La depresión se cura hablando de ella

La depresión se cura

La depresión se cura. Esto es lo primero que tienes que considerar si sufres esta enfermedad que tanto duele. Este dolor emocional pasará en algún momento. Y hablar de ello es una medicina natural que te permite exteriorizar este malestar interno que puede enquistarse desde la indiferencia. Con mucha frecuencia, cuando una persona sufre depresión, aquello que siente a nivel interno no es aquello que percibe el entorno con su propia mirada. La percepción de la depresión cambia dependiendo de la posición desde la que se analiza.

Cuando hablas de cómo te sientes aceptas la situación, comprendes mejor esta realidad sin tomarla como algo personal. Por lo tanto, aumentas tu fortaleza emocional por medio del poder del lenguaje y de la expresión afectiva. Pero, a su vez, cuando estás en este punto, gracias a la comunicación también permites que aquellas personas que están a tu alrededor te comprendan mejor.

Sin embargo, no debes confundir este punto con la necesidad de hablar con cualquier persona sobre esta información personal, privada e íntima. ¿Cómo superar la depresión? Como hemos dicho antes, la depresión se cura, y es importante que abras tu corazón con las personas adecuadas, aquellas que te respetan, aprecian y valoran. Aquellas personas que, desde su posición, quieren ayudarte de verdad porque tienen una buena intención, a pesar de que a veces se equivoquen.

¿Con quién hablar de los síntomas de la depresión?

#1.- Familia y amigos

El entorno social es fundamental para el paciente que sufre depresión ya que se puede tratar de un acompañamiento constante. Es saludable que compartas tus miedos, sentimientos, inseguridades presentes y heridas internas con tu círculo más cercano, esas personas de confianza que están a tu lado. De este modo, esas personas podrán tener un mayor nivel de comprensión para entender cómo te sientes ahora.

La depresión es una enfermedad compleja porque los síntomas no son tan evidentes a nivel externo como otras dolencias menos graves, por ejemplo, un resfriado. Por medio de tus palabras permites que aquellos que te rodean vean más allá de tu propia apariencia para comprender el estado de tu ser.

El filósofo Tomás de Aquino explica que el peso de la tristeza se sobrelleva mejor cuando se reparte entre varias personas. Y la depresión es la manifestación de una tristeza que también se alivia por medio del consuelo, la escucha activa y la comprensión.

Gracias al poder de las nuevas tecnologías, puedes hablar incluso con amigos que viven lejos, descubriendo además los beneficios de la comunicación escrita. La carta es especialmente terapéutica.

#2.- Tu pareja

Si tienes una relación, es positivo que confíes en esa persona. Habla de cómo te sientes porque, de este modo, tu pareja también podrá entender mejor algunas de tus reacciones y comportamientos habituales. Por ejemplo, explícale que no debe tomarse como algo personal tu apatía cuando propone ciertos planes para el fin de semana. Sencillamente, dile que no te encuentras bien, pero que estás en el proceso de recuperación para encontrarte mejor y aprendiendo cómo combatir la depresión.

Dale las gracias por estar a tu lado e intenta pedirle acciones concretas con las que crees que puede ayudarte en este momento de tu vida. De este modo, también facilitas su papel en esta historia puesto que, con mucha frecuencia, el entorno próximo a un paciente de depresión no sabe cómo actuar. Tu pareja quiere ayudarte. La depresión puede llevarte al punto de encerrarte en ti misma, sin embargo, al hablar de cómo te sientes, abres tu corazón.

#3.- Un compañero de trabajo

Pasas tantas horas de tu vida en la oficina que, aunque es lógico que no todos tus compañeros sean tus amigos, sí es muy posible que tengas un compañero con el que tienes una relación de mayor confianza. Esa persona puede ser tu confidente en el plano laboral. La depresión afecta al rendimiento profesional, produce desmotivación, dificultades de concentración, cansancio físico y mental.

Poder hablar con esa persona te permite tener un apoyo en este contexto de competitividad profesional. Algo muy importante puesto que puede haber momentos en los que experimentes un mayor malestar ante una situación de estrés añadido o un hecho inesperado en la agenda.

En esos momentos en los que te sientes desbordada por los asuntos cotidianos, poder hablar con alguien te dará confianza. Por tanto, intenta compartir momentos de charla con ese compañero durante el momento del descanso.

Ese compañero te ayudará a sentirte menos sola en el plano profesional puesto que esta profunda sensación de soledad es uno de los síntomas de la depresión. Por el contrario, al notar la comprensión de un compañero, ganas fuerza emocional, muy necesaria para saber cómo quitar la depresión.

#4.- Tu psicólogo

La ayuda profesional es la más importante en la superación de un malestar emocional, esto debes tenerlo siempre presente. El psicólogo, tanto si es presencial como si es un psicólogo online, es importante no por la información que te ofrece a ti sobre aquello que puede ayudarte en este momento, sino que también puede ofrecer apoyo y comprensión al entorno próximo. El psicólogo comprende la depresión en su contexto humano y clínico. Por esta razón, la terapia resulta nutritiva a nivel emocional y ayuda a sanar las heridas más profundas.

Habrá aspectos que tal vez no te apetezca compartir con tu pareja o tu familia, sin embargo, sí te apetezca hablarlo con tu psicólogo, en un contexto confidencial.

#5.- Hablar sola

La comunicación es fundamental para superar una depresión, sin embargo, la comunicación adquiere un significado en distintos planos. No solo tienes que intentar mejorar la comunicación con tu familia, amigos, con algunos de tus compañeros de trabajo o tu psicólogo, sino también contigo misma. ¿Cómo puedes mejorar este diálogo contigo?

Por ejemplo, puedes escribir en un diario tus reflexiones, pensamientos, sensaciones, angustias, dudas, esperanzas, ilusiones, objetivos… En definitiva, todo aquello que te ocurre y todo aquello que es significativo para ti. Además, también puedes disfrutar de paseos por espacios naturales, espacios que te llevan al plano de la introspección por medio de esos estímulos de bienestar que recibes.

Puedes también fomentar el diálogo contigo misma a partir de la lectura de libros o el disfrute de películas de cine puesto que estos recursos pedagógicos son el punto de partida hacia la reflexión. Tú eres la persona más importante de tu vida, esto es algo que debes tener siempre presente. También cuando te encuentras en una etapa de depresión y viviendo lo que produce la tristeza en la depresión.

Por medio de la comunicación contigo misma, alimentas la luz que hay en ti, incrementas tu nivel de resiliencia frente a la dificultad del momento presente. Por medio de esta actitud, pones palabras a esas sensaciones contradictorias que experimentas y vas recuperando el equilibrio interior de la alegría frente al sufrimiento.

Incluso, puedes hablar en voz alta. Lo cierto es que a lo largo de la rutina cotidiana haces mucho esfuerzo para cumplir con tus compromisos cotidianos y para no preocupar a las personas que te quieren. Por tanto, hablar en voz alta es un desahogo, es como un grito liberador que te permite sacar fuera todo aquello que te duele por dentro.

Y cómo salir de la depresión

La depresión se cura hablando de ella y no silenciando la situación y haciendo como si no hubiese pasado nada. Esta actitud solo empeora la situación porque, así como cuando tienes una gripe necesitas ayuda para sanar los síntomas, ante un diagnóstico de depresión el proceso curativo es el mismo. El silencio conduce a la sensación de tener tantas cosas que decir que no sabes por dónde empezar y, en algún momento, sientes el efecto de una olla a presión.

La comunicación en los planos descritos en este artículo es importante porque, de este modo, aumentas los refuerzos emocionales en tu vida. Para saber cómo vencer la depresión, contar con la compañía de tu familia, tus amigos, tu pareja, tu compañero de trabajo, tu psicólogo y tu propio apoyo es fundamental, y te permite vivir este presente con mayor esperanza. A su vez, gracias a estos apoyos externos, evitas sobrecargar a una sola persona con la responsabilidad de ayudarte en este momento.

Cada persona puede aportarte algo diferente. A su vez, la vida es cambiante y existen circunstancias muy distintas dentro de la propia depresión. Tal vez en algún momento notes más apoyo por parte de tus padres y en otros sientas un mayor nivel de comprensión por parte de tus amigos.

Al hablar sobre la depresión normalizas aquello que te ocurre, consigues enfocarte en la realidad de este momento pero desde una perspectiva positiva. Es muy importante que pidas apoyo cuando lo necesites. Y al compartir desde la honestidad y la verdad tu mundo emocional, estás pidiendo ayuda.

La depresión se cura

Salir de la depresión es posible. Recuerda que eres una persona única e irrepetible y debes ser tu principal apoyo en cualquier momento. Por eso, no es útil que te encierres en ti misma. A tu alrededor hay personas que se preocupan por ti y desean que estés bien porque tu bienestar es motivo de felicidad para ellas. Por tanto, si sufres este dolor interno, siente esa compañía. Así, el camino es más sencillo porque el apoyo de otras personas te aporta vitalidad en un momento en el que tanto necesitas esa energía extra ante el presente y el futuro.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

La depresión se cura hablando de ella
Scroll hacia arriba