La hipocondría en una enfermedad crónica

hipocondría en una enfermedad crónica

Cómo dejar de ser hipocondriaco cuando realmente se sufre de una enfermedad, es una pregunta recurrente en la consulta psicológica. Y es que puede suceder, que si sufrimos hipocondría en una enfermedad crónica, como puede ser la diabetes, tendamos a pensar que somos proclives a otras enfermedades graves que aún no padecemos. También puede darse el caso de que, tras toda una vida preguntándose cómo dejar de ser hipocondriaco, alguien obtenga un diagnóstico que valide todos sus temores: tiene algo, era verdad, la sensación de enfermedad tenía sentido.

Estos pensamientos negativos pueden perjudicarnos y generarnos ansiedad y miedo. Asimismo, si estos pensamientos son frecuentes, pueden convertirse en una obsesión o una fobia a desarrollar otro tipo de enfermedades, lo cual indica que nos encontremos ante un caso de hipocondría. En este post te explicaremos con una serie de consejos prácticos cómo curar la hipocondría si padeces alguna enfermedad crónica.

Qué es la hipocondría y cómo dejar de ser hipocondriaco

En primer lugar, comenzaremos explicando qué es la hipocondría y por qué es necesario tratarla tanto si somos nosotros mismos los que la padecemos o bien si queremos saber cómo ayudar a un hipocondriaco.

La hipocondría es un trastorno mental que se caracteriza por una preocupación excesiva por la salud. Cuando alguien se pregunta cómo dejar de ser hipocondríaco, en realidad tiene por delante un camino más largo: cómo dejar de sospechar que se está enfermo, cómo reconocer una enfermedad de verdad… Esta preocupación excesiva por la salud puede desencadenar en una obsesión, la cual puede ir enlazada a un estado depresivo de la persona. Este trastorno se caracteriza por la sensación de enfermedad constante, es decir, la persona que lo padece cree asiduamente que padece una o diferentes enfermedades que en realidad no sufre.

Esta obsesión surge debido a que la persona piensa que esas enfermedades puedan provocarle la muerte, por lo que siente un terrible miedo a la muerte, que le causa angustia, ansiedad e incluso puede perjudicarle en su día a día. Puede ser normal que en algún momento de nuestra vida nos preocupemos por nuestra salud, pero, si esta preocupación es excesiva puede afectar a nuestra calidad de vida.

Síntomas principales de la hipocondría

Antes de que alguien pueda preguntarse cómo superar la hipocondría, tiene que entender qué es y cómo se manifiesta la hipocondría. El principal síntoma de la hipocondría es el miedo a padecer o contraer alguna enfermedad grave e incluso miedo a morir.

La preocupación aparece cuando la persona observa de manera constante y detallada su propio cuerpo, o bien le preocupa alguna sensación. Estas señales o sensaciones van desde una mancha en el cuerpo, tener tos e incluso sentir sus propios latidos del corazón. Pueden ser señales de alarma objetivas, visibles, que se toman de manera exagerada, o señales menos objetivas o invisibles, que no sólo perjudican al hipocondriaco sino que despistan terriblemente a las personas que deseen ayudarle.

Es frecuente que la persona que padece ansiedad a la enfermedad no se pregunte cómo dejar de ser hipocondriaco, sino que acuda al médico buscando respuesta y solución a su preocupación por cada uno de los síntomas que cree padecer. Tras hablar con el médico y confirmar que no padece ninguna enfermedad, el hipocondríaco se relaja, pero el miedo de padecer otra enfermedad vuelve al poco tiempo.

Asimismo, es posible que el hipocondríaco no acuda a una consulta profesional, sino que busque a través de Internet un diagnóstico que se ajuste a sus dolores o malestares. Esto es aún más angustiante para la persona que padece de hipocondría, ya que se autodiagnostica sin tener conocimiento y por lo tanto, aumenta su angustia. Este estado ansioso se produce por la preocupación y el miedo que padece la persona a tener alguna enfermedad grave.

Por último, la hipocondría se trata un trastorno somatomorfo, esto significa que el hipocondríaco puede llegar a sentir dolores o molestias que son reales para él, de tal forma que aumentan los pensamientos negativos y la creencia de que se padece una enfermedad y, por ninguna razón, piensa que esa enfermedad es la hipocondría, con lo cual, no se pregunta cómo afrontar la hipocondría, sino que se dedica a prevenir y curar los males que cree que tiene.

Causas de la hipocondría: ¿por qué se produce?

No hay una explicación definitiva, pero una de las principales causas de la hipocondría es haber tenido en el pasado o tener una enfermedad crónica o grave. Esta enfermedad hace que la persona se preocupe por no desarrollar otro tipo de enfermedades, por lo que presta excesiva atención a cualquier cambio o cualquier señal que pueda aparecer en su cuerpo.

Otra de las causas puede ser que un familiar haya fallecido o bien haya pasado por una enfermedad grave y dolorosa como un cáncer. Esto produce que la persona se angustie por no querer pasar por esa misma situación.

Cómo superar la hipocondría en una enfermedad crónica

Como hemos mencionado, una de las principales causas de la hipocondría es padecer otra enfermedad crónica, por lo que a continuación te presentamos una serie de consejos para ayudar a aquellas personas que padecen otra enfermedad y se preocupan de manera excesiva por su salud, es decir, aquellas personas que puedan estar preguntándose cómo dejar de ser hipocondriaco.

#1.- Aprende todo lo posible sobre tu enfermedad crónica

Es fundamental que conozcas cuáles son los síntomas de la enfermedad que padeces. De esta forma no relacionarás síntomas propios de tu enfermedad con posibles enfermedades. Esta confusión de síntomas también aparece en el caso de la hipocondría en el embarazo.

Saber el alcance y las posibles consecuencias de tu padecimiento te ayudará a saber cuándo lo que te sucede es realmente un síntoma real o forma parte de la preocupación que caracteriza a la hipocondría. Infórmate a través de profesionales que te expliquen detalladamente cualquier aspecto relacionado con la enfermedad que tienes.

#2.- Evita hablar de enfermedades

La hipocondría en una enfermedad crónica puede producir que las personas que padecen este trastorno se centren mucho en hablar de enfermedades y síntomas. De esta forma intentan aliviarse y despreocuparse, sin embargo, al hablarlo, su mente lo interioriza. Por lo tanto, haz un esfuerzo por hablar de otro tipo de temas y no darle tanta importancia a aquellos síntomas que sientes. Quizás desaparezcan si no piensas tanto en ellos.

#3.- No busques información en Internet

Por más que tengas la necesidad de tener un diagnóstico para tus síntomas, buscar en internet no va a beneficiarte. Buscar este tipo de información lo único que hará es aumentar tu nivel de ansiedad y de angustia. Además, al no ser un diagnóstico establecido por un médico, puedes asustarte y tener una predisposición a sentir nuevos dolores o males. La única persona que está capacitada para darte un diagnóstico es un profesional de la salud o un médico.

#4.- Trata las enfermedades por separado

Enfrentarse a la hipocondría en una enfermedad crónica da lugar a dificultades añadidas. Si padeces alguna enfermedad crónica, procura tratarla de manera separada al tratamiento propio de la hipocondría. De esta forma será más fácil poder superarla y sabrás cuándo un síntoma es real o está somatizado.

#5.- Contabiliza las veces que has ido al médico y han resultado no ser necesarias

Si te sale una larga lista, significa que los dolores y síntomas, en ocasiones están en tu mente, es decir, que realmente no padeces ninguna enfermedad asociada a la tuya. Debes intentar controlar tus pensamientos.

#6.- Cambia los pensamientos pesimistas y catastrofistas por otros más positivos

Pensar de manera constante en la muerte o en padecer una enfermedad grave solo te perjudicará. Debes comenzar a trabajar la mente y controlar tus pensamientos negativos. Piensa que las ideas negativas solo te condicionarán y te dificultarán tener una buena calidad de vida. Intenta buscar otro tipo de explicaciones más realistas para tus dolencias y sustituir así los pensamientos que te invaden de forma recurrente.

#7.- Realiza actividades que te gusten y te hagan sentir bien

Emplear tu tiempo libre en actividades que te resulten satisfactorias mantendrá tu mente ocupada y por lo tanto, no pasarás tanto tiempo pensando en los dolores o males que sientes. Por ejemplo, lee un libro, ve una película o una serie que te guste, etc.

#8.- Inicia una terapia con un profesional

Un psicólogo puede ser muy beneficioso si buscas curarte y trabajar tu ansiedad, ya que te aportará herramientas y te ayudará a trabajar algunas actitudes para que puedas tener una vida normal, más relajada y sin angustia. Asimismo, siempre es bueno tener un apoyo, por lo que si te sientes identificado con los síntomas de la hipocondría, no dudes en pedir ayuda a un profesional.

#9.- Lleva una vida saludable

Practicar deporte puede ayudarte a reducir la ansiedad y a mantener tu mente ocupada para que dejes de pensar en ideas negativas. Realizar ejercicio físico y dormir lo suficiente te ayudará a encontrarte mejor y por lo tanto, reducir e incluso eliminar algunos síntomas.

#10.- Practica actividades de relajación

La ansiedad vinculada a la hipocondría puede manifestarse a través de diferentes síntomas, por lo que es muy importante trabajarla y disminuirla. Algunas técnicas de respiración te ayudarán a cambiar el pensamiento y a enfocar la atención hacia otro lado. Algunas técnicas pueden ser la meditación o la respiración profunda.

#11.- Mejora tus relaciones sociales

Si dedicas parte de tu tiempo a tus seres queridos estarás manteniendo la mente ocupada, y además generando sentimientos positivos, lo que aumentará tu bienestar y tu autoestima.  Intenta realizar actividades con tu familia y amigos y trata que la comunicación no gire en torno a las enfermedades.

#12.- Si consideras que necesitas fármacos, háblalo con tu médico

En ocasiones se recomienda que algunas personas tomen medicamentos que disminuyan sus niveles de ansiedad y angustia. Si esta idea ronda por tu cabeza, considera hablarlo con tu médico puesto que solo un profesional puede decidir si es conveniente o no el uso de fármacos en función de la situación y nivel de ansiedad de la persona, entre otras muchas cosas.

#13.- Controla tus quejas

Aunque es bueno expresarte y exteriorizar el dolor, quejarte solo va a provocar que centres tu atención en él, de tal forma que lo amplificas mientras aumenta tu preocupación. Si te viene a la cabeza algún pensamiento y quieres comenzar a hablar sobre ello, intenta no hacerlo y distraerte con alguna actividad o bien habla sobre otro tema con alguien. En este sentido, la terapia psicológica es fundamental puesto que ahí encuentras el momento de desahogo de todo lo que te preocupa.

Tener una serie de consejos para la hipocondría es fundamental para que aquellas personas que la padecen puedan superar esta enfermedad con éxito y vivan su enfermedad crónica con menos ansiedad.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

La hipocondría en una enfermedad crónica
Scroll hacia arriba