Qué es el estrés postraumático

estrés postraumático

La salud mental es tan importante como la física, de hecho, ambas están íntimamente relacionadas. Los trastornos de ansiedad son las enfermedades mentales más comunes entre la población. Sin embargo, dentro de este ramo existen diversos tipos de trastornos. En esta ocasión, vamos a hablarte del estrés postraumático.

Qué es el estrés postraumático (TEPT)

En este caso, viene dado por y tras la vivencia de un episodio traumático que hará que sintamos que nuestra vida está en peligro. De todos los tipos de estrés, en este caso hablamos del estrés postraumático. Se trata de un trastorno que hace que vivamos con angustia o desesperación situaciones, como puede ser la exposición a una guerra, un ataque terrorista, una violación, o accidentes o desastres naturales, por ejemplo.

No obstante, cada caso es distinto y depende directamente del suceso que ha causado ese impacto emocional en la persona en cuestión. Pero en todos los casos, al vivir una situación traumática, la sensación y la reacción es, por regla general, prácticamente la misma. Además de sentir peligrar su vida e, incluso, la de los que están a su alrededor, dicha vivencia hará que sintamos miedo y que tengamos la sensación de que no tenemos el control.

Sin embargo, es importante destacar que no todas las personas que pasan por una situación de este calibre sufren un trastorno de estrés postraumático. Aunque es cierto que este tipo de episodios provocan en cualquier persona estrés, ya que es una respuesta natural del cuerpo humano, generalmente, después de esto, el cuerpo se estabiliza y la persona se recupera.

Solo en algunos casos este efecto se prolonga en el tiempo, afectando directamente a la conducta del afectado y perjudicando seriamente su vida. Aquí puedes leer más sobre las causas del estrés.

Síntomas del estrés postraumático

El primer síntoma al que haremos alusión será el llamado síntoma de reexperimentación, esto se refiere al hecho de que no puedas dejar de revivir el evento traumático de forma repetitiva o incluso sentir continuamente que va a volver a ocurrir. La escena se te repetirá constantemente en flashbacks o pesadillas.

Otro de los síntomas a tener en cuenta es que intentes evitar por todos los medios recordar la situación concreta. Esto puede hacerse de muchas maneras y es importante prestar atención para detectar si existe un problema. Tal vez estás evitando a personas, lugares u objetos que te recuerdan la escena y que te hagan sentir que puede volver a repetirse. O quizás, simplemente, estés intentando eliminar eso de tus recuerdos y te niegues a hablar de ello, a verbalizar lo que sientes o has sentido.

Por otra parte, algo que tienen en común todas las personas que padecen un trastorno de estrés traumático es que cambian su forma de pensar acerca de sí mismos o de otras personas e, incluso, dejan de interesarse por actividades que antes solían realizar, con el único fin de evitar que se desencadene de nuevo el recuerdo.

Y por último, pero no menos importante y muy significativo, es el estado de nerviosismo en situaciones que pueden presentar algún peligro. Esto se denomina como hiperactivación y te hará estar alerta ante cualquier señal que indique que existe algún riesgo.

Factores que pueden influir en el desarrollo del TEPT

Ya que los síntomas arriba citados suelen darse en la inmensa mayoría de las personas que viven un episodio traumático y que no existe un motivo concreto por el que pueda determinarse qué personas desarrollan el TEPT, te hablaremos de algunos factores que pueden influir en el desarrollo de este trastorno.

Lo principal y más importante es tener en cuenta la duración del trauma, si los síntomas se alargan más de 4 semanas en el tiempo, es probable que padezcas un estrés prostraumático y debas pensar en buscar ayuda.

Así como si en dicho episodio has resultado herido o has perdido a algún ser querido, pues, evidentemente, la gravedad del asunto es significativa. También es importante valorar la proximidad al evento, es decir, si se trata de algo que te afecta de forma más o menos directa; así como también contará tu reacción en el momento, si has perdido demasiado los nervios y la angustia ha sido intensa, es importante que lo tengas en cuenta.

Por otro lado, el control que se tiene sobre la situación es también muy representativo. Obviamente, si has podido mantener la calma y sentir, más o menos, todo bajo control, querrá decir que has gestionado bien tus emociones y será menos probable que sufras un trastorno de estrés postraumático.

Y por último, destacar que es vital que la persona que vive un evento traumático cuente con el apoyo suficiente después. De no ser así, la víctima puede tener más posibilidades de presentar este trastorno.

Cómo gestionar el TEPT

Si has sufrido una experiencia traumática, es necesario que sigas ciertas pautas para saber cómo superar el estrés y así recuperar tu bienestar emocional y volver a tenerlo todo bajo control.

Ten en cuenta que no podrás recuperar la normalidad de un día para otro, y date el tiempo que necesites para llorar las pérdidas y vivir todo el proceso, ya que es la única forma de mejorar. No tengas miedo ni vergüenza a la hora de pedir ayuda, eso sí, si es posible que la ayuda provenga de una persona que no haya vivido este evento, mejor. Verbalízalo, cuenta tu experiencia a las personas más allegadas y libérate del peso que este trauma te ha dejado hablándolo con profesionales de la psicología.

Busca grupos de apoyo que tengan que ver con tu experiencia, siempre es de gran ayuda compartir con personas que han experimentado una situación similar y con expertos del tema. Lleva una vida saludable para equilibrar cuerpo y mente y crea rutinas para hacer que tu vida vuelva a la normalidad. Practica la relajación y evita tomar decisiones importantes en esta etapa de tu vida, pues solo sumarán más estrés y se puede complicar la recuperación.

Diferencia entre estrés común y postraumático

Todas las personas hemos sentido o sentimos estrés en algún momento de nuestra vida. Es algo sin importancia, siempre y cuando no perjudique la salud mental de la persona que lo padece. En los casos en los que se experimenta una situación tan impactante como puede ser una guerra, una catástrofe natural, un incendio, un accidente, un episodio de violencia, una agresión sexual, un ataque terrorista o un encarcelamiento, siempre se desarrolla cierto estrés por lo vivido.

Pero, ¿cómo saber si tengo estrés? Lo que diferencia al estrés postraumático del estrés común es, además del detonante, la perduración en el tiempo y la gravedad de los síntomas. Y es que una persona que padezca del TEPT presentará claros signos de ansiedad y, como ya hemos dicho, querrá evitar a toda costa cualquier objeto, situación o persona que pueda hacer que vuelva el recuerdo. Además, las relaciones personales se ven afectadas, ya que la persona cambia su forma de ver y vivir la vida.

El papel del psicólogo en el estrés postraumático

En la respuesta a ¿cómo controlar el estrés?, el psicólogo tiene un papel fundamental. Él será el encargado de explicar y aplicar la terapia oportuna. Para elegir al profesional adecuado será preciso que se tenga en cuenta la experiencia y especialidad del mismo, así como los tipos de terapia que lleva a cabo y si existen pruebas de su eficacia respecto al TEPT. La buena comunicación con el especialista será fundamental para obtener resultados, es tan importante que tú puedas entender el tratamiento que vas a llevar a cabo como que el psicólogo pueda llegar a ti y comprenderte para brindarte la solución más adecuada.

Entre los métodos para atajar este problema, podemos encontrar, entre otras, las siguientes psicoterapias:

  • Psicoterapia de exposición prolongada (EP), cuyo objetivo es retomar el control al enfrentar las emociones negativas. Se trata de hablar sobre el trauma y comenzar a hacer cosas que se evitan desde que se sucedió el episodio traumático.
  • Terapia de procesamiento cognitivo (TPC), te enseña a transformar los pensamientos negativos que se tienen en torno al trauma. En este caso, se habla acerca de esos pensamientos negativos y se llevan a cabo redacciones breves.
  • DRMO, que es la psicoterapia de desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares, en este caso se ayuda a digerir el trauma y a darle sentido. Con esta terapia se recordará el evento estresante mientras se presta atención, por ejemplo, a un dedo moviéndose de lado a lado o un tono.

Así pues, ahora que tienes claro qué es el estrés postraumático, cuáles son sus síntomas y en qué se diferencia del estrés común, en el caso de que hayas vivido una experiencia traumática sabrás que debes prestar mucha atención a tus emociones y poner una solución antes de que el TEPT te pase factura y perjudique seriamente tu salud. Aquí puedes leer más sobre el estrés crónico.

Recuerda que uno de los aspectos fundamentales para saber cómo controlar el estrés, es contar con apoyos externos, los cuales podemos encontrar tanto en nuestros seres más allegados como en equipos expertos y profesionales que conocen a la perfección este tipo de trastornos de ansiedad.

Alcanza tu mejor versión mediante la app de psicología de TherapyChat. Somos la aplicación N.1 en psicología online y contamos con el mejor psicólogo para ti.

 

Qué es el estrés postraumático
Scroll hacia arriba