Inteligencia emocional para la autoestima. ¡Entrénala!

Inteligencia emocional para la autoestima

Entrenar la inteligencia emocional para la autoestima es muy eficaz puesto que te ofrece los recursos necesarios para responder a los hechos de una manera más adaptativa. Las emociones son la respuesta ante las situaciones, sin embargo, trabajando el autoconocimiento, mejora el poder de reaccionar de una forma constructiva ante la realidad. Sencillamente, porque esta práctica te permite descubrir cómo aumentar tu autoestima y que tu felicidad depende de las circunstancias externas pero también en gran medida de tu propia interpretación de los hechos.

10 claves de inteligencia emocional para la autoestima

A continuación plantearemos 10 situaciones en las que tu inteligencia emocional se pondrá de manifiesto para descubrir la manera de aumentar tu autoestima. Son situaciones que nos pueden pasar a todos y en las que la diferencia entre las reacciones posibles se basa en cómo hemos entrenado nuestra inteligencia emocional.

En este punto es importante que sepas que ni la inteligencia emocional ni la autoestima son valores estáticos que vayan a acompañarnos de por vida. Tanto la inteligencia emocional como la autoestima se pueden entrenar y mejoran conforme vamos adquiriendo experiencia sobre la vida y avanzando en nuestro desarrollo personal.

Si alguna vez te has visto en alguna de las situaciones ejemplificadas a continuación y sientes que no has reaccionado con toda la inteligencia emocional que quisieras, no te desanimes. Todo es susceptible de analizarse, para trabajar y mejorar día a día.

#1.- Plan cancelado

Un amigo con el que has quedado para ir al cine anula un plan en el último momento. Muchas personas responden con enfado y frustración ante este hecho. Si buscas cómo mejorar tu autoestima, intenta responder con inteligencia emocional al tomar una decisión más constructiva. Por ejemplo, invita a otra persona para ver la película, o toma la iniciativa de ir a verla tú solo. De este modo, aprendes que tú eres dueño de tu tiempo y entrenas tu autonomía en la organización de actividades de ocio y tiempo libre.

#2.- Tu jefe te hace una crítica sobre tu trabajo

Algunas personas responden con dramatismo ante esta situación e imaginan un inminente despido. En lugar de alarmarte, si estás procurando saber cómo aumentar tu autoestima, intenta aprender del comentario que te ha hecho y si no estás de acuerdo en esta opinión, entonces, responde de forma asertiva argumentando tu punto de vista con datos objetivos. Potenciar la inteligencia emocional en el trabajo es fundamental para tu nivel de bienestar y productividad.

#3.- Tu pareja rompe contigo

En esta situación, es habitual que la persona reaccione con amargura al considerarse víctima de la decisión ajena. Esto da lugar al síndrome del abandonado. En lugar de comportarte como víctima, para descubrir cómo aumentar tu autoestima, comienza por aceptar la realidad y tomar decisiones como protagonista de tu propia vida. Por ejemplo, romper el contacto con tu ex para olvidarle.

#4.- Alguien paga los platos rotos

Has tenido un día horrible en el trabajo y al llegar a casa descargas tus frustraciones de la oficina con tu familia o pareja. Este comportamiento es uno de los más frecuentes. Utiliza tu inteligencia emocional para analizar la situación y comprender que cuando actúas de este modo estás dañando tus relaciones personales. Por esta razón, busca formas más efectivas para canalizar la ira. Por ejemplo, disfruta de un paseo largo al volver del trabajo. Cuando llegues a casa, ya te habrás calmado.

#5.- Suspendes esa oposición

Te has preparado con tanto esfuerzo, has puesto tanta ilusión en todo cada día y, ¡pumba!, suspendes esa oposición. O ese examen de inglés al que has dedicado tanto tiempo. Es habitual que las personas observen estos fracasos personales con una trascendencia de futuro.

En este caso la inteligencia emocional puede ayudarte no solo a relativizar lo que ha ocurrido sino a trabajar la motivación para alcanzar las metas y evitar el miedo al fracaso. No te envíes mensajes del tipo «no puedo». Quédate con lo bueno de esta experiencia y continúa preparándote para una próxima ocasión.

#6.- Llegas tarde a una entrevista de trabajo

En ese caso, en lugar de sentirte culpable por lo que ha pasado, intenta explicar el motivo de tu retraso. Aprovecha tu momento y no te concentres en aquello que ya no puedes corregir. Céntrate en tu presente inmediato.

#7.- Al mal tiempo, buena cara

Has planeado un viaje a la playa y la lluvia es la norma habitual durante tu descanso. En ese caso, es habitual arruinar el viaje con quejas. Sin embargo, tú puedes tener una actitud eficaz y buscar planes de ocio interesantes. Por ejemplo, visitar museos, salir a cenar a un restaurante, visitar el teatro o, también, disfrutar de la lectura en el apartamento.

#8.- Te sientes quemado en un trabajo que no te gusta

En esta situación, muchas personas siguen pegadas a la rutina por miedo a arriesgar esa aparente estabilidad. Por el contrario, un gesto de inteligencia emocional es emprender un plan de búsqueda activa de empleo para abrir la puerta a nuevas oportunidades profesionales. Es decir, asume que la suerte no depende del destino sino de ti mismo. Aquí puedes leer algunos consejos de psicología para la autoestima.

#9.- Rivalidad profesional

Descubres que un compañero ha sido ascendido a un puesto al que tú querías optar. Un síntoma de falta de inteligencia emocional sería criticar con envidia a ese compañero. Por el contrario, sé constructivo y felicítale por el éxito. Hablar con asertividad te hará sentirte mejor y afrontar la situación sin que altere tu estabilidad emocional.

#10.- Te sientes solo y aburrido un domingo por la tarde

Te comparas con otras personas que disfrutan de su tiempo libre. Fomenta tu creatividad y haz algo interesante. Por ejemplo, programa cada domingo una sesión de cine en casa. Vence la timidez y anímate a invitar a algunos amigos.

La autoestima alta es la clave del éxito

Puedes entrenar tu inteligencia emocional para los problemas de autoestima con la ayuda de un psicólogo online. Uno de los pilares de la inteligencia emocional es la autoconciencia. Se trata de una habilidad que no es innata y que por tanto puede mejorarse con el entrenamiento correcto.

Una buena inteligencia emocional hará que tu autoestima se vea reforzada y que ante una misma situación encuentres muchas opciones de respuesta diferentes, disminuyendo la probabilidad de que se produzca una alteración en el estado de ánimo. Este test de autoestima puede ayudarte a reflexionar sobre tu situación actual.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Inteligencia emocional para la autoestima. ¡Entrénala!
Scroll hacia arriba