Marcelina y Pedro, historia de amor. Capítulo 3: Ilusionados de nuevo

Marcelina y Pedro, poco a poco, han ido haciendo muchas mejoras en su relación y en su vida diaria. Ambos tienen la esperanza de volver a sentirse ilusionados.

Las conversaciones con sus respectivos psicólogos a través de Therapychat son como un flotador en medio del océano. Los dos se encontraban muy perdidos, confusos. Su día a día había caído en la rutina. Los reproches eran la base de sus conversaciones. Hablaban muy poco y acababan peleados.

A Marcelina y a Pedro les alejaba la monotonía y el estrés. No encontraban el modo de salir de su estado de insatisfacción el uno con el otro. Empezaron a culparse, a no dirigirse la palabra. Pedro se refugió en el trabajo dejando a Marcelina al cuidado de la casa y del niño, además de exigirle que solucionase también los problemas con el personal de los apartamentos.

Esta situación se hizo insostenible. A Marcelina le empezó a invadir la tristeza. A Pedro la soledad y la culpabilidad.

Los dos se sentían encerrados y sin salida. Atreverse a buscar a un psicólogo online les ha abierto los ojos. Gracias a las sesiones de terapia  individuales que cada uno ha hecho por separado, sin que el otro lo sepa, están ganando autoconocimiento y autoestima. Esto está repercutiendo muy positivamente en su relación al sentirse ilusionados con la posibilidad de volver a estar bien juntos. Tanto uno como otro están trabajando mucho en su terapia de pareja. 

Desde que trabajan con sus psicólogos, Marcelina y Pedro han dejado atrás la idea de ruptura de pareja que les rondaba continuamente la cabeza en el pasado.

Ambos han reflexionado, han pensado en lo que les importa. En lo que vale la pena. Ambos se están dando cuenta de lo importante que es el otro en sus vidas, algo que ya tenían olvidado.

Ilusionados por los pequeños detalles

Las sesiones con sus psicólogos online han hecho que tanto Marcelina como Pedro se den cuenta de que los pequeños detalles y acciones son muy importantes para mantener la relación.

Marcelina y Pedro hacen terapia online

Las crisis de pareja siempre son culpa de los dos. Pedro podría haber tenido más detalles con Marcelina, interesarse por ella y dejar de comunicarse solo por WhatsApp siempre de temas de trabajo. Pero Marcelina podría haber mantenido una conversación con Pedro, tranquila, en la que le explicase sus necesidades sin exigencias. Los dos pueden trabajar en sus cambios y sentirse ilusionados nuevamente.

Además, como hace tiempo que no se siente cuidada por Pedro, no considera que tenga que ser amable con él. Le culpa de la situación de crisis de pareja en la que están y le culpa de haber llegado casi a la ruptura de pareja.

Marcelina y su psicologo online

Sus psicólogos les proponen un pequeño juego: tienen que darse una sorpresa al día durante una semana.

Pedro le pregunta más a menudo a Marcelina por cómo le ha ido el día cuando llega a casa. También intenta llegar un poco antes y, algunos días, coinciden los dos en la cena.

Para Marcelina fue una sorpresa que Pedro apareciese un día un poco antes que ella en casa y hubiese hecho la cena para todos. Era algo que no pasaba hacía mucho, mucho tiempo. Y le arrancó una sonrisa que hizo sonreír también a Pedro. Al final, lo que parecía una sorpresa de Pedro para Marcelina se acabó convirtiendo en un momento para que ambos se sintieran ilusionados con su relación.

Marcelina decide, como parte del ejercicio que le propuso el psicólogo, levantarse una mañana y decirle a Pedro si quiere tomar un café con ella en el descanso del desayuno.

En realidad ellos trabajan muy cerca, pero ninguno de los dos le proponía al otro coincidir para tomar café en el descanso del desayuno. Pedro accede y se reúnen en la cafetería de los apartamentos. Marcelina le pregunta cómo está yendo la mañana y Pedro le contesta que con mucho trabajo y agobiadísimo. Tiene que acabar de cerrar unos números imposibles y se está volviendo loco. Marcelina le da un abrazo y le dice: “Para que te dé fuerzas, cariño”. Pedro se queda paralizado. No se lo esperaba. El café y el abrazo han sido una sorpresa y le llenan de ilusión.

Marcelina y Pedro mejoran

Como Pedro está llegando más pronto del trabajo estos días, Marcelina ha dejado de desconfiar y de sentir celos. Pedro intenta ponerse en el lugar de su mujer y entender que necesita que él esté presente en casa y presente en la relación. Se da cuenta de lo absorbido que estaba por el trabajo y, siguiendo las indicaciones de su psicólogo, intenta dejar el trabajo en el despacho y no trabajar en casa.

Una noche que Pedro llega antes del trabajo Marcelina le está esperando para cenar. Al entrar en casa lo saluda y le da un abrazo. Los dos se sientan a cenar juntos y comparten los cambios positivos que están haciendo en sus vidas.

Los cambios son tan evidentes que no pueden evitar hablar de ellos.

Confesiones: los dos han estado haciendo terapia ‘online’

Marcelina le confiesa que, aunque le costó mucho tomar la decisión, al final decidió hablar con un psicólogo online que la estaba ayudando mucho a solucionar sus problemas y a mejorar. Se siente muchísimo mejor.

Pedro se queda tan sorprendido de lo que le dice Marcelina que tiene que confesar: él también ha estado hablando con un psicólogo online y esto ha aumentado su calidad de vida. Le dice a Marcelina que le está ayudando a gestionar su tiempo en el trabajo, a darse cuenta de las cosas que importan. Le ha hecho reflexionar y querer salir del mundo que se había creado a su medida, del trabajo a casa y de casa al trabajo.

En las sesiones de terapia han hablado de que las pequeñas cosas importan y de que el amor es, sobre todas las cosas, cuidar a tu pareja.

Siembras lo que cosechas. Y tanto uno como el otro solo estaban pensando en ellos mismos, por eso no conseguían sentirse ilusionados.

Marcelina y Pedro lo arreglan

Gracias a la terapia se han dado cuenta de que no pueden pedir lo que no están dispuestos a dar. Que la relación de pareja tienes que alimentarla con cariño diario y que es ese cariño diario el que la hace fuerte para superar los momentos estresantes. Deben estar unidos, pensar en el otro y en su bienestar. Y trabajar los puntos débiles de su autoestima, ser felices por separado para poder ser felices juntos.

Gracias a la terapia online, Marcelina y Pedro han descubierto que una crisis de pareja es una oportunidad de crecimiento. Una oportunidad para cambiar todas esas actitudes que no eran correctas y convertirlas en cambios positivos.

Marcelina y Pedro han entendido que tienen que responsabilizarse de la situación y empezar por sus propios cambios si quieren solucionar la situación entre ellos. Están pasando de la culpa a la responsabilidad gracias al trabajo con sus respectivos psicólogos online

Las semillas de los pequeños cambios serán el comienzo del tronco de una nueva y fortalecida relación gracias a la terapia, el trabajo y el amor.

Artículos relacionados

Ver más artículos >