, también padeces este trastorno del descanso. Concretamente, su nombre es «despertar precoz».

Causas que provocan el insomnio

Si algo debes tener muy claro, es que lo más común es que el insomnio sea una reacción de tu cuerpo y de tu mente frente a otros problemas que pueden estar existiendo, puede aparecer o verse acentuado por síntomas de ansiedad, estrés, depresión…

No obstante, lo primero que tienes que hacer para mejorar tu estado y deshacerte de este problema es identificar qué es lo que lo provoca. Así pues, vamos a analizar las causas más frecuentes.

#1.- Estrés

El estrés es el primer enemigo del sueño. Puede que, si tienes un puesto de trabajo donde te veas sometido a mucha presión, tengas por costumbre estos niveles de estrés y no te resulten extraños. No obstante, si empiezas a notar que interfiere en tu descanso, deberás hacer algo para solucionarlo. Es frecuente que la aparición continua de pensamientos negativos a la hora de dormir interfiera en el descanso y el sueño sea menos reparador.

Además es importante resaltar la relación existente entre el estrés y la migraña. Un dolor tan intenso podría provocarte problemas a la hora de conciliar el sueño llegando a resultar muy incapacitante.

Cabe destacar que el 85 % de las personas que padecen este trastorno del descanso descubren que se debe a su estrés, sobre todo en el insomnio ocasional. Entender cómo se manifiesta la ansiedad en el sueño es el primer paso para que la situación mejore.

#2.- Problemas estomacales o digestivos

Otra de las causas que pueden provocar problemas para dormir son los problemas estomacales. Normalmente, la acidez y ardor producen un malestar en tu cuerpo que, aunque no te despierte con mucha frecuencia, si afecta a tu ciclo del sueño.

Si sueles padecer estas afecciones, lo ideal es que cenes ligero y pronto para acostarte con la digestión hecha. De igual forma, si duermes con la cabeza elevada, podrás aliviar el reflujo gástrico y descansarás mejor.

#3.- Tiroides

Debes saber que la tiroides hace que se fabriquen demasiadas hormonas, provocando en ocasiones pérdida de peso, intolerancia al calor, nervios y noches en vela. Por tanto, acudir a tu médico podrá descartar que esta sea la causa de tus problemas para dormir.

#4.- Apneas

Quien sufre de esto se ve en la tesitura de que, al dejar de respirar durante unos segundos, se desvela en plena noche, y esto influye negativamente en su descanso. Así pues, si notas que últimamente roncas y te despiertas cansado, puede que este sea tu problema.

#5.- Menopausia

El insomnio puede aparecer en las mujeres cuando atraviesan la menopausia. Realmente, esto se produce porque con la bajada de estrógenos se sufren apneas y se tiene una mayor tendencia al sobrepeso. De igual forma, también los sofocos pueden desvelarte.

No obstante, si tomas algún tipo de medicación para frenar los síntomas de esta etapa, volverás a la normalidad en tu descanso.

#6.- Piernas inquietas

Este es un síndrome que te hará sentir cosquilleo, quemazón, tirantez… Son síntomas que provocan que tengas que mover las piernas y o bien te costará quedarte dormido o bien te despertarás por la noche si sientes algún brote.

Suele pasarles sobre todo a las personas mayores de 45 años. Si crees que este es tu caso, acude al médico para el diagnóstico de un profesional.

#7.- Fibromialgia

La fibromialgia está asociada al sueño no reparador, esto se debe a que en las personas que padecen esta enfermedad lo que ocurre es que se producen ondas alfa en lugar de ondas delta y esto impide conseguir un sueño profundo.

#8.- Problemas psicológicos

Por último, debemos hacer hincapié en que cualquier problema psicológico puede perjudicar tu descanso. Así pues, una depresión, episodios de ansiedad o angustia, tristeza generalizada o incluso atravesar un duelo amoroso o familiar puede alterar tu ciclo de descanso.

Por ello, en estos casos lo ideal es buscar ayuda de un experto para superar estos problemas y volver a descansar adecuadamente.

Síntomas de este trastorno

Ahora que sabes las posibles causas que te podrían hacer sufrir problemas en el descanso, vamos a hablar de sus síntomas. Conociéndolos podrás saber a la perfección si estás ante una situación de insomnio.

Irritabilidad

Si sientes que estás más irascible de la cuenta y que te irrita cualquier cosa aunque no sea importante, puede que se deba a que no estás descansando correctamente. Normalmente, cuando se debe a trastornos en el descanso, sueles encontrarte así desde muy temprano, sin que dé lugar a que cualquier otro suceso te afecte.

Cambios repentinos de humor

Si sientes que tu estado de ánimo es como una montaña rusa, una de las causas puede ser que no duermas bien. De esta manera, si te sientes bien y de repente te encuentras muy triste, puede que la falta de descanso esté empezando a afectar a tus emociones.

Dificultad para concentrarte

Otra de las repercusiones que tiene la falta de descanso es que las tareas que impliquen concentración y el mantenimiento de nuestra atención durante algún tiempo se te harán muy cuesta arriba. La razón principal es que el cerebro no se ha repuesto de su esfuerzo anterior. Por tanto, no está preparado para funcionar como debería.

Somnolencia constante

Es normal que en determinados momentos del día te encuentres muy cansado, sobre todo después de comer si has hecho un almuerzo copioso o a altas horas de la tarde cuando has trabajado más de lo normal.

No obstante, si notas que la sensación de sueño nunca te abandona, puede que se deba a que tu descanso no está siendo el que debería. Y que, por tanto, tu cuerpo te está mandando señales de que algo no va bien.

Depresión

Al igual que la depresión puede crear problemas a la hora de descansar, no descansar bien puede ser uno de los síntomas de la depresión. A fin de cuentas, estarás continuamente forzando a tu cuerpo y esto te hará sentirte mucho más cansado.

No rendirás igual en tu trabajo ni tendrás ganas de disfrutar de tu vida social. Esto podrá aislarte de tu círculo y sumirte en una sensación de soledad que desemboque en depresión. Por ello, no hay que subestimar las consecuencias de un mal descanso.

¿Cómo puedo superarlo?

Como ya te hemos mencionado anteriormente, el insomnio tiene un motivo para aparecer, por lo que el primer paso es descubrir dicho motivo. Una vez que estés seguro, tendrás que introducir cambios en el día a día y este trastorno del descanso desaparecerá.

Cuando se debe a algo de tu rutina, no te resultará complicado saber qué es. Por ejemplo, si es estrés por tu trabajo, podrás descubrirlo de una forma sencilla.

Ante la duda, ponte en manos de profesionales

No obstante, si no eres capaz de reconocer la causa o causas de tu problema del sueño, lo ideal es que te pongas en manos de profesionales. Hazte un chequeo médico para descartar posibles enfermedades y acude a un psicólogo que pueda orientarte.

Muchas veces el insomnio puede ayudarte a enfrentar otros problemas psicológicos que no eres capaz de ver o que no quieres ver. Y esto puede ser muy positivo tanto para ti como para quienes te rodean.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Insomnio: Causas, síntomas y tratamiento
Scroll hacia arriba