La autoestima en el día a día

autoestima en el día a día

La autoestima resulta fundamental para cada persona y carecer de ella puede acabar siendo un foco de problemas. En este artículo explicamos qué riesgos tiene para tu salud tener una baja autoestima y aportamos consejos para mejorarla y mantenerla en un nivel aceptable a lo largo del tiempo.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es, a groso modo, la opinión que tienes de tu propia persona. Lo ideal sería que esta opinión fuera positiva, sin embargo, no siempre es así. En determinadas circunstancias, puede que debido a tus vivencias, la imagen que tengas de tu persona sea negativa.

En cualquier caso, hay muchos especialistas que se preguntan qué es la autoestima. Todos ellos discrepan en torno al significado de este concepto añadiendo otros factores que pueden afectarla. Así pues, debemos hacer hincapié en que esta valoración no es una medida exacta ni tampoco permanece igual a lo largo de la vida.

Lo que sí podemos asegurarte es que de la autoestima dependen muchos otros aspectos de tu día a día. Por ejemplo, la forma en la que caminas es diferente dependiendo de cómo te sientes. También esta puede afectar a tus propias motivaciones y a la prioridad que le das a tus necesidades. Todo esto, como puedes observar, es decisivo en muchos momentos de la vida e influirá, directamente, en tu desarrollo como persona.

Por este motivo, es importante que tengas claro que tu autoestima es valiosa y que solo tú puedes cuidarla y mimarla. En cualquier caso, los efectos que produce tener una imagen negativa no se quedan en el plano psicológico y relacional, sino que van más allá.

¿Qué efectos puede tener en tu salud la baja autoestima?

Cuando tu propia imagen no es todo lo positiva que debería ser, podría afectar a tu salud de forma directa. Algo que muchos aún pasan por alto es el hecho de que lo psicológico se relacione con lo físico.

Así pues, veamos qué incidentes podrían acarrear el descuidar la valoración que haces de tu persona.

#1.- Estrés

Sentir que no eres lo suficientemente buena de forma permanente te hará entrar en un estado de nerviosismo continuo e introspección, que acabará por generarte estrés. No importa si te encuentras en un estado de relajación o si todo te está saliendo bien; estarás continuamente en alerta, pudiendo esto derivar en crisis de ansiedad más graves.

Debes pensar que si tú no te satisfaces, nada ni nadie lo hará. Por ello, ese pensamiento de que no eres lo suficientemente válida te atosigará continuamente, impidiéndote disfrutar de la vida.

#2.- Enfermedades crónicas

Los estudios de Branden revelaron que quienes viven bajo el yugo de la autocrítica continua son personas más propensas a sentir malestar general. Este malestar se cristaliza en dolores crónicos y en supresiones inmunológicas.

¿Por qué ocurre esto? Muy sencillo. Mientras tu cerebro esté continuamente luchando por contrarrestar los estímulos negativos, las demás tareas pasarán a un segundo plano. Además, al no poder neutralizar lo negativo con recuerdos o conceptos más positivos, las hormonas encargadas de la satisfacción no se generarán y su falta acarreará malestar.

#3.- Desgana y falta de energía

Al centrarte en lo negativo, la desgana se apoderará de ti. A fin de cuentas, estar continuamente pensando en algo perjudicial resta fuerzas no solo a tu mente, sino también a tu cuerpo.

Por este motivo, si notas que los pensamientos negativos te asaltan y que por dichas ideas te ves incapaz de completar todo aquello que quieres hacer, no dudes ni un segundo en ponerte en contacto con profesionales.

El motor de la la energía son las ganas que tengas de hacer y conseguir algo. Es por ello que autoestima y motivación en ocasiones van relacionadas. Por desgracia, una mala autoestima minará, en primera instancia, tu motivación.

#4.- Desórdenes alimenticios

Nanette Burton es una terapeuta y especialista en el cuidado de la salud mental. En uno de sus libros relaciona la baja autoestima con los desórdenes alimenticios. Sus estudios le han llevado a comprobar que las personas que tienen una buena valoración de sí mismas tienen menos riesgos de desarrollar estas enfermedades.

Muchas veces la clave de la baja autoestima se encuentra en tu físico. Te sientes poco agraciada o gorda, incluso aunque no lo estés. Esto puede llevarte a dejar de comer o a vomitar voluntariamente aquello que comes para sentirte mejor.

Es en ese punto donde te sumerges en el siguiente círculo vicioso: «me siento mal con mi cuerpo; dejo de comer; me siento mejor por no haber comido». O «me siento mal con mi cuerpo; esta ansiedad me hace comer más; vomito lo que he comido; me siento mejor por haber vomitado».

Los trastornos en la alimentación son muy complejos y esta es una forma útil de entenderlos, aunque sea muy a grandes rasgos. Así pues, padecer anorexia o bulimia puede ser uno de los riesgos de no cuidar la autoestima.

Nuevas amenazas: las redes sociales

El avance de las tecnologías ha traído consigo una gran cantidad de beneficios y ventajas. No obstante, hay diversos factores cuyos perjuicios se están descubriendo ahora y que conviene saber para poder enfrentarlos.

En este caso vamos a centrarnos en las redes sociales, ya que estas están siendo uno de los principales focos de problemas con la autoestima. Cuando publicas una foto o un estado, lo que intentas es mostrar una imagen ideal de tu persona. Es decir, te muestras de la mejor forma posible, no vas a subir una foto en la que salgas poco agraciada ni te vas a poner a contar tus penas.

Esto, inconscientemente, puede generarte una imagen irreal de tu vida. Puedes comenzar a sentir que tu vida debe ser perfecta y envidiable, igual que muestras en las redes sociales. Pero la cosa no acaba aquí, ya que esto también puede llevarte a compararte con otras personas bien por su físico o bien por la vida que llevan.

Si crees que esta vida es mejor que la tuya, o bien si esta persona sabe mostrar de forma más perfecta su vida de lo que sabes hacerlo tú, es probable que tu autoestima se vea perjudicada notablemente. Hay que aprender a diferenciar la vida real de la vida virtual y no creer que todo el mundo es perfecto y que todos tienen una vida genial. Siempre hay buenos y malos momentos y aprender a afrontarlos no es más que otra de las etapas de la vida.

Para que entiendas mejor esta influencia de las redes sociales vamos a hablar de dos cuestiones principales.

El síndrome del selfie

Hasta las personas con mayor timidez se han hecho adictas a sacarse fotos a sí mismas. Aunque no está mal que de vez en cuando te saques una foto y la publiques, esto se puede volver un problema cuando sientas la necesidad de que la foto sea perfecta.

Esto significaría que estás basando tu imagen en lo que creen los demás,lo cual es algo que puede ser peligroso. De hecho, se ha establecido que el promedio de tiempo necesario para conseguir un selfie perfecto es de aproximadamente unos 20 minutos.

Así, aunque te guste sacarte fotos, lo cual es perfectamente válido, no debes dejar que lo que los demás comenten o el número de likes que obtengas afecte a tu autoestima.

La no importancia de los followers y los likes

Es normal que te guste que la gente interactúe positivamente con tus publicaciones y que sigan tus cuentas. Ciertamente, esto es una forma de sentirte interesante para el resto.

Sin embargo, no puedes basar el sentirte bien o mal en ello. Por el contrario, debes tener otras prioridades para calibrar tu humor y tus sentimientos, ya que las redes sociales son volátiles y tus emociones no han de serlo.

¿Cómo mantener un buen nivel tu autoestima?

Ahora que tienes mucha más información sobre la autoestima y sobre cómo esta puede afectar a tu salud, es el momento de que apliques algunos consejos para cuidarla y mantenerla. Aquí puedes descubrir cómo aplicar la psicología positiva en tu día a día.

Deja de machacarte

Todos tenemos defectos y que estos te jueguen una mala pasada no es motivo para sentirte mal. Lo que has de hacer es trabajar para mejorarlos, pero desde la aceptación y no desde el rechazo. De lo contrario, esto podría minar tu autoestima, lo cual sería completamente negativo para ti y para tu crecimiento personal.

Céntrate en lo positivo

Por muy dura que sea la mala racha que atraviesas, siempre habrá algo positivo en tu vida. Centrarte en estos aspectos será decisivo para encontrar el camino de salida a esta mala época sin que tu autovaloración personal se vea demasiado perjudicada.

Busca ayuda profesional

Si sientes que no tienes una buena imagen de tu persona y que los malos pensamientos te asedian de forma continua, no debes tener reparos a la hora de ponerte en manos de profesionales. Un psicólogo especializado podrá estudiar tu caso concreto y darte ciertas pautas que te permitirán salir adelante.

Por último, instarte a que cuides la autoestima diariamente, ya que esto te ayudará a conocerte mejor, crecer y establecer relaciones personales más sanas y equilibradas.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

La autoestima en el día a día
Scroll hacia arriba