Psicólogo de pareja: cuando NO funciona

Psicólogo de pareja

La terapia de pareja funciona muy bien cuando dos personas van a un psicólogo de pareja para superar sus problemas de comunicación o de actitud y así recuperar la complicidad inicial. Sin embargo, hay casos en los que son más adecuados los tratamientos individuales, e incluso, hay momentos en los que es más aconsejable una separación que aferrarse a la persona que está al lado.

En este post os explicaremos los casos en los que una terapia de pareja no os ayudará a resolver el problema o la distancia que os separa.

Los casos en los que no es aconsejable acudir a un psicólogo de pareja

#1.- Cuando el problema lo tiene uno de los dos

A veces en las relaciones uno de los dos pone más de su parte. No significa que no os queráis, sin embargo, es probable que la relación no funcione porque en realidad exista un problema individual.

Es un caso común en aquellas personas que repiten patrones en todas sus relaciones y nunca salen adelante, tal vez por la secuela de alguna experiencia previa o por la existencia de algún problema añadido. Ante una situación de este tipo, es mejor acudir a un psicólogo para realizar una terapia individual. La terapia para parejas se podría plantear como un refuerzo para comprender al otro.

#2.- Cuando una persona fuerza a la otra

Para que una terapia de pareja funcione, los dos tenéis que estar de acuerdo en empezar el tratamiento. Si uno de vosotros no quiere ir y se siente obligado a hacerlo, el resultado no será positivo. Ni tampoco lo será si uno de los dos no hace los ejercicios que os recomiende el profesional. Uno de los principios básicos en las relaciones de pareja saludables es el de la libertad. Si uno quiere recurrir a esa ayuda, pero el otro no, no os interesa acudir a un psicólogo de pareja.

#3.- Cuando el objetivo de la terapia no está claro

Cuando acudís a una terapia para mejorar vuestra relación, lo tenéis que hacer para superar los problemas que os separan como pareja. Puede ser un problema de comunicación, de incomodidad o de cualquier otra índole. No es aconsejable que acudáis juntos a un psicólogo para que la otra persona os quiera más o que os quiera como os gustaría que os quisiera.

Cada persona tiene una manera de expresar sus sentimientos, tiene una personalidad y una forma de actuar. Es importante el respeto y la comprensión hacia el otro, dejando la manipulación a un lado.

En ocasiones, los dos, o uno de los dos, se siente incómodo en un tratamiento de este tipo y no quiere hablar de sus intimidades ni de sus problemas. Es fundamental que el terapeuta os genere confianza para que podáis abriros, ese es el primer paso para que os ayude a resolver la situación que atraviesa vuestra relación. Aquí puedes realizar un test de pareja para analizar tu situación actual.

#4.- El perfil del terapeuta no es el más adecuado

Es importante recurrir a la ayuda de un psicólogo con un terapeuta especializado en relaciones de pareja. No es lo mismo un psicólogo cuya experiencia y carrera se han centrado en el trastorno de la personalidad, que uno que se esté especializado en solucionar problemas de pareja.

Por otra parte, el hecho de que una terapia no haya funcionado antes no significa que la relación esté rota. Tal vez no funcionó porque alguno de vosotros no se sentía cómodo a la hora de realizar los ejercicios, ni tampoco con el psicólogo. Aunque existan algunas pautas generales, es importante que la terapia se adapte a vuestro caso concreto y sea personalizada.

El éxito de la terapia también depende de lo cómodos que os sintáis con el terapeuta y la forma en la que llevéis a cabo los ejercicios propuestos en consulta.

El tipo de terapia también debe ser adaptado a vuestras necesidades. Muchas veces el simple hecho de cambiar de terapeuta puede mejorar la situación. Que una terapia no haya funcionado puede ser algo puntual. Intentad en este caso buscar un profesional con otro tipo de orientación. Aseguraos también de contactar con un profesional cualificado y con experiencia.

#5.- La ruptura de la pareja es inevitable

Si uno de los dos ya tiene muy claro que quiere romper, la ruptura de la pareja será inevitable, independientemente de que se acuda o no a una terapia para resolver la situación. Es más, no tiene sentido hacerlo porque no se pueden poner cadenas a las relaciones, y si un miembro ha decidido romper, no pondrá de su parte para que se repare la unión.

En ese caso, solo se alargaría lo que no tiene futuro y el sufrimiento sería mayor. Tal vez la relación se hubiese podido salvar solicitando la ayuda de un psicólogo de pareja en una fase anterior. Sin embargo, cuando algo ya está roto, lo mejor es que cada uno continúe su camino por separado.

#6.- El daño emocional es demasiado grande

Existen algunas acciones que rompen radicalmente la confianza entre dos personas. La confianza es otro de los pilares de una relación. En la unión entre dos personas ha de primar el respeto. Los errores se perdonan, pero si el daño emocional es muy grande y no existe ni un atisbo de confianza, no tiene sentido realizar una terapia de pareja.

Los casos en los que se pueden dar situaciones de este tipo son aquellos en los que se incurre una y otra vez en lo mismo, hasta que uno de los dos llega a su límite. Otra situación de daño emocional irreparable es cuando existe una doble vida que se ha prolongado en el tiempo, por ejemplo: no es que haya habido una infidelidad, sino que ha habido muchas, o bien uno de los miembros tiene una relación paralela.

La ruptura de pareja es inevitable porque la confianza está completamente rota y no todas las personas pueden superar este tipo de situaciones.

La terapia de pareja es muy efectiva cuando en una relación los dos queréis seguir juntos y superar vuestras diferencias. Los dos queréis atravesar con éxito las fases por las que pasa cualquier tipo de unión, pero no sabéis cómo hacerlo. En esos casos, cuando los dos estáis dispuestos a poner de vuestra parte, a mejorar, a corregir y a crecer, es cuando un psicólogo de pareja os brindará las herramientas para que podáis seguir juntos y mejorar las bases de la relación.

#7.- La separación, a veces, puede ser positiva

Ahora bien, en el momento en que una relación está completamente rota y no da para más, la decisión más adecuada es separaros. Del enamoramiento inicial y del amor que un día os unió ya no queda nada. Os evitaréis haceros daño y podréis buscar la felicidad en otra relación. No podemos aferrarnos a las relaciones, ni tampoco a las personas.

Llega un momento en la vida en el que es mejor continuar por separado. Es verdad que duele, pero eso no significa que hayáis fracasado, simplemente no sois el uno para el otro y vuestra incompatibilidad es tan grande que no merece la pena que sigáis juntos.

Hay veces en las que a este tipo de conclusiones se llega con una terapia de pareja. En estos casos, el tratamiento os ayuda a tomar decisiones, a enfrentaros a los miedos y a decidir sobre vuestro futuro. No siempre existe un amor para toda la vida, ni tampoco es aconsejable que sigáis juntos por el simple hecho de tener hijos.

Muchas familias procrastinan la ruptura hasta que sus hijos se hagan mayores o hasta encontrar el momento adecuado. Sin embargo, los momentos adecuados no existen porque la vida no es perfecta. Siempre habrá curvas e imprevistos que nos desconcierten. Habrá momentos que escapen a nuestro control. El momento es ahora porque el futuro lo desconocemos.

En cuanto a los niños, los hijos quieren a sus padres por lo que son, no porque estén juntos. Es más valiente separarse a tiempo que condenar a que tus hijos crezcan en el seno de una familia cuyos padres ya no se quieren o ya no se respetan. Esas situaciones solo crean modelos de conducta que en un futuro es posible que ellos repitan.

Así que si tenéis problemas de pareja y los dos estáis de acuerdo en resolverlos, lo mejor es que acudáis a la psicología de pareja para superar la distancia y los problemas que os separan. Sin embargo, en las situaciones que te hemos contado, este tipo de terapia no funciona.

Un psicólogo online puede ayudarte a saber qué es lo que necesitas en función de la situación que vives. La vida es muy corta y lo importante es sentirse bien con uno mismo para dar lo mejor de sí en una relación de pareja. Esta ayuda también te puede resultar útil a la hora de encontrar pareja.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Psicólogo de pareja: cuando NO funciona
Scroll hacia arriba