La depresión endógena: causas y síntomas

depresión endógena

La depresión es uno de los problemas psicológicos que afecta a más personas hoy en día, junto con la ansiedad y el estrés. Aproximadamente el 5% de la población sufre depresión, una cifra alarmante. La psicología diferencia dos tipos de depresión: la endógena y la exógena. Vamos a explicarte las características y causas de la depresión endógena.

Qué es la depresión endógena

Sofía, es una mujer de 30 años, que de un día para otro ha perdido la ilusión por todo aquello que le motivaba. Ya no le apetece salir con sus amigos, quedar con su pareja o disfrutar de las aficiones que antes ocupaban su tiempo libre. Sofía, no sabe qué le pasa. Antes era una mujer alegre y activa y ahora todo le hace sentirse culpable perjudicando su propia autoestima. A diario Sofía se pregunta: «¿Qué me está pasando?»

Este es un caso de depresión endógena, un tipo de depresión en la que no hay cambios externos que sean el detonante del problema. La depresión endógena se produce por cambios fisiológicos internos, que en ocasiones pueden asociarse a un factor hereditario. Aquí puedes leer más sobre qué es la depresión.

Causas de la depresión endógena

Si Sofía hubiese perdido su trabajo, roto su relación, perdido a un familiar o sufrido un accidente podríamos atribuir su apatía y desgana a estos cambios situacionales. En su caso de un tiempo a esta parte ha dejado de ser la persona que era y no entiende el motivo de su malestar emocional.

Las causas de este tipo de depresión, en general, son alteraciones químicas en el cerebro. Cambios que producen desórdenes emocionales sin que entre en juego el ambiente.

En la depresión endógena la producción de endorfinas, responsables de las sensaciones de placer, se encuentra bloqueada. Mientras que en la depresión exógena los neurotransmisores de serotonina dejan de funcionar.

Síntomas de la depresión endógena

Lo que más caracteriza a este tipo de depresión es que los síntomas que se producen lo hacen sin explicación aparente para la persona. Eso fue lo que sucedió a Sofía. Su vida era normal, sin cambios drásticos ni vivencias traumáticas. Sin embargo, de la noche a la mañana, Sofía empezó a:

  1. Sentirse vacía e indiferente hacia las relaciones afectivas, alejándose de amigos y familia.
  2. Tener cambios de humor constantes.
  3. No poder dormir por las noches, estando cansada y con sueño todo el día.
  4. Tener dificultad para concentrarse y tomar decisiones por sí misma.
  5. Mostrarse irritable ante los demás, haciendo que no se reconociera como persona.
  6. Sentirse sin motivación, incluso para salir a la calle o pasear a su perro.
  7. Perder el apetito sexual y distanciarse de su pareja.
  8. Llorar desconsoladamente sin motivo aparente.

 ¿Cómo se siente una persona con depresión endógena?

Las personas con este tipo de depresión sienten una culpa inmensa por no comprender lo que les pasa. Son personas que sienten un vacío emocional y una tristeza intensa en momentos concretos de su vida sin causa justificada, incluso en ocasiones pueden dudar si sufren depresión o anemia. Ver como la vida, en mayor o menor medida, les sonríe y sentir que no les llena, hace que como personas se sientan egoístas. Su depresión les impide ver con claridad cómo salir del estado en que se encuentran.

La tristeza y la pérdida de ilusión crean un bucle del que resulta complicado salir. Las personas que sufren depresión endógena tienen que saber que no existen culpables, deben entenderlo como algo que forma parte de ellas desde que nacen. Es como sentirse culpable por tener una gripe.

En ocasiones, los trastornos psicológicos llevan consigo estigmas sociales. En este caso pueden aparecer comentarios como «una persona a la que todo le va bien no puede sentirse melancólica o sin ganas por hacer cosas con los demás», esto se debe a que lo que se siente por dentro es muy diferente lo que se ve por fuera. Por esto, existen consejos que pueden servirte de ayuda si conoces algún caso cercano de depresión endógena.

¿Cómo ayudar a una persona con este trastorno?

Lo primero que puedes hacer es no juzgarla. Los expertos han afirmado que las personas con depresión endógena que se rodean de un buen ambiente familiar y social, suelen recuperarse antes que aquellas que desean llevarlo en el más estricto anonimato.

Si en tu entorno existe una persona con este problema, ayúdale a recuperar su motivación:

  • Escucha sus sentimientos con mucha paciencia y sin emitir juicios.
  • No fuerces las situaciones. Acompáñale a realizar aquellas actividades de las que antes disfrutaba cuando se vea preparada.
  • Aconséjale que busque el apoyo de un especialista que le pueda dar las pautas necesarias para superar el momento que está atravesando.

Las personas con depresión endógena necesitan siempre de una terapia dirigida por un profesional y de medicación que acompañe este proceso. Apoya a la persona en el tratamiento y anímale a seguir las recomendaciones de su terapeuta. Si se siente más cómoda llevando a cabo las sesiones desde casa plantéale trabajar su recuperación con un psicólogo onlineAquí puedes leer más sobre cómo tratar a una persona con depresión.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

 

Depresión

La depresión endógena: causas y síntomas
Scroll hacia arriba