Olvidar el pasado: 9 trucos para conseguirlo

“Olvidar el pasado”, se dice fácil, pero… ¿No se te va de la cabeza aquello que ocurrió en el trabajo y te hace sentir incapaz para asumir retos nuevos? ¿Crees que no eres capaz de superar el dolor de la ruptura con la persona que considerabas el amor de tu vida? ¿La pérdida de ese familiar te ha dejado un sentimiento de vacío y no puedes recuperar tu vida anterior? A continuación te damos 9 consejos para que finalmente consigas olvidar el pasado de forma definitiva y aprendas a disfrutar tu presente.

Sácale partido a lo vivido

El pasado como aprendizaje

Tu pasado seguro que está formado por innumerables momentos buenos, pero también por dificultades y situaciones complicadas. Todo lo vivido tiene un efecto en tu presente y te lleva a actuar de una forma determinada. El pasado es una fuente de conocimiento muy valiosa que ayuda a afrontar el día a día, intentando no cometer los mismos errores.

Es necesario que lo vivido genere experiencia y no un bloqueo que te impida continuar. No puedes volver atrás, tu pasado no va a cambiar, pero tu futuro sí puede hacerlo. Estás aquí y el momento es ahora, cada vez que trasladas tu mente al pasado estás alejándote de tu yo actual y de tu objetivo principal, que no es otro que ser feliz. Convierte el dolor en aprendizaje y eso te dará la fuerza para avanzar y olvidar el pasado.

Reconoce cómo te hace sentir

El efecto del pasado

Los acontecimientos que en el pasado te han generado dolor y no has podido terminar de asumir, pueden seguir teniendo un efecto negativo sobre ti. Las heridas del pasado generan efectos tanto a nivel físico como emocional mucho tiempo después de que ocurran. La unión cuerpo y mente es mucho más fuerte de lo que puedas imaginar, los pensamientos y sentimientos negativos tienen influencia directa en tu salud emocional pero también en la física, ya que generan con frecuencia dolores de espalda o cuello, pérdida de energía o fatiga excesiva. Por otro lado, las emociones positivas provocan el fortalecimiento del sistema inmune, lo que genera una importante mejora a nivel físico. Trabaja para cicatrizar la herida y tu mente y cuerpo te lo agradecerán.

Para olvidar el pasado, olvida lo malo

El perdón, ya sea hacia uno mismo o hacia los demás, es un proceso que necesita paciencia y reflexión. Cometer errores es parte de nuestro aprendizaje y darte cuenta de que fallar no significa fracasar es el primer punto para asumir lo ocurrido y empezar a mejorar. Analizar tus fallos en el pasado te va a ayudar a crear tu identidad y enfrentarte al futuro con más armas. Para perdonarte es necesario que aprendas a tener conciencia de las situaciones que vives y sepas asumir la responsabilidad que te corresponde. Una vez que seas capaz de llevar a cabo el perdón contigo mismo, es importante que lo hagas con los demás. Si consigues perdonar, de forma automática empezarán a cambiar conductas que te hacen daño por otras más adaptativas.

Pon tu energía en lo que está por venir

No puedes cambiar lo ocurrido

Tal y como decía Alejandro Jodorowsky, “No puedes cambiar tu pasado, pero puedes cambiar tu relación con él”. Es precisamente esa filosofía la que te va a ayudar a curar las heridas que te acompañan desde hace tiempo, pues tan negativo es vivir pensando en lo que ocurrirá como hacerlo atado a los que sucedió en el pasado. Acepta tu realidad actual para romper con todo lo que no se encuentre en el presente. Todos los momentos vividos te aportan recuerdos y enseñanzas que utilizas en tu vida diaria, todo lo que está por llegar te plantea nuevos retos y objetivos, todo lo que está ocurriendo ahora te da la oportunidad de ser feliz. No puedes cambiar lo ocurrido, así que no gastes energía intentándolo y dirígela a afrontar las nuevas situaciones con lo aprendido de las experiencias pasadas.

Vive en el aquí y en el ahora

Consciente del presente

Con mucha frecuencia los pensamientos nos trasladan a otras situaciones o épocas y nos alejan de lo realmente importante, el presente. Centrarte en el momento que estás viviendo te ayudará además a ahorrar energía puesto que te focalizas en un punto concreto y no dejas que tu mente se dirija a otros pensamientos. Un punto clave para conseguir la consciencia del presente es pensar en lo que estamos haciendo y no en lo que va a pasar después. Aprende a prestar atención a la emoción que estás sintiendo en cada momento y cambia el verbo planificar por disfrutar.

Reinvéntate y reinventa tu mundo

Crea rutinas nuevas

La falta de novedad y las rutinas instauradas con fuerza pueden generar problemas de motivación y desgana. Si los momentos vividos en el pasado aun te resultan dolorosos y te afectan en tu día a día, empezar a cambiar los hábitos te ayudará a romper ese lazo con el ayer y disfrutar de cosas hasta ahora desconocidas para ti.

El primer punto para crear rutinas nuevas es probar cosas diferentes, seguro que muchas no consiguen aportarte los beneficios que esperabas pero es probable que en esa búsqueda encuentres alguna actividad que haga que te encuentres mejor. Es importante que los cambios que vayas introduciendo se realicen de forma progresiva ya que intentar cambiar de vida de forma radical lleva a abandonar antes y recuperar la vida anterior. Ejemplos de rutinas que puedes ir introduciendo pueden ser: practicar algo de ejercicio, hacer cambios en tu alimentación, leer libros de estilos diferentes o descubrir nueva música.

Hazle hueco a la felicidad

Cosas positivas

Enfocarse en la solución y no en el problema es fundamental en el proceso de superar definitivamente el pasado y dejarlo atrás. Aprender a utilizar una comunicación positiva contigo y con los demás potenciará que te sientas mejor y en consecuencia que mejore tu autoestima. Pensar en frases amables que puedas utilizar para decirte a ti mismo, como “puedo hacerlo y voy a conseguirlo”, te ayudará a valorarte más. El hecho de que dejar de lado la negatividad mejore tu autoestima lleva consigo progresos no solo en tu bienestar emocional, sino también en tu nivel de desempeño laboral o académico y en tus relaciones personales.

Dale importancia a tu tranquilidad

Dedica tiempo a la calma

En ocasiones, resulta complicado actuar como si fueses la prioridad de tu vida, sin embargo, para que las cosas vayan bien y consigas olvidar el pasado definitivamente, es necesario que el protagonista de tu vida seas tú y te trates como tal. El trabajo, los compromisos familiares y las relaciones sociales, a veces te llevan a no poder disfrutar de momentos para ti. Desconectar de todas tus preocupaciones y compromisos es necesario para dejar un lado todo lo que haces y centrarte en lo que eres. Prueba a dedicarte un tiempo a la semana solo para ti, observarás que te servirá para pensar de una forma más clara y afrontar el día a día de una forma más eficaz.

Confía en alguien que pueda ayudarte

Busca ayuda profesional

Si intentas llevar a la práctica estos consejos para olvidar el pasado, observarás que no solo te encontrarás mejor contigo mismo sino que sentirás más fuerza para hacer frente a las situaciones complicadas que puedan aparecer en un futuro. Sin embargo, en muchas ocasiones, algún acontecimiento se enquista y te impide seguir adelante de la forma que te gustaría. Es en este momento cuando resulta fundamental buscar un apoyo externo que te guíe en el camino de la superación del pasado. Un psicólogo experto es la persona adecuada para trabajar contigo los sentimientos de tristeza o culpabilidad para conseguir llegar a tu felicidad. Si decides dar este paso, confía en TherapyChat.

Artículos relacionados

Ver más artículos >