TherapyChat Content

La psicología online te aporta herramientas y estrategias para conocerte y sentirte mejor. Aquí encontrarás consejos y artículos de nuestro equipo de psicólogos especializados para ayudarte en tus diferentes momentos vitales. Si deseas hablar con un psicólogo, en TherapyChat podemos ayudarte.

Ansiedad

Nervios en el estómago. ¿Por qué los sentimos?

Seguro que alguna vez has sentido o le has oído a alguien decir que tiene nervios en el estómago. Esta sensación se caracteriza porque es desagradable y molesta. Dista mucho del hormigueo que experimentas cuando te enamoras o vas a besar a alguien por primera vez, coloquialmente conocido como mariposas en el estómago.

Pero, ¿qué son los nervios estomacales? ¿Por qué se producen? ¿Son reales? ¿Y qué puedes hacer para aliviarlos? En este artículo te vamos a contar todo lo que necesitas saber acerca de ellos.

¿Qué son los nervios en el estómago?

La sensación de nervios estomacales es uno de los primeros y más característicos síntomas que aparecen en momentos de angustia o ansiedad. En estos casos sientes un molesto dolor en la boca del estómago. Puedes tener la impresión de que todos tus nervios están alojados en esa zona de tu cuerpo, incrementando tu inquietud y produciéndote un elevado malestar que no desaparece.

Puede darse el caso en el que los nervios y la ansiedad que experimentas se manifiesten con tanta intensidad que terminen por afectar tu calidad de vida de manera muy significativa. Sin embargo, es importante que no te acostumbres a convivir con el estrés continuo y los nervios que te produce como si fuese algo de lo más normal. Ten en cuenta que estas alteraciones no son únicamente fisiológicas y pueden perjudicar tu bienestar y salud en general. Es preciso que aprendas y apliques algunas herramientas para mitigar estas molestias.

¿Cuándo y por qué aparecen?

Pues bien, la sensación de nervios en el estómago puede aparecer por muchas razones y en múltiples ocasiones, circunstancias o situaciones. Saber qué es el estrés e identificar cuando surge te puede ayudar a paliar sus efectos. 

Cada persona responde de una u otra forma frente a los diferentes estímulos, tanto internos como externos. No obstante de forma generalizada, se considera que pueden aparecer por estas dos razones.

Por un estímulo específico

Hay situaciones en las que el malestar que te provocan los propios nervios es completamente normal. Y es que tu cuerpo se activa para ayudarte a responder apropiadamente a esos estímulos a los que tienes que hacer frente y te resultan preocupantes o inquietantes.

Por ejemplo, cuando tienes que realizar un examen decisivo, asistir a una reunión de trabajo concluyente, recibir unos resultados médicos importantes o dar una conferencia ante cientos de personas.

En casos como estos, es completamente natural que sientas ese malestar estomacal tan característico de los nervios que, por otra parte, desaparece en el momento en el que el estímulo estresante ya no está presente.

Por estados de ansiedad o estrés continuados

Sin embargo, cuando te expones a estados de ansiedad y estrés continuados, el mecanismo de defensa de tu organismo se altera y no responde adecuadamente ante los elementos estresantes. Por lo que los nervios estomacales están presentes de forma permanente y no desaparecen a menos que alivies los estímulos que te perjudican.

En otras palabras, cuando convives con niveles de ansiedad, tensión y estrés muy elevados y constantes, tu sistema de respuesta se activa sin justificación. De esta manera se genera el dolor estomacal aunque no exista un peligro real.

Un ejemplo de esto es si padeces un trastorno de ansiedad de cualquier tipo. La ansiedad patológica se caracteriza porque tiendes a preocuparte en exceso e innecesariamente por un amplio abanico de sucesos, muchos de los cuales todavía no han ocurrido. Esta inquietud persistente puede afectar seriamente a tu bienestar y hacer que presentes manifestaciones físicas, entre las que se encuentran los nervios en el estómago.

Síntomas de los nervios en el estómago

¿Cómo saber si tengo estrés?, te preguntarás. Si bien los nervios estomacales son el síntoma de otros problemas relacionados directamente con el estrés y la ansiedad, cuando padeces estas alteraciones es frecuente que experimentes una o varias de las siguientes manifestaciones:

- Incremento de la inquietud, preocupación y ansiedad general y aumento de la tensión emocional
- Sensación de tener el estómago revuelto
- Dificultad para tragar y tener una sensación de ahogo o asfixia
- Sentir dolor en la laringe y en la boca del estómago
- Pesadez estomacal, acidez o ardor en la garganta y estómago
- Náuseas y vómitos
- Eructos y gases
- Diarrea y descomposición
- Dolor y calambres en la zona abdominal y estomacal
 

Asimismo, se pueden presentar problemas con la menstruación, ya sea que esta se retrase o se adelante unos días o incluso semanas. Recuerda que tu cuerpo no es un reloj y por tanto no funciona como tal. Si estás estresada se pueden producir desajustes hormonales que pueden causar alteraciones en tu período. No obstante, si presentas dolores fuertes asociados con tu menstruación y un retraso de unas ocho semanas aproximadamente, es recomendable que visites a tu ginecólogo o médico de cabecera.

Consejos para prevenir los nervios en el estómago

Tal y como te hemos contado, los nervios estomacales están directamente relacionados con los episodios continuados de estrés y ansiedad, ya que tu estómago refleja la interacción entre tu cuerpo y tu mente.  No existe una fórmula mágica con la que alejar todos los elementos estresantes que te inquietan o perturban. No obstante sí que puedes aplicar los consejos que te proponemos para prevenir las molestias y malestares estomacales generados por la tensión.

#1.- Da paseos diarios

Caminar es un ejercicio terapéutico con muchas propiedades beneficiosas para tu salud y bienestar. Y es que con esta actividad no solo activas y pones en movimiento tu cuerpo, sino que también despejas tu mente. Establece un horario en el que puedas pasear cada día tranquilamente y cambia las rutas por las que caminas para que se te haga más ameno. Siempre que te sea posible, escoge entre aquellas zonas verdes donde puedas conectar con la naturaleza.

#2.- Medita o practica el mindfulness

El mindfulness es un método para llegar a la conciencia plena que está basado principalmente en la meditación. Lo que te ayudará a fomentar tu capacidad de concentración en el momento presente y a alejarte de los problemas diarios que te generan altos niveles de estrés emocional. Puedes acudir a un centro para que te enseñen los principios básicos y después practicarlos de manera relajada y periódica desde tu casa.

#3.- Practica deporte regularmente

Cuando practicas deporte, tu organismo segrega las hormonas del bienestar y la felicidad. Te ayuda a desconectar de tus preocupaciones rutinarias. El objetivo es que pases un rato agradable que te haga sentir bien con tu propia persona y no sentir que tienes una obligación más que llevar a cabo. Por tanto, procura escoger una disciplina deportiva que te guste, te motive y te haga disfrutar.

#4.- Expectativas realistas

Una de las claves esenciales para reducir tu nivel de nervios es mantener unas expectativas realistas que se ajusten al contexto de cada suceso o evento determinados, en lugar de idealizarlos en exceso.

#5.- No trates de controlarlo todo

Hay situaciones que ya te causan suficiente estrés por sí solas. Si a la hora de hacerles frente intentas controlarlo todo, puedes incrementar tu nerviosismo considerablemente. Mientras que si te centras en lo que depende de ti y dejas en un segundo plano lo que no puedes controlar, aumentas tu confianza propia.

#6.- No te prives

No dejes de dedicarte el tiempo que necesitas para cuidarte y disfrutar de las pequeñas cosas de la vida que te hacen feliz. Baila, canta, lee o escucha música, pero, sobre todo, sonríe. Cuando ríes estás modificando tu estado de ánimo interior y puede resultar muy terapéutico.

Pautas para aliviar los nervios en el estómago

Padecer nervios en el estómago implica tener una sensación horrible que parece que no vaya a terminar nunca. Pero, por suerte, existen algunas pautas que puedes llevar a cabo para mitigar o aliviar esta sensación.

Maneja tu ansiedad

Lo más importante es que puedas identificar los pensamientos concretos que te generan estas sensaciones desagradables. Como no es tarea fácil, lo mejor es que te pongas en manos de un especialista para que te dé las herramientas que necesitas y te ayude a detectarlos e intentar modificarlos.

Hábitos de alimentación saludables

Una dieta variada, sana y equilibrada te ayudará a reducir los síntomas cuando estés experimentando altos niveles de estrés. Asimismo, las comidas copiosas hacen que sientas más pesadez de estómago y dificultan mucho más la digestión que las comidas ligeras.

Hidrátate bien

Una buena hidratación es esencial para lidiar con los nervios. Además de beber mucha agua, puedes tomar infusiones con propiedades relajantes naturales.

Prioriza

Con el frenético ritmo de vida actual, es esencial que aprendas a priorizar lo que realmente importa y organices mejor tus obligaciones para que no te abrumen.

Respira

Otro aspecto fundamental es la correcta respiración. Cuando experimentas altos niveles de angustia, es importante que pares un momento y hagas respiraciones diafragmáticas. De esta forma conseguirás calmarte y te resultará más fácil relajarte.

Lo que no debes hacer

Es importante que en estos casos evites a toda costa algunos estimulantes como la cafeína, la teína, el alcohol y el tabaco.

En definitiva, los nervios en el estómago son uno de los síntomas físicos más frecuentes y desagradables en los estados de estrés y ansiedad. Es importante que recurras a un profesional especializado que te ayude a lidiar con los pensamientos negativos que te perturban y puedas así incrementar tu bienestar y salud.

Si quieres mejorar tu nivel de bienestar, en TherapyChat podemos ayudarte. Somos el N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

Hablar ahora con un asesor

Ansiedad